Portada :: Mundo :: Tsunami en Asia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-12-2005

El pulso politico tras el tsunami

Txente Rekondo
Rebelin


Al cumplirse un ao del terrible tsunami que asol buena parte de las costas del sur asitico, la opinin pblica mundial vuelve a fijarse en las desatendidas poblaciones de la regin para poder maquillar, durante estros das "tan sealados", sus propias conciencias. Pero tras la resaca que dejaron las olas hace doce meses, las realidades sociales y polticas de la zona no se han detenido, y en algunos casos se han reactivado los enfrentamientos entre algunos protagonistas regionales.

Dos conflictos han estado marcados en cierta medida por los acontecimientos del tsunami, el que mantienen los independentistas de Aceh con el gobierno indonesio, y el proceso de negociaciones establecido entre Sri Lanka y los representantes despueblo tamil, los tigres del LTTE. Y si en el primero de los casos, el tsunami, junto a otra conjuncin de variables, propici un acuerdo de paz entre las partes, en el segundo ejemplo, las cosas se han ido torciendo segn pasan los meses, y en estos momentos el gobierno cingals de Sri Lanka y el LTTE mantienen un importante pulso poltico.

Sera de ingenuos, o de ignorantes, centrar los actuales acontecimientos en torno a la situacin emanada de los efectos del tsunami. En Sri Lanka en los ltimos aos se han ido produciendo una serie de hechos que ayudan mejor an a comprender los parmetros actuales de enfrentamiento entre las dos partes del conflicto. Unos ejes, por otra parte, que pueden ser herramientas vlidas a la hora de analizar otras situaciones o procesos similares que se estn produciendo en otros lugares del mundo.

Desde el acuerdo de alto el fuego entre el gobierno de Sri Lanka y el LTTE, en febrero del 2002, la situacin ha pasado por diferentes crisis. La mediacin noruega ha logrado en algunas ocasionas acercar posturas para evitar una ruptura definitiva del acuerdo, al tiempo que segua apostando por la reanudacin de las negociaciones entre ambos protagonistas. En lo que va de ao ms de doscientas personas han muerto como consecuencia de la violencia poltica, y slo en este mes ms de cuarenta soldados cingaleses han perdido la vida.

Maniobras

Los trabajos de reconstruccin tras el tsunami enfrentaron a cingaleses y tamiles. Hay que recordar que la mayor parte de los afectados por esa tragedia eran ciudadanos tamiles y las zonas de Tamil Eelam fueron las ms castigadas. El gobierno central intent sacar partido de la situacin, enviando tropas militares en misiones mal llamadas humanitarias, lo que escondan intentos desesperados por recuperar zonas en poder del LTTE desde haca tiempo. Paralelamente el gobierno cingals quiso hacerse con el control de las ayudas econmicas y marginar a las organizaciones tamiles que trabajaban sobre el terreno del mismo.

Sin embargo, otro acontecimiento anterior al tsunami marcar tambin la compleja relacin entre esos protagonistas, al mismo tiempo que condicionar seriamente el devenir de los acontecimientos en trono al proceso de negociaciones emprendido meses atrs. En marzo del 2004, un importante dirigente del LTTE, su comandante en el este de la isla, abandona la formacin y hace una declaracin abierta contra la direccin poltica y militar de lo tigres. A partir de ah se van a suceder los enfrentamientos entre los disidentes y el LTTE.

Conocido como el coronel Karuna, esta pieza ser parte de la estrategia cingalesa y de otros actores extranjeros para buscar un debilitamiento del LTTE. Desde el primer momento se suceden las lecturas que luego se mostrarn como errneas, sealando que esa escisin podra culminar en una ruptura definitiva de los tigres, y sobre todo poner en entredicho el liderazgo del LTTE dentro de su pueblo. El tiempo no ha tardado en poner a cada uno en su sitio.

Desde el momento de la escisin, las fuentes tamiles y algunos observadores internacionales apuntaban a la imposibilidad de mantener el proyecto de Karuna sin el apoyo de un importante actor. Tanto Estados Unidos, que mantiene al LTTE como "organizacin terrorista", como India, quien a travs de sus servicios secretos RAW lleva dcadas tomando parte en el conflicto contra los tamiles, o el propio gobierno cingals seran los patrones de esa faccin disidente.

En el caso de Sri Lanka, es evidente que en los ltimos meses se ha reactivado con fuerza una conjuncin de fuerzas que operan en la misma direccin. Una parte de la lite poltica del pas, algunas organizaciones defensoras del chauvinismo reaccionario, el extremista clrigo budista y elementos del ejrcito y la seguridad del pas conforman una alianza tctica desde hace aos para frenar las demandas de autodeterminacin del pueblo tamil y de sus representantes.

Planificadas

Estas maniobras han seguido las lneas planificadas de un guin, y el coronel Karuna se ha convertido en el tonto til de la operacin. Hacia l apuntan los dedos tamiles como responsable de la muerte del poltico y parlamentario tamil, Velupillai Pirapaharan. Esta ltima muerte se ha producido en una zona controlada por el ejrcito cingals, que "curiosamente no se encontraba cerca del lugar del atentado" denuncian las fuentes tamiles.

Desde esas mismas fuentes se denuncia la pasividad de la comunidad internacional ante estos actos, algo que contrasta con las denuncias que se alzaron desde esa misma comunidad cuando el ministro de defensa de Sri Lanka muri en atentado el pasado agosto. El aumento de los atentado en el este de la isla es la expresin de impotencia de los poderes fcticos cingaleses, incapaces de mantener el pulso militare en el norte, han decidido dirigir sus excesos y sus maniobras de terror a esta nueva zona, aprovechando la coyuntura del disidente Karuna.

No es casualidad que las provocaciones militares en el norte, acompaadas de atentados en el este busquen reventar las esperanzas surgidas tras el inicio del proceso. Y tampoco sorprende que stas se incrementen en la actual coyuntura poltica. Tras las elecciones del pasado mes en Sri Lanka la situacin poltica, si no se remedia pronto, puede desembocar en un vaco poltico que ser aprovechado por las manos negras de siempre. Esos poderes son conscientes que este ao se estn sucediendo los acontecimientos que refuerzan sobremanera las posiciones y las demandas del pueblo tamil.

En esas elecciones, la postura abstencionista propuesta por el LTTE fue seguida mayoritariamente por los tamiles; hace unas semanas, los representantes del LTTE se han venido reuniendo con otras organizaciones tamiles para impulsar la formacin de un frente estratgico en defensa de su pueblo, al tiempo que la amenaza de divisiones dentro del LTTE no existen.

Las dudas sobre la determinacin del gobierno de Sri Lanka, a la luz de estos acontecimientos, de apostar por el proceso de paz aumentan entre el pueblo de Tamil Eelam. La utilizacin de bandas paramilitares para atemorizar a la poblacin y acabar fsicamente con los representantes tamiles, unido a la presencia militar en zonas liberadas, junto a las razzias de esos mismo militares cingaleses entre las poblaciones civiles tamiles, seguirn encontrando una respuesta militar por parte del LTTE. Y todo ello puede acabar en una peligrosa espiral de violencia que echara por tierra todo lo avanzado hasta la fecha.

Mientras tanto, el pueblo tamil, con sus representantes siguen demandando "la salida inmediata de las fuerzas de ocupacin de nuestras tierras y costas; la creacin de una coyuntura que permita a nuestro pueblo seguir avanzando en la consecucin de su libertad; y el reconocimiento por parte de la comunidad internacional de nuestros derechos bsicos, as como la libertad en paz, basado todo ello en nuestro irrenunciable derecho a nuestra tierra, nuestra nacin y nuestra soberana y autodeterminacin".

Probablemente en esa lnea se seguir manteniendo el pulso poltico, no exento de crisis militares y polticas, entre ambas partes. El papel mediador de los representantes noruegos saben todo esto, y ellos tambin siguen apostando por equilibrar la situacin para que las condiciones que permitan avanzar hacia la paz se materialicen cuanto antes.

GAIN


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter