Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-11-2018

El cimarronismo poltico

Juan Montao Escobar
Rebelin


Nuestra presencia en los partidos y movimientos polticos, cumplidores cuidadosos de la tradicin americana de ser organizaciones de la sociedad blanca, es ilegtima porque no hay ninguna valoracin multitnica, al menos en los hechos. Comenz al otro da de iniciada las repblicas y el desespero por las representaciones estatales de los herederos directos de la colonia. Las comunidades negras de las Amricas se la buscan, por el lado del pragmatismo constitucional, porque las oportunidades estn repartidas hace mucho tiempo, lo que se discute es el tamao del privilegio por ley o por complicidad de clase. Y racial.

En la Constitucin de la Repblica del Ecuador son las acciones afirmativas o la Ley de Cuotas en Brasil. Hay subordinacin de los intereses colectivos del Pueblo Negro al innegociable pragmatismo electoral partidario, aunque para bajar la discusin, si es que la hubo, se otorguen cargos administrativos o de eleccin, tambin as es una odiosa repeticin histrica. Aun as, tales cargos son como bloques colgando de un hilo, al primer rumor o quisquilla partidaria se despide al hermano o a la hermana; el color y el barrio pesan o estn ah denunciando al intruso en los salones polticos de aceptada exclusividad. Se repite en los partidos de casi todos los pases americanos, sin importar la tendencia de izquierda o derecha. En homenaje a la calidad del servicio pblico, no me refiero a las destituciones justificadas por mal desempeo.

Vocacin mayor de partidos y movimientos polticos es la lucha por ejercer el poder, para modificar una sociedad de acuerdo al paquete de ideas practicadas en trminos de justicia social, bastante mezquina contradictoria con la denominacin (sin intencin). El voto es el arma de quienes se sienten oprimidos o el medio de delegacin del poder. Una deficiente educacin poltica u olvido de las vidas transitadas cambia el poder de las comunidades negras en vctimas de su derecho a darse un propio, confiable y eficiente liderazgo a cargo de algn nivel de Gobierno territorial. Los partidos cumplen la misin de crear y renovar el poder ajeno (y lejano) con los votos del electorado negro; encaramados all arriba, a veces s y muchas veces no, modifican el discurso de equidad social, por el de masa electoral y es cuando descubren que somos minora y eso es una sentencia desfavorable para el alcance de la inversin pblica.

El cimarronismo poltico debe originarse en el corazn (y en una colectividad de mentes) de las comunidades que procesan fluidamente la diversidad tnico-cultural, con un liderazgo que haga de la poltica expresin de la cultura, para observarlo en el mapa de Los condenados de la Tierra, que la accin poltica tenga como escenario la realidad sin cegarse a la historia. Un ser social con sus cosmovisiones para crear conciencia del Buen Vivir o del Ubuntu (yo soy porque nosotros somos). La imagen que se desea del liderazgo es aquella que deber ser percibida y admitida en sus aprecios por las comunidades. Nueva poltica? No, la misma, pero con fuerte operatividad moral, aunque chirree como contrasentido admitido y consentido.

Los idelogos de estos movimientos polticos deberan ser mujeres y hombres negros que nos heredaron sus saberes, sus ejemplos de combatividad contra la opresin colonialista y racista; tambin aquellas teoras de interpretacin y anlisis de las sociedades. Imitar esa versatilidad de nuestros prceres para establecer alianzas culturales de resistencia y liberacin. Para estas lneas la sabidura del Abuelo Zenn: El ayer es el tiempo cuando todo los que ramos y eran las comunidades naca de la voluntad de ser nosotros mismos.

 

Nuestro sistema operativo filosfico

No s si la mayora, pero gran parte del liderazgo afroecuatoriano proviene de crculos de estudio marxistas, luego se tropez con toda la literatura de la lucha por los derechos civiles y humanos en los Estados Unidos de Amrica y aun las luchas anticolonialistas en frica. Desde mediados de los aos 80, el Maestro Juan Garca Salazar, comienza sus ctedras sobre el territorio de las Comunidades Negras del Ecuador, a todo ese trabajo poltico se le denomin Proceso. Aquello que siempre se supo fue una realidad de consolidacin de acciones comunes, las africanidades ecuatorianas y colombianas, tenan ms de parientes de Casa colectiva que de amistad de camino, ni la raya (lnea de frontera) remarca separacin. All tienen problemas del territorio que incluye la minera destructiva, la migracin forzada, la pobreza por necesidades bsicas insatisfechas con un adicional terrible: la violencia.

El Proceso fue una respuesta poltica al descalabro social en el territorio del norte provincial de Esmeraldas, se inclua la elocuencia (o narrativa) cultural, filosfica y social desde los inicios de la llegada de los Ancestros hasta este mircoles de diciembre. El Proceso oblig a desaprender para aprender que el territorio es algo fsico, pero asimismo una construccin cultural. Malcolm X haba sealado que todas las revoluciones se hacen por el territorio (l dijo por la tierra, pero es sinnimo), o al menos la mayora, la mexicana, la rusa, la china, la cubana, por ejemplo. Sin territorio no hay cultura, se deca en eso que ahora se llama empalencamiento o reuniones de debate comunitario.

El territorio, sin importar su cantidad y calidad fsica, es el productor de filosofa. Ah tienen valor y precio el tiempo, las cosas de lo humano y lo divino (el conjunto de la espiritualidad). Es el continuo retorno a las preguntas: quin soy? De dnde vengo? A dnde voy? El Maestro Garca Salazar, sin hacer un dogma, se apoya en aquello que ha logrado apuntar del Abuelo Zenn, que habiendo sido una individualidad parecera ser una voz colectiva de la Comunidad Negra del Ecuador (y de Amrica), y eso es lo esencial, no se trata de recrearse o enamorarse del personaje, sino aprender (o desaprender lo mal aprendido), practicar y aplicar su sabidura. O volver al lugar comn: sin teora revolucionaria no hay revolucin. Sin pensamiento poltico no hay prctica poltica, ni se comprendera qu es el territorio ni las eternas preguntas de la filosofa.

Para el Abuelo Zenn es, La esencia misma de este territorio regin del Pacfico somos nosotros los pueblos ancestrales de origen africano y los pueblos indios. Esas la parte antropolgica o la fsica de cultura y sentimiento. La temporal, El ayer era el tiempo cuando se construa el futuro en base a lo que necesitbamos ser como Pueblo (Afroecuatoriano, JM). El ayer, visto desde el ahora, es lo que dejamos de ser. Este es nuestro propio Ubuntu.

 

Madiba

Ocurri en el 2008, por estos das hace 10 aos. El extrao regalo que le hizo el Congreso de Estados Unidos de Amrica al Madiba fue borrarlo de su lista de terroristas. Era su nonagsimo onomstico y ms que de cualquier otro fue de Muhammad Al que aprendi a entender el factor de la autoestima del adversario, no es ideologa o estrategia poltica, es Ubuntu. Esta palabra del idioma xhosa (de una de las naciones de Sudfrica) resume el concepto: El contacto con otra persona, de manera autntica, libera la ms potente energa en el planeta. Demolicin implacable de la desconfianza y sobre esas ruinas se construye el valor reflexivo de las personas.

Ganador del Premio Nobel de la Paz, Nelson Rolihlahla Mandela fue el raro terrorista que no lanz una sola piedra contra algn consulado gringo. Calle 13 lo predic claramente: el hroe de tu oponente es el terrorista del presidente. Ya con 90 aos, suele celebrarlos cada 18 de Julio, desaparecida la Umkhonto we Sizwe (la lanza de la nacin) brazo armado del Congreso Nacional Africano, amigo agradecido de Fidel Castro y reconociendo que sin su contribucin para la derrota del ejrcito sudafricano en Angola, en la batalla de Cuito Cuanavale, la lucha contra el apartheid no se hubiera acelerado hasta romper el apoyo encubierto de las potencias occidentales al Gobierno racista.

El ex presidiario de la isla Robben, sustituido su nombre por la cifra 466/64, gran parte de los 27 aos como preso poltico partiendo piedras y sin haber suspendido la obligatoria y necesaria conspiracin contra sus opresores. Nunca se cancel la resistencia por todos los medios. En esas termin por conocerles el alma a los perversos ejecutores del racismo de Estado, proclamado en 1 948; sus miedos brechtianos (asesinan por no soportar los enigmas de sus temores), las razones de sus hirvientes pasiones pblicas, la base econmica del rgimen racista, sus aliados que lo sostenan sin despreciar mtodos contra los antiracistas (eran espiados por los servicios de espionajes europeos y estadonunidenses, mientras los diplomticos sudafricanos eran muy bien aceptados) y las inmensas movilizaciones por su liberacin.

Se agenci alguna manera para no aislarse del mundo, para conocer sus noblezas y bajezas. Supo de aquella personalidad inaprensible, que naci como Cassius Clay y termin boxeando triunfalmente como Muhammad Al. Admir el cruce inverso de mar del contingente militar cubano para defender la independencia de Angola, lo extraordinario de la epopeya, 500 aos despus del inicio del trfico de personas hacia la esclavizacin. Esos hombres y mujeres provenan de una isla azotada por ciclones bblicos y viajaban como soldados de otra estirpe a pelear contra nuevos esclavistas con viejos resabios colonialistas.

Este jazzman y millones como l observamos la absurda santificacin de un abuelo perpetuo sin tiempo y sin geografa definida; buenazo hasta la inutilidad. Y ms bien, Mandela es el smbolo de la inteligencia poltica combativa de los oprimidos. Un ejemplo de poltico de cualquier geografa, aunque sin escamotear cada circunstancia particular.

 

 

Ubuntu

A este jazzman la palabra le lleg de golpe. Ubuntu, esa viejsima filosofa es palabra nueva en nuestra afrocotidianidad. Yo no saba de su existencia hasta que algunos hermanos y hermanas empezaron a decirla. Y debe ser el significado verdadero de El factor humano, aunque no aparece en el libro de John Carlin, autor del libro con igual ttulo. Fue la esencia filosfica del liderazgo mayor del Consejo Nacional Africano (CNA), que la utiliz con habilidades de poltica mundana para librar a Sudfrica de una guerra civil. Ubuntu es tambin un sistema operativo de uso y aplicacin gratuito (software libre) y se aproxima al ideal contenido en esa palabra.

El investigador nigeriano-estadounidense, Michael Onyebuchi Eze, doctor en historia intelectual por la Universidad Witten-Herdecke, Alemania, en un artculo publicado en El Correo de la UNESCO, de octubre-diciembre de 2011, en apretada sntesis ilustra sobre la trascendencia de Ubuntu. De hecho, la nocin de ubuntu/botho (o sus equivalentes en los grupos lingsticos bants) se percibe como la definicin misma de persona o identidad personal, indica el doctor Onyebuchi Eze. Los escritores Stephen Lundin y Bob Nelson, en el libro titulado Ubuntu, editorial Norma, 2010, resaltan que Ubuntu empieza por reconocer y aceptar la humanidad, la igualdad y el valor de cada persona. O sea nadie queda por fuera de nuestras apreciaciones.

Esta manera de vivir (o del Estar-bien-colectivo) es tan antigua como la humanidad, sufre crisis, se sospecha su desaparecimiento y regresa a las comunidades africanas como cualquier amanecer. Vuelve al habla popular, sostiene los procesos de resistencia anticolonialistas, ayuda en las penurias que parecen no tener fin y hasta renace en las grandes tragedias. M. Onyebuchi Eze explica la resistencia intelectual: En el discurso africanista contemporneo, sin embargo, se ve en ubuntu/botho ante todo una crtica a la lgica colonial, al proceso de humanizar o civilizar a las culturas no occidentales a travs de la colonizacin. Muy vlido de ese y de este lado del ocano, en las comunidades afroamericanas y para aquellas que sienten las malas consecuencias de la opresin social y poltica. Y en lo personal para algunos que estamos hartos de esos paradigmas de neocolonizacin llamados cunas de la civilizacin.

En el documento publicado por la UNESCO se explica etimologa y semntica de la palabra Ubuntu. Desde siempre hizo referencia a la persona en funcin y relacin con las otras personas. O sea la materia prima tica de la comunidad. Yo soy porque nosotros somos, esta frase resumira toda la narrativa. El trmino se repite en diferentes lenguas del frica meridional, oriental y central, aunque menos notorio en la parte occidental. Por ejemplo, el pueblo shona llama a la persona munhu en singular y vanhu en plural. En zul, xhosa y ndebele, la forma singular es umuntu y el plural abantu, mientras que los sotho y los tswanas emplean muthu y bathua, respectivamente.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter