Portada :: Conocimiento Libre
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-11-2018

Firmeza e intransigencia vs. hipocresa y desvergenza

Jorge Flix Mejas Acosta
La Guerrilla Comunicacional


A propsito de haber concluido apenas hace unas horas la vigsima sptima ocasin de la presentacin de Cuba, en la Asamblea general de Naciones Unidas, de la resolucin sobre la Necesidad de poner fin al bloqueo econmico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos contra Cuba, una mirada hacia la histrica y obcecada poltica estadounidense en relacin a Cuba nos traslada a los das de la intervencin yanqui, finalizada la guerra hispano cubana. La obsesin estadounidense de bloquear econmicamente a Cuba tuvo su engendro desde los intentos estadounidenses de arrebatar la isla del dominio espaol. Las instrucciones enviadas desde el Departamento de Estado de la ex colonia inglesa al Jefe militar yanqui en la Cuba de 1898, parecieran copia fiel de la estrategia imperialista llevada a cabo desde enero de 1959; el oprobioso mensaje ordenaba, Concentrar el bloqueo de modo que el hambre y su eterna compaera la peste, minen a la poblacin civil y diezmen al ejrcito cubano (ejercito libertador mamb), crear dificultades al gobierno independiente y prestar ayuda a la oposicin... Desde pocas tan tempranas como 1781 comenzaron a hacerse pblicas las primeras manifestaciones expansionistas de Estados Unidos, Thomas Jefferson, quien gobern en el periodo 1801-1809, dise un plan para anexarse a Cuba, la Florida y Mxico. En abril de 1823, John Quincy Adams, entonces secretario de estado, expreso Cuba ha venido a ser de trascendental importancia para los intereses polticos y comerciales de la Unin.

Entre los aos 1823 y 1827, los gobiernos estadounidenses de turno disponan de agentes especiales que se radicaron en Cuba, para obtener informacin que les dieran ventajas en la futura guerra hispano-cubananorteamericana; informaciones relacionadas a la situacin econmica del pas, estado de la poblacin, las tendencias polticas de la Isla, recursos naturales, capacidad de los independentistas cubanos y otras de carcter militar sobre las fuerzas espaolas, eran filtradas en notas secretas al Departamento de Estado. El Presidente estadounidense, demcrata, James Knox Polk (1845-1849) y su secretario de Estado James Buchanan, intentaron comprar Cuba a la Corona de Espaa, lo cual no lograron. En ese contexto el propio Buchanan declarara Debemos tener a Cuba, no podemos seguir sin ella y sobre todo no debemos tolerar que sea transferida a Gran Bretaa; Tenemos que obtenerla mediante un golpe de Estado, Cuba ya es nuestra En 1854 ministros estadounidenses del gobierno demcrata de Franklin Pierce, publicaban el Manifiesto de Ostend, en el cual recomendaban que en caso de que Espaa se negara a vender Cuba Entonces por todas las leyes humanas y divinas estaremos justificados en arrebatrsela a Espaa. En 1898, cuando las tropas mambisas tenan prcticamente vencidas a las tropas coloniales espaolas, llegaron las fuerzas militares yanquis, les arrebataron la victoria a los cubanos. Ya en 1902 instauraron un status neocolonial a la nacin cubana, mediante un documento digno ejemplo de cmo ofrecer viso legal a la permanente intervencin y tutelaje de los Estados Unidos en la vida poltica, econmica y social de la nacin cubana, conocido como la Enmienda Platt, en honor a su autor intelectual.

La patolgica obsesin por controlar los destinos de Cuba fue satisfecha por los gobiernos de turno durante la vergonzosa repblica neocolonial, pero como reza el refrn popular, no hay mal que dure cien aos, ni cuerpo que lo resista . En diciembre de 1958 ya la CIA realizaba intentos para impedir el triunfo revolucionario; el ex embajador de Estados Unidos en Brasil, Willian Pawley, con el apoyo del Jefe de Centro de la CIA en la capital cubana, le propuso al dictador Fulgencio Batista, la creacin de una junta de gobierno a la que este le entregara el poder. En fecha tan temprana como marzo de 1959, los hacedores de la poltica exterior estadounidense ya haban decidido que no sera posible lograr sus objetivos con Castro en el poder en los meses de Julio y Agosto del propio ao se inicia la elaboracin de un programa para sustituir al lder cubano. La escalada poltica, militar y de subversin fue en incremento, contraria a propsitos y principios del derecho internacional, violando convenciones, voluntades y obligaciones establecidas en las relaciones internacionales. El 6 de Julio de 1960, dos meses ms tarde , fueron prohibidas las exportaciones a la Isla. La estrategia de subversin poltica y econmica contra Cuba y el bloqueo econmico, comercial y financiero como su principal arma, apoyado desde los monopolios de la desinformacin, as como las continuas acciones encubiertas diseadas en los laboratorios del gobierno y los servicios especiales estadounidenses, tienen como nico fin confundir para desmovilizar y abonar el terreno para la pretendida transicin pacfica del socialismo cubano hacia el capitalismo, bajo el pretexto del Socialismo como modelo fracasado y la utopa frustrada.

Socavar la estrategia de sucesin del gobierno revolucionario, no facilitar ingresos al pas, subvertir ideolgicamente a la sociedad cubana, aumentar el apoyo a la sociedad civil, vista desde la perspectiva imperialista, se mantienen como filosofas de una retrica hipcrita e inescrupulosa, expresada a travs de la diplomacia estadounidense y, en ocasiones, con la complicidad de funcionarios e instituciones que representan a la comunidad internacional y dan la espalda groseramente a propsitos y principios que rigen el comportamiento de la comunidad de naciones . La creacin de matrices de opinin catastrofistas y alarmistas y el apoyo y estimulacin a una mayor agresividad desde organismos que representan la comunidad de naciones, buscando la presin internacional sobre el gobierno revolucionario, continan caracterizando el accionar diplomtico y meditico de la estrategia imperialista. La cancillera cubana ha denunciado recientemente que los representantes estadounidenses en las Naciones Unidas han incrementado este ao el uso, nada novedoso en su prctica internacional, de mtodos de chantaje y presiones con la intencin de producir enmiendas en el texto presentado por Cuba, complicar y hacer engorroso el debate para tratar de influir en el voto de las naciones soberanas, que durante los ltimos 26 aos ha respaldado a Cuba de forma contundente. En los ltimos das los monopolios que gobiernan a los medios de comunicacin no pudieron ocultar el fracaso estrepitoso de la diplomacia estadounidense en su intento de montar un espectculo anticubano en el saln de sesiones del Consejo Econmico y Social de la ONU, ECOSOC por sus siglas en ingls.

Ya les corresponder a las autoridades de Naciones Unidas investigar y explicar cmo un pas miembro puede disponer de los recursos de la organizacin para inmiscuirse y generar acciones lesivas en los asuntos internos de otro estado soberano. El retorno a falsos pretextos que una vez ms conducirn a la diplomacia estadounidense a incluir a Cuba en listas excluyentes y ejes de la maldad se presagia como el regreso a los aos de la guerra fra y un lamentable retroceso en las relaciones entre ambos pases. La poltica de bloqueo intenta provocar que los revolucionarios leales duden de la fortaleza del proyecto revolucionario, que los descontentos se conviertan en desilusionados y los que ya lo estn militen en la oposicin que paga el imperio. El mensaje para todos es que el modelo socialista est agotado, lo ms importante es la prosperidad econmica y social de las mayoras populares, ms all de las ideologas. Algunos estudios de acadmicos estadounidenses que estimulan la poltica genocida del cerco econmico, comercial y financiero plantean que para el imperialismo la solucin al problema cubano, est en la transicin del poder revolucionario. El fundamento filosfico de la propuesta seala que la enajenacin generacional provocada por la toma del poder por Fidel Castro est al terminar, pero nadie sabe que vendr despus. Un rasgo fundamental de la poltica exterior norteamericana hacia Cuba queda ratificado en la filosofa de las 12 administraciones norteamericanas, demcratas y republicanas, en los 59 aos de revolucin cubana; Ningn cambio en la poltica de E.U. hacia Cuba debe tener el efecto primario de consolidar o legitimizar el status quo en la isla. Este 1ro de noviembre se produjo por vigsima sptima ocasin que la inmensa mayora de la comunidad de naciones representadas en la ONU votaron a favor de la resolucin presentada por Cuba . As lo confirman las intervenciones que fueron realizadas en el da de hoy por los jefes de delegaciones, representantes regionales y dems oradores y por los resultados mismo la votacin de apoyo a la Resolucin de condena.

La batalla que se ha librado en el plenario y dependencias en la sede de las Naciones Unidas ha sido compleja, como complicado es el entretejido de intereses puestos al desnudo en el mbito poltico diplomtico. se pretende confundir a la gente con farsas publicitarias es obligacin de todo diplomtico defender y respetar las normas y la verdad, expres el canciller cubano, Bruno Rodrguez Parrilla, ante la prensa acreditada en el da de ayer. Por ltimo, resulta interesante el comentario firmado por cierto corresponsal de la prensa extranjera en das recientes, afirm el pasado 24 de octubre, solo queda escoger un palco y sentarse a observar, pues la votacin sobre el bloqueo, de este ao, promete todo tipo de emociones, ya que, con estos truenos, se deben esperar enormes tempestades

No obstante, los truenos y tempestades pronosticadas por este meteorlogo de la informacin poltica, la condena al bloqueo criminal, el ms largo e intenso bloqueo aplicado a nacin alguna en la historia de la humanidad, ha sido contundentemente condenado. Hoy la pizarra electrnica, a la cual estaban atentos la mayor parte de los cubanos, jvenes, mujeres, trabajadores, profesores, estudiantes y hasta adolescentes, dejaron desiertos los votos de Estados Unidos e Israel quienes votaron en contra de la Resolucin de condena presentada por Cuba y que cont con el apoyo de 189 naciones. Muchas de esas 189 delegaciones recibieron presiones polticas y amenazas econmicas, previo a la votacin para variar la intencin del voto. Incluso con posterioridad, de forma pblica y notoria por parte de la representante del gobierno de los Estados Unidos, hubo amenaza y prepotencia, pero el voto universal por la verdad y la justicia ya estaba a favor de la digna, justa y valiente posicin de la delegacin cubana, presidida por su canciller, Bruno Rodrguez Padilla. No cabe la menor duda que la XXVII Asamblea de las Naciones Unidas dej inscrita una nueva pgina de victoria en la batalla desigual que se libra en el hemisferio occidental hace casi 60 aos entre David y Goliat, entre la firmeza e intransigencia vs hipocresa y desvergenza.

Jorge Flix Mejas Acosta. Licenciado en Ciencias Jurdicas. Ms. Comunicacin Social. Miembro de la Asociacin de Juristas de Cuba.

Fuente: http://miraicrida.blogspot.com/2018/11/firmeza-e-intransigencia-vs-hipocresia.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter