Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-11-2018

Chile, un modelo para analizar

Noelia Naranjo
CLAE


Hoy nos encontramos frente a un escenario en donde las grandes corporaciones transnacionales y el sistema financiero global han logrado profundizar, bajo diferentes estrategias y proyectos, las formas de explotacin y maximizar sus ganancias. Sus fuerzas han llevado a un extremo nunca visto la brecha entre los que tienen la riqueza y los que no, y una oligarqua financiera, en tanto clase capitalista transnacional, dirime la vida del 99% de los ms de 6.000 millones de seres humanos.

En la actualidad, y a 10 aos de la ltima gran crisis econmica mundial, se est discutiendo las formas de este nuevo mundo y las condiciones de gobernanza necesarias para que dicho sistema no deje de acumular.

En esta nueva fase, en la cual se observa un desprendimiento absoluto de lo productivo bajo primaca de la lgica de la financiarizacin, los estados-nacin se han convertido en instrumentos funcionales al capital transnacionalizado para garantizar cada vez mayores niveles de concentracin. Somos testigos de cmo muchas de las instituciones, que fueron resultado y canalizadoras de la organizacin de los trabajadores, tales como los sindicatos, son sistemticamente golpeadas y desarticuladas.

En este sentido, Chile, resulta un caso testigo para toda la regin latinoamericana. Es que el pas andino ha vivido un profundo proceso de desarme de los tejidos sociales y polticos por el paso despiadado del neoliberalismo, se encuentran hoy resistiendo a nuevos embates del sistema que siguen atacando a los trabajadores, sus instituciones y sus posibilidades de organizacin.

Desde la derrota de la va pacfica al socialismo que el gobierno de Salvador Allende propuso, el neoliberalismo lleg como un ladrillo en la cabeza del pueblo chileno, combinando totalitarismo poltico (pinochetismo), neoliberalismo econmico (Chicago Boys) y fundamentalismo conservador (cultural y religioso). De hecho, el ladrillo fue el nombre con el que se rotul al programa econmico de gobierno que los Chicago Boys le disearon al dictador Augusto Pinochet.

Desde 1979, con la implementacin del llamado Plan Laboral, Pinochet colocaba al pas hermano como punta de lanza en la regin y el mundo del neoliberalismo contra el mundo del trabajo. Dos decretos reglamentaron a las organizaciones sindicales, por un lado, y a la negociacin colectiva, por el otro.

Estas reformas legitimaron la destruccin de la organizacin sindical, a travs de la prohibicin a los sindicatos de intervenir en actividades polticas, reduciendo la posibilidad de negociacin colectiva slo para los sindicatos por empresa y avalando legalmente a stas ltimas para reemplazar a los trabajadores durante una huelga. Chile fue protagonista por aquellos aos de un proceso complejo.

Si bien en los 70 y 80 creca exponencialmente la clase trabajadora, al mismo tiempo se destrua la modesta industria nacional. Es decir, se extranjeriza el trabajo de los chilenos.

La precarizacin laboral se agrav con una direccionada baja tasa de sindicalizacin, que hoy ronda apenas el 10% de la poblacin laboral activa. La falta de centrales que puedan aglutinar a los diferentes sectores y pensar un plan comn contribuy con lo suyo. Al mismo tiempo, se gener la imposibilidad de que trabajadores que estuvieran en dos o ms empresas pudieran negociar condiciones comunes de trabajo.

La ofensiva sobre los trabajadores no se agota. En Chile, en una sola empresa pueden coexistir muchos sindicatos de trabajadores que no pueden negociar colectivamente (en conjunto) y muchos trabajadores de diferentes empresas que tampoco pueden negociar juntos.

Se suma un factor an peor, la legalizacin de los grupos negociadores que son grupos transitorios que pueden unirse para lograr algn acuerdo sin la necesidad de ser parte de la empresa; lo cual no slo es una absoluta incoherencia sino que adems estos grupos terminan siendo funcionales a los empresarios y empleadores y operan desarticulando los reclamos.

Con Michel Bachelet, se produjeron algunas modificaciones sobre la legislacin laboral que no hicieron cambios de fondo pero que apuntaron a resguardar algunos derechos de los trabajadores. Por ejemplo, no se los poda reemplazar en caso de estar haciendo huelga, intentando fortalecer el papel de los sindicatos. Sin embargo, se incorporaron los servicios mnimos en casos de huelgas y el Fin de la extensin unilateral de beneficios. Esto ltimo implica que las conquistas alcanzadas no se hagan extensivas a quienes no estn sindicalizados.

Sucede esto en un pas donde el sueldo mnimo asciende a 288 mil pesos chilenos y la mitad de los trabajadores reciben un sueldo por debajo de los 380 mil pesos chilenos, es decir, 424 dlares. Segn datos del Instituto Nacional de Estadsticas (INE), 7 de cada 10 trabajadores gana menos de $550 mil lquidos (U$S 810) y solo un 15,3% gana ms de $850 mil (U$S 1.251). Por otro lado, la tasa de desocupacin para el trimestre julio-septiembre de 2018, se sita en un 7,1%. Con estos recursos, los chilenos deben afrontar los costos de vida ms caros de Amrica Latina; pagando altos precios hasta por elementos bsicos como el agua potable.

Actualmente se est discutiendo, al igual que en varios pases del continente, una nueva reforma laboral acompaada de cambios en la legislacin previsional y tributaria. El mismo presidente Sebastin Piera promueve la reforma sosteniendo que el proyecto busca dotar de libertad a los trabajadores y que los mismos puedan tomar sus propias decisiones ya sea a travs de sindicatos o de los grupos de negociacin, en lo que respecta a lo laboral. Es decir, apunta a la total individualizacin de los trabajadores.

Ante sta preocupante situacin, la Central Unida de Trabajadores (CUT) decidi convocar a un paro nacional activo, que se realiz el 8 de noviembre pasado, y que articul movilizaciones, ollas populares y diferentes acciones culturales y sociales en las ciudades ms importantes de Chile.

La jornada de protesta fue motorizada a travs de un movimiento intersindical que aglutin diversos sectores tales como la Agrupacin Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), Confusam (Trabajadores de la Salud Municipal), el Consejo Nacional de Organizaciones de Asistentes de la Educacin de Chile (Conaech) y la Federacin Nacional de Asociaciones de Asistentes de Educacin Pblica (AEFEN).

Se sum tambin el movimiento estudiantil, que no solo se pleg a la movilizacin sino que previamente trabaj en foros de discusin y debate sobre el tema, y el movimiento de pobladores, justo en el pas que alimenta a un techo para mi pas como solucin mgica a un crnico dficit habitacional.

Estamos en un momento de crisis sistmica global. El mundo no encuentra una salida civilizatoria a la actual fase del capitalismo, donde cada vez son ms los excluidos. Chile, la nave insignia del neoliberalismo en la regin, empieza a transitar una profundizacin de las contradicciones sociales. Los trabajadores de Chile estn respondiendo con organizacin y unidad.

Amrica Latina se enfrenta a la tarea histrica y necesaria no slo de comprender que la realidad de cada pas tiene su origen en una estrategia continental del sistema financiero, sino tambin de tejer redes de solidaridad y accin conjunta. Resulta relevante prestar especial atencin a los procesos sociales y polticos de Chile, que se erigen tanto como muestra de todo lo que puede generar el capitalismo contemporneo, como de las formas en las cuales se debe responder, resistir y avanzar desde los sectores populares.

 

* Licenciada en Ciencia Poltica y Administracin Pblica (UNCuyo). Docente (UNCuyo). Redactora-investigadora del Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE).

www.estrategia.la


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter