Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-11-2018

El proceso de desintegracin de Yugoslavia (1991-2001)

Jordi Crdoba
Rebelin


El final de la Primera Guerra Mundial provoc la cada de la monarqua austrohngara, y vio nacer, entre otros muchos acontecimientos histricos, el Reino de los Serbios, los Croatas y los Eslovenos, que pocos aos despus se convertira en el Reino de Yugoslavia. Durante los aos 30 el nuevo estado se ali a Alemania e Italia, pero una sublevacin de oficiales opuestos al nazismo hizo que Hitler ordenara invadir el pas en 1941, situacin que fue aprovechada por Croacia, con numerosos simpatzantes del nacionalsocialismo, para proclamar su independencia. La liberacin de los territorios ocupados fue encabezada por Josip Broz (Tito) al frente de una guerrilla partisana que se acab convirtiendo en un gran ejrcito. Una vez acabada la guerra, Tito triunf en las elecciones de 1945 con el Frente Nacional, formado por el Partido Comunista y la mayora de las dems fuerzas que haban participado en la guerra contra el fascismo. La segunda Yugoslavia surgi en 1945 por efecto, ante todo, del xito militar de la guerrilla partisana durante la Segunda Guerra Mundial. Tal circunstancia tiene su relieve porque se vincula directamente con uno de los rasgos centrales que dieron sentido al nuevo estado: ste no cobr cuerpo en virtud de una imposicin exterior como la que se hizo valer en buena parte de la Europa central y balcnica al calor de la presencia del ejrcito sovitico, sino que vio la luz de resultas de un proceso autctono que, inevitablemente, confiri una mayor legitimidad al rgimen naciente (1).

La nueva constitucin hizo de Yugoslavia una federacin compuesta por seis repblicas (Bosnia-Herzegovina, Croacia, Eslovenia, Macedonia, Montenegro y Serbia), con un gobierno federal que tena como objetivo principal mantener el equilibrio entre todas ellas que, sin embargo, disponan una gran capacidad de autogobierno. En 1948, despus de romper las relaciones con la Unin Sovitica y con Stalin, Tito lanz una nueva poltica econmica ms descentralizada, con una cierta permisividad hacia la propiedad privada y una apertura al turismo o la emigracin, as como un cierto acercamiento a Occidente, si bien se mantuvieron diferencias significativas entre unas y otras repblicas y entre las zonas urbanos y rurales. La ruptura con la URSS facilit la bsqueda de nuevas frmulas de planificacin, con un sistema de autogestin consistente en una amplia participacin de las asambleas de trabajadores. Una gestin econmica que tuvo unos resultados contradictorios, en parte por un exceso de burocracia y una cierta falta de estmulos. Como una nueva muestra de independencia respecto al resto de pases del Este, en 1952 el partido dirigido por Tito pas a denominarse Liga de los Comunistas, y Yugoslavia fue uno de los mximos impulsores del Movimiento de pases No Alineados. Sin perjuicio de lo anterior, el estado adopt, en 1963, el nombre de Repblica Federal Socialista de Yugoslavia.

A partir de la muerte de Tito (1980) la presidencia de la Repblica pas a ser colectiva, con una rotacin anual por parte de un representante de cada una de las ocho repblicas y provincias autnomas. Sin embargo, en esta nueva etapa se empezaron a poner de manifiesto las tensiones entre los diferentes territorios, al principio especialmente en Kosovo, provincia autnoma que formaba parte de la Repblica Serbia y con una amplia mayora albanesa. Poco ms tarde en Bosnia y Herzegovina, donde se produjo igualmente un gran crecimiento del sentimiento nacional, paralelo al resurgimiento del islam. Sin embargo, las tensiones en la Repblica Federal entre las diferentes etnias o nacionalidades se acentu a partir de 1987, especialmente por las posiciones maximalistas de Slobodan Milosevic entre los lderes serbios y Franjo Tudjman entre los dirigentes croatas. El deterioro de la economa y la impopularidad de las medidas de austeridad decretadas por el gobierno federal fomentaron el malestar de la poblacin y reforzaron cada vez ms los nacionalismos. En 1989 Milosevic, entonces ya presidente de Serbia, suprimi las autonomas de Kosovo y Vojvodina, que a la larga se convertira en un irreversible salto mortal hacia la desaparicin de Yugoslavia. Mientras tanto, y a pesar de su independencia respecto a la Unin Sovitica y al Pacto de Varsovia, la cada del muro de Berln y otros procesos reformistas en los pases del Este llev, en 1990, a la desaparicin de la Liga de los Comunistas, que fue sustituida por diferentes partidos y movimientos socialistas o socialdemcratas en las respectivas repblicas.

Los movimientos nacionalistas en los diferentes territorios incrementaron las movilizaciones, no siempre pacficas, a favor de reformas econmicas y de ms soberana, especialmente en Eslovenia, Croacia, Macedonia y Kosovo, lo que termin provocando la intervencin del ejrcito federal, de clara mayora serbia. En 1991, el intento de llegar a un acuerdo para preservar el estado yugoslavo fracas por la polarizacin entre Serbia y Montenegro, por un lado, y el resto de las repblicas por otra, ya que estas ltimas se inclinaban por una relacin de tipo confederal. Unos meses despus, Eslovenia y Croacia se declararon independientes, con un sorprendente y rpido reconocimiento por parte de Alemania y de buena parte de la Unin Europea. Poco despus Bosnia - Herzegovina y Macedonia aprobaron igualmente su separacin unilateral de Yugoslavia. A pesar de la ofensiva armada lanzada por Belgrado, Eslovenia y Macedonia, donde los serbios slo eran una pequea minora, consolidaron pronto su independencia, aunque los macedonios sufrieron fuertes tensiones con Grecia, por miedo a las posibles reivindicaciones territoriales sobre la regin griega del mismo nombre, mientras en Croacia y Bosnia-Herzegovina, se inici una larga guerra civil.

La Repblica Croata sufri un conflicto blico de ms de cuatro aos, bsicamente entre la mayora croata y la numerosa minora serbia, partidaria de permanecer en la Repblica Federal, y que recibira la ayuda del Ejrcito Yugoslavo, una guerra que acabara con miles de muertos y cientos de miles de desplazados. Por su parte, la tambin importante minora de origen serbio Bosnia y Herzegovina intent igualmente mantenerse unida a Yugoslavia, lo cual llev de manera trgicamente similar al proceso croata, a una larga guerra a partir de finales del 1991, bsicamente entre la mayora bosnaca-musulmana, liderada por Alija Izetbegovic (durante buena parte la guerra aliada de los croatas) y las milicias serbias lideradas por Radovan Karadzic (en este caso con el apoyo exterior de Milosevic). Durante otra fase del conflicto se produjeron, sin embargo, intensos combates entre los bosnacos musulmanes y las milicias bosnio-croatas, apoyadas por Franjo Tudjman, que causaron tambin miles de muertos. El sitio de Sarajevo y la matanza de Srebrenica son dos de los ms graves episodios de aquel largo conflicto y, en el segundo caso, tambin un vergonzoso papel de las tropas de las Naciones Unidas, por la inactividad de los cascos azules en aquella tragedia.

En Serbia, el apoyo popular a Milosevic se consolid progresivamente, mientras en Kosovo el movimiento de resistencia albans se enfrentaba cada vez con ms fuerza a las tropas federales, al tiempo que en Voivodina la importante minora hngara protagonizaba diversas protestas. En 1995, la deteriorada situacin econmica, en buena parte provocada por el embargo internacional aplicado por numerosos pases, y el callejn sin salida donde haba llegado la guerra de Bosnia, as como el posicionamiento de las tropas de la OTAN contra Belgrado y las milicias serbias, obligaron Milosevic y sus aliados serbo-bosnios a cambiar de tctica y aceptar un pacto entre las diferentes partes. Finalmente se materializ en los acuerdos de paz de Dayton (Ohio, Estados Unidos), donde se establecieron las bases para la constitucin de un nuevo estado multitnico para Bosnia y Herzegovina. La nueva repblica fue formada por dos territorios autnomos, la Federacin de Bosnia y Herzegovina propiamente, donde an hoy conviven bosniacos musulmanes y croatas, y la Repblica Serbia de Bosnia (Republika Srpska), de mayora claramente serbia. Pero la intervencin norteamericana a travs de la OTAN en la ltima etapa de la guerra no fue precisamente altruista. Washington consigui, entre otros, "despojar a Berln de sus posiciones adquiridas en la regin estratgica de los Balcanes () dividir y debilitar a la Unin Europea () instaurar a la OTAN como gendarme del continente europeo () quitar a Rusia cualquier acceso al Mediterrneo (e) imponer su liderazgo poltico y militar para las dems guerras en preparacin (2)

A pesar de la creciente fuerza de la oposicin reformista en Serbia y especialmente en Montenegro, en 1997 Milosevic fue nombrado presidente de la Repblica Federal (de hecho ya slo constituida por Serbia y Montenegro), pero el Partido Socialista Serbio, sin mayora suficiente para formar gobierno, acab pactando con la extrema derecha del Partido Radical. Mientras tanto, en la antigua provincia autnoma de Kosovo, las tensiones llegaron a ser cada vez ms fuertes, ante las dificultades de Ibrahim Rugova, lder de la Liga Democrtica, de avanzar en la recuperacin de la autonoma del territorio mediante la resistencia pacfica. En este contexto surgi con fuerza el Ejrcito de Liberacin de Kosovo (UK), que empez a emprender acciones militares de gran alcance contra el ejrcito yugoslavo y la minora serbia del territorio, a pesar de los intentos de la comunidad internacional para poner paz en el conflicto. El fracaso de las negociaciones y la implicacin de los Estados Unidos y otros de sus aliados llev una vez ms a la intervencin de la OTAN, con bombardeos masivos en Serbia y Montenegro, ataques que causaron miles de vctimas y destruyeron un gran nmero de infraestructuras, empobreciendo an ms el pas, mientras Milosevic intensificaba su campaa contra las milicias kosovares, hasta el despliegue de los cascos azules de la ONU en junio de 1999, que tomaran la administracin provisional. Kosovo no proclam la independencia hasta unos aos despus, en febrero de 2008, pero an hoy es un estado "parcialmente reconocido". Tan solo entre los pases de la Unin Europea, Kosovo no est reconocido por Grecia, Chipre, Rumana, Eslovaquia o Espaa, mientras que en el Consejo de Seguridad de la ONU, al menos Rusia y China vetan su ingreso formal a la organizacin que es, de facto, el reconocimiento internacional y pleno de la independencia.

Al principios de 2001 comenzaron a evidenciarse tambin las tensiones entre Serbia y Montenegro. El mes de enero de 2003 los parlamentos de ambas repblicas aprobaron la constitucin de un nuevo estado, con el nombre de Serbia y Montenegro, pero tres aos ms tarde, en mayo de 2006, ms de 55% de la poblacin montenegrina se acab inclinando por la separacin, en un referndum donde la Unin Europea haba fijado un mnimo del 50% de participacin y un 55% de votos a favor de la secesin para aceptar el resultado, lo que llev a proclamar la independencia del pas.

El balance final de la desintegracin de Yugoslavia fue dramtico: Eslovenia se convirti en un estado independiente despus de un breve conflicto armado que cost ms de sesenta muertos. Macedonia declar la independencia sin caer tampoco en una guerra de grandes proporciones, sin embargo unos aos despus se produjeron conflictos armados con la minora albanesa, que provocaron ms de un centenar de muertos y numerosos desplazados. La secesin de Croacia supuso una guerra civil durante ms de 4 aos, que provoc entre 20.000 y 25.000 muertos, segn diversas fuentes, y cientos de miles de desplazados. La independencia de Bosnia y Herzegovina supuso tambin ms de 3 aos de conflicto blico, y fue la ms dura de las guerras yugoslavas, con cerca de 100.000 vctimas mortales. Montenegro se convirti en un estado independiente sin que se produjeran vctimas en su proceso de separacin propiamente dicho, si bien ya haba sufrido anteriormente miles de muertos por su larga alianza con Serbia, especialmente durante los bombardeos de las tropas de la OTAN. Por su parte, Kosovo proclam la independencia en febrero de 2008, despus de un conflicto donde hubo entre 10.000 y 15.000 muertos segn diversas fuentes y, como hemos dicho ms arriba, hoy sigue siendo un estado solo parcialmente reconocido por la comunidad internacional. Serbia, que sigue incluyendo la provincia nuevamente autnoma de Voivodina, es tambin actualmente un estado independiente, que se recupera an de las penosas heridas de la guerra. Las cifras de muertos entre los diferentes conflictos oscilan alrededor de 150.000 personas, segn diversas fuentes, adems de millones de desplazados, y son sin duda los acontecimientos blicos ms sangrientos en suelo europeo desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Las guerras de Yugoslavia entre 1991 y 2001 fueron una trgica combinacin de factores polticos, ideolgicos y religiosos, con algunos rasgos claramente xenfobos, especialmente en Serbia y Croacia. Es un error considerar que se trat de un conflicto entre comunistas y fuerzas polticas liberales, pues los primeros ya casi haban desaparecido en 1991 y los segundos eran entonces extremadamente minoritarios dentro de la vorgine nacionalista. Como es un grave error hablar de limpieza tnica atribuyndola exclusivamente a los serbios, a pesar de tener estos la principal responsabilidad, ya que diferentes grupos y milicias serbias, croatas, musulmanes y kosovares fueron responsables de graves matanzas, aunque en la mayora de los casos sin la intervencin de los ejrcitos regulares propiamente dichos. Una parte importante de los presuntos culpables de crmenes de guerra fueron juzgados por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia, establecido en La Haya que, sin embargo, tuvo una actitud especialmente condescendiente con algunos presuntos criminales croatas, y sobre todo con altos responsables de la OTAN, tambin denunciados por crmenes de guerra. Durante el proceso de desintegracin de Yugoslavia se generaliz un ilcito enriquecimiento por parte de las antiguas nomenklatura de todas las repblicas, paralelamente a la privatizacin de empresas pblicas y a la proliferacin de un modelo de capitalismo mafioso. Finalmente podemos decir que todava hoy en da las relaciones entre las antiguas repblicas son dbiles o en algunos casos casi inexistentes, a pesar de que el largo proceso de acercamiento y adhesin a la Unin Europea (de la que ya forman parte Eslovenia y Croacia), ha propiciado una cierta reconciliacin.


Notas

(1) Carlos Taibo, la desintegracin de Yugoslavia, Los libros de la catarata, Madrid, 2018

(2) Michel Collon, Cunto vala Nuestra informacin sobre la fragmentacin de Yugoslavia? Rebelin - 13/03/2006

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter