Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-11-2018

Partido de la guerra gan en las elecciones

Manuel E. Yepe
Por Esto!


Segn el juicio de Federico Pieraccini, reproducido por Global Times el diez de noviembre, las elecciones estadounidenses de medio trmino constituyeron un lotera de cargos pblicos entre demcratas y republicanos que culmin con una derrota para la administracin de Trump y una clara victoria para el "Partido de la Guerra" de Washington.

Aunque sea cierto que es en el Senado donde se confirman los nombramientos ms importantes, la Cmara es la que lleva el peso principal en lo que respecta a la poltica interna y el hecho de que los demcratas tengan all la mayora de escaos hace sumamente ardua la batalla por la reeleccin de Trump en 2020.

Trump tendra que ser capaz de demostrar a sus electores que ha cumplido sus promesas formuladas en 2016 y ello se le hace casi imposible con la Cmara en manos de sus oponentes.

Como asevera Pieraccini, el pas se enfrenta a un escenario de entrega al partido de la guerra, que es esa faccin que responde a los intereses de conglomerados especficos de poder y no a electores. Los verdaderos ganadores han sido las agencias de inteligencia, Wall Street y los bancos, las agencias de calificacin de crditos, la Reserva Federal, los grandes medios de comunicacin, los grupos de reflexin, las direcciones polticas y el complejo militar-industrial. Trump ha podido descubrir, en sus dos primeros aos como presidente, la poca autonoma que tiene en poltica exterior, por culpa del belicismo del establishment estadounidense.

La visin realista de la poltica exterior en que Trump bas su campaa electoral fue barrida a pocos das de su victoria. Con la esperanza de sobornar a los halcones en Washington, se rode de neoconservadores, que terminaron tratando de encajonarlo en algo parecido al Consenso de Washington en el que todo intento de dilogo con oponentes es visto como debilidad o seal de rendicin, segn hace notar Pieraccini.

Washington y sus lites viven atrapados en una burbuja unipolar, convencidos de que Estados Unidos es la nica potencia mundial que queda en el tablero geopoltico. Los planificadores del Pentgono han confirmado en dos documentos oficiales (Revisin de la Postura Nuclear y Revisin de la Defensa Nacional) cmo las relaciones internacionales se han convertido en realidad multipolar en la que Estados Unidos tendr que lidiar con competidores como Rusia y China.

El resultado de las elecciones de medio trmino podra acelerar este proceso. Con la Cmara de Representantes en manos de los demcratas, Trump tendr que abandonar su poltica exterior realista an ms de lo que lo ha hecho en los ltimos dos aos. La acumulacin de concesiones en materia de poltica exterior es notable. Basta notar que en la enemistad hacia Irn, es fomentada por Israel y Arabia Saudita, que son los principales socios de la administracin Trump. Lo mismo ocurre con China, con el antagonismo fomentado por el propio Trump para justificar el empobrecimiento de la clase media norteamericana que vot por l para cambiar esa situacin. Y, por supuesto, sigue el odio endmico hacia Rusia, enemigo jurado del establishment de Washington.

Pero tras su derrota en la Cmara, para que sta apruebe algo, tendr que conceder mucha ms libertad en poltica exterior a los neoliberales, ansiosos por reactivar la poltica exterior de Bush y Obama. Sin ninguna concesin por parte de la Cmara, todas las promesas nacionales de Trump a sus electores se vern frustradas. La guerra civil poltica permanente en Estados Unidos parece destinada a intensificarse y la perspectiva de una administracin an menos independiente en poltica exterior impulsar al resto del mundo a depender cada vez menos de Washington y a empezar a mirar hacia otro lado. Incluso hacia pases europeos como Francia, Alemania e Italia que parecen haber comprendido que una alianza exclusiva con Washington no les es beneficiosa y, de hecho, est destinada al fracaso como resultado del caos en la poltica exterior estadounidense. Mientras que muchos pases euroasiticos como India, Japn, Turqua, Irn, Rusia, China, Afganistn y Pakistn intentan superar sus diferencias creando marcos de cooperacin internacional, Washington empuja innecesariamente el acelerador del desorden.

Ejemplo del declive de Washington se advierte claramente en Corea donde Sel y Pyongyang parecen encaminarse hacia una reconciliacin pacfica, sin la participacin directa de EEUU.

En los desacuerdos de India con China y las disputas de Japn con China y con Rusia, siempre la tensin se centra en los intereses del Washington distante ms que en los de los dems involucrados. Los prximos dos aos resolvern la cuestin de si la realidad actual es ya multipolar, o si el orden unipolar permanece, siendo Washington la nacin indispensable para sus amigos y enemigos.

Blog del autor: http://manuelyepe.wordpress.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter