Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-11-2018

El Tren maya y los derechos de los pueblos indgenas

Epifanio Daz Sarabia
Rebelin


An con la inercia de los resultados favorables de la consulta sobre la pertinencia o no construir el aeropuerto en Texcoco, hace menos de una semana que el presidente electo Andrs Manuel Lpez Obrador (AMLO), anunci que en los prximos das 24 y 25 de noviembre, tambin someter a consulta ciudadana el proyecto del Tren Maya en la pennsula de Yucatn. Como ejercicio democrtico, el proceso se encuentra totalmente legitimado, sin embargo, en este caso, a diferencia del proyecto aeroportuario, el del Tren Maya que recorrer ms 1525 kilmetros sobre territorio de los pueblos mayas asentado en Yucatn, Quintana Roo, Campeche y Chiapas, afectar las tierras, los recursos naturales y la vida de esta cultura milenaria y referencia histrica de Amrica ante el resto del mundo, cuyos derechos se encuentran protegidos por la normatividad nacional, internacional y el quehacer jurisprudencial de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

En efecto, a partir de la entrada en vigor del Convenio 169 de la Organizacin Internacional del Trabajo (Convenio 169 de la OIT), es obligacin del Estado mexicano, de acuerdo al artculo 6 del citado tratado, consultar a los pueblos indgenas cada vez que se prevean medidas legislativas o administrativas susceptible de afectarles . Que estas consultas deben ser previas, libres, adecuadas y de buena fe. Supuesto normativo no actualizado en el caso del Tren Maya, pues no existen evidencias que se haya consultado a los pueblos interesados de conformidad a los estndares internacionales de derechos humanos, aunque as lo haya pronunciado el equipo de transicin de AMLO, encargado de este proyecto.

Asimismo, desde principios del ao 2007 la CIDH, en los casos del pueblo de Saramaka Vs. Surinam, en el   caso de Kichua Sarayaka Vs. Ecuador (2012) y dos ms, ha establecido jurisprudencia sobre la materia, destacando que la consulta no termina con la participacin de los pueblos interesados en los actos previos a la implementacin de cualquier tipo de proyecto susceptible de afectar a los pueblos destinatarios, sino, que trasciende, _y de esto poco se habla dentro de los actuales movimientos y ONGs que se mueven en estos terrenos_ en la participacin de los comunidades en la administracin y beneficios de estos proyectos, con ciertos condicionamientos como que el proyecto no afecte sustancialmente el hbitat o la vida cultural de los pueblos indgenas. As, en nuestra opinin, cualquier proyecto industrial, dgase de extraccin minera, produccin de energa elica o presas hidroelctricas que se propicien a travs de las consultas deben tener en cuenta esto ltimo. De lo contrario, como lo han expresado ya varias organizaciones y pueblos indgenas de sureste, los grandes proyectos de desarrollo solo generarn beneficios para las grandes empresas, muchas de ellas extranjeras, en tanto que la participacin de los miembros de los pueblos indgenas solo ser para el efecto aportar su mano de obra barata, recibiendo pequeas, casi imperceptibles, derramas econmicas, que dejarn las actividades artesanales locales de la pennsula maya.

Asimismo, desde un punto de vista estrictamente jurdico, no encuentro los fundamentos legales para efectuar estas consultas, pues se entiende que el gobierno de AMLO y, con ello las instituciones de ste como el Instituto Nacional de Pueblos Indgenas (INPI), entran en funcin a partir de da primero de diciembre de este ao. Y esto es importante, en la medida de que segn criterios de la Suprema Corte de Justicia de la Nacin (SCJN), le corresponde efectuar las alusivas consultas (Tesis: 2. XXVIII/2016). Otra cuestin ms que habr de resolverse ante los tribunales de los Estados.

As pues, resulta realmente inconcebible que AMLO y su equipo de asesores no perciban las dimensiones polticas y sociales en que puede terminar una decisin unilateral de ejecutar el proyecto del Tren Maya sin consultar a los pueblos interesados, tales como la reconfiguracin y articulacin de las movilizaciones indgenas en el sureste mexicano (entre las que figura el EZLN en Chiapas), controversias constitucionales, incluso, la responsabilidad internacional que puede acarrear para el prximo gobierno dicha omisin de dialogo con los pueblos. En conclusin, el llamado es para invitar a votar en contra del proyecto del Tren Maya.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter