Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-11-2018

El show de NY y la soberana

Editorial de La Jornada


El juicio que se desarrolla en Nueva York en contra de Joaqun El Chapo Guzmn Loera, sealado como principal jefe del crtel de Sinaloa, ha cobrado fuerza de espectculo meditico con sus supuestas revelaciones que involucran a la cpula del poder con el narcotrfico, sobre todo con la faccin del acusado, y testigos protegidos que hablan de sobornos a presidentes de la Repblica, procuradores, jueces, mandos militares y policiales, y otros funcionarios. Particularmente llamativos han sido los testimonios de Jess El Rey Zambada acerca de los presuntos vnculos entre la criminalidad organizada y las ms altas esferas de la institucionalidad poltica y del funcionamiento y el podero de la organizacin delictiva a la que confes haber pertenecido.

Es sabido que las afirmaciones de testigos protegidos y de reos que colaboran con las fiscalas a cambio de reduccin de penas se caracterizan por un dficit de fiabilidad, por cuanto, con tal de lograr reducciones de penas, liberaciones anticipadas o exoneraciones, los declarantes son capaces de decir cualquier cosa. Por desgracia, no existe la menor posibilidad de que juzgadores mexicanos determinen la veracidad o la falsedad de los dichos referidos porque, aunque abordan asuntos de suma gravedad y trascendencia para la vida institucional de Mxico, estn siendo ventilados en un tribunal estadunidense y no es posible determinar cunto hay en ellos de cierto y cunto de falso ni conocer los trminos negociados entre los declarantes y la parte acusadora.

Al margen de la credibilidad que puedan tener las declaraciones de Zambada y de otros, lo ms alarmante de este episodio judicial es que se desarrolla en el extranjero y al margen de las instancias nacionales de procuracin e imparticin de justicia. Tal circunstancia resulta demoledora para el ejercicio de la soberana y coloca al gobierno mexicano y a la nacin en general en una condicin de suma vulnerabilidad.

Debe reconocerse, por otra parte, que si varios capos del narcotrfico han terminado en crceles y en tribunales del pas vecino, ello se debe a la incapacidad de las instancias nacionales para someterlos a proceso y para garantizar su estancia en prisin, como lo ilustran las fugas que protagoniz el propio Guzmn Loera. Esa incapacidad llev a una falla incluso mayor: la renuncia de las mximas instituciones polticas a ejercer las funciones que les confiere la Constitucin y su decisin de desentenderse del problema mediante extradiciones que han llegado a ser una prctica casi rutinaria.

Los hechos comentados llevan a una conclusin inevitable: los posibles delitos cometidos en Mxico deben ser juzgados en el pas mismo y, para ello, se requiere reconstruir los sistemas de procuracin e imparticin de justicia y penitenciario, a tal grado devastados por la corrupcin y la inoperancia que no son merecedores, hoy por hoy, ni de la confianza de las propias autoridades. Ciertamente, ello representar un desafo acuciante para el gobierno que iniciar dentro de dos semanas.

Fuente: http://www.jornada.com.mx/2018/11/16/opinion/002a1edi



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter