Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-11-2018

A propsito de la urgencia del mercado mayorista
Crear ms ricos?

Miguel Alejandro Hayes
La Trinchera


La actualizacin del modelo econmico cubano, trajo consigo la apertura a nuevas formas de propiedad, de las que destaca la privada. Esta, naciendo en un rudimentario marco regulatorio, realiza algunos reclamos para su mejoramiento. De ellos, uno de los ms conocidos es el de la creacin de un mercado mayorista, donde puedan adquirir insumos a un menor precio.

Cabe destacar que la cuestin no radica en la existencia de un espacio fsico-geogrfico que brinde ests facilidades. Es decir, este mercado, no es un lugar, sino que se refiere a las relaciones y sus caractersticas- de intercambio, en la cual los privados compren lo necesario para su proceso productivo a menor cuanta. Por eso, la cuestin esencial es la de los precios de esas compras.

Como ya han sealado algunos expertos, solo habra que crear las regulaciones -casi sin requerimientos logsticos- para que dentro de la misma red minorista, estos adquieran lo que necesiten a precio mayorista -o preferencial, no importa la terminologa-. Todo ello, apoyado en un proceso que utilice mecanismos de verificacin como el uso de la licencia del en ocasiones mal llamado Trabajo por Cuenta Propia (TCP), por ejemplo, para evitar corrupcin u otras prcticas.

Este necesario cambio, se ha convertido en una demanda que viene desde los propios interesados -los privados-, acadmicos, e incluso de una parte de la burocracia poltica y econmica. La racionalidad que se utiliza en su defensa, alega que todo ser por el bien social, con un efecto directo positivo sobre el consumidor. El hecho de la reduccin de los costos, har que los privados reduzcan los precios de los bienes y servicios que ofrecen, en beneficio del consumidor, se dice.

Dentro de los marcos del esquema en el que tales ideas se plantean, parece todo verdadero. Pero como la verdad slo es resultado de la coherencia dentro del sistema terico que es planteada, habra que recurrir a otro marco referencial para obtener otros resultados, y llevar la cuestin a otros trminos.

Para ello, lo primero sera incorporar al anlisis algunas determinaciones de la produccin, como el volumen de la produccin (ya sea de interna o de importacin) de la que se nutrirn las facilidades mayoristas, y del cual deriva una relacin con el resto de los agentes de la economa, sobre todo los consumidores. Lo que conduce a una interrogante, de qu sirve ese mercado mayorista, si su presencia puede aumentar el desabastecimiento? Los negocios como cafeteras (en la aceptacin cubana) podrn comprar a menor precio, que dependiendo del monto que adquieran, dejarn al consumidor sin ese producto (ejemplo, aceite, pollo). As que en condiciones de escasez como la que tenemos actualmente- la existencia de tal mercado mayorista, sin un crecimiento productivo de esos artculos que se podran comprar al por mayor, pondrn a los decisores en un balance de cunto destinar al consumo de la poblacin, contra el consumo de las materias primas de los privados.

Se deber decidir si satisfacer las necesidades de la poblacin, o del capital privado, o combinaciones de ambos. Por lo que, desde esta ptica, la medida per se, no sera algo favorable al consumidor, aunque ciertamente, s al privado. Excluyo aqu el efecto sobre la empresa estatal.

Por otro lado, es sabido que el mercado no es libre, que sus reglas se fijan en sociedad por la lucha de clases. En esa lucha, la figura -relaciones- de monopolio, juega un papel clave. Por eso, no se puede hablar del comportamiento de los precios sin el monopolio, y esta es otra determinacin. Este, en cualquiera de sus formas histrico concretas, se caracteriza por la imposicin de precios -o por manipularlos-.

De ah que deba tenerse en cuenta la existencia de ciertas relaciones y comportamientos, de estructuras monoplicas (oligoplicas, crteles, da igual el paradigma desde el que se entienda) de privados en algunas ramas, por ejemplo, los centros de recreacin nocturnos. Estos, vistos en su conjunto, y algunos por separado, son un monopolio, por la posicin exclusiva que ejercen frente al consumidor, siempre entendido en un espacialidad geogrfica.

Esos negocios, sirven de caso para esbozar algunas ideas. Es un sector altamente lucrativo, que no har descender sus precios por una reduccin de sus costos. Su condicin de monopolio, se los permite. Pinsese en su por qu.

Hay que recordar que estos servicios, no funcionan para el consumidor por una racionalidad de optimizacin econmica-monetaria. Su pblico -el que ya poseen-, no depende de los precios, sino cun de moda est el establecimiento, y en estos casos, el estatus de monopolio permitir que los precios de sus servicios -incluso- asciendan. Es decir, para qu bajar los precios, si de todos modos irn a su negocio a consumir. Los bares puestos de moda, ejercern su condicin privilegiada y exclusiva, y no estarn interesados en disminucin de sus precios por mejorar sus costos, si pueden como mnimo mantenerlos.

Tambin existen mercados monopolizados respecto al consumidor donde toda la oferta se concentra en un reducido grupo de productores en determinada espacialidad, donde el precio pueda direccionar los clientes de un productor a otro. En estos, si ninguno puede por el volumen de su produccin imponer condiciones, ninguno vender ms barato, ya que de todos modos (como todos juntos son un monopolio, y por separado no tienen poder de mercado), le corresponde una cuota de este mercado (una demanda), por lo que no tiene sentido bajar el precio, si de todos modos vender; en otras palabras, como ningn otro productor puede vender a un precio menor y en cantidad como para que los competidores pierdan sus clientes y gane en nivel de ventas este, no tiene sentido que alguno que disminuya sus precios. Este hecho de ser precio-aceptantes los productores, hace que ninguno despunte en una guerra de precios contra los dems, y de manera inconsciente -aunque he llegado a pensar que son conscientes- cooperan para su preservacin.

Ese ejemplo de los bares de La Habana, es uno de los casos que ilustra que con brindar menores costos, dadas las relaciones de monopolio respecto al consumidor, solo se beneficia al productor. Hay muchos otros sectores donde se da esta relacin donde el productor (o un grupo de ellos) impone condiciones. Cuestin que debe entenderse siempre en una espacialidad y tiempo determinado.

Resumiendo, los monopolios se imponen, y de la misma manera que puede hacerlo Etecsa, lo hacen los privados. Hemos pensado que sus precios se deben a un criterio de costos, cuestin que oculta las condiciones sociales que lo sustentan. Despus de todo, si una empresa fija precio, hay un segundo momento donde la sociedad lo valida. Lo que quiere decir, que se pude poner el precio que quiera, que a la sociedad no le importa cunto cost, no se compra por eso, sino por la necesidad del producto, y ah el productor fija sus trminos por ejercer su monopolio. Nadie compra un producto trado de Panam, Guyana, etc, al precio elevado que tiene por clemencia con el importador, sino porque es necesario lo que este trae, y no se puede encontrar en otro precio -regularmente- ese producto. Por eso, lo que est en ltima instancia detrs de todo precio elevado, es la posibilidad de ser impuesto, por ser monopolio.

Entonces, los mercados mayoristas, lejos de mejorar el acceso a servicios para los consumidores, en algunos sectores el objetivo no se lograr, y el efecto novedoso ser un mayor enriquecimiento de los ya ricos, que continuarn con sus precios de venta, y se reducirn sus costos. Si ya los dueos de bares de La Habana son ricos, imagnense con una reduccin significativa de sus costos. No dudo que haya quienes acten con humanismo y reajusten sus precios, pero ser un fenmeno que depender de las particularidades de la subjetividad, y no de una causalidad.

A todo ello, la poltica pudiera ser un sistema de impuestos asociado al nivel de precios del consumidor o topar precios, pero la poca experiencia en manejo de este tipo de cuestiones en nuestra economa, las relaciones de monopolio, y el contexto de escasez, pudieran generar el efecto contrario, como ha ocurrido ya en la agricultura o recientemente con el tratamiento al transporte privado en la capital.

Por otro lado, no considero que la poltica sea crear ricos cada vez ms ricos, en espera de que un da eso se vierta sobre la sociedad, sino ir generando un marco que se centre en el consumo de los ciudadanos (material y espiritual), en ir beneficiando a estos (nosotros) en el presente.

No quiere decir que esta lgica de monopolio se d en todo lo privado, y mucho menos que por eso haya que renunciar al mercado mayorista, sino hay que mirar con atencin a su creacin para no aplicarlo mecnicamente y no renunciar a concepciones tericas como la economa poltica a favor de una microeconoma a-histrica (descontextualizada), no vaya a ser que en vez de ayudar a la poblacin, al ciudadano de a pie, solo se potencie la existencia de hombres ms ricos. Y es necesario generar riqueza, lo que no quiere decir torpemente generar hombres muy ricos, que aunque sean necesarios, no son los abanderados de un proceso revolucionario, al menos, en contextos de pases subdesarrollados.

Fuente: http://www.desdetutrinchera.com/economia/crear-mas-ricos/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter