Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-11-2018

Resea de la Autobiografa de Mother Jones
Una historia de la lucha obrera en los Estados Unidos

Jess Aller
Rebelin


La Fundacin Federico Engels acaba de editar en su coleccin de Literatura de Combate la Autobiografa de Mother Jones, una mujer que se distingui por su extraordinaria capacidad de organizacin y coraje en las luchas obreras de los Estados Unidos desde los aos heroicos de los mrtires de Chicago hasta las primeras dcadas del siglo XX. Ella contribuy poderosamente a poner en funcionamiento el sindicalismo en el pas, y estuvo entre los que fundaron los IWW (Industrial Workers of the World), una organizacin que se convirti en referencia para el proletariado de todo el mundo. Los editores en su introduccin ponen de manifiesto la personalidad de esta luchadora legendaria, cuyo ejemplo sirve de estmulo en un momento en que el capital degrada cada da las condiciones de vida de la clase obrera.

Mary Harris Jones naci en 1837 en Cork (Irlanda) y viaj de nia a los Estados Unidos con su familia, huyendo de la desastrosa hambruna que asol el pas entre 1845 y 1849, a consecuencia de la cual aproximadamente un milln de personas perecieron y otras tantas se vieron forzadas a emigrar. Crece en Toronto, y all realiza estudios de magisterio y costura. Luego, ya en los Estados Unidos, va alternando las dos profesiones. En 1861contrae matrimonio en Memphis (Tennessee), donde trabaja de maestra, pero su marido y sus cuatro hijos fallecen en la epidemia de fiebre amarilla de1867. Poco despus, monta con una compaera un taller de costura en Chicago y all toma conciencia del abismo entre las penurias de la clase obrera y la vida extravagante de la aristocracia del dinero para la que cose.

Despus del gran incendio de 1871, que destruye su negocio, se implica cada vez ms en las movilizaciones de los obreros de la mano de los Knights of Labor, la organizacin que, desde unas posiciones bastante conservadoras, defenda sus derechos en aquellos das. En las luchas que se desarrollan en torno a la gran huelga de los ferrocarriles de 1877, aprende una verdad fundamental, que los patronos van a utilizar cualquier arma contra la clase obrera, y en esta sucia labor, prensa, polica, ejrcito, jueces y polticos van a ser sus cmplices indefectiblemente. La tragedia del Haymarket el 4 de mayo de 1886 supone otro punto de inflexin. Jones es una reformista que no comparte los sueos revolucionarios de los anarquistas, pero ve en ellos aliados decididos en la reivindicacin de las ocho horas y cuando en noviembre de 1887 los inocentes oradores de aquel da son asesinados, comprende que pocas excepciones va a hallar a su regla de oro: Los privilegiados no conocen lmites a la hora de mantener a los trabajadores en la esclavitud.

Los aos que siguen son de trabajo intenso defendiendo y organizando a los explotados, arriesgando con ello la vida en muchos casos. La huelga es la nica herramienta y, con sacrificio y coraje, algunas se ganan, aunque han de enfrentarse con matones y jueces al servicio de los patronos. Hay emocionantes relatos de luchas en los distritos mineros de Pensilvania en los aos 90, con situaciones lmite en la que demasiadas veces el herosmo o la degradacin son las nicas alternativas. En 1902 se logra que la United Mine Workers sea reconocida, lo que constituye una importante victoria moral, pero las extorsiones y asesinatos de cualquiera que intente organizarse continan. Los detalles de estos atropellos son estremecedores. En 1903, Mother pone en marcha una caravana para concienciar del trabajo infantil que recorre varios estados y al fin consigue la abolicin de esta lacra por la asamblea legislativa de Pensilvania.

Nuestra corajuda irlandesa ampla sus escenarios cuando a finales de 1903 los mineros de Colorado, sobre todo de origen hispano e italiano, se unen a la huelga que trata de romper la inercia en un estado donde el capital gobierna frreamente haciendo imposibles las mejoras que vota la cmara legislativa y se aprueban en referndum. El larvado enfrentamiento con John Mitchell, lder nacional del sindicato, se encona al favorecer este el fin de la huelga de los mineros del norte, que deja en la estacada a los de Colorado. La represin es salvaje y al fin estos han de ceder. Los nuevos retos de Mother Jones son en California y despus en Alabama, en cuya industria textil nios y nias trabajaban desde los seis aos doce horas al da con mquinas complicadas que a veces los amputan o matan. Lo mismo puede ver en Carolina del Sur. Despus vuelve al norte; en las minas de carbn de Pittsburgh, a pesar de las reformas aprobadas, todava trabajan nios en diversos puestos.

Mother Jones siempre tuvo un gran inters en los acontecimientos que se desarrollaban en Mxico por esa poca. Visit el pas en 1901 y 1911, y apoy decididamente la liberacin de los revolucionarios mexicanos encarcelados en los Estados Unidos. Entre 1912 y 1913 los mineros de Virginia occidental se ponen en huelga contra la esclavitud en la que viven, pagados con vales de empresa que slo les permiten subsistir muy precariamente. Mother Jones acude a organizarlos; la represin es dursima y los hombres mueren para que otros puedan ser libres, pero el conflicto concluye con una relativa victoria de los trabajadores. Como siempre, se demuestra que resulta esencial informar a la opinin pblica de los atropellos. En 1913 en Arizona con los mineros del cobre, la situacin se resolvi gracias a la mediacin del gobernador Hunt, un caso de humanidad raro en su gnero.

Todava en 1913, Mother va a Colorado cuando se recrudece all el conflicto de los mineros de carbn. Es encarcelada varios meses y luego desde Mxico trata de frenar la contratacin de esquiroles. De vuelta en Colorado en enero de 1914 conoce las atrocidades de Rockefeller y sus sicarios. El 19 de abril, se produce la masacre de Ludlow, donde se usan ametralladoras contra los mineros y sus familias. Con actos divulgando estos hechos por todo el pas se consigui conmover a la opinin pblica, pero la huelga fue derrotada. A partir de 1918, la victoria en la guerra mundial en nada aprovecha a los trabajadores. En 1919, la gran huelga del acero en Pensilvania y Ohio es un nuevo descalabro. La situacin es tan extrema que en Kansas se llega a prohibir las huelgas. Los aos 20 ven una disminucin del nmero de conflictos. Mother Jones lamenta que esa es una poca en que los dirigentes obreros abandonaron la entrega y rectitud heroica de los primeros tiempos para convertirse en una suerte de intermediarios agasajados por el poder y traidores a su clase. Su autobiografa fue publicada en 1925, cinco aos antes de su fallecimiento en Maryland.

En la introduccin del libro, los editores no olvidan mencionar algunas de las contradicciones de Mother Jones, no apoyando, por ejemplo, a las sufragistas o confiando de una forma que podramos tildar de ingenua en los principios constitucionales de los Estados Unidos, sin que parezca que llegara a atisbar el rol fundamentalmente represivo del estado en la dinmica de las clases. Leer esta Autobiografa, que entusiasm a Trotsky, es recordar los rasgos de la explotacin terrible que caracterizaba las primeras etapas del capitalismo industrial, y adentrarse en la personalidad de una mujer que lo entreg todo en su lucha contra ella. Su mentalidad est contenida entera en la respuesta que dio cuando le preguntaron si le pareca prudente acudir a un distrito de Colorado donde los organizadores sindicales estaban amenazados de muerte: No es prudente, pero es necesario.

El papel esencial de la educacin era una obsesin para ella, y en las horas de ocio siempre estimulaba a todos a la lectura. En un momento de su Autobiografa apostrofa as a algunos de sus seguidores: Muchachos, escuchadme. En vez de ir a las salas de billar o de juego, subid a la montaa y leed este libro (Se refiere a Merry England del ingls Rober Blatchford). Sentaos bajo un rbol, escuchad a los pjaros y aprended de esas pequeas criaturas emplumadas que no se explotan entre s, ni se traicionan el uno al otro ni ponen a sus pequeos a cavar en busca de gusanos antes de tiempo. Escuchadlos cantar mientras trabajan. Lo mejor que podis hacer es maldecir y fumar.

Blog del autor: http://www.jesusaller.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter