Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-11-2018

La exportacin occidental a frica es la homofobia, no la homosexualidad
La caza de brujas antigay, protege realmente los valores africanos?

Tafi Mhaka
Al Jazeera

Traduccin del ingls para Rebelin de Carlos Riba Garca



Un refugiado proveniente de Uganda posa para la fotgrafa mientras marcha con el Grupo de tareas de apoyo al asilo de LGTB durante la marcha del orgullo gay en Boston, Massachusetts, el 8 de junio de 2013 (foto de Jessica Rinaldi, Reuters)

El 29 de octubre, Paul Makonda, alcalde de la mayor ciudad de Tanzania, Dar-es-Salaam, anunci que haba creado una unidad antigay para cazar a los sospechosos de ser homosexuales. Makonda es un ferviente cristiano y estrecho colaborador del presidente John Mugufuli, un tradicionalista que cree que hasta las vacas rechazan la homosexualidad.

Cinco das despus de que Makonda anunciara su cacera de brujas contra los gays con titulares en los medios locales, el gobierno tanzano se distanci de l declarando que la ofensiva del alcalde no forma parte de la poltica oficial. Sin embargo, el tardo intento de denunciar las medidas de Makonda difcilmente ponga fin a la brutal campaa de larga data de Mugufuli contra la homosexualidad y las personas gay, lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGTBI).

Tanzania no es el nico pas africano que en los ltimos tiempos han emprendido campaas de hostigamiento a las comunidades LGTBI. En estos aos, Egipto, Kenia y Malawi tambin lo han hecho. La homosexualidad es ilegal en 34 pases de frica, y delito pasible de ser castigado en Mauritania, Sudn, Niger y Somalia.

Es frecuente que los lderes africanos mencionen la cultura y el cristianismo como razones para prohibir la homosexualidad. Yowei Museveni, presidente de Uganda, dijo que los gays eran asquerosos y que la homosexualidad era una importacin occidental. El vicepresidente de Kenia, William Ruto, tambin expres pblicamente su rechazo de la comunidad LGTBI diciendo: En nuestra sociedad no permitiremos la homosexualidad porque viola nuestras creencias religiosas y culturales.

Jugando a la poltica con medidas propias de la poca colonial

Pero, es la homosexualidad ciertamente una importacin de Occidente como declara Museveni? Y la represin violenta de la comunidad LGTBI, refleja realmente los valores africanos?

Una investigacin exhaustiva de las prcticas sexuales en frica demuestra que las relaciones homosexuales han sido lo corriente desde mucho tiempo antes de la llegada de las potencias coloniales. Estos estudios muestran que los africanos como la gente de todo el mundo siempre han tenido una variedad de sexualidades y de identidades sexuales. Por otra parte, la investigacin seala que la homosexualidad no solo fue practicada sino tambin aceptada como normal por las comunidades del sur de frica.

En realidad, muchas de las leyes contra la homosexualidad presentes hoy en frica fueron promulgadas por los gobiernos coloniales y apoyadas por la creciente influencia de la Iglesia catlica y el evangelismo protestante; lo mismo pas con la interpretacin cada vez ms conservadora y rgida del Islam.

Ms recientemente ha habido un extraordinario recrudecimiento del misionerismo y un significativo aumento de la cantidad de iglesias pentecostales en toda frica. Lamentablemente, la mayor parte de las iglesias pentecostales y tradicionales fomentan una lectura fundamentalista de la Biblia que rechaza la homosexualidad.

Con los aos, mientras las organizaciones religiosas conseguan enorme popularidad, los lderes religiosos acumularon tambin una importante influencia entre los polticos. Respaldados por millones de fieles seguidores, se convirtieron en influyentes y fuertes operadores en Ghana, Nigeria, Uganda, Zambia y Zimbabwe.

En un continente afectado por una extrema pobreza, por la desigualdad econmica y por muy cuestionados procesos electorales, los encargados de la formulacin de las polticas se lanzaron sobre la posibilidad de satisfacer su inters personal y conseguir popularidad mediante el sencillo recurso de alinearse con valores y movimientos religiosos populares. Esto permiti que los lderes religiosos africanos influyeran eficazmente las agendas conservadoras, entre ellas las que propugnaban polticas antigay. Estas presiones antigay estn particularmente extendidas en Kenya y Uganda.

Mientras los lderes religiosos utilizaron su influencia sobre los polticos para hacer avanzar an ms sus proyectos anti-LGTBI, los polticos recurrieron a polticas y discursos antigay para ocultar sus defectos y hacer que sus mtodos intolerantes y antidemocrticos resultaran ms aceptables a sus profundamente religiosos votantes. Por ejemplo, la prolongada, sangrienta y drstica persecucin del disenso poltico de Museveni se ha producido juntamente con una importante supresin de los derechos de la comunidad LGTBI, lo que le ayud a sostener el apoyo de los lderes religiosos ms prominentes del pas y sus seguidores.

Centrndose en las comunidades LGTBI y falseando su sexualidad mediante sugerencias religiosas de ridcula locura e inmoralidad, los lderes africanos intentan desviar la atencin de sus propios defectos y delitos polticos. Y, vendiendo el mito de que la homosexualidad es una construccin occidental, estn tratando de fortalecer la creencia de que los occidentales estn detrs de rodos los problemas de frica, incluyendo los desastres econmicos nacionales.

El patriotismo es el ltimo refugio de un poltico africano fracasado

Los polticos africanos intentan a menudo someter y controlar a las personas carentes de un medio de vida decente promoviendo falsos valores religiosos y nacionalistas que les brindan una identidad y una nocin de comunidad con las que se sienten orgullosas y cmodas.

Comunidades desprovistas de una voz decisiva en asuntos polticos importantes por gobernantes despticos pueden ser engaadas con una falsa sensacin de control y poder cuando son alentadas a etiquetar y a avergonzar a algunas personas declaradas diferentes e inmorales.

Se trata de una estrategia poltica endeble, extraviada y retorcida, pero funciona. Esas narrativas nosotros contra ellos, en general basadas en lecturas distorsionadas de la historia, las enseanzas religiosas y los valores culturales permiten que los lderes religiosos manipulen y dominen a las masas desfavorecidas.

Pero la homofobia y la maliciosa y discriminatoria dinmica social que ella promueve nada tiene que ver con frica. Es lo opuesto a nuestra forma de vivir y cultura africanas.

Ya es tiempo de que frica adopte distintas identidades sexuales y prcticas sexuales de un modo renovado, maduro y progresista. El ex arzobispo anglicano Desmond Tutu, un apasionado defensor de los derechos LGTBI y los humanos en general, un icono del anti-apartheid, seal durante mucho tiempo el camino correcto cuando conden a los grupos eclesisticos que utilizaban la religin para justificar la violencia antigay y la discriminacin.

Yo no admirara a un Dios homofbico; es as como lo siento desde lo ms profundo de m, deca Tutu.

Los africanos deberan seguir el ejemplo del arzobispo.

Tafi Mhaka es comentarista social y poltico; reside en Johannesburgo, Sudfrica.

Fuente: http://www.aljazeera.com/indepth/opinion/anti-gay-witch-hunts-protecting-african-values-181106105153386.html

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, al traductor y Rebelin como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter