Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-11-2018

El control israel del rea C: desarrollo para la resistencia

Ahmed al Etrash
Al Shabaka


Desde que se form el actual gabinete israel en 2015 las iniciativas de Israel para reforzar su control sobre Cisjordania no tienen precedentes. El ao pasado, por ejemplo, se present el mayor nmero de licitaciones para la construccin de asentamientos israeles: ms de 3.100 propuestas gubernamentales para la construccin de viviendas. Sin embargo, esto no es nuevo. Cinco dcadas de ocupacin israel y particularmente la firma de los Acuerdos de Oslo en 1993 han permitido a Israel continuar la colonizacin de tierras palestinas y truncar y a la vez dislocar el desarrollo palestino.

En ninguna parte es ms evidente que en el rea C. Controlada por Israel segn los Acuerdos de Oslo, representa ms del 60% de Cisjordania. Israel la ha desarrollado deliberadamente para sus propios fines bsicamente mediante la construccin de asentamientos e infraestructura militar.

Aunque los palestinos consideran que su propio desarrollo es un instrumento de resistencia frente a la poltica de expansin de Israel en Cisjordania, no han podido llevar a cabo ningn programa eficaz que ponga en jaque a Israel. Y no es de extraar: el desarrollo bajo la ocupacin es casi imposible. No obstante, los palestinos podemos trabajar en colaboracin para satisfacer nuestras necesidades actuales sin perjuicio de nuestros derechos, incluido el derecho al desarrollo de un futuro Estado palestino.

Este artculo analiza cmo los palestinos pueden capitalizar y resistir an ms la geopoltica del desarrollo actual centrndose en el rea C. Traza la historia del rea, examina de qu formas se impide el desarrollo palestino en beneficio de los colonos israeles, y ofrece estrategias para que los palestinos propongan proyectos de desarrollo que sirvan a las generaciones venideras.

La historia del rea C

Como es bien sabido, los Acuerdos de Oslo que comenzaron a firmarse en 1993 crearon las reas A, B y C en 1995, y determinaron que el control del rea A lo asumiera la Autoridad Palestina (AP) y que Israel y la AP se repartieran el control del rea B. Aunque la AP es tericamente responsable de la vida civil en el rea C, incluida la educacin y la salud, las autoridades israeles ejercen pleno control sobre la seguridad y la administracin, lo que incluye su planificacin y desarrollo.

Esta situacin deba ser temporal. Segn Oslo, todas las reas deberan haber estado completamente asignadas a los palestinos en 1998 pero este acuerdo nunca se materializ y toda Cisjordania ha seguido ocupada por Israel.

El derecho internacional humanitario define a los palestinos como una poblacin protegida y a Israel como una potencia ocupante que, como tal, tiene prohibido realizar cambios permanentes y est obligada a proteger el status quo previo [a la ocupacin]. Sin embargo, los bloques de asentamientos, en constante crecimiento, son todo menos temporales. El rea C alberga  actualmente solo un 6% de palestinos cisjordanos, lo que se traduce aproximadamente en 300 mil palestinos frente a ms de 340 mil colonos israeles. Ms de 20 mil palestinos residentes en el rea C pertenecen a comunidades beduinas y de pastores que viven predominantemente en tiendas de campaa, chabolas de metal y cuevas.

Las autoridades israeles han impedido el desarrollo palestino del rea C y de gran parte del resto de Cisjordania aplicando rdenes militares. Prohiben a los palestinos registrar la [propiedad de la] tierra o construir en ella y prohben los comits de planificacin locales y de distrito. En consecuencia, se excluye a los palestinos de participar en los procesos que orientan el desarrollo espacial mientras Israel sigue confiscando la tierra para supuestos servicios pblicos, como carreteras para uso exclusivo de los judos israeles.

Solo un 30% de la tierra del rea C est destinada al desarrollo de los palestinos. El 70% restante est clasificado como zonas militares cerradas prohibidas a los palestinos a menos que obtengan permisos especiales de las autoridades israeles. Estas estrictas restricciones al desarrollo espacial de los palestinos han seguido intensificndose a pesar de que sin el rea C no se podra concebir un Estado palestino. De hecho, el rea C posee valiosos recursos naturales y un rico patrimonio cultural adems de contener la mayor parte del rea disponible para el desarrollo espacial de un futuro Estado palestino.

Aquellos que se aferran al proceso de paz que dio lugar a la creacin del rea C siguen ocultando lo que ocurre sobre el terreno: las polticas y prcticas israeles que crean condiciones similares al apartheid. Una aproximacin crtica al rea C confirma que el proyecto israel no es ni temporal ni accidental es decir, el de una ocupacin militar sino que conforma un sistema colonial y tnico permanente, el resultado de la ideologa y prctica sionistas que aspira a establecer un Estado exclusivamente judo desde el ro Jordn hasta el mar Mediterrneo.

La lgica del control de Israel as lo demuestra; incluye un sistema de identificacin, carreteras de circunvalacin israeles, controles militares, la aplicacin de sistemas legales diferenciados a palestinos y a colonos israeles en el Territorio Palestino Ocupado (TPO), el monopolio israel sobre los recursos naturales palestinos adems del muro de separacin, todo lo cual se viene manteniendo en violacin del derecho internacional.

Como resultado, cualquier posible desarrollo palestino se reprime mediante demoliciones, prohibiendo construcciones palestinas y tambin a travs de la cooperacin hdrica entre Israel y la AP. Hay que aadir adems que hay proyectos internacionales de desarrollo y asistencia que perjudican ms que fomentan los intereses palestinos.

Desarrollo reprimido

Destruccin y confinamiento israeles

En el rea C estn pendientes de ejecucin ms de 12.500 rdenes de demolicin israeles que afectan a unas 13.000 estructuras palestinas. Para hacer frente a estas rdenes, los palestinos han elaborado 116 proyectos que beneficiaran a 132.000 palestinos de 128 comunidades. Los planes incluyen la construccin de viviendas y servicios sociales bsicos, incluidas escuelas y centros de atencin mdica. A pesar de cumplir con la normativa internacional, la Administracin Civil Israel (ICA) que segn Oslo administra la gestin de la planificacin y zonificacin del rea C ha aprobado nicamente cinco de los 102 proyectos presentados; otros 99 siguen estancados desde hace ms de 18 meses en discusiones tcnicas. De 2009 a 2013, y de entre 2 mil instancias, solo se concedieron 34 permisos de construccin para palestinos en el rea C.

Obviamente, as es imposible desarrollar la infraestructura bsica de la comunidad palestina. Por ejemplo, el rea C afronta una grave insuficiencia de aulas y escuelas primarias comunitarias palestinas, lo que repercute en el acceso de los nios, y sobretodo de las nias, a la educacin. Esas mismas restricciones en el rea C obstaculizan tambin la expansin natural de las ciudades y los centros urbanos hacia las aldeas rurales. La comunidad internacional dio respaldo a la agenda de desarrollo incluida en los planes [palestinos], y aunque se ha conseguido alguna infraestructura social bsica, la brecha de desarrollo sigue siendo enorme.

En relacin con esto, hay que tener en cuenta que la densidad de poblacin palestina en las reas urbanizadas del rea C es un 250% ms alta que la de los colonos israeles. Este contraste, que pone de manifiesto la gran diferencia en el acceso al espacio vital y a los recursos, es an mayor cuando se comparan las densidades de poblacin de las reas asignadas para el desarrollo es decir, aquellas a las que se refieren los proyectos presentados por los palestinos en respuesta a las restricciones impuestas por la poltica israel. La densidad de poblacin palestina a la que afectan estos planes palestinos es casi un 600% ms alta que la densidad de los colonos israeles, beneficiarios de los planes de los asentamientos israeles.

Adems, esta densidad de poblacin palestina es mucho mayor que la densidad aprobada en los planes para las reas A y B. La alta densidad planificada para el rea C est asociada a un espacio muy reducido para que aumente la poblacin, carente de servicios bsicos y de desarrollo agrcola o de cualquier otro medio de desarrollo econmico. La restriccin del desarrollo de las comunidades palestinas del rea C fuerza la migracin palestina a los centros urbanos y comunidades de las reas A y B, lo que forma parte del objetivo israel de despoblar el rea C de poblacin palestina.

La cooperacin israelo-palestina

La cooperacin israelo-palestina en el rea C es cualquier cosa menos inocua. Por ejemplo, en enero de 2017 la AP e Israel declararon que se reanudaba la cooperacin en materia de agua tras un parntesis de seis aos. El Comit Conjunto Israelo-Palestino para el Agua emanado de Oslo llevaba sin reunirse desde 2010, cuando la Autoridad Palestina del Agua se neg a continuar otorgando aprobaciones para proyectos de infraestructuras relacionados con el abastecimiento de agua a los asentamientos israeles dentro del rea C.

El nuevo acuerdo que han aprobado ambas partes otorga a las comunidades palestinas del rea C el derecho de conexin a la red de agua sin solicitar permiso a Israel, pero no aborda los proyectos palestinos para extraer ms agua de los pozos, mejorarlos o perforar otros nuevos. Asimismo permite a los israeles construir infraestructuras hdricas y oleoductos sin requisito de aprobacin de la parte palestina, una prctica que Israel ha seguido ejerciendo todo el tiempo a pesar del parntesis en materia de cooperacin sobre agua.

Fundamentalmente, el acuerdo evita abordar las profundas desigualdades en materia de agua que ya quedaron patentes desde los Acuerdos de Oslo. Los colonos israeles, por ejemplo, consumen ms de cuatro veces lo que consumen los palestinos en Cisjordania, incluida el rea C, mientras que las depauperadas familias palestinas gastan hasta una quinta parte de sus salarios en agua. Adems, las autoridades israeles no solo prohiben a los palestinos el acceso a sus propias tierras y recursos hdricos sino que destruyen sus infraestructuras, entre ellas las del agua.

El desarrollo del agua en el rea C es casi imposible para los palestinos. Construir una pequea tubera de abastecimiento para alguna comunidad palestina implica hacerlo en medio de los grandes conductos y redes de agua construidos por Israel para beneficio de los asentamientos, que siguen en constante expansin.

Complicidad internacional

Los proyectos internacionales concebidos para y con las comunidades palestinas en el rea C y en asociacin con la AP son otra demostracin de cmo se limita el desarrollo espacial. Israel ha utilizado estas iniciativas como herramienta para fortalecer su control sobre Cisjordania, Jerusaln y sus alrededores.

Por ejemplo, las autoridades israeles aprobaron una red de carreteras regionales rehabilitadas o construidas para los palestinos con el apoyo de la comunidad internacional porque benefician a los colonos israeles en Cisjordania. Estas carreteras palestinas, adems, complementan las carreteras creadas por Israel para unir los asentamientos israeles en Cisjordania con Israel y aislar a las comunidades palestinas. Esto repercute gravemente no solo en lo que respecta al derecho palestino a la libre circulacin; dichas infraestructuras socavan tambin otros derechos palestinos como el de la prctica de culto y el derecho a la educacin al obligarlos a viajar utilizando rutas ms largas y costosas.

Adems, los programas humanitarios de emergencia y asistencia han anulado las intervenciones a favor del desarrollo de Cisjordania, particularmente en el rea C. Las supuestas necesidades de seguridad de Israel han hecho que los palestinos dependan de los donantes internacionales, y las decisiones ms relevantes han ido quedando fuera de sus manos.

Estas polticas desarrolladas bajo el marco de [la solucin de] dos Estados, solo permiten a los palestinos que viven en el rea C sobrevivir . Sobrevivir osea, simplemente existir es imprescindible para salvaguardar la solucin de dos Estados. Pero mientras que los palestinos encuentran formas de ser resilientes bajo las inmensas presiones e incertidumbres que caracterizan el contexto de desarrollo en el rea C, estn cada vez ms en precario.

Un ejemplo es el pueblo de Susiya, al sur de Hebrn. Los 340 residentes de Susiya, que se ganan la vida principalmente de pastorear ovejas, se han resistido a las prcticas israeles desde que se estableci en sus tierras el asentamiento israel llamado Susiya en 1983. En 1986, la ACI inform a los residentes palestinos de Susiya que su pueblo haba sido expropiado para fines pblicos y los militares israeles los expulsaron de sus hogares. Las familias instalaron sus refugios cerca. La ACI los volvi a expulsar en 2001.

Hoy Susiya contina sobreviviendo principalmente a travs de la intervencin humanitaria y la asistencia internacional. Los residentes de la aldea han desarrollado planes para el futuro, como el Plan maestro 2013. La ACI ha rechazado la aprobacin del plan que garantizara a los residentes seguridad y acceso al suministro de agua por tuberas. En cambio, ha emitido decenas de rdenes de demolicin. Los colonos israeles impiden el acceso de los aldeanos a sus tierras agrcolas con acciones cuya violencia est documentada.

Qu podemos hacer los palestinos?

Para que los palestinos podamos asegurar nuestra tierras y nuestros derechos debemos promover el desarrollo del rea C con intervenciones que den respuesta a las prcticas de la ocupacin israel. Tales estrategias deben ir ms all de la asistencia y de meras iniciativas de desarrollo.

Preservar

En primer lugar, los palestinos deben mantener su presencia actual. La sociedad civil palestina, la AP y los donantes deben hallar frmulas para que las comunidades palestinas del rea C, incluidas las comunidades beduinas y de pastoreo, sigan creciendo y trabajando en sus tierras. Estos grupos tienen derechos estipulados en virtud del derecho internacional humanitario para utilizar los recursos naturales de la tierra sin poner en peligro su seguridad y mantener sus propiedades y sus lazos histricos con la tierra, as como sus valores culturales.

La capacidad de amparar a estas comunidades puede fortalecerse asimismo por el mantenimiento intencional del parentesco y de las conexiones econmicas con los palestinos en las reas A, B y C. Por ejemplo, las autoridades palestinas competentes pueden garantizar que los grandes municipios de las reas A y B brinden servicios vitales a las zonas rurales del rea C.

La sociedad civil palestina tambin puede apoyar el mantenimiento de la presencia palestina en Cisjordania creando o apoyando la creacin de mapas de dominio pblico que incluyan a todas las comunidades palestinas.

Legislacin

La AP debe deshacerse de leyes y marcos regulatorios arcaicos y fomentar el crecimiento de las comunidades palestinas. Las polticas obsoletas deben ser reemplazadas por marcos que reafirmen los derechos humanos y la participacin inclusiva. Por ejemplo, una nueva ley de construccin y planificacin palestina que reemplace las normativas de construccin y planificacin vigentes desde el Mandato britnico (dcada de 1940) y de la administracin jordana (dcada de 1960). Son leyes que ya no sirven a los desafos palestinos sobre el terreno. Una nueva legislacin debe tener como objetivo garantizar mejores procesos de participacin pblica y, por lo tanto, la propiedad local de los planes y de los proyectos especialmente en el rea C.

La AP tambin debera alentar la cooperacin y el trabajo de desarrollo en las comunidades palestinas de las reas A, B y C a fin de impulsar el crecimiento econmico territorial. Por ejemplo, podra apoyar y crear unidades administrativas ms grandes que abarquen a las reas, como consejos de servicios y municipios conjuntos.

Descolonizacin

Los palestinos deben crear asimismo planes de descolonizacin para el rea C. El Plan Espacial Nacional respaldado por Europa para el Estado de Palestina de 2009 incluye una visin de desarrollo para el rea C conocida como Previsin de Palestina 2025- 2050. El documento capta un amplio marco de perspectivas para siete sectores principales: economa, desarrollo urbano, infraestructura, demografa, relaciones internacionales, servicios y recursos naturales. La AP debe finalizar y adoptar la visin de desarrollo espacial como plan oficial que ofrezca procedimientos especficos sobre cmo tratar los asentamientos israeles en el rea C. Por ejemplo, todos los palestinos interesados, incluidos los refugiados de la dispora, podran desarrollar en colaboracin un manual sobre cmo abordar los asentamientos israeles. Las directrices determinaran a qu sectores se asignaran los asentamientos en caso de un Estado palestino, como la agricultura o la industria. Estos sectores determinaran el destino de los asentamientos: la demolicin o la conversin.

Los palestinos y sus aliados tambin deben seguir facilitando la Campaa Boicot, Desinversin y Sanciones (BDS) y trabajar con organizaciones internacionales para luchar por el derecho de los palestinos a desarrollar el rea C . Los socios de desarrollo y multilaterales, incluidas las Naciones Unidas, deberan apoyar dicho desarrollo promiviendo la construccin a gran escala en el rea C siguiendo los parmetros de la solucin de dos Estados.

Los pasos propuestos anteriormente no pueden generar un desarrollo palestino sostenible, pero pueden ayudar a revertir la ocupacin militar israel en el rea C y ms all. Al adoptar estas y otras medidas, la sociedad civil palestina y los lderes polticos deben tomar el desarrollo en sus propias manos a travs de planes que respondan a las necesidades de las personas y los mantengan en sus tierras para desafiar los planes coloniales de Israel.

Ahmad al Atrash, palestino, miembro de Al Shabaka. Es planificador espacial y especialista en desarrollo urbano. Tiene una amplia experiencia de trabajo con grupos de expertos, instituciones acadmicas, ONG y agencias de Naciones Unidas en cuestiones relacionadas con la planificacin geopoltica y estratgica, la reforma de la gobernanza, la resiliencia y el desarrollo sostenible en el contexto palestino. Ahmad es doctor en Planificacin Espacial por la Universidad TU-Dortmund en Alemania.

Fuente: https://al-shabaka.org/commentaries/israels-stranglehold-on-area-c-development-as-resistance/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter