Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-11-2018

Cmo hacer orgnico el socialismo? Una obligatoria respuesta

Miguel Alejandro Hayes
Rebelin


Nadie me consult para cambiar el ttulo con que originalmente se public mi artculo, as pas de "Qu capitalismo y qu socialismo" a "Se olvida la cuestin tan elemental". A qu responde eso?

He sido, en poco tiempo, parte de algunos debates en este mundo de los blogs, como con el profesor marxista argentino Rolando Astarita, la muy admirada por m Alina Lpez e incluso con mi amigo Yassel A. Padrn. Al intercambiar con estos, comprend la necesidad de que el proceso fuera respetuoso, an ms, entre camaradas. Por eso me promet no caer en responder ninguna lnea que vaya ms all del cuestionamiento de las ideas, de los argumentos.

Me gustan los debates serios, no las querellas que asaltan a quien expone, o como gusta decir: que matan (intentan matar) al mensajero, y no al mensaje. De ah, que a quien me ha acusado hasta hoy, ni respondo, ni responder.

Al leer esta atinada respuesta ("Meter las manos antes que pase a otras ligas") a mi comentario en forma de artculo al texto de Luis Emilio Aybar, me pareci -y digo me pareci- que haba surgido un pretendido debate hermenutico. Como es una disciplina que respeto y admiro mucho, y veo que se trata de eso, entonces intentar ignorar -aunque de seguro no lo logre- todo lo que me pareci que eran insinuaciones, para ir a la parte ms seria. Considero necesario escribir esto que aqu expondr.

No dejo de pensar en la relacin de Marx con los hermanos Bauer. Satricas lneas de La ideologa alemana, estaban dirigidas a esos compaeros de lucha con pluma armada, con los cuales l discrepaba.

De la misma manera escribi su Miseria de la Filosofa dedicada a un hombre que haba empeado su vida a la lucha revolucionaria, pero este no entenda los sealamientos de Marx, y no tard en tildarlo de "gusano del socialismo".

Al recordar eso, veo a un revolucionario que quiz asumi que el ejercicio de la transformacin social deba ser el que le fuera orgnico a este deseado proceso. Por eso escribi El Capital, un libro para entender -y si se quiere intentar- cambiar al capitalismo.

De la misma manera, inspirado en l -claro est, con capacidades muy inferiores- considero que la prctica siempre responde a una teora (Lenin insisti sobre ello), por eso, intento pensar a qu lgicas responden stas. Si estoy en desacuerdo, en un ejercicio de responsabilidad, expreso lo que pienso, lo que incluye el cuestionamiento tambin a la prctica terica.

Pero comprendo lo difcil que es escapar de un modelo estalinista -sin ofender-. Es decir, asumir un dilogo, un debate respetuoso, sin caer en el pensamiento de cmo se atreve?; de creerse superior, de lanzar acusaciones o intentos de descrdito sobre el supuesto oponente -como pueden ser poner en duda su integridad ideolgica o su preparacin-.

Juro que entiendo el condicionamiento histrico de ese fenmeno, vaya, s que es objetivo. As que hago algunas aclaraciones -con el espritu conciliador- el que critica, y acepta crticas, el que prefiere mejorar reconociendo errores, el que prefiere ser til, aunque sea a partir de reconocerlos, que sumirse en un atalaya de arrogancia. S que no soy el nico que piensa as, y que el puente estar tendido.

Comienzo diciendo que ciertamente, los textos generan mltiples interpretaciones, tal y como seal Eco y otros tantos que han estudiado eso, as que las sospechas de la diversidad de lecturas: ms que confirmadas.

Me disculpo -al parecer es necesario- por mis interpretaciones al texto de Luis Emilio. Confieso no haber dedicado tiempo suficiente a hacer un anlisis hermenutico de este, por lo que la intencionalidad del autor escap de m.

Tal vez, la ausencia de la exgesis, sumado a conversiones sostenidas con Luis en algunas ocasiones, condicionaron mi interpretacin Qu puedo hacer con ello? Espero que no sea trascendente mi crtica a Luis Emilio. Porque, era una crtica a Luis Emilio, no? S que algunos lo vieron as.

Tal vez, el hecho de que no comprend a Luis, indica que puede ocurrir lo mismo con mi texto. Al remitirse a este ltimo, se aprecia la referencia a que es algo sobre un texto de Luis Emilio, no abiertamente una crtica al artculo O yo dije que s? Se entendi eso? Me pregunto, tras la respuesta que intenta defenderlo (a sus ideas de las mas).

En mi equivocada interpretacin, me pareci que Luis Emilio comprenda los peligros de la privatizacin, de la propiedad privada. Cosa que a mi entender se resuma en la frase que utilizo como punto de partida. Sobre esto: no se trata de una descontextualizacin. Todo marxista sabe que las relaciones se cosifican, entonces todas las determinaciones (caractersticas, puntos, ideas) del texto las cosifiqu en esa forma que es la frase que uso. Qu tome equivocadamente eso como "centro" del texto? No lo niego, mi lectura cambi el "centro" del discurso de Luis, si as se quiere ver desde un enfoque estructuralista.

Pero sabemos de la crtica al estructuralismo, que una estructura puede tener muchos centros interpretativos, as que hall que todo lo planteado por Luis tributaba a un problema mayor, asociado a la construccin del socialismo. Y como s que los revolucionarios no discutimos sobre la propiedad por discutir, sino para la construccin de esa sociedad, mi reflexin iba dirigida al socialismo y el capitalismo, ya que despus de todo, las posturas respecto a una propiedad u otra, son determinadas por una concepcin de socialismo y capitalismo. Eso creo yo. Sobre todo, y no lo digo por Luis Emilio, porque por ah predomina mucho la idea de que la propiedad social -perdn, el papel y el discurso poltico, porque la propiedad implica posesin, decisin, enajenacin- es socialismo, y la propiedad privada es el capitalismo. Por eso apunt hacia all mi texto.

El objetivo? Estaba claro para m, era enriquecer el debate, pensar sobre lo que interpret del texto, es decir, sobre una idea que deriv de este y no sobre el texto propiamente.

Aclaro, -y debo ser obvio para evitar confusiones-, tomo como punto de partida una idea de Luis Emilio que advierto equivocadamente que est presente en todo el texto, la muestro como frase, y a partir de ella expongo cuestiones que creo que esta esconde, y lo que considero que es la causa primaria de todo ello: lo que se piensa por capitalismo. Sin embargo, como cada cual interpreta a su manera, evidentemente no se vio as. Solo bast leer un nombre para que pareciera un ataque a este.

Consecuentemente, como yo soy el autor de mi texto (comentarios), aclaro algunas de las interpretaciones hechas a l.

Lo primero, y le llam tambin la atencin a un amigo que ley la respuesta a mi comentario, es que yo haga paso a lectura "sistmica y general de la batalla entre socialismo y capitalismo". Cuestin, que como autor de mi texto aseguro, que es una mala interpretacin, no solo de m, sino de la dialctica como mtodo. Siempre he rechazado la discusin entre capitalismo y socialismo, porque honestamente me parece un debate sin sentido, -o, mejor dicho- mal llevado, que termina por convertirse en la defensa de dos identidades bastante mal ideologizadas. Cosa que la dialctica, esa que llevo no como discurso para plazas o para caer en gracia, sino como ciencia, rechaza -la dialctica rechaza las identidades-.

Adems de lo poco consecuente de pensar esa batalla, ya que la evolucin del capitalismo, de una sociedad capitalista, conduce a otra sociedad socialista (no hablo de signo poltico, ni de discurso, ni de Corea). Como mencion, expongo algunas ideas -muy, pero muy generales- del capitalismo y del socialismo. Por otro lado, me pareca natural que en lo ms profundo del texto de Luis haba esa defensa del socialismo, y una oposicin al capitalismo. Porque me imagino que la idea de que el que debe concentrar es el pueblo, es en bien del socialismo, -al menos es el nico trasfondo que me parece coherente-, y ms en Luis, una persona abiertamente -por suerte- anticapitalista.

Tambin, se hace mencin a los puntos en comn entre lo que planteamos Luis Emilio y yo. La incomprensin en cuanto a cmo, a pesar de las similitudes (ausencia de distancias), yo desato mi crtica -est justamente- en no conocer el espritu y la dimensin de esta (la crtica).

Solo pensando que escrib una crtica a Luis Emilio, puede escapar de la comprensin el hecho que, a pesar de las similitudes, la haya hecho. Por el contrario, si se pensara que es solo unos comentarios -y crticas- alrededor de una idea (malinterpretada, si as se prefiere), se entendera la razn de existencia de mi texto.

Por si fuera poco, me llama la atencin lo qu se entiende por crtica. Como hice una, se buscan las distancias, una oposicin o igualdad total a Luis Emilio, ya que este es el pensamiento oculto -la lgica oculta- detrs de cuestionarse cmo -o por qu- lo critico a pesar de todo lo comn, de cmo me opondr a sus ideas a pesar de las mencionadas similitudes.

Tambin pens que la nocin del ser parmenideo de -se es o no se es- en ciertos sectores, ya haban comprendido su atraso -atraso como lgica- No se podr estar de acuerdo con mucho y con algo, considerado esencial no? Pens que esas nociones de crtica ya se haban superado. La ma, y al parecer debo aclararlo, iba solo sobre lo que malentend que se deca del socialismo respecto al capitalismo.

O yo dije que estaba en contra de Luis Emilio (o de sus ideas)? O tena que empezar diciendo que estaba de acuerdo con todo lo que dice Luis Emilio excepto con la idea que desarroll? Existen algunas reglas para participar libremente en el debate y yo no me he enterado, o ser que ya lleg el burocratismo y hay una serie de pasos para ganarse la autorizacin para escribir tomando como punto de partida un texto de otro? Pido informacin, despus de todo, soy nuevo en las redes.

Imagino que lo anterior me permita entender por qu no se le encuentra un "centro" a mi texto: evidentemente se estn buscando en l cosas que no tiene, es decir una crtica a Luis Emilio(a sus ideas). Y como las premisas de investigacin determinan el resultado, la premisa -leerlo como una crtica metafsica a Luis Emilio- genera muchas incomprensiones. Pero ya dije, que la culpa es de un modelo de dilogo heredado y objetivo, y de algunas nociones.

El hecho de no notar un centro en mi estructura, indica que esta no es reflejo de un principio exterior; que solo es un reflejo de s misma y que puede as entenderse como un encadenamiento de una idea que una conduce a la otra -que no es otra cosa que la relacin de unas ideas con otras-.

Reconozco mi impericia como escritor, sin embargo, pensaba, que ms que entender un "centro" en mi comentario (cosa sin relevancia) quedaran ideas para pensar sobre la sociedad que queremos -ejemplo, la necesaria organicidad y lgica ascendente del socialismo an no lograda-, despus de todo, era un texto para reflexionar. O alguien esperaba un curso de economa poltica del capitalismo y otro del socialismo en 5 pginas? Yo no explicaba nada, solo expona a modo comentario.

Por cierto, cuidado con los centros, estos son la gran deficiencia del estructuralismo, que conducen a lo que sus crticos le llamaran la metafsica de la presencialidad o los que intentamos trabajar desde la dialctica: los problemas de la ontologa -de decir: "esto es"-. Y ya va siendo hora de que el pensamiento revolucionario latinoamericano trascienda los marcos de ese estructuralismo, que, aunque no se hayan enterado muchos, no escapa del dogmatismo del que tanto se hua (Si hay duda, ser para un prximo artculo que haga, o puedo sugerir bibliografa, que hay gente que sabe mucho de eso, y ser mucho mejor).

Hay tambin un sealamiento a mi texto-comentario que me llam la atencin. Y como es casi el nico sealamiento directo a lo que digo, no me queda de otra que comentar. Es la idea de que no est planteado el dilema de la izquierda. Una vez ms, asum cosas. En la dialctica, la contradiccin se lleva dentro, es decir, lleva en s su contrario; del ser, la nada; del bien, el mal -aclaro que esto es al pensamiento, a la abstraccin, no a la existencia concreta-. De ah que el dilema del ser es: ser o no ser (no hablo de Shakespeare). Entonces el dilema de echarle la culpa a otro encierra en s su contrario, que es echarse la culpa a uno mismo. Pens que ese tipo de cuestiones ya eran conocidas y no haca falta aclararlas.

Como casi todo gira alrededor de mi interpretacin equivocada de lo que le, y ya creo que aclar la intencin y la "difusa lgica" de mis comentarios, me parece que puedo pasar a otras cuestiones que bordean el debate.

Cuando en un correo supe de una posible respuesta a lo que escrib, me imaginaba un intercambio fuerte de economa poltica -no la de manual-, sino esa que comprende la dimensin cultural del hombre, esa que no se deja atrapar por la divisin de economa, estado y sociedad. Despus de todo, s que us par de ideas que van contra la estndar enseanza de la economa poltica en nuestras universidades, an presa en las jaulas del manual -me consta-, y que s por comentarios que recib, que poda resultar contrasentido a muchos. Pero como vi, no pudo ser as. No debatimos qu entender por socialismo, no s por qu (digo debatir porque hay mucho escrito sobre ello, preferentemente de cubanos).

Sobre Luis Emilio y las ligas, la pertenencia a ciertas ligas, niveles intelectuales o qu s yo que se insina ah, creo que cada cual aporta desde lo que sabe, y eso hice yo. Nadie est por encima, aunque es vlido reconocer la pericia de Monreal en asuntos econmicos y un poco ms (es un elogio s, no se le saque la ensima pata).

No creo que tenga mucho ms que aportar, considero que el resto son cosas que interpret como insinuaciones, pero de seguro fue solo eso, que as lo interpret. Solo que, sobre la publicacin de post que he escrito, me alegro que La Tizza lo haya hecho antes sobre esas mismas cuestiones (a Freud le pas lo mismo con Nietzsche, y nadie se ha quejado), me contenta mucho esa celeridad revolucionaria, que por otro lado tambin me indica lo comprometido de su discurso y la sincrona entre revolucionarios de manera espontnea. Tratar de leer La Tizza, para evitar repetir ideas, que me imagino que era esa la intencionalidad de mencionar que he publicado temas en fechas posteriores a ese foro, porque a nadie se le puede ocurrir pensar -me imagino- que posee derecho de autor o se le copiar el hecho de darse cuenta de problemticas, que en nuestra sociedad se debaten en aulas, pasillos, centros de trabajo y que son casi el agua tibia en ciertos crculos.

A Luis Emilio, una vez ms recordarle -reiterarle las disculpas por no comprender su texto- y por no comenzar aclarando la intencionalidad de mi comentario en su cuerpo. Recordar que pretenda (re)insertar o (re)impulsar los problemas que consideraba implcitos en el debate constitucional, y que parecen pertinentes dentro de las fuerzas revolucionarias, sobre todo porque -por lo que he estudiado de los debates econmicos (enfoques sistmicos, no economicistas) en Cuba- he notado errores (que no los defin yo como errores) como la confusin del capitalismo con el mercado, de la forma mercantil de las relaciones con su contenido capitalista, y de las interpretaciones mecanicistas de esto que resultan en que matar al mercado es matar al capitalismo, cosas que muestran la ausencia de Marx, de economa poltica (sobre todo seccin primera de El Capital) y que le son muy tiles al capitalismo, y qu a veces me preocupan, porque la subordinacin de una ciencia a una clase no solo va a ser determinada por el bur donde est sentado quien la hace, sino por la lgica que este reproduce. Por eso, abord ligeramente esas cuestiones.

Lamento haberme tenido que extender en escribir esto, en dedicarle par de horas a organizar algo que parece salirse del marco de un debate revolucionario, y de la cual no estoy orgulloso. Me temo que dej de ser un pretendido debate hermenutico, y paso a otras ligas, a unas de querellas narcisistas. Pero el inicio de un camino, seala una ruta, y lo que estimul estas lneas conduca aqu.

Espero no tener que dedicar ms espacio a esto, con la cantidad de cosas importantes sobre las cuales discutir y debatir. Me dej llevar, lo reconozco. Quiz esto pase a otras ligas, yo s creo que sean peores, a las del ego, y las que pierden de vista lo ms importante.

Ignorar que esto conduzca al dilema de responder (o no responder, su contraparte). Confo en la racionalidad, en el mejoramiento humano y en el buen deseo de no dividir. Propongo volver a la cuestin de la empresa estatal socialista, la burocracia y los mecanismos de desigualdad que nos estn surgiendo. Prefiero que pensemos -como me sugirieron- en cmo hacer orgnico el socialismo, que es mucho ms necesario. Al menos, eso har yo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter