Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-11-2018

Un fiscal en la picota pblica

Carlos Meneses Reyes
Rebelin


En noveln entretejido el Fiscal General Nstor Humberto Martnez Neira sale mal librado. Se sabe que, siendo asesor jurdico y representante judicial del Grupo Aval, grab a su amigo Jorge Pizano y en un nada coloquial cruce de palabrotas y lenguaje lumpesco y soez se hace conocedor y receptor de situaciones ad-Valorem, que rien con lo penal. Para Pizano las coimas de Odebrecht fueron a parar al Clan Char, en el festn del juego electorero en el que el partido poltico del Fiscal- Cambio Radical- afianza su poder. Surge una supuesta ruta de cosas acomodando situaciones del entonces abogado litigante, quien dos aos despus sin reato de conciencia asume la Direccin del ente investigador judicial del escndalo de la multinacional brasilera. Coloca como palabras del fallecido Pizano que dizque mencion que Luis Carlos Sarmiento Angulo era una vctima, sobreentendindose que el multimillonario es el representante del consorcio de empresas que lidera el grupo de presin econmico y financiero AVAL y que con el principio de societas delinquiere non potest: las sociedades no delinquen y responden las actuaciones de sus representantes, se pretenda diluir una tipificacin penal. Fuentes tambin suministradas por el occiso Jorge Pizano, a la periodista Mara Jimena Dussan, expresan que l deca: me tiembla el pulso y me van a matar me volv incmodo para el Grupo Aval. Menciona el apremio del exilio. Explicable atar cabos que la retro direccin del Fiscal General -actuando para entonces como un particular- en sealar una victima (Don Luis Carlos Sarmiento Angulo) traiga como efecto ocultar la mano peluda de otros directivos, de peso especfico de poder en ese consorcio, que aturden a cualquier analista o sabueso investigador, en el mtodo de induccin que su mente recrea, dadas las huellas y circunstancias en la reconstruccin de esas muertes debido a los vestigios de falta de fe pblica que las mismas generan y son objeto de esta atpica reflexin.

El Procurador General aduce: El principio de transparencia se ha puesto en duda en la presente actuacin, debido al fallecimiento de alguno de los testigos y familiar cercano, lo cual se est investigando, y al cuestionamiento por presuntas relaciones profesionales anteriores que afectaran el criterio del actual Fiscal General de la Nacin, Nstor Humberto Martnez.

El modus operandi del Fiscal General como persona o individuo conocido, es decir, ciudadano en ejercicio, antes de ostentar ese cargo oficial, establece una pauta de comportamiento al alentar a la fuente de denuncia de un ilcito penal de si debe continuar indagando sobre lo anmalo penal y le aconseja: No. Quieto o estese quieto o algo parecido. Y ante el conocimiento de un universo de hechos que configuran la potencialidad de actos punibles, argumenta para un pas de cafres, menospreciando al cuerpo de abogados(as) estudiantes de derecho y docentes acadmicos de las disciplinas jurdicas que como l no haba detectado las irregularidades ni adelantado una investigacin al respecto; as tambin que lo dicho por Pizano era solo indicios, no daba cumplimiento al Artculo 67. Cdigo de Procedimiento penal. Deber de denunciar. Toda persona debe denunciar a la autoridad los delitos de cuya comisin tenga conocimiento y que deban investigarse de oficio.

Expliquemos: La comisin de un delito obedece a actuacin de una conducta. A la accin de cometer. Esa planificacin por cometer o realizar un delito es el objeto de investigacin para analizar esa conducta, no el supuesto de un hecho. El indicio demuestra la existencia de algo. Por ende, la realizacin de una accin (expresin de conducta o en el caso analizado un delito) implica el deber de denunciar. Como ciudadano, el actual Fiscal no lo hizo; descartndose el sigilo profesional, como enuncian las grabaciones. Causa coraje juris es la viveza del Fiscal de negarle al indicio un elemento de conducta. Quiz ese gesto brusco pretenda limitar al indicio como medio mecnico de prueba y no como seal de hechos que lleva a conocer lo oculto.

De otro lado, el remolino por las muertes de Jorge Pizano y la de su hijodos das despus, llevan al imaginario popular a la reconstruccin en la mente de circunstancias ms all de los indicios. Se sabe que el seor Jorge Pizano es encontrado muerto en el bao de su casa. Que su hijo asiste a su funeral desde Barcelona, entra al estudio de su padre, ve una botella con agua en el escritorio, ingiere su contenido; exclama que le sabe a feo y fallece. El lquido de la botella contiene cianuro. Se establece una relacin de con causalidad entre la muerte del padre, recrendose que se levanta de su escritorio y se dirige al bao y la llegada del hijo, al mismo lugar de la escena, donde encuentra la botella con agua y con la naturalidad de la confianza manifiesta, apura su lquido que le sabe a feo. El inicio de la investigacin de la causa de la muerte de Jorge Pizano por parte de la Fiscala sobre el presupuesto de un infarto se desvirta haca la de un suicidio y/o envenenamiento. El resultado de exmenes de Medicina Legal hecho pblico determina que la causa de esa muerte fue un infarto (). Medicina Legal no es un ente autnomo depende de la Fiscala. Su director fue ratificado en el nombramiento por el cuestionado Fiscal General. Al albur de la privatizacin de la justicia, ese dictamen no se origina en equipos o laboratorios de la Medicina Forense oficial- ni de la Universidad Nacional, por ejemplo- sino en dos laboratorios privados contratistas a tales efectos. Sobre la carga de falta de credibilidad publica y afectacin a la Fe Publica que generan las andanzas del Fiscal General, explicable el riesgo advocatus, a averiguarse, que esos contratistas hagan parte o tengan relacin de intereses con el conglomerado o consorcio de empresas de AVAL.

As que, por favor, no se ofenda a la inteligencia popular. Existe abundancia de coincidencias como la de agregar que el ente investigador, Fiscala, encuentra das despus un tarro o frasco de cianuro, en el lavadero de la casa de habitacin de los Pizano. Sin desconocer el dolor de esa familia por la tragedia, ese hogar es escena de crimen, perdi la sensacin de seguridad y calma para esa atribulada familia. Ha debido ser desalojado por las autoridades forenses y de investigacin penal para que no fuera manipulado el escenario de dos muertes que tienen un lenguaje de seas a gritos de dos crmenes.

Una cosa es declarse impedido y otra lo imperioso de la renuncia.

Cero y van tres: ni renuncia el Procurador luego destituido y tambin premiado; tampoco los magistrados Pretelt y Malo; ni la alcaldesa cuestionada; o el ministro de los bonos de agua, que rumia en el olvido por este escndalo suscitado. No en la Colombia corrupta nadie renuncia. Ah! Eso s saben hacer uso del tejemaneje santanderista de las inhabilidades o declararse impedidos, o en buscar caducidades para continuar con la sartn por el mango.

Actualmente el Fiscal General se ha declarado impedido para conocer de las investigaciones sobre el escndalo Odebrecht y es tanta la carga de conciencia para la Vicefiscal que se abstiene de asumir la investigacin y permite que el presidente Duque entre en accin al pedir a la Corte Suprema de Justicia que designe una terna para un Fiscal ad hoc. Que ser para ese caso; pero no para las dos cuestionadas muertes, ni lo que sobre venga a la omisin al deber de renunciar y /o a otros asuntillos pendientes

Pero que solucin existe entonces que no sea diferente a que el movimiento popular y en particular las asociaciones de juristas, los colegios y asociaciones de abogados, los empleados judiciales en asonal judicial exijan la renuncia del actual Fiscal General de Colombia.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter