Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-11-2018

La nueva lectura de Marx de Michael Heinrich (III)

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Toca hoy comentar la presentacin de MH a la primera edicin alemana de su libro: Kritik der politischen konomie. Eine Einfhrung (Crtica de la economa poltica. Una introduccin). Est fechada en 2004, como la primera edicin del ensayo, las pginas 11-16 de la edicin castellana de Guillermo Escolar con traduccin y presentacin, recuerdo de nuevo, de Carlos Ruiz Sanjun.

La protesta vuelve a tener lugar. Con estas palabras abre MH su prlogo. El autor alemn se refiere, bsicamente, a los movimientos de crtica la globalizacin capitalista (Seatlle, 1999; Gnova, 2001). Al mismo tiempo, seala con esperanzado optimismo, las discusiones sobre las consecuencias destructivas de un capitalismo desenfrenado han ido mas all de los tradicionales crculos de izquierda.

Una breve mirada retrospectiva nos muestra, en su opinin, que lo sealado no era algo evidente en aquel entonces.

A comienzos de los aos 90, tras el colapso de la Unin Sovitica, pareca que el capitalismo se haba impuesto definitivamente a escala mundial como modelo econmico y social sin alternativa posible. Aunque siempre ha habido muchas posiciones de izquierdas que no vean en el socialismo real sovitico la alternativa deseable al capitalismo, en ese momento tales diferencias ya no parecan importar.

Casi todo el mundo consideraba, recuerda MH, que una sociedad, ms all de la economa de mercado capitalista, era solo una utopa complemente ajena a la realidad, cuando no simplemente una distopa de la que alejarse aos-luz y con total rapidez. En lugar de la protesta, sostiene MH con razn y razones, se impusieron el conformismo y la resignacin (Con excepciones, con admirables excepciones, por supuesto. En nuestro pas, en 1994, Francisco Fernndez Buey hablaba y escriba, en momentos de fuerte oleaje anticomunista y antimarxista, sobre Las virtudes del marxismo. No era fcil, nada fcil).

Sin embargo, en esos aos 90, se puso de manifiesto, en opinin de MH, que el capitalismo, despus de su aparente victoria final, segua acompaado de procesos de crisis, depauperacin y degradacin: Ksovo, Afganistn, Irak han demostrado que las guerras en las que los pases capitalistas desarrollados estn involucrados no son cosa del pasado. Lo que MH llama nuevos movimientos se han hecho cargo de todo esto en formas diversas y lo han transformado en punto de partida crtico. En el transcurso de las discusiones, se han planteado una y otra vez las preguntas fundamentales: preguntas sobre el modo de funcionamiento del capitalismo actual, sobre la conexin entre capitalismo, estado y guerra, y sobre los cambios que son posibles dentro del capitalismo

Lo que MH llama teora de izquierdas ha vuelto a ser importante. Como cualquier accin que tenga com objetivo el cambio social parte de una determinada comprensin de lo existente, la pregunta de cmo funciona el capitalismo no es, sostiene, una cuestin abstracta y acadmica, sino que la respuesta que se le d tiene una relevancia prctica inmediata para todo movimiento de crtica al capitalismo. La tiene sin duda.

Por eso, prosigue, no es sorprendente que en aquel entonces, hace 15 aos, volvieran a tener actualidad grandes proyectos tericos. MH cita los siguientes: Imperio, de Antonio Negri y Michael Hardt; La era de la informacin de Manuel Castells (manifestar sorpresa es decir poco ante esta inclusin), o, particularmente en Alemania, Schwarzbuch des Kapitalismus [El libro negro del capitalismo], de Robert Kurz (1943-2012), un libro que, salvo error por mi parte, sigue sin estar traducido al castellano [1]. En los tres libros citados, diversos de contenido y con perspectivas tambin diferentes, se recurre en mayor o menor medida a categoras marxianas: en parte se las utiliza para analizar el desarrollo presente y en parte se las critica como obsoletas. Sin embargo, en opinin muy crtica de nuestro autor:

Los tres libros mencionados tienen en comn, si bien de modo diferente, una utilizacin muy superficial de las categoras marxianas, que aparecen a menudo como meros ornamentos tericos. Una confrontacin con el original es conveniente no solo para criticar tales superficialidades, sino tambin porque El capital, escrito hace ms de cien aos [ahora ms de 150 aos], es ms actual en muchos sentidos que algunas obras escritas recientemente y presentadas con gran ostentacin.

Cuando uno empieza a leer El capital (el traductor, generalmente, escribe capital con maysculas, mejor en minsculas en mi opinin). Tropieza con algunas dificultades. Precisamente al comienzo, el texto no siempre resulta fcil de entender. La extensin de los tres libros tiene tambin un efecto disuasorio. Sin embargo, MH llama la atencin sobre ello, no hay que conformarse con la lectura del primer libro (en la traduccin para OME de Manuel Sacristn, los volmenes 40 y 41). La razn por la que no vale quedarse en este primer libro, el editado por Marx:

Marx expone su objeto a distintos niveles de abstraccin, que se presuponen y complementan unos a otros, solo al final del libro tercero se puede entender plenamente la teora del valor trabajo y del plusvalor tratada en el libro I.

De hecho, lo que uno cree saber tras la lectura aislada del libro primero no solo es incompleto son tambin equivoco [la cursiva es ma]. Conviene retener esta observacin del autor.

Tampoco se entiende fcilmente la pretensin de El capital que se expresa en el subttulo (y que Marx, nos recuerda MH, utiliza tambin como caracterizacin de la totalidad de su proyecto cientfico: crtica de la economa poltica).

En el siglo XIX se designada como economa poltica lo que actualmente llamamos ciencia econmica. Pero, esta es una de las tesis centrales de MH:

Lo que Marx indica con la denominacin crtica de la economa poltica es que no se trata solo de una nueva exposicin de la economa poltica, sino de una crtica fundamental a la totalidad de la ciencia econmica anterior: para Marx se trata de una revolucin cientfica y claro est que con una intencin poltica y social.

Conviene retener el concepto revolucin cientfica. Veremos qu tipo de revolucin terica abon Marx en opinin de MH.

A pesar de lo sealado, el autor alemn sostiene que hay que abordar la lectura de El capital. Su Introduccin no pretende reemplazar esa lectura, pretende ofrecer una orientacin [2].

Otro consejo de lectura para su libro: no se trata solo de confrontarse con alguno nuevo sino tambin de examinar lo supuestamente conocido y evidente: la precomprensin que se forma automticamente a travs de la escuela y de los medios de comunicacin, a travs de las conservaciones y discusiones, tiene que ser cuestionada crticamente. Cuidado con ella, cuidmonos de ella.

MH da cuenta del contenido del libro (hemos hablado de este punto en la entrega anterior, la segunda), apunta una observacin sobre la forma de escribir en alemn en lo relativo al gnero y agradece la ayuda recibida de diversas personas.

El traductor del libro toma la palabra y escribe a continuacin un prlogo: La nueva lectura de Marx, pp. 19-42. Hablamos de l la semana que viene.

 

Notas

(1) Una entrevista con el autor en https://www.exit-online.org/textanz1.php?tabelle=transnationales&index=2&posnr=102&backtext1=text1.php

(2) MH refiere en una nota a pie de pgina que un comentario detallado del libro primero que toma en consideracin cada uno de los captulos se encuentra en un libro de Altvater y otros autores publicado en Alemania en 1999. No est traducido. En cambio, en su introduccin, se trata solo del contexto general de la argumentacin de Marx, si bien tomando en consideracin los tres libros de El capital.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter