Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-11-2018

Qu se puede esperar de la Cumbre del G20?

Julio C. Gambina
Rebelin


Recordemos que el G20 emergi como Cumbre de Presidentes en medio de la crisis mundial capitalista de 2007/08, montada sobre una estructura global gestada desde 1999 entre responsables de la poltica econmica y financiera, la que estaba abocada entonces a tratar los problemas del endeudamiento endmico de algunos pases.

Esa es la razn primigenia de la inclusin desde el origen de los pases latinoamericanos: Argentina, Brasil y Mxico. No integran el G20 por ser parte de los pases ms grandes por su produccin o actividad econmica, sino por ser grandes deudores, ayer y hoy.

De todos modos, el G20 como Cumbre Presidencial incluye la ampliacin del consenso a la hegemona disputada de EEUU en el G7 (EEUU, Inglaterra, Alemania, Francia, Italia, Japn y Canad) a la que se suman los emergentes, especialmente China, que en rigor es la potencia que hoy concreta la disputa por la hegemona del sistema mundial. No solo da cuenta de ello la capacidad productiva, de relaciones comerciales y financieras de China con el mundo, sino las alianzas que despliega.

Esta semana, China junto a la Unin Europea demandaron ante la OMC a EEUU por las restricciones arancelarias a la comercializacin del acero. Adems, hay que destacar la alianza de China con Rusia y ms all, con Irn y otras potencias con capacidad de intervencin en el sistema mundial desde ciertas y relativas ventajas en la produccin petrolera o en sus capacidades defensivas/ofensivas del punto de vista militar.

Como podemos observar, los problemas son diversos en el sistema mundial contemporneo, expresados en la disputa por la hegemona, en el mbito econmico, poltico, militares e incluso cultural. Lo que est en juego es quien dirige los destinos del mundo. Es un tema que afecta a toda la humanidad.

EEUU decret la guerra comercial a China y el gigante asitico responde al nivel de la agresin y con iniciativa mundial por instalar su moneda en la disputa global. La mundializacin del yuan acta contra la hegemona del dlar en el sistema monetario. El despliegue militar de China y sus aliados contienen las agresiones imperialistas en diversos territorios amenazados desde Washington, sean Siria, Venezuela o cualquier punto de inters estratgico para EEUU.

Con la cumbre bonaerense del G20 en pocos das, difcilmente pueda avanzarse en resolver estas contradicciones del sistema mundial, e incluso, est en dudas cualquier acuerdo global que suponga alguna declaracin pblica ms all de los parmetros del lenguaje profesional y anodino de la diplomacia internacional.

Igualmente, para el gobierno de la Argentina resulta atractivo codearse con el poder gubernamental del mundo para imaginar atraccin de inversiones que sustenten el funcionamiento del capitalismo local. Es lo que vienen logrando con la asistencia financiera del FMI por 57.000 millones de dlares y la ampliacin del crdito chino (swap) en unos 19.000 millones de dlares.

Sin asistencia financiera no puede sustentarse la estrategia macrista para el funcionamiento del capitalismo local, que favorece la fuga de capitales de la clase dominante.

Contra Cumbre de los NO y de los SI

Sin perjuicio de las tensiones en el poder mundial y la estrategia del gobierno Macri, destacar la diversa presencia crtica durante la semana de accin contra el G20 y el FMI entre el 25/11 y el 1/12; donde sobresalen las actividades de las diferentes redes de movimientos sociales, la Cumbre Popular con su cierre formato festival en las puertas del Congreso de la Argentina y la movilizacin popular del 30/12.

A contramano del secretismo oficioso en el G20, el movimiento popular coincide en las consignas crticas al G20 y al FMI por lo que representan sus estrategias para el conjunto de la sociedad popular, es decir, todo aquello que est ms all del 1%, o siendo generoso, del 20% de mayores ingresos, los que concentran lo principal en la apropiacin del producto social del trabajo.

La articulacin diversa en la movilizacin argentina o en otras ciudades del mundo expresan el NO a una agenda que solo favorece a las grandes empresas transnacionales y que se evidencia en las demandas de reformas previsionales y laborales. Lo central de la agenda de los monopolios y del poder mundial apunta a la quita de derechos de trabajadoras y trabajadores para favorecer y recuperar capacidad de produccin de ganancias y su acumulacin para la mayor dominacin en el mbito global.

El NO sigue constituyendo el centro de la articulacin popular, aunque en el camino aparecen algunos SI que necesitan extenderse para transformare en programa generalizado del imaginario para una sociedad alternativa al orden capitalista.

Destaca en ese plano de los SI la lucha por la soberana alimentaria, esencial en cualquier proyecto emancipador que se proponga un proyecto alternativo. El primer desafo de cualquier intento de liberacin nacional y social debe resolver la condicin de posibilidad para alimentar a la poblacin. Solo desde all puede sustentarse a largo plazo un proceso liberador.

En el mismo camino acta la soberana energtica, ya que los hidrocarburos constituyen desde ms de un siglo el principal insumo de la produccin contempornea. La dominacin del petrleo, el gas, la energa es la base del conflicto territorial hegemnico que hoy despliegan las potencias dominantes del sistema mundial. Por eso es fundamental recuperar el sentido de la produccin y el consumo energtico para un proceso de independencia y liberacin nacional y social.

La soberana financiera constituye un tercer eslabn en la construccin de los SI de los pueblos. Superar la dependencia financiera y la lgica subordinada que supone la integracin al sistema financiero mundial con los organismos internacionales a la cabeza del mismo. El FMI y el Banco Mundial son parte dirigente de una lgica financiera y especulativa internacional que sustenta la dominacin monopolista y transnacional en nuestro tiempo.

Todo lo dicho supone al mismo tiempo la lucha por los derechos a la educacin o la salud entre muchos, ya que la educacin pblica y gratuita puede sustentar el aliento a la formacin tcnico profesional para la independencia tecno cientfica para sustentar nuevos y alternativos modelos productivos y de desarrollo. Ni hablar de la salud pblica gratuita que asegure el disfrute de la mayor expectativa de vida de la poblacin contempornea, a contramano de las tendencias privatizadoras subordinadas a la lgica de la ganancia.

Esto es lo que se debate en el G20 de Buenos Aires entre el 30/11 y el 1/12, con una agenda del poder atravesada por las tensiones en la disputa del poder mundial, lo que se conjuga con la dinmica popular en confrontacin contra el poder, ms all de sus propias internas. La articulacin popular, aun con proyectos polticos ideolgicos y culturales diferenciados es la base para pasar de los NO compartidos a los SI en construccin y a profundizarlos como resultado de la experiencia de organizacin y lucha del movimiento popular.

Con el programa desplegado en los das previos a la Cumbre presidencial y en su desarrollo se juegan dos estrategias.

Una resulta del poder mundial, incierta y con variadas tensiones. La otra se juega en el campo de las organizaciones populares, confluyendo en los NO al G20 y al FMI, a la agenda de liberalizacin, a la dependencia, etc.

La cuestin de fondo en la agenda de los de abajo pasa por los SI sealados y lgicamente ensayando una mejor respuesta tctica y estratgica para el objetivo de transformacin social ms all y en contra del capitalismo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter