Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-11-2018

Sobre el derecho de autodeterminacin, la soberana, la independencia y la confederacin

Sugarra Argitalpena


Con frecuencia, se suele atribuir la paternidad del Derecho de Autodeterminacin al Presidente de EEUU Thomas Woodrow Wilson (1856-1924), que ocup el cargo entre 1913 y 1921 y que, cuando an no haba finalizado la Primera Guerra Mundial, expuso sus famosos catorce puntos en un mensaje dirigido al Congreso (9 de enero de 1918) desarrollando sus conceptos sobre poltica internacional, en base a la autodeterminacin de los pueblos.

Lo cierto es que V. I. Lenin, el creador del partido bolchevique y mximo dirigente de la Revolucin de Octubre de 1917, desarroll este concepto, popularizndolo como consigna revolucionaria, al menos en siete de sus obras (artculos, libros, etc.) publicadas entre 1913 y 1916. Pero esta es una cuestin que los idelogos burgueses tratan de ocultar deliberadamente.

Desde el punto de vista del Derecho Internacional Pblico, el Derecho de Autodeterminacin de los Pueblos (en adelante DAD) ha sido recogido en dos pactos internacionales: El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Polticos (Resolucin 2200 A (XXI) de 16 de diciembre de 1966; y el Pacto Internacional de Derechos Econmicos, Sociales y Culturales (Resolucin 2200 A (XXI) de 16 de diciembre de 1966.

Paradjicamente, ambos Tratados fueron incorporados al derecho interno cuando el Estado espaol los firm y ratific, y posteriormente public oficialmente en el BOE (n 103, de 30 de abril de 1977) segn establece el art. 96.1 de la CE [1].

En SUGARRA consideramos que el Derecho de Autodeterminacin, es un derecho inalienable de todos los pueblos. Quienes niegan su validez jurdica universal, argumentando que nicamente es aplicable a los territorios coloniales y dependientes, olvidan dos cosas:

Primera.- Que en las dos ltimas dcadas y media, en Europa han surgido 16 nuevos Estados, prcticamente la mayora de ellos como consecuencia de la disolucin de las antigua URSS y la Repblica Federal de Yugoslavia y que la mayora de ellos se independizaron haciendo uso de un DAD que tenan reconocido.

En el caso de Montenegro, el referndum de autodeterminacin se celebr (21-05-2006) contando con la aprobacin de la UE. Y en el de Kosovo, fue producto de una declaracin unilateral de independencia (17-02-2008) efectuada por el Parlamento de Kosovo, alentada por EEUU y la UE y reconocida su validez por la Corte Internacional de Justicia (22-07-2010), que declar que no contravena el derecho internacional ni la Resolucin 1244 del Consejo de Seguridad de la ONU. En este ltimo caso, el nuevo Estado de Kosovo fue reconocido por 22 de los 27 miembros de la UE.

Ninguno de estos nuevos Estados haba tenido anteriormente a su independencia la categora de colonia.

Segunda.- Que en los pases capitalistas desarrollados tambin han tenido lugar referndums de autodeterminacin, aunque su resultado no haya tenido como consecuencia el surgimiento de un nuevo Estado. Tal es el caso de Quebec, donde hasta la fecha se han celebrado dos referndums, uno el 20 de mayo de 1980 y otro el 30 de octubre de 1995. Y, adems, est el caso de Escocia, donde tuvo lugar un referndum pactado el 18 de septiembre de 2014.

Adems, tambin hay que decir que en la propia UE, el Estado de Dinamarca, reconoce el DAD de Groenlandia en el Estatuto de autonoma de este territorio (Acta de Autogobierno de Groenlandia Captulo 8. Aptdo. 21-, recogido en el Acta n 473 de 12 de junio de 2009) [2].

Por ltimo queremos decir que, desde nuestro punto de vista, el DAD no tiene un carcter fungible, es decir que no se agota con un solo ejercicio, sino que es indefinido. Ello es as porque, con el paso del tiempo, se podran ir modificando las condiciones que hicieron posible un tipo de posicionamiento y debido a ello, las nuevas condiciones que se pudieran ir creando o simplemente el cambio de opinin o de percepcin social, podran requerir un nuevo tipo de status, diferente del anterior.

La soberana

Podramos definirla como la capacidad para adoptar decisiones. Bajo el capitalismo, la soberana reside, formalmente, en el pueblo. Pero es nicamente la clase dominante, una minora de la sociedad, la que realmente posee la capacidad para tomar las decisiones e imponrselas a la mayora, es decir, a la clase obrera y al pueblo trabajador.

La soberana nacional ha de residir, verdaderamente, en el pueblo y de ste deben dimanar todos los poderes del Estado , que ser la expresin y, al mismo tiempo, la garanta, de la soberana nacional. Pero, qu tipo de Estado necesitamos para ello? Ahora es cuando debemos entrar a analizar la naturaleza, es decir, el carcter de clase del Estado.

Un Estado capitalista, aunque fuese formalmente independiente, no garantizara verdadera y efectivamente la soberana nacional pues, en la prctica, estara sometido a mltiples condicionamientos y presiones, tanto por parte de las grandes empresas multinacionales como de los organismos econmicos internacionales (la UE, la OCDE, el FMI o el BM); o polticos, como el Consejo de Europa, o militares como la OTAN.

En definitiva que necesitamos de un Estado de nuevo tipo, un Estado cuya naturaleza, cuyo carcter de clase, le hagan ms impermeable, ms resistente, a toda esa serie de maniobras y coacciones econmicas, polticas y/o militares. Un Estado que sea un instrumento en manos de la clase obrera y el pueblo trabajador para llevar a cabo la construccin nacional y la transformacin social en Euskal Herria. Y esas funciones, esas tareas, slo las puede desarrollar un Estado Socialista Vasco.

La independencia

No podemos asegurar de antemano si en el proceso revolucionario vasco llegar un momento en que debamos pronunciarnos inequvocamente a favor de la independencia de Euskal Herria. Pero lo que s es cierto es que, al menos, podemos afirmar desde ahora que no somos contrarios a ella.

Como hemos dicho antes, una independencia formal, bajo un Estado capitalista, en realidad, sera una forma ms sutil de encubrir una dependencia real y efectiva. Por ello, necesitamos disponer de un Estado propio de carcter socialista. Un Estado que no podemos asegurar, de antemano, si habra de seguir una andadura independiente o por el contrario, si se diesen unas condiciones apropiadas para ello, ese Estado Socialista Vasco pudiera llegar a establecer una relacin de tipo confederal con otros rganos de poder revolucionario surgidos en otros pueblos o naciones.

La confederacin

En principio, desde SUGARRA rechazamos una solucin federal a la opresin que sufren las distintas naciones que hoy forman parte, por la fuerza, del Estado espaol. Y ello porque dicha solucin constituira un mero lavado de cara del actual Estado de las autonomas. La experiencia histrica nos muestra con toda claridad que en la mayora de los actuales Estados de estructura federal, se est desarrollando un proceso de recentralizacin, con distintos ritmos y por distintas vas, que nos llevan a rechazar dicha falsa solucin.

Sin embargo, en diversas ocasiones hemos manifestado que estaramos abiertos-as a una posible relacin confederal con otros pueblos y naciones, siempre que se respetase escrupulosamente la soberana de Euskal Herria.

Ahora bien, la cuestin de la relacin confederal sobre la que ltimamente se est hablando con cierta frecuencia, implica cuestiones complejas que habra que abordar desde el punto de vista de distintas disciplinas terico-polticas y jurdicas: Teora poltica y Teora del Estado, Derecho Pblico, Derecho Constitucional Comparado, as como el Derecho Internacional Pblico. Es por ello que no hay lugar para simplificaciones hechas a la ligera.

Pero, lo cierto es que, en el mundo acadmico, se ha convertido ya en un lugar comn el considerar que el tema de la confederacin, como forma de organizacin poltica, se sita ms bien en el terreno de las Relaciones Internacionales y del Derecho Internacional pblico que en el de la Teora del Estado y el Derecho Constitucional.

Por nuestra parte, consideramos que se puede concebir la idea de la confederacin desde dos ngulos o perspectivas diferentes. Por una parte, como la fase inicial de un proceso asociativo, de integracin. Tal como ocurri, por ejemplo, en el caso de la formacin de EEUU. Por otra, tambin podramos entenderla como la fase terminal de un proceso disociativo, que sera previa a la plena independencia de sus distintas partes constitutivas.

En el primer caso, estaramos ante una Confederacin de Estados; en el segundo, ante un Estado Confederal. Entre ambos existen similitudes y diferencias que habra que matizar.

La Confederacin de Estados es una figura jurdico-poltica que se entiende como el resultado de un acuerdo o tratado internacional, entre Estados pre-existentes, entre Estados que ya fueran previamente soberanos e independientes y, por tanto, se sita en el mbito del Derecho internacional pblico. Por tanto, la Confederacin de Estados no constituira un sujeto de derecho poltico (interno), es decir que carecera de subjetividad poltica aunque s sera un sujeto de derecho internacional y por tanto, poseera subjetividad internacional.

Por otra parte, el Estado confederal podra surgir de un pacto constituyente realizado entre distintos pueblos o naciones de un Estado en descomposicin, como consecuencia de un proceso revolucionario y democrtico nacional. Un Estado de este tipo, se situara en el mbito del Derecho poltico o constitucional. Sera consecuencia de un proceso de transformacin (destruccin) y confederalizacin del Estado hasta entonces existente. El nuevo Estado que surgiera de ese proceso, s constituira un sujeto de derecho poltico (interno) y, al mismo tiempo, tambin sera un sujeto de derecho internacional. Es decir que un Estado Confederal poseera tanto subjetividad poltica como subjetividad internacional.

Pero ahora, resulta un tanto prematuro el tratar sobre estos temas con una mayor profundidad.

Notas

1.- Ver. Dr. Roberto Viciano Pastor. Catedrtico de Derecho Constitucional de la Universidad de Valencia. Constitucin y Derecho de Autodeterminacin (Ponencia. Pgs. 1 y 2): https://docplayer.es/92132467-Constitucion-y-derecho-de-autodeterminacion-1-dr-roberto-viciano-pastor-catedratico-de-derecho-constitucional-universitat-de-valencia.html

2.- Slo disponemos del texto en ingls. La traduccin es nuestra: https://naalakkersuisut.gl/~/media/Nanoq/Files/Attached%20Files/Engelske-tekster/Act%20on%20Greenland.pdf

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter