Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-11-2018

Una cuestin de geometra

Cristbal Len Campos
Rebelin


I

Hace poco ms de un ao, Enrique Pea Nieto, dijo sobre la situacin de alerta social que se viva en el pas, una frase que resume su actuar y pensar durante todo su periodo como presidente, el seor dijo muy tranquilo que: la crisis slo est en sus mentes, refirindose al descontento de la sociedad ante la precariedad de la vida, para despus, continuar con el acostumbrado inocuo discurso de un pas que avanza y que las polticas que se implementaron fueron necesarias, y as otra vez, la fantasa busca apoderarse de la realidad para ocultarla, disfrazar lo que ha sucedido, desacreditar las voces que protestan por la creciente agudizacin de la desesperacin que sufre gran parte de los ciudadanos de este nuestro Mxico. La burla que hasta hoy contina, es adems, reflejo de una profunda crisis que no proviene del pueblo, sino que baja directo de las cpulas del poder envilecido, soberbio e incapaz de ver sus propios pasos y reconocer que hace mucho tiempo se nos ha dirigido al barranco con los ojos vendados por el cinismo imperante que nos ha gobernado.

II

La crisis es muy profunda y an hoy contina, es una crisis de humanidad y de las formas tradicionales de representacin social, que ha alcanzado sus lmites, por ello, la sociedad alz la voz para exigir un profundo cambio, una nueva estructura en la que las voces del conjunto social tengan eco real, un nuevo orden que permita la materializacin de las necesidades, una nueva lgica que rompa de una vez y para siempre el viejo esquema de dominacin que opaca a las propias democracias representativas que alguna vez dijeron ser la solucin y hoy son parte de esa agonizante problemtica. Millones de mexicanos han puesto su deseo de superacin de la crisis en la alternativa representada por Andrs Manuel Lpez Obrador, quien en unos das tomar posesin como nuevo presidente de Mxico, marcando lo que pudiera ser un nuevo rumbo real en algunas cuestiones prioritarias, o precipitando la crisis a una agudizacin y sostenible para el sistema imperante. Est an por verse lo que realmente vendr.

III

La delegacin de nuestro ejercicio poltico a los llamados funcionarios pblicos, nos ha alejado del ejercicio de la poltica y ha contribuido a que esta ltima sea entendida como una cuestin electoral, votar parecera as la nica responsabilidad ciudadana, y por tanto, la nica participacin en materia poltica, pero contrario a esta idea, desde dcadas atrs, actores sociales han pugnado por una nueva responsabilidad poltica y social que permita a la sociedad la vigilancia del ejercicio de los gobernantes, desafortunadamente, muy lejos estamos de una realizacin en trminos de la participacin mayoritaria de la sociedad, por ello, cuando se dice con todo lujo de burla que la crisis slo est en sus mentes, a lo que se refiere es al simple hecho de que en la lgica de quienes gobiernan todo lo hecho es correcto, pues mantiene los esquemas estipulados en un sistema que desde el principio mostr sus contradicciones, la crisis mental para los de arriba corresponde a nosotros los de abajo por la obvia circunstancia de que ellos carecen de mentalidad humana. Las consultas que hoy impulsa el gobierno entrante, son un camino que debe fortalecerse, que debe estudiarse y mejorar, son en todo caso, un posible inicio del incremento de la participacin ciudadana en temas y decisiones que hasta hace poco eran nicamente ejercicios de polticos alejados del deseo social. Sin embargo, falta construir las alternativas democrticas de los sectores oprimidos para la verdadera materializacin de sus necesidades.

IV

La mente, la mentalidad, su expresin y conformacin es totalmente contradictoria cuando hablamos de lo que arriba se piensa y abajo se siente. Arriba nunca ha habido crisis, claro que no, ellos comen, visten, viajan, cobran y gastan con lujo a diario y sin remordimiento, abajo por el contrario, se vive con la penuria del pago diario, del alimento para la familia, de la seguridad laboral y de la seguridad social, de la salud y de la sobreexplotacin, de la discriminacin y la marginacin. Arriba no se puede sentir el calor en los pies ni cmo el sol quema los rostros, no se sabe lo que significa madrugar para ir a uno, dos o tres trabajos el mismo da, no se comprende la angustia que viven las mujeres ante la impunidad de la violencia de gnero, la misma que da lugar al feminicidio como un hecho comn en el pas, son incapaces de entender la impotencia que se siente cuando la impunidad nos oprime, cuando los discursos polticos no representan la realidad y cuando se burlan de nosotros al decir que la crisis nicamente est en nuestra mente, podrn saber cmo se vive y siente la crisis si ellos la provocan y no la padecen? El gobierno entrante ha propuesto la austeridad republicana como parte de lo que ha llamado La Cuarta transformacin, una medida posible y sin duda necesaria, pero an estamos lejos de construir una sociedad en la que el principio sea la socializacin de los bienes producidos, pues para ello es necesario romper toda la lgica sistmica de produccin, trabajo y riqueza.

V

La crisis y sus efectos son una cuestin geomtrica, mientras ms arriba menos puede percibirse, mientras ms abajo ms se padece, la palabra pobreza cambia de significado en cada estrato y clase social, los conceptos de democracia, poltica y gobierno se han redefinido con los aos, ahora, las definiciones tradicionales no encuentra su aplicacin a la realidad porque hace tiempo que dejaron de nombrarla, cuando llueve no todo el pas se inunda, cuando hay hambre no todo el pas come, la geometra social genera diferentes significados a una misma realidad, y junto a estas circunstancias, la corrupcin, la impunidad y el cinismo agudizan una crisis que dcadas atrs inici. Una nueva coyuntura se presenta, es tiempo de poner un nuevo orden a la estructura social reivindicando a las clases oprimidas, o presenciaremos los efectos de una crisis anunciada y negada. La estructura social es como una pirmide, arriba son pocos y abajo somos muchos, nosotros sostenemos a quienes nos vulneran, el efecto de la crisis la padecemos por ellos, por tanto, les resulta simple negarla. Ahora bien; Qu pasara si revirtiramos el orden social y comenzara a gobernar la mayora? Diran los que hoy gobiernan que la crisis est en nuestras mentes o comenzaran temerosos a sentirla en las suyas al perder sus prebendas, lujos y el marco de impunidad que los protege?

No podemos iniciar un nuevo orden permitiendo la impunidad y la perpetuando la injusticia, todos quienes han propiciado que el pas viva esta y muchas otras crisis deben ser enjuiciados, los ex presidentes deben pagar por el dao hecho, la justicia debe reinar por fin en Mxico. La crisis es una cuestin de geometra, cambiemos esa geometra, revirtmosla a favor de la mayora y generemos un cambio real en nuestro Mxico.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter