Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-11-2018

Entrevista a Yayo Herrero, Natalia Milln y Mar Osuna
Las economas transformadoras tienen una cita para enredarse

Marcos Rivero Cuadrado
El Salto

Las Economas Transformadoras y ciudadana tienen una cita para enredarse con otros agentes y construir colectivamente un movimiento capaz de transformar el modelo imperante hacia un Desarrollo Humano Sostenible. Conversamos con Yayo Herrero, Natalia Milln y Mar Osuna, quienes abrirn este Encuentro Internacional de Economas Transformadoras.


Cartel Economias Transformadoras

Qu es una Economa Transformadora desde una perspectiva ecofeminista?

Yayo: Solemos decir que una economa transformadora es una economa que pone en el centro la vida, es decir, que se articula entorno a la prioridad de sostener las condiciones de vida de la gente y por tanto se vincula directamente con las necesidades de las personas, es una economa que se organiza estableciendo como prioridad garantizar que todas las necesidades bsicas de todas las personas se cubran y adems garantizarlo en el marco de un planeta que tiene lmites fsicos y sus propias dinmicas.

Qu papel juega la Economa Social y Solidaria dentro de las Economas Transformadoras?

Mar: La Economa Social y Solidaria (ESS) recoge una trayectoria comn de dcadas en la creacin de otros modelos econmicos alternativos al sistema capitalista, neoliberal, patriarcal, neocolonial y facista. Su papel colectivo le permite revindicar la cocreacin de otra cosmovisin socioeconmica donde la persona y el medio ambiente sean el centro de las estrategias economas y configurarse como sujeto de incidencia poltica para la necesaria transformacin social que tantos movimientos sociales persiguen.

Una de sus grandes aportaciones sociales, intrnseca a su origen, reside en sus mecanismos para autoorganizarse como una red de redes de colectivos, movimientos y personas en torno a la ESS. As mismo, se ha autodenominado tambin "solidaria" buscando espacios diferenciales con la tradicional Economa Social, a veces, muy identificada con las polticas institucionalistas y sus prcticas polticas oportunistas. Por tanto, la ESS presenta un modelo econmico real alternativo al sistema, representado por redes de iniciativas, proyectos, personas y entidades que recogen dcadas de experimentacin.

Los Objetivos del Desarrollo Sostenible siguen poniendo en el centro al crecimiento econmico y a la industrializacin, aunque sea apellidndolas de sostenible e inclusiva. Las Economas Transformadoras son motor hacia ello o ms bien son su alternativa?

Natalia: Es cierto lo que planteas. La Agenda parte tericamente de un espritu de cuestionamiento al sistema de produccin y consumo, y plantea la insostenibilidad de la forma de vivir de las sociedades ricas. Adems, asume que hay toda una parte social de carencias que tiene que ver con las desigualdades, la falta de acceso a salud y educacin, la violencia y la discriminacin multidimensional que sufrimos las mujeres, la pobreza extrema, etc. Ahora bien, la propia formulacin de la agenda y sus actores, que representan en ltima instancia el poder, exhiben una contradiccin, volviendo a hablar de crecimiento econmico, comercio o de la importancia de las empresas como agentes de desarrollo. Todo esto, sin haber realizado ningn diagnstico sobre cmo se ha impulsado el modelo que ahora se dice que es insostenible, y sin asumir que los actores privados se erigen -en muchos casos, no en todos- como agentes econmicos promotores de este sistema productivo y econmico y, por ende, son fuerzas hegemnicas que se resisten al cambio y lo obstaculizan.

Mi perspectiva es que la ESS no representa una nueva forma de crecimiento, sino que es una alternativa al sistema global que plantea una nueva forma de hacer economa y una nueva forma de relacionarnos, poniendo en el centro la vida y la cooperacin y asumiendo los lmites de nuestros cuerpos e instituciones. No es una forma, por tanto, de promover un sistema de crecimiento ms sostenible sino una alternativa al sistema productivo en que estamos.

Vivimos tiempos de urgencias frente a grandes amenazas como la emergencia de los nuevos fascismos, las guerras por los recursos y el caos climtico En qu pueden contribuir las Economas Transformadoras en este contexto?
Yayo:
En general todo lo que est alrededor de la ESS y las Economas Transformadoras aportan varias cosas. En primer lugar, el hecho de estar situadas en el territorio pues suelen ser iniciativas econmicas que estn colocadas en el territorio y satisfacen las necesidades ms cercanas, lo que me parece importante.

El segundo lugar, son prcticas econmicas que, como en el caso de las cooperativas, sitan el mantenimiento del empleo y del trabajo como prioridad frente a la bsqueda de beneficios, a los que de hecho en muchos casos incluso se renuncia.

Por ltimo, suelen estar centradas en las necesidades de las personas, porque de alguna manera configuran una forma de establecer el trabajo que intenta romper esa fractura entre lo que llamamos produccin y lo que llamamos reproduccin, de tal manera que la propia economa y el propio trabajo se integren de una manera ms armnica en los otros aspectos de la vida. Muchas de estas iniciativas estn situadas al rededor de la alimentacin, otra forma de entender la salud, la cultura, los medios de comunicacin, que directamente son coherentes y ayudan en mayor medida a afrontar los grandes problemas ecolgicos y sociales que atravesamos.

Cules son las principales oportunidades y amenazas que afrontan las Economas Transformadoras en el panorama internacional?

Natalia: La puesta de las Economas Transformadoras (ET) y la ESS por el desarrollo sostenible y por poner en el centro el cuidado de la vida y la cooperacin como base de evolucin encuentra un claro lmite en los poderes hegemnicos; poderes econmicos y polticos que entienden que este sistema les beneficia y quieren por tanto perpetuarlo. Esos poderes tienen la capacidad de construir una narrativa entorno a la idea de que este sistema nos ha permitido salir de la pobreza y mejorar el bienestar de la mayora de la poblacin, marcando la liberalizacin como el camino a seguir. Ese discurso tiene el apoyo de los medios de institucionalizacin (sistemas educativos, universidades, think thank, medios de comunicacin, etc.), por lo que no slo tienen una capacidad econmica y poltica sino de hegemona cultural, lo que supone el limite fundamental para plantear una transformacin del sistema productivo y econmico.

Respecto a las fortalezas yo podra mencionar tres. En primer lugar, ms all de estas narrativas hegemnicas, el proponer un sistema de organizacin social que ponga en el centro la vida es el nico sistema real posible, porque la visin de que se puede crecer indefinidamente es una ficcin, una narrativa que no se puede sostener materialmente. Hago mucho hincapi en el concepto de realismo, porque ms all de la hegemona cultural, la realidad es que, teniendo en cuenta las bases materiales de nuestro planeta y nuestra esencia como seres humanos, no hay otro camino que una transformacin profunda que ponga en el centro del sistema de organizacin social el cuidado de la vida.

En segundo lugar, tambin observo un cambio de conciencia en una parte, an pequea, de la sociedad. El sistema no slo genera polticas econmicas depredadoras e injustas, genera muchsimo sufrimiento en las personas. Yo observo una necesidad colectiva de repensarnos, de promover redes de cooperacin y solidaridad, de cambiar de modelo de vida, de crianza, de relaciones humanas, lo que me parece un elemento bsico para promover una economa alternativa, y aunque, de forma minoritaria, s que hay un avance en la conciencia ciudadana. Esta nueva conciencia que, a mi juicio se abre paso, plantea la necesidad de cambiar de paradigma, de promover la cooperacin, las redes solidarias y una forma de vivir ms sana, afectuosa y sostenible en armona con la naturaleza.

Por ltimo, esta conciencia ha dado lugar a formas de movilizacin poltica en forma de movimientos de todo tipo que surgen de la sociedad civil y que pretenden construir una sociedad diferente. Es decir, tambin hay una movilizacin poltica fundamental que promueve estos valores y surge, como un actor de contrapoder en este mundo globalizado.

Qu propuestas plantea la Economa Social y Solidaria y las Economas Transformadoras frente a los retos globales actuales?

Mar: Son propuestas econmicas y relacionales alternativas que necesitan visualizarse desde miradas rupturistas del sistema extractivista y heteropatriarcal, como alternativa real a las propuestas cclicas reformistas del sistema capitalista, que slo han reinventado nuevas formas de apropiacin de nuestras propuestas basadas en modelos autogestionarios, cooperativos, asociativos desde lo local.

Tenemos que reapropiarnos, como ET, de conceptos y modelos procedentes de nuestros sistemas sociales y solidarios de autoorganizacin cooperativa, de distribucin de riqueza, de reciprocidad y cuidados, de nuestras redes de apoyo mutuo, de nuestras prcticas econmicas de proximidad, de nuestros modos productivos y reproductivos de sostener la vida colectiva. Reapropiarnos para que las frmulas reformistas del actual sistema no sigan convirtiendo estas prcticas comunitarias en elementos de capitalizacin bajo terminologas innovadoras (empredimiento e innovacin social, economa colaborativa, etc..), o vuelvan a neutralizar los revindicados Bienes Comunes bajo legislacin y regulaciones sostenibles que validan la explotacin de los recursos naturales y culturales de los territorios (desarrollo local sostenible, promocin del turismo rural y cultural).

Tenemos que tener voz activa en los objetivos de desarrollo sostenible y poder cuestionar las propuestas que siguen encontrando las soluciones a la crisis global en el crecimiento econmico, frente a nuestras visiones ecofeministas, decrecentistas, de buen vivir, de desarrollo sustentable y valorizacin de los bienes comunales frente a la explotacin capitalista de los llamados bienes pblicos. La interaccin de la ESS con la sociedad civil organizada se mezcla actualmente con la incidencia poltica de los actuales movimientos municipalistas, que estn jugando un papel en la toma de conciencia ciudadana de la necesidad de una corresponsabilidad social para lograr la transformacin social, y estn consiguiendo abrir grietas al sistema mercantilista y clientelar tan enraizado en las instituciones pblicas.

Qu necesitamos para que las economas transformadoras dejen de ser una alternativa y se conviertan en el nuevo ecosistema socio-econmico?

Natalia: Lo que necesitamos un cambio de conciencia, algo que no es fcil. Precisamos generar una narrativa, en la ciudadana que cuestione el modelo en que estamos desde la perspectiva material, que haga patente que este sistema es imposible de sostener, que el crecimiento indefinido es una falacia . Adems, necesitamos generar una conciencia de la importancia de la vida humana, y de la solidaridad y cooperacin como elementos fundamentales, y asumir que, ms all de la tica, no es seguro tener sociedades extremadamente desiguales, porque esto genera distorsiones en el sistema que lo amenazan, y hemos de avanzar, por tanto, hacia la redistribucin y las polticas de cohesin social. El tercer reto es generar conciencia entorno a los efectos fsicos y emocionales que tiene para el ser humano este sistema que est basado en la competencia, que niega la realidad del cuerpo, las enfermedades y cualquier lmite, que promueve individualismo, en definitiva una serie de valores que son difcil de sostener para la vida humana porque van en contra de su propia esencia.

Para esta transformacin de narrativa y conciencia es fundamental el trabajo de los movimientos sociales, las organizaciones locales y vecinales, de asociaciones ecologistas, de crianza Necesitamos la movilizacin de actores contra hegemnicos que se manifiesten en la calle para defender la ecologa, el feminismo, y que generen otro tipo de relaciones a escala micro. Por ltimo, esas transformaciones han de organizarse para llegar a las estructuras de poder, como es el caso de algunas experiencias en los Ayuntamientos que, con muchos limites, estn cambiando algunas polticas. Es un trabajo difcil y que genera bastante sufrimiento, porque el juego poltico es muy agresivo y violento, y es difcil asumir que hay que ser parte de eso, pero creo que es tambin fundamental.

Mar: Necesitamos de una sociedad civil organizada y consciente, que se autoorganice en torno a lo local, en torno a las soberanas alimentarias, energticas, tecnolgicas.., y que incida y se enrede en lo global, con una visin humanista, ecologista, decrecentista y que se conduzca desde estrategias de economa ecofeminista, poniendo en el centro la vida y las relaciones de apoyo mutuo, la solidaridad, la ecodependencia y el lugar que ocupamos en el planeta y cmo podemos ser las impulsoras de alternativas econmicas para la sostenibilidad de la vida y de la madre tierra.

Necesitamos que las ET ofrezcan un abanico de alternativas econmicas para una justicia global que den respuestas globales a la crisis humanitaria y medioambiental desde nuevos parmetros relacionales de redistribucin de la riqueza y reequilibrio de los recursos naturales. Las ET tienen que convertirse y visualizarse como palanca de cambio y servir de coagulante de tantsimas voces y acciones mundiales que denuncian y advierten frente a un peligro comn: el colapso civilizatorio. Para ello, es necesario impulsar soluciones diversas a los grandes problemas globales, tales como: el efecto invernadero, las catstrofes naturales, el agotamiento de los recursos fsiles, la desigualdad y la falta de opciones a una vida digna en los territorios, la explotacin de los cuerpos y violencias machistas y racistas.., que se esconden tras cortinas de humo creadas por los verdaderos agentes econmicos y polticos del actual sistema mundial financiero.

Yayo: Necesitaramos en primer lugar voluntad poltica. En efecto, la va ms fcil sera que en las instituciones estuvieran gobernando personas que tambin tuvieran claro la vocacin de poner la vida en el centro y apostaran por estas iniciativas. Un ejemplo de ello es Madrid, el lugar donde vivo, y donde en un momento dado hubo una buena apuesta por una estrategia de la ESS que ha hecho patente que hay personas que estn dispuestas embarcarse en este tipo de proyectos, que es posible desarrollarlos y extenderlos en mayor medida.

Si no hay voluntad poltica, lo que necesitamos es un trabajo de pedagoga popular impresionante. Hacer lo que fueron los trabajos del movimiento obrero en sus inicios; ir casa por casa, barrio por barrio tratando de explicar, reflexionar y construir con la gente para que pueda ser visibilizada como una alternativa real. No es una opcin fcil de hacer, pero en ausencia de apoyo institucional, a la gente organizada es lo que nos toca. En esta lnea, encuentros como el que se organizan en Crdoba son verdaderas inyecciones de energa para que otras personas se vayan incorporando, para que se comprendan los avances que se pueden producir y tambin las dificultades, contradicciones y las partes difciles de impulsar este tipo de proyectos que solamente pueden salir adelante en un entorno de cooperacin y ayuda mutua.

* Yayo Herrero es antroploga, ingeniera, profesora y activista ecofeminista. Ha sido coordinadora estatal de Ecologistas en Accin y directora general de la Fundacin FUHEM. Actualmente es profesora en la Universidad Nacional a Distancia.

*Natalia Milln es Doctora en Ciencia Poltica (Relaciones Internacionales), profesora de la Universidad Pontificia de Comillas y de la Complutense y secretaria de la Red Espaola de Estudios de Desarrollo(REDES).

* Mar Osuna es directora de CreaCultuLabs y Vicepresidenta de REAS Andaluca.

Marcos Rivero Cuadrado, SOLIDARIDAD INTERNACIONAL ANDALUCA. COMISIN DE PLENARIOS DEL ENCUENTRO DE ECONOMAS TRANSFORMADORAS.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/mecambio/las-economias-transformadoras-tienen-un-cita-para-enredarse



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter