Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-11-2018

El asalto al El B Negre

Agustn Guillamn
Rebelin


El 16 de mayo de 2012 el Sr. Quim Torra public un artculo en Punt Avui, titulado "Quien la hace la paga"[1]. En este artculo, rebosante de tpicos de tipo conservador y reaccionario, con prejuicios de clase irrenunciables contra la revolucin libertaria del 36, que casan perfectamente con el autor del artculo y su pensamiento nacionalista, sectario y burgus, afirma cosas que no son ciertas. O que no son tota la verdad. Todo ello repleto de comentarios errneos, fanticos y antilibertarios.

El Sr. Quim Torra enaltece "el gran periodismo cataln (casero) del diario La Publicitat, la revista Mirador i el semanario humorstico El B Negre" [2].

Lo que el Sr. Quim Torra no nos dice es que Planes, periodista de El B Negre, sufri la violencia de los independentistas catalanes del momento. No nos dice toda la verdad cuando afirma que slo padeci el rechazo de la FAI. Rechazo que tampoco nos explica que responda a las difamaciones de gansterismo arrojadas contra el movimiento libertario. El Sr. Quim Torra olvida decirnos que Planes i El B Negre sufrieron la persecucin de los nacionalistas radicales de los Juventudes de Esquerra Republicana y de Estat Catal (JEREC).

El 22 de octubre de 1933, ocho mil milicianos uniformados de las JEREC desfilaron militarmente en Montjuc, imitando el modelo nazi-fascista. Vestidos con camisa militar verde, pantalones oscuros de pana, correajes de cuero y botas forradas de hierro, escucharon en formacin los discursos de Miquel Badia, de Josep Dencs (segn la "Soli" ridculo imitador de Hitler) y el tan manipulado como ambicioso presidente Maci.

Tal desfile provoc al da siguiente un encendido debate en el Parlament, que rechaz mayoritariamente tales manifestaciones totalitarias, aunque todo qued en pura charlatanera y se desvaneci en una pasmosa pasividad.

El 24 de octubre de 1933, un grupo de escuadristas (escamots) asalt a punta de pistola la imprenta donde se imprima el semanario humorstico El B Negre, dirigido por Josep Maria Planes, produciendo algunos desperfectos, al tiempo que destruan y secuestraban los cinco o seis mil ejemplares del nmero de esa publicacin en curso de impresin. No se detuvo a nadie; el redactor que haba ofendido a algunos dirigentes de ERC y de Estat Catal huy prudentemente a un lejano pas. El propietario de la imprenta present cargos por destruccin de una serie de herramientas de trabajo y destruccin de maquinaria contra el confeso participante en el asalto, el seorito Jaume Aiguader (hijo del alcalde de Barcelona y dirigente de ERC con el mismo nombre), que haba estado al mando, con su to Artemi, del escuadrn (escamot) de los 15 asaltantes del semanario.

La "Soli" advirti que si los escamots les atacaban se defenderan adecuadamente, muy lejos de la pasividad demostrada por El B Negre.

En los meses siguientes, la emulacin fascista de los escamots se ampli en acciones que tenan como objetivo reventar las huelgas y boicotear los mtines de los partidos rivales. Al mismo tiempo, Badia y Dencs se hacan con los resortes efectivos de Gobernacin y Orden Pblico. Mientras tanto, Durruti, Ascaso y Combina intervenan en los mtines masivos confederales en la campaa abstencionista de la CNT. La guerra social segua su curso.

Asumidas, entre finales de 1933 y finales de 1934, las competencias de Orden Pblico, traspasadas al Gobierno de la Generalitat, el binomio Dencs-Badia desplaz al nacionalismo ms moderado de las reas de Gobernacin (Interior). Josep Dencs, de la Conselleria de Governaci, y Badia, en Comisara, impusieron una poltica represiva anticenetista, de signo fascista y racista. Intervinieron sistemtica y decisivamente en las huelgas para intentar romperlas y ganarlas, maltrataron y torturaron metdicamente a los sindicalistas detenidos en comisara, incrementaron la persecucin contras los grupos anarquistas de accin y aplicaron abusivamente la vigente ley "de Vagos y Maleantes" contra la organizacin y las acciones de los parados. Incluso llegaron a revitalizar el Somatn y fomentaron la organizacin y armamento de los escamots, milicia catalanista, como organizaciones paramilitares anticenetistas. Los Hechos del 6 de octubre de 1934, y la consiguiente disolucin del gobierno de la Generalitat por el Gobierno central, rompieron una dinmica que conduca, probablemente, a una confrontacin similar a la de los aos del pistolerismo.

An se pregunta por qu la CNT no particip en la insurreccin del 6 de octubre de 1934, dirigida por ese gobierno antiobrero?

El Sr. Torra est condenado a no entender la realidad social catalana, ni la de ayer ni la de hoy. Sobran falsarios, incendiarios y kamikazes: sobre todo cuando estn en el gobierno.

Notas:

1) El ttulo contiene un juego de palabras intraducible en el que ese hace, fa o faci en cataln, se asimila al anagrama FAI. Algo as como Quien la HACE la paga que el lector en cataln lee: Quien la FAI la paga.

2) El B Negre debe traducirse por La Oveja Negra.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter