Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-11-2018

Antonio Navas, un mdico de familia concernido que est en huelga

Rosa Guevara Landa
Rebelin


Yo no lo tengo, a m no me toca, pero mi esposa-compaera est enamorada de su mdico de familia, un trabajador de la sanidad pblica que yo tambin conozco desde hace aos. Hemos coincidido en las reuniones y actos de Espai Marx.

Pero no estoy celosa. Entiendo su enamoramiento. La consistencia, la solidez, el decir las cosas por su nombre y arrimar el hombre cuando hay una causa justa que apoyar suelen deslumbrarnos. A m tambin por supuesto. Somos rojas.

Estos das de huelga, de la importante huelga de trabajadores/as sanitarios en Catalua me ha reenviado dos cartas de su mdico preferido. Para mis ojos ha dicho, solo para ellos. Por prudencia seguramente.

Pues no, no van a ser solo para mis ojos. Sern para todos los ojos que quieran leer y entender.

La primera (martes 27 de noviembre) es toda una declaracin de principios, un ejemplo de consistencia y de honestidad, las cosas que emocionan y que a una, no s a ustedes, le hacen llorar. Dice as:

Amigas/os:

S, apoyo la huelga sin reserva alguna. Los objetivos reales son la recuperacin de condiciones similares a las que haba antes de los recortes. Es decir ms de 900 mdicos perdidos, slo en atencin primaria, y varios centenares de profesionales ms entre enfermera y personal administrativo. Hay elementos de reivindicacin corporativa, salarios, etc. Pero el grueso de la preocupacin, lo que ha hecho estallar a la atencin primaria son las condiciones en que se desarrolla nuestro trabajo da a da, no en cuanto a medios tcnicos-materiales en la consulta o en los centros, sino en el tiempo de atencin al paciente, encadenado al asunto de las listas de espera en atencin especializada.

Las consecuencias de todo ello sobre el agobio psquico del personal es evidente prosigue Antonio.

No slo mdico, sino de todo el personal que trabaja en Primaria. Es importante resaltar esto porque la huelga est convocada para todos los trabajadores, no slo para los mdicos. En este sentido radica la principal debilidad de la huelga, dado que de forma interesada por parte de los medios de comunicacin, se quiere hacer creer que es una huelga de mdicos. Y de forma impotente por parte del colectivo mdico, principal impulsor de la huelga actual, no hemos sido capaces de implicar a la totalidad del personal de enfermera y administrativo. Hasta el punto de que en algunos/muchos CAP ni un slo miembro de estos colectivos se ha sumado a la huelga, en otros un porcentaje mnimo y en algunas excepciones la mayora o todo el personal.

La huelga est convocada para toda la semana, de lunes a viernes, cada da hay convocadas movilizaciones y asambleas, nos recuerda.

El hartazgo, el hasto psquico, el agobio diario en la consulta es el principal impulsor del xito tremendo de la huelga. Para haceros una idea, basta con que recordis la masividad, entre el personal mdico, de la participacin. Y creo que cualquiera puede entender que las reivindicaciones salariales jams llevan a esas cifras cercanas al 100%, cuanto menos en un colectivo tan timorato y poco habituado a este tipo de movilizaciones, considerando adems la radicalidad (al menos en este mbito) de convocar cinco das seguidos. Y como muestra un botn. No es raro escuchar a compaeros que jams se han destacado por su combatividad que la huelga debera ser indefinida. El motivo es el siguiente: todo el mundo percibe, todo el mundo, que estamos atendiendo a los pacientes en unas condiciones indignas, por la absoluta falta de tiempo destinada a cada visita. Y la empresa se permite el lujo de seguir cargndonos en las espaldas, adems de todo el trabajo asistencial, con nuevos y maravillosos protocolos, programas.

Un punto sindicalmente importante.

Contamos con un problema de representatividad. Quien est sentndose vidamente a la mesa de negociacin, desde antes del inicio de la huelga es Mdicos de Catalunya y alguna otra entidad con cierta trayectoria en primaria, pero no los verdaderos animadores y generadores de este proceso que son organizaciones no formales, autnomas y nacidas hace un par de aos, fruto del hasto y la inactividad de los sindicatos tradicionales. Mencin aparte merecera CGT, que de forma honrosa, es casi la nica voz discordante y digna entre los sindicatos clsicos no corporativos. Su problema en este asunto es que no tiene arraigo dentro del colectivo mdico. Pero como os deca existen un par de iniciativas, una llamada Rebelin Primaria que naci en la zona del Baix LLobregat, y otra posterior en la zona metropolitana norte de Barcelona que lleg a sentar a la conselleria en la mesa de negociacin y de la que result un acuerdo firmado que termin siendo papel mojado. Esas dos experiencias son las que han permitido madurar las condiciones que han hecho posible esta huelga, por encima de cualquier otro elemento. Muy interesante e incipiente a la vez.

Hay temores

Estamos pendientes de que en cualquier momento Mdicos de Catalunya se descuelgue con una desconvocatoria so pretexto de algn acuerdo sobre aspectos parciales de la tabla reivindicativa. Por otra parte, el mismo sindicato mira las cifras de participacin para no quedar en falso y descolgado, ante un colectivo que en este momento podra rebasarlos sin demasiado esfuerzo ni miramiento. Contamos con la cobertura legal de convocatoria por parte de CGT, y los profesionales estamos reunindonos en asamblea abierta cada da para dar seguimiento a la huelga y organizar las movilizaciones, pero sobre todo para evitar que nadie nos suplante ni desconvoque. Debera ser un momento de transicin hacia un modelo de organizacin profesional democrtico y autnomo. pero ya sabis lo lentos y complejos que son estos procesos. Sin embargo ya se inici, y no esta semana, sino hace dos aos cuando aparecieron los primeros movimientos autnomos de profesionales diversos del rea de primaria de que os hablaba ms arriba.

Saludos y abrazos.

En apenas una pgina ms que en diez sesudos manuales.

Les copio tambin el comentario del filsofo y defensor de la medicina pblica Miguel Candel:

Toda mi solidaridad, Antonio. Como usuario habitual de mi CAP, doy fe de la sobrexplotacin, por ejemplo, de los mdicos de familia, a quienes les programan visitas de diez minutos (o sea, seis cada hora), cuando el tiempo medio necesario para atender a un paciente no baja de los 20'. Consecuencia: si te dan visita para las 12, ten por seguro que no te podrn visitar antes de la una, lo cual quiere decir que el mdico, si quiere atender a todas las visitas programadas, a fuerza de acumular retrasos, se tendr que tirar dos o tres horas ms que las que marca su horario. Horas extras, supongo, no pagadas.

Hay ms. Un comentario complementario de Antonio, este del jueves 29 de noviembre, respondiendo al traductor de Gramsci, Aristteles, Marx, Sokal y Searle:

S, yo mismo soy mdico de familia. En mi zona, por ejemplo, las visitas se programan cada 8 minutos. Pero, aparte de las visitas programadas. pueden aadirse una cifra que, no tiene lmite, de visitas que se producen en el mismo da por cualquier contingencia: recetas, bajas laborales, urgencias que no puede asumir el compaero que ese da atiende la consulta de urgencias, y que suele ir mucho ms saturado que los dems, etc. Adems hay que atender dentro del mismo horario consultas diversas por telfono de los compaeros del mostrador que lidian en primera instancia con la poblacin, interrupciones constantes de la visita por ese motivo; adicionalmente es obligatorio atender los requerimientos de los compaeros de enfermera durante la jornada, para valorar algn paciente que estn atendiendo ellos en su consulta, revisar algn electrocardiograma dudoso, hacer pauta de Sintrom (anticoagulante) en pacientes con alguna descompensacin, etc... adems hemos de hacer informes diversos solicitados por los pacientes con cierta frecuencia. Tambin hemos de cumplimentar ciertos protocolos de recogida de datos, evaluaciones mil en forma de tests y cuestionarios que nuestra amada direccin tiene a bien propinarnos de forma incesante y acumulativa, etc, etc, etc...

Afortunado, seala Antonio, es el mdico que puede disponer de su consulta fsicamente para alargarla un poco ms y atender todas las visitas del da.

En la mayora de casos un compaero necesita tu consulta para hacer el turno de tarde, por lo que has de desalojarla como mximo entre 14:30-15:00. Las horas extras, por supuesto, caso de hacerse, no son retribuidas. Qu sucede entonces? Pacientes que desesperados o que no pueden aguantar una espera de ms de una hora, habitualmente, se marchan. Mal ambiente y rumor en la sala de espera. Mal humor del paciente, mal humor del facultativo. Autopresin del profesional para acabar la lista de visitas que es responsabilidad exclusivamente tuya. No puedes ir a nadie a decirle que tal como va el da y con el retraso que acumulas te quite alguna de las visitas programadas o incluso aadidas en el mismo da. Por lo tanto atiendes mal a los pacientes da s, da tambin.

Unos 3.000 euros de nuestro ingreso anual dependen de las DPO (direccin por objetivos), que son tems que hemos de cumplimentar en la mayor parte de los casos mediante trabajo burocrtico, imposible de realizar durante el tiempo de visita, por lo farragoso del asunto y el tiempo que requiere. Muchos de nosotros prescindimos de ellos, por lo que nuestros ingresos se ven afectados.

Es imposible, absolutamente imposible hacer medicina de cierta calidad en estas condiciones. Imposible. Nos limitamos a salir del paso, a capear el temporal, a concentrarnos en lo ms severo, a sobrevivir en la consulta cada da. Esta es una experiencia universal del mdico de familia, en Catalua y en el conjunto de Espaa.

Gracias a todos y abrazos. Antonio

Gracias a ti Antonio. Y tambin a mi compaera. Por estimar a quien debe ser querido, admirado y apoyado.

Y por supuesto: hasta la victoria (ecofeminista y socialista) siempre! Viva la sanidad pblica, una conquista de las clases trabajadoras que aqu, en .Cat, maltrataron hasta la nusea don Artur Mas, don Boi Ruiz y don Andreu Mas-Colell, la trinidad destructora de lo pblico! Y se sienten orgullosos adems! Menudos hombrecitos, menudos lderes nacional-neoliberales!

Me olvidaba. Miren hasta donde llegan! Con el hooligang ms hooligang de todos los hooligangs: don Eduard Pujol. "Nos distraemos con cuestiones que no son las esenciales". El dirigente de JxCat cree que la "solucin real del problema" es votar contra el "estrangulamiento" por parte del Estado. https://www.elperiodico.com/es/politica/20181127/eduard-pujol-junts-per-catalunya-listas-espera-sanidad-independencia-7171887 A veces nos distraemos con cuestiones que no son las esenciales. Que si 85 das de lista de espera, que si tendran que ser 82...", apunt el pasado martes en Rdio 4. "Nos estamos peleando por las migajas. Tenemos que ir a la resolucin real del problema". Una "solucin" que pasa, no se lo van a creer,! porque Catalua, es decir, su Catalua, decida su futuro para huir del "estrangulamiento" a la que la tiene sometida por quin? Por el gobierno de la Generaltat? Fro, fro, muy fro... Por el Estado espaol, por la Espaa cutre, putrefacta y neofranquista, por los otros pueblos espaoles que viven a costa del esfuerzo titnico y permanente de Junts per Catalunya y de los grupos sociales que representan.

En sntesis: Madrid nos sigue robando; ellos son los culpables de las listas de espera catalanas.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter