Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-11-2018

El G20 y la esperanza de los ingenuos

Eduardo Andrade Bone
Rebelin


Todo parece indicar que la cumbre del G 20 ser un evento ms, que pase sin pena ni gloria, pues la diversidad de intereses existentes no da para soluciones globales, ms an cuando en el mundo ha venido surgiendo una nueva configuracin econmica financiera y que no est ausente de grandes conflictos de intereses.

Tal vez uno de los personajes ms ingenuos al respecto, es el propio presidente del pas anfitrin (Argentina), Mauricio Macri, que, en ms dos aos de gestin presidencial, ha mostrado una gran incompetencia para resolver los problemas de la crisis econmica que vive su pas y dependiendo adems de las decisiones del Fondo Monetario Internacional (FMI), que es la entidad que est determinando que se hace o no se hace en materia econmica en la Argentina. Puesto que todos sabemos adems, que el FMI trabaja para los intereses econmico de los grandes capitales y no para resolver los problemas del ciudadano de a pie o del que se atreve a participar de una protesta o paro general.

Dentro de los diversos pases que participan en dicho encuentro, los que dictan las reglas del juego, son los pases ms desarrollados y con economas relativamente slidas, que suelen ser los que definen el camino a seguir en materia econmica y comercial, en donde una buena parte del G 20 tiene que acatar lo que decidan los Estados Unidos, la Unin Europea, China, Rusia, Japn y la India, solo por destacar los pases ms relevantes en este sentido.

En el G 20 no se van a resolver los problemas derivados de la gran brecha entre unos pocos ricos y las grandes mayoras que viven de un salario, tampoco se van a resolver los problemas del desempleo, la pobreza, el subdesarrollo, las grandes desigualdades sociales y todas las lacras que ha venido generando el capital trasnacional.

Ms an cuando estamos enfrentados a dos polos importantes de intereses, uno que aboga por el proteccionismo econmico y comercial (EE.UU.) y que no est interesado en la cooperacin internacional y que quiere imponerle al resto del mundo, su propia forma de cmo tiene que funcionar la economa a escala global, pero siempre en funcin de sus propios intereses.

El otro polo y que representara a la mayor parte de los pases del planeta, est por una conduccin econmica donde prime el multilateralismo, la cooperacin y una economa que beneficie a todos por igual, sin que se aplique la ley del ms fuerte, por eso, es de cierta ingenuidad pensar que, en estas cumbres, se pueda avanzar en resolver los problemas ms apremiantes de los habitantes de cada pas.

Recordemos que el sistema capitalista como sistema econmico no apareci sino hasta el siglo XVI en Inglaterra , en sustitucin del feudalismo. Y dicho sistema hasta nuestros das, no ha resuelto el problema del hambre en el mundo, del subdesarrollo de la gran mayora de pases, de la extrema pobreza, la pobreza, la inestabilidad laboral, el desempleo, la inseguridad ciudadana y menos las crecientes desigualdades sociales que van surgiendo en los llamados pases capitalistas desarrollados y emergentes.

Entonces, porque tendramos que pensar que los representantes de los grandes capitales y las mafias bancarias anquilosadas en el G 20 tendran la buena voluntad por resolver los problemas ms apremiantes a escala global, si desde el Siglo XVI no lo han hecho?

Hoy un sector del capitalismo mundial, representado por el eje anglosajn (EE.UU. Reino Unido) y una parte de la UE, que promueve a travs de los medios de prensa a su servicio, las polticas del odio, las agresiones verbales y las sanciones a aquellos pases que no se alineen con sus dictados y que eso, vaya a fructificar en el G 20 de Buenos Aires, es seguir viviendo en la ingenuidad poltica y econmica.

Nos hablan de que all se discutir acerca del futuro del trabajo en la era digital (+desempleo), nos llegan con el cuento de que ahora podrn ms atencin en la educacin, mientras reducen los presupuesto para tal rea, nos dicen que estn por un desarrollo sostenible, cuando uno de las mandatarios que estar presente en la cumbre, ni siquiera cree en el cambio climtico y el desastre ecolgico del planeta del cual somos todos responsables, ricos y pobres. Y lo que es para la risa, eso de garantizar la seguridad alimentaria (ejemplo Yemen-frica), mientras promueven el boicot alimentario a las economas de Cuba, Venezuela, Irn y otros pases.

Lo cierto, es que cada vez ms, estamos entrando en una espiral cada vez ms peligrosa, no solo desde el punto de vista econmico comercial y sus respectivas guerras, tambin en el mbito de los problemas medio ambientales, el agotamiento de los recursos naturales y el pertinente saqueo de las materias primas a cualquier precio, va intervenciones militares, golpes va judicial o parlamentarios, guerras civiles o simplemente dictaduras militares, que suelen ser la guardia pretoriana del poder del dinero.

La ingenuidad es tan grande, que pretender creer que en el G 20 se van a resolver los problemas derivados de la guerra comercial del Sr. Trump contra el mundo, de los aranceles al acero y los automviles a la Unin Europea o lo relativo al tratado INF de reduccin de armas nucleares , que Donald Trump quiere revocar o las reformas a la Organizacin Mundial de Comercio (OMC), es como seguir arando en el agua.

Ahora la prensa del sistema est abocada a grandes especulaciones en cuanto a lo que vaya a suceder y lo que no sucedi en el G 20, como si desde all saliera la varita mgica que resolver todos los problemas del mundo, eso de que todos (G 20) vayan a trabajar juntos en pos de la solucin de los problemas globales, no es ms que una quimera.

Lo nico que podemos esperar de los representantes del capital, con algunas y muy pocas excepciones, es ms de lo mismo o una mayor divisin antes los diversos intereses geopolticos que estn en juego y que nos podra conducir al desastre final, si sigue imperando el primitivismo del gnero humano.

Eduardo Andrade Bone, analista poltico, comunicador social, corresponsal de prensa.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter