Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-11-2018

Fin o continuacin

Cristbal Len Campos
Rebelin


I

Llega a su fin el gobierno de Enrique Pea Nieto, en unas horas ser uno ms de los ex presidentes de Mxico, culmina una poca en el marco del capitalismo mexicano, agudizada por las reformas estructurales a la educacin, economa y la poltica, cuyo impacto se refleja en la pauperizacin de las condiciones de vida de millones de ciudadanos mexicanos. No fue ni el peor presidente ni muchos menos el mejor (como los apologistas de la derecha ya andan diciendo), fue un continuador de las polticas neoliberales, de la corrupcin y la violencia de Estado, de la impunidad servida en bandeja y del cinismo. En su periodo la violacin a los derechos humanos, sociales y laborales fue una constante realidad.

II

Enrique Pea Nieto debe ser juzgado en todos los aspectos de su administracin, incontables casos se documentaron sobre corrupcin, la Casa Blanca es un ejemplo, pero adems, se evidenci el permanente contubernio entre el gobierno, los empresarios y el narcotrfico en el ejercicio del poder, destapando casos de lavado de dinero, extorcin, compra de favores y regalitos millonarios como pago ante la impunidad por quienes violan la ley, incluidos crmenes de lesa humanidad . El sexenio que termina qued marcado por las desapariciones de los 43 normalista de Ayotzinapa y el asesinato de tres personas la noche del 26 de septiembre de 2014 en Iguala Guerrero, un crimen de Estado que debe ser aclarado en todos los sentidos y por el cual deben ser sometidos a la ley los culpables, junto a este caso, estn el de cientos de periodistas muertos, desapariciones de ciudadanos, activistas, obreros, campesinos, dirigentes sociales asesinados y torturados, comunidades indgenas y campesinas desplazadas por los mega-proyectos, el incremento de la pobreza agudizando la explotacin de la fuerza de trabajo y de los recursos naturales, la destruccin de la nacin en el sentido de su riqueza pero tambin de sus valores y su soberana. En este sexenio el feminicidio se recrudeci, incrementndose los casos registrados (estadsticas donde faltan muchos datos no denunciados o aceptados como feminicidio), adems, la continuidad de la segregacin y discriminacin por gnero, el grito de las mujeres por el derecho a decidir sobre su cuerpo y su ser no encontr el eco necesario para que se reconozcan legalmente la plenitud de sus derechos, el aborto legal sigue pendiente en la agenda de demandas sociales urgentes por solucionar. Cambiar al sistema significa destruir la cultura machista y establecer un orden social basado en la equidad y la igualdad.

III

La justicia debe imperar, los ex presidentes debern ser juzgados, no se puede hablar de memoria histrica ni de una Cuarta Transformacin del pas, manteniendo la impunidad como eje de las relaciones polticas, no debe haber perdn ni olvido para quienes han hecho de Mxico un pas herido de raz. Por todos los oprimidos se debe exigir justicia plena: por los crimines de mujeres; por las desapariciones forzadas; por los maestros reprimidos que con dignidad resistieron la imposicin de una reforma punitiva en el mbito laboral; por los migrantes excluidos y expulsados de la patria debido a las polticas econmicas; por los pueblos originarios marginados y discriminados que se mantienen en rebelda contra el dominio del capital, olvidados en los rincones ms devastados y silenciados al no reconocerse sus derechos plenos como pueblos; por los obreros sobre-explotados que con su trabajo construyen la nacin y generan los valores, son ellos la base fundamental que nos sostiene; por los campesinos orillados a la miseria; por las voces silenciadas durante dcadas; por todos ellos y ms debe imperar la razn, no puede haber un solo paso atrs, tal como lo dijera Rosario Castellanos para el caso del movimiento del 68: Recuerdo, recordamos / Esta es nuestra manera de ayudar a que amanezca / sobre tantas conciencias mancilladas, /sobre un texto iracundo, sobre una reja abierta, /sobre el rostro amparado tras la mscara. / Recuerdo, recordemos /hasta que la justicia se siente entre nosotros. Establezcamos la justicia social para un nuevo Mxico.

IV

Fiel a sus amos, Enrique Pea Nieto, continu con la entrega del pas al imperialismo yanqui, sometido a l, al final de su gobierno, realiz actos de burla a la soberana de la nacin, firm convenios y otorg reconocimientos a quienes mantienen su bota sobre Mxico. La entrada de capital internacional para los llamados mega-proyectos es otra marca en este periodo caracterizado por la entrega de la nacin, pues el beneficio econmico solo fue visto por los inversionistas y los corruptos empresarios nacionales, incrementando la destruccin de ecosistemas y desplazando a poblaciones que apenas y sobreviven. En su periodo la brecha entre los pases latinoamericanos y Mxico se incremento, alejndose de los principios latinoamericanos que nos constituyen, sirviendo a la poltica de divisin y control del imperialismo, como ha sucedido con los migrantes centroamericanos que ahora son reprimidos en la frontera con los Estados Unidos, adems, los recursos naturales se pusieron en manos de quienes destruyen el planeta. La reconstruccin de Mxico pasa en primer plano por el restablecimiento de su soberana e independencia como nacin para el desarrollo interior, pero sin olvidar su integracin al concierto de las naciones latinoamericanas de donde emana nuestra naturaleza social y cultural.

V

Mxico vive un corte cronolgico, falta an ver, si es un verdadero cambio de estructuras y formas o slo el establecimiento de nuevas expresiones del poder revestido de un discurso popular para encubrir la continuidad. Un cambio de poca no necesariamente significa un cambio de sistema, lo que hasta ahora hemos vivido es el reacomodo de las fuerzas nacionales burguesas, arriba se rompen lazos y se establecen otros, en ese sentido hay continuidad de clase en el poder sin importa sus ajustes. Un posible fin del neoliberalismo no significa para nada el fin del capitalismo, significa nicamente un reacomodo dentro del propio rgimen para garantizar su supervivencia. Las clases sociales oprimidas deben tomar su lugar en la historia que apenas comenzar a escribirse.

Cristbal Len Campos es integrante del Colectivo Disyuntivas

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter