Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-12-2018

Cumbre del G20 eclipsada por la tripolaridad de EE.UU., Rusia, China

Alfredo Jalife-Rahme
Sputnik


La irrelevante Cumbre del G20, esta vez en Buenos Aires, creada a raz de la grave crisis financiera de EE.UU. en 2008, desde ahora ha sido eclipsada por las reuniones tangenciales y trascendentales de Trump respectivamente con el presidente ruso, Vladmir Putin, y con el mandatario chino, Xi Jinping, a quien invit a cenar.

Pese a las placas tectnicas de El (des)orden global en la era post-Estados Unidos, las relaciones de Trump con sus homlogos de Rusia y China, que han llegado a su punto ms bajo, han llegado a un impase que se descompondr o mejorar, dependiendo del caso bilateral especfico, en la Cumbre del G20 en Buenos Aires, que puede pasar a la historia por sus concreciones o sus fracasos.

El impase se haba gestado en el intermezzo de la Cumbre de la APEC en Papa Nueva Guinea, otro foro disfuncional en vas de desaparicin, adonde no asistieron en forma conspicua ni Putin ni Trump, cuando el mandatario chino, Xi Jinping, se enfrasc en un duelo retrico con el muy agresivo vicepresidente de EE.UU., Mike Pence. En forma todava ms conspicua, la cumbre desangelada y fallida de la APEC concluy sin haber podido fraguar un comunicado conjunto por primera vez en su historia.

En la APEC, Xi mostr su asertividad y prcticamente dio a entender que estaba preparado para cualquier eventualidad: la humanidad ha llegado una vez ms a una encrucijada. Qu direccin debemos escoger? Cooperacin o confrontacin? Apertura o aislamiento? Una situacin ganar-ganar o un juego de suma cero?, cuando la historia ha demostrado que la confrontacin, sea en la forma de una guerra fra, de una guerra caliente o de una guerra comercial, no producir ningn vencedor.

Segn Global Times, las empresas chinas estn preparadas para una tensin extensa en el comercio entre China y EE.UU., por lo que las firmas domsticas chinas no sern intimidadas cuando la guerra comercial afecte en forma significativa al sector manufacturero.

Ya antes de Trump, hace seis aos, EE.UU. haba emprendido investigaciones antidumping y antisubsidiarias con los productos fotovoltaicos solares, lo que orill a China a recurrir a otros mercados como Alemania y Tailandia.

Algunos empresarios chinos esperan avances durante la Cumbre del G20 en Buenos Aires entre los mandatarios de EE.UU. y China, pero no esperan un inminente fin a la guerra comercial. A juicio del anterior viceministro chino de Comercio, Wei Jianguo, aunque China enfrenta presiones negativas en su economa, su poltica de apertura ha tenido efecto en forma gradual. Conforme pasa el tiempo, China tendr menos dificultades, mientras que EEUU se encontrar en una situacin ms dura.

Queda claro que mientras Trump apuesta por el plazo corto, China juega al mediano y largo plazo con sus dos grandes proyectos de China 2025 y las tres Rutas de la Seda: continental/martima/polar. Hasta el primer israel, Benjamn Netanyahu, ntimo aliado de Trump, se ha sumado al proyecto de la Ruta de la Seda de China al grado de haber cedido dos de sus tres puertos para el manejo chino, adems de la participacin de Pekn en proyectos de infraestructura del Estado judo.

Ya los mandatarios de EE.UU. y Rusia se haban reunido una media hora en Pars, segn filtraciones australianas, tambin al margen de la ceremonia del 100 aniversario de la Gran Guerra, donde se not la qumica mutua expresada por el lenguaje corporal de Trump y Putin, pese a que el presidente galo, Emmanuel Macron, se haba opuesto a la celebracin de una cumbre formal en suelo parisino entre los mandatarios de EE.UU. y Rusia con el fin de no eclipsar la ceremonia programada.

En paralelo, como haba apuntado con antelacin, se ha descongelado la guerra comercial de Trump y Xi a grado tal que el presidente estadunidense tom la iniciativa de conversar con su homlogo chino y de invitarlo a cenar en forma privada al margen de la disfuncional Cumbre del G20, que desde su creacin hace 10 aos no ha resuelto nada de los objetivos para los que fue gestada.

Resalta que en la cena de marras de los mandatarios de EE.UU. y China cada uno seleccionar respectivamente a seis funcionarios. Del lado estadounidense no asistir el sper halcn sinfobo Peter Navarro, lo cual impact en forma positiva las cotizaciones de las bolsas de valores globales. El sinfobo Peter Navarro haba llegado a grados delirantes, similares en entonacin a la histeria rusfoba de los crculos blicos del Complejo Militar Industrial de EE.UU., para impedir las negociaciones con China: desde Henry Kissinger, pasando por Goldman Sachs, hasta el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

Por su parte, Larry Kudlow, jefe del Consejo Econmico de Trump, confes en una entrevista con Fox Business News que Trump cree que China deseara tener un arreglo cuando muy detalladas comunicaciones tienen lugar en todos los niveles del Gobierno. En forma inusitada, Kudlow lleg hasta desacreditar al boquifloja Peter Navarro quien le hizo un mal servicio a Trump. Ahora resulta, segn Kudlow, que un arreglo comercial con China debe ser en el mejor inters de EE.UU..

La confrontacin de EE.UU. y China haba llegado a grados prevolcnicos que abarcaron temas inalienables para China como el de la provincia renegada de Taiwn y el mar del Sur de China, donde dos barcos de guerra de China y EE.UU. estuvieron a punto de colisionar.

Ms all de la guerra comercial de las dos superpotencias geoeconmicas del planeta, su confrontacin multidimensional ha afectado la seguridad nacional y a la economa global cuando estn en juego miles de millones de dlares del comercio internacional.

En las antpodas de Washington, Zhou Xin del South China Morning Post, portal de Alibaba comenta que el formato de negociacin 1+6, es decir, de los mandatarios ms seis de sus funcionarios, es susceptible de mejorar la atmsfera del encuentro entre Trump y Xi. Zhou Xin cita a Liu Weidong, especialista en asuntos de China y EE.UU. de la Academia de Ciencias Sociales de China, quien comenta que un lado trata de maximizar sus ganancias, y el otro lado trata de minimizar sus prdidas, en clara alusin a Trump y Xi respectivamente. No faltan analistas que juzguen que, en caso de no existir un arreglo sustancial, es probable que concreten un cese al fuego para dar tiempo a la profundizacin de las negociaciones que contienen varios temas delicados.

A mi juicio, es probable que Trump segn su manual El arte de negociar, en su etapa de casinero y magnate inmobiliario haya endurecido su postura antimigratoria y militarizada con Mxico para salvar las apariencias (cuando no sali airoso para nada en su guerra que alebrest a los multimillonarios globalistas de Wall Street) y as encubrir su voluntad de negociar con China a la que no puede someter como a cualquier pas bananero.

Artculo publicado originalmente en Sputnik

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter