Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Golpe militar y resistencia popular en Honduras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-12-2018

Narcocrisis en Honduras

Javier San Vicente Maeztu
Pblico.es


Juan Orlando Hernandez est con el agua al cuello. El pasado 23 de noviembre su hermano, el exdiputado Tony Hernandez fue detenido en Miami por cargos de narcotrfico y trfico de armas. El departamento de Justicia lo acusa en un comunicado de estar implicado en todas las instancias del trfico a travs de Honduras de cargamentos de mltiples toneladas de cocana. Tambin de coordinar el uso de ametralladoras para brindar seguridad a los envos de cocana, e incluso de marcar los paquetes de cocana con el smbolo TH, por Tony Hernandez.

Tras la detencin, Juan Orlando Hernandez se ha desvinculado de su hermano asegurando que en su familia no les haban educado para acabar de esa forma y que en Honduras nadie est por encima de la ley. De esta forma, la versin oficial es que, si Tony es culpable, Juan Orlando no saba nada. Algo difcil de creer, ms teniendo en cuenta que segn la justicia estadounidense, Tony Hernandez es un narcotraficante de altos vuelos, con acceso a laboratorios de cocana en Colombia y Honduras y que durante su carrera criminal estuvo implicado en el procesamiento, la recepcin, el transporte y la distribucin de cargamentos de varias toneladas de cocana que llegaban a Honduras mediante aviones, lanchas rpidas y, al menos en una ocasin, un submarino. Es factible pensar que todas estas actividades se realizaron sin conocimiento de la inteligencia militar hondurea, y por ende del Presidente?

De lo que no cabe duda es de que, con anterioridad a su detencin, ya existan fuertes sealamientos contra Tony Hernndez. En octubre de 2016, el entonces Capitn del Ejrcito de Honduras Santos Rodriguez Orellana afirm haber participado en un operativo en el que se decomis un helicptero propiedad de Tony. Segn las declaraciones del capitn, tras el decomiso del helicptero, recibi una llamada de un superior del Ejercito en la que le ofrecieron 500,000 dlares a cambio de hacer la vista gorda, oferta que posteriormente se ampliara al milln de dlares. Debido a su negativa a aceptar estos sobornos, Rodriguez Orellana fue dado de baja de manera deshonrosa del Ejrcito hondureo. Del helicptero no se volvi a saber nada. Rodriguez Orellana, afirm tambin haber sido presionado por la DEA para acusar de pertenencia al narcotrfico a Tony Hernandez, e incluso para involucrarlo en un supuesto plan liderado por el narco Wilter Blanco para atentar contra el entonces Embajador de Estados Unidos en Honduras James Nealon. Un par de meses despus, en noviembre de 2016 Wilter Blanco fue detenido en un operativo ordenado por la DEA en Honduras. A escasas horas de su detencin consigui fugarse, al parecer con ayuda de altos mandos policiales. Lo absurdo de su fuga, unido a la cercana temporal con las acusaciones de colusin entre Blanco y Tony Hernandez causaron gran revuelo en su momento, aunque sin mayores consecuencias. Finalmente, Blanco fue capturado en Costa Rica y extraditado a Estados Unidos. Como colofn, unos meses ms tarde, en marzo de 2017 el narcotraficante Devis Leonel Rivera Maradiaga, perteneciente al cartel de los Cachiros, declaraba ante una corte de Nueva York haber entregado sobornos a Tony Hernandez para que agilizase el pago de deudas pendientes del gobierno hondureo con una de las empresas pertenecientes a los Rivera Maradiaga. Y es que el cartel de los Cachiros haba creado una empresa llamada Inmobiliaria Rivera Maradiaga, que gan contratos pblicos al menos por un valor de 143 millones de lempiras (unos 6 millones de dlares) durante el mandato del nacionalista Porfirio Lobo Sosa (2010-2013).

Si aun as el presidente no saba en que andaba su hermano, no puede alegar tampoco que se deba a que estuvieran distanciados. La conducta del mandatario Juan Orlando Hernandez ms bien indica que Tony era de su total confianza. Su involucramiento en la primera campaa presidencial del actual mandatario en 2013 fue notorio. De hecho, la esposa de Tony se ha visto salpicada en el escndalo de corrupcin conocido como caso pandora: ella es la propietaria de dos locales adquiridos con dinero de la trama corrupta en un lujoso edificio de la capital hondurea. Segn declaraciones del abogado de Fernando Jos Suarez (uno de los implicados en el caso pandora), que recientemente ha declarado su voluntad de colaborar con la justicia, estos apartamentos acabaron en propiedad de la cuada de Juan Orlando Hernandez tras amenazas y agresiones del propio Tony Hernandez contra Suarez. Tampoco se puede negar, que el peso de la ley ha tardado en caer sobre Tony Hernandez, y que ha sido fuera de Honduras. La justicia hondurea no solo permaneci inactiva ante los diversos sealamientos contra Tony, continua sin hacer nada tras su detencin. En concreto, la Oficina Administradora de Bienes Incautados OABI no ha procedido contra los bienes del acusado y su familia. La comparacin con el caso Rosenthal es inevitable. En aquel caso, tras la acusacin en Estados Unidos de lavado de activos del narcotrfico contra una prominente familia de banqueros hondureos, la misma OABI procedi con celeridad al embargo de todos los bienes de los acusados. Lo mismo ocurri con los bienes del ex Presidente Lobo, cuya casa fue embargada en el marco de un proceso por corrupcin contra su esposa. La pregunta es, por qu en este caso la OABI no hace nada, si el mandatario afirma que la ley es igual para todos?

Pero los sealamientos que afectan a la familia Hernandez Alvarado no se limitan al caso de Tony. En el marco del denominado caso pandora tambin se vio involucrada otra hermana de Juan Orlando: Hilda Hernandez, fallecida en un confuso accidente de helicptero a finales de 2017. Al parecer, el deceso de Hilda evit su imputacin en el caso pandora, en el que si figura como acusado su esposo Jean Marie Peyrecave. En relacin a este caso, el abogado de Suarez ha declarado que lo revelado por pandora es solo la punta del iceberg de una trama en la que se saquearon fondos pblicos de diversas instituciones pblicas, para favorecer las candidaturas presidenciales del propio Juan Orlando Hernandez. Segn Suarez, la trama era dirigida de forma directa por Hilda Hernandez hasta su supuesto fallecimiento en 2017, con el conocimiento y beneplcito de los presidentes Hernndez y Lobo.

Pero el involucramiento de los actuales gobernantes de Honduras con el narcotrfico va mucho ms all de estos casos. As, en el caso de la familia del expresidente Porfirio Lobo (2009-2013), estos vnculos llegan hasta su hijo, preso por narcotrfico en Estados Unidos. Adems el narcotraficante Devis Leonel Rivera Maradiaga declar ante una corte de Nueva York que su organizacin financi la campaa electoral de Lobo en 2010, y que incluso se celebr una fiesta tras el triunfo electoral en casa del mandatario en la que participaron el presidente, su hermano y varios diputados oficialistas, junto con los jefes de la banda los cachiros. Devis Leonel tambin acus de colusin con el narcotrfico a importantes figuras de los ltimos gobiernos, como el actual Ministro de Seguridad de Honduras, Julin Pacheco Tinoco, al exministro Oscar Alvarez y a varios y alcaldes diputados nacionalistas.

En el nivel local el narcotrfico y el Partido Nacional tambin se han visto relacionados. Paradigmtico es el caso del ex alcalde nacionalista de Yoro, Arnaldo Urbina, que fue jefe de campaa de Juan Orlando en su departamento en 2013, y actualmente est preso por liderar una banda de narcotraficantes y sicarios que todava mantiene un frreo control poltico y criminal en su regin. La hermana de Urbina fue diputada por el Partido Nacional y es la actual alcaldesa de Yoro. Otro caso relevante es el del municipio de El Paraso (Copn), cuyo narco alcalde Alexander Ardn, del Partido Nacional (fugado en la actualidad) lleg a construir una rplica de la Casa Blanca como sede del gobierno local. En la actualidad el municipio es gobernado por un lugarteniente suyo bajo la gida del Partido Nacional. Ardn, que al parecer vive escondido en las montaas de Copn, lleg a realizar una aparicin pblica en la ltima campaa electoral para apoyar a su lugarteniente, que se presentaba bajo una de las listas que apoyaban la reeleccin de Juan Orlando Hernandez Alvarado. El hermano de Ardn fue durante aos el director del Fondo Vial, desde el cual otorg contratos de obra pblica a los Cachiros.

Como se ve, los vnculos entre el Partido Nacional y el crimen organizado existen en todos los niveles, revelando un patrn que podra considerarse sistemtico. El hecho de que el mismo abogado lleve la defensa del hijo de Pepe Lobo, de Tony Hernandez, y de Rafael Callejas genera la sensacin de que todos ellos forman una comunidad de intereses que gira alrededor del Partido Nacional. Sensacin que se ve reforzada por las declaraciones de numerosos lderes del partido, en las que arremeten contra la justicia estadounidense y hacen llamados a la defensa de la independencia de Honduras.

La Honduras posterior al golpe de Estado de 2009 sufri un marcado proceso de degradacin poltica, que la llevo a convertirse en un autntico narco estado. La llegada al poder en 2010 de un Partido Nacional que se sinti hegemnico creo una serie de incentivos perversos que llevaron al pas por la senda de la violencia y la corrupcin. En este contexto se produjo un gigantesco desfalco del Instituto Hondureo del Seguro Social, se financiaron campaas polticas con dinero destinado a apoyar a mujeres pobres, se dilapidaron los fondos de la oficina de Presidencia y del Despacho de la Primera Dama y se crearon enormes redes de corrupcin en gran parte de las instituciones pblicas. Adems, la vida poltica del pas, que se haba caracterizado por su escasa conflictividad, se volvi profundamente inestable. A finales de 2017, Juan Orlando Hernndez logr presentarse a la reeleccin, violando lo dispuesto en la propia constitucin del pas, y se realiz el proceso electoral ms polarizado en dcadas en el pas. Un conteo de votos plagado de irregularidades y cadas de sistema provoc una masiva movilizacin ciudadana contra el fraude, que degener en represin militar. Como resultado, ms de 30 personas asesinadas. La misin de observacin electoral de la Organizacin de Estados Americanos recomend que se repitieran los comicios en el nivel presidencial, aunque su propuesta no fue atendida. En la actualidad, el mandatario Juan Orlando Hernndez es ampliamente percibido como ilegitimo en Honduras. Sin embargo, el respaldo incondicional de sectores militares le permite continuar en el poder, con lo cual el futuro de Honduras sigue siendo un enigma.

Javier San Vicente Maeztu es activista en defensa de los derechos humanos

Fuente: http://blogs.publico.es/otrasmiradas/17044/narcocrisis-en-honduras/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter