Portada :: Brasil :: Bolsonaro: amenaza fascista en Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-12-2018

Bolsonaro, entusiasta satlite de EEUU

ngel Guerra Cabrera
Rebelin


El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, est ofreciendo sus servicios a Estados Unidos para agredir a Cuba, a Venezuela y a todo lo que huela a progresista en nuestra Amrica. Las calumniosas y sistemticas declaraciones contra la presencia de los mdicos cubanos en ese pas, programa al que se opuso vehementemente desde que fue propuesto por la depuesta presidenta Dilma Rousseff, responden a esa condicin servil y rabiosamente reaccionaria, decidida a convertir al gigante suramericano en un belicoso pen de la poltica imperialista de Estados Unidos en la regin.

De all el intento bolsonarista de lograr un acuerdo bilateral con la potencia del norte para congelar bienes y fondos de Cuba y Venezuela, una jugada muy a tono con el inters del gobierno de Trump en redoblar la asfixia econmica a ambos pueblos y de crear condiciones sicolgicas para algn tipo de agresin militar contra la patria de Bolvar. Muy sealadamente del ultraderechista John Bolton, consejero de seguridad nacional de la Casa Blanca, con quien Bolsonaro se rene hoy en Ro. Tres das antes, para concretar esa agenda anticubana y antivenezolana con los departamentos de Estado, del Tesoro y el Consejo de Seguridad Nacional despach a Washington como su enviado a su hijo y diputado Eduardo Bolsonaro, report el diario O Globo. Es sabido que el presidente electo es un gran admirador de Trump, a quien considera como una salvacin para Occidente frente al marxismo cultural del globalismo. El inquilino de la Casa Blanca felicit al ex capitn por telfono el mismo da de su eleccin y acord trabajar estrechamente con l en materia comercial, militar y todo lo dems.

Pero existen seales anteriores del inters del carioca en una relacin carnal con Estados Unidos. Bolsonaro se reuni dos veces durante su campaa electoral con el senador estadounidense Marco Rubio, activo enemigo de Cuba, Venezuela y Nicaragua, pases cuya desestabilizacin Trump le ha encargado. Como l, Rubio es decidido partidario del sionismo y del premier Benjamn Netanyahu. La ltima de las reuniones tuvo lugar en la casa del senador en Miami donde almorzaron y conversaron por cuatro horas. No fue reportada en aquel momento pero se filtr a los medios brasileos y nadie la ha desmentido. Trascendi que hablaron de Venezuela, del apoyo a Israel y de armas de fuego. Rubio ha recibido millonarias donaciones de la Asociacin Nacional del Rifle(ANR) y Bolsonaro es partidario de la venta libre de armas, por lo que es lgico sospechar que su campaa recibiera financiamiento de la ANR. Pero cmo imaginar ese extenso convivio sin tratar el tema de Cuba y de sus mdicos en Brasil. Y es que si Rubio no quiere mdicos cubanos en ningn pas, tampoco la presencia de ellos en Brasil es compatible con la agenda ultraderechista de su invitado.

Bolsonaro, con su pretensin de imponer condiciones inaceptables a la presencia de los mdicos cubanos, ajenas a los trminos del convenio firmado entre los gobiernos de Cuba, Brasil y la Organizacin Panamericana de la Salud que normaban sus servicios, no le dej a La Habana otra opcin que retirar a sus mdicos. En ningn momento su equipo se dirigi a las autoridades cubanas. Cuba no acostumbra evacuar sus colaboradores de ningn pas por diferencias polticas. Ni siquiera de Honduras despus del golpe al presidente Zelaya pues los golpistas se mostraron respetuosos de los doctores y la concepcin fidelista es que estos prestan su servicio a los pueblos, no a los gobiernos. Es el presidente entrante quien no quera en Brasil a los cubanos. Una actitud cruel, pues los isleos prestaban servicio casi exclusivamente en sitios a donde ningn brasileo ni extranjero haba querido acudir cuando el gobierno de Dilma convoc al programa Ms Mdicos. Alcanzaron a brindar el 90 por ciento de las consultas ofrecidas en territorios indgenas y se encontraban en muchos lugares inhspitos a horas o das de la ciudad ms cercana. La actitud de los cubanos era inobjetable, tanto por su competencia profesional -que Bolsonaro puso en duda- como por su disponibilidad a toda hora y su humanismo y solidaridad con los pacientes. Los colaboradores se sometieron a examen antes de llegar a Brasil y eran evaluados peridicamente por el ministerio de salud. Encuestas arrojaban un 95 por ciento de aceptacin a su presencia. La Federacin de Alcaldes y 9 gobernadores alertaron en cartas a Bolsonaro que no haba con quin sustituirlos.

Casi veinte mil profesionales isleos realizaron ms de 100 millones de consultas en el pas suramericano. Los pobladores de cerca de 700 municipios vieron un mdico por primera vez a su llegada. Modificaron favorablemente los indicadores de salud de ese pas y demostraron que s es posible impulsar la cooperacin internacional sur-sur. En este caso con la gua de la Organizacin Panamericana de la Salud.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter