Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-12-2018

Enseanzas de 17 aos de lucha contra el megaproyecto ms lucrativo de la oligarqua mexicana
Los pueblos que vencieron al nuevo aeropuerto

Gabriel Ramos Carrasco
Rebelin


Hay una pregunta que resuena en la cabeza de compaeros y compaeras que luchan en este pas, de la gente de izquierda, de quienes se encuentran en la primera lnea de defensa popular en contra el saqueo capitalista en Mxico, es decir, en la resistencia contra los megaproyectos: Habiendo tantas luchas en este pas en defensa del territorio y los recursos naturales, que se dan en condiciones tan difciles y que en la mayora de los casos (hay que decirlo) no logran frenar las imposiciones de los dueos del dinero, cmo es explica que los pueblos de la orilla del lago de Texcoco hayan logrado derrotar a uno de los ms importantes, emblemticos y lucrativos megaproyectos de la oligarqua mexicana: el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de Mxico?

Conviene revisar la historia completa, de 17 aos de lucha ininterrumpida.

I.

La primera batalla inici en 2001, en una situacin poltica muy peculiar. El PRI recin haba sido derrotado por primera vez en la elecciones presidenciales y tenamos un gobierno foxista que lleg con mucho capital poltico, pero, ensoberbecido, result muy torpe en su operacin poltica.

El desprecio caracterstico de los foxistas por la gente humilde, les hizo pensar que podran borrar de un plumazo a esos pueblos, que tienen cientos de aos de historia. Y as lo intentaron a travs de un decreto expropiatorio que desapareca a las tierras de labor, los ejidos y colocaba en su lugar un aeropuerto.

Esta afrenta, era un insulto hacia todos los pueblos y hacia el conjunto de los habitantes de la zona, por eso la respuesta en los pueblos fue masiva y unnime. A pesar de las diferencias polticas y sociales, del distinto papel que cada quien jugara en la vida interna de las comunidades, casi todos los sectores se sumaron al movimiento, porque la amenaza era sobre era precisamente sobre la vida comunitaria: el aeropuerto desapareca de facto las comunidades, porque se edificaba sobre las tierras directamente.

La soberbia de Fox y la amenaza de la devastacin, agruparon a todo el pueblo.

Surgi el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, que consolid en poco tiempo un poderoso movimiento de oposicin a nivel regional, que pudo catalizar la indignacin, la preocupacin y la incertidumbre de los habitantes de un territorio comn.

Las autoridades locales pristas, que haban ya vendido a sus pueblos, fueron expulsadas y el municipio de Atenco y algunos pueblos aledaos estuvieron bajo control del movimiento en defensa de la tierra durante 10 meses. La tensin social estaba al mximo y la fuerza de la insurreccin popular contra el aeropuerto, en los hechos, desplaz al poder institucionalmente establecido en la zona. La gente se adue por completo de los territorios.

La organizacin fue posible tambin gracias a que exista en la regin, como en casi todos los pueblos de Mxico, una tradicin de lucha previa y una todava ms profunda identidad comunitaria, que se cristaliza muchas formas de autoridad moral y poltica en los pueblos (institucionalizadas o no), que activaron valores y estmulos para la movilizacin en base a una historia propia. Eso se supo provechar para dirigir el descontento social ante la construccin del aeropuerto.

Fueron 10 meses de intensa movilizacin, de permanente convocatoria a actividades que politizaron rpidamente a los pueblos involucrados en la lucha contra el aeropuerto, y que supo colocarse en la agenda nacional mediante la movilizacin. Entre otras, las marchas hacia el zcalo de la Ciudad de Mxico con machete en mano, que la polica intentaba sin xito impedir, hacan imposible que el gobierno pudiera ignorarlos.

Pero tambin se sigui una estrategia para rodearse de apoyo, una estrategia de solidaridad. Durante el tiempo que el municipio estuvo bajo control del movimiento, el FPDT se hizo presencia con casi todos los movimientos sociales del pas. Establecieron vnculos con el movimiento normalista, el movimiento magisterial, el movimiento estudiantil, el movimiento sindical, colectivos globalifbicos, anarquistas, comunistas, zapatistas y con muchos otros movimientos en defensa del territorio. No eran vnculos de una pltica entre dos lderes o dos comisiones de enlace, sino vnculos de movimiento a movimiento.

Manteniendo siempre un lnea independiente de los partidos polticos pero sin ningn tipo de sectarismo, la lucha del FPDT se gan un lugar en el movimiento social mexicano por su firmeza y su irrestricta solidaridad.

Al momento de la definicin de aquella primera etapa, cuando la represin del gobierno de Arturo Montiel oblig a Fox a enfrentar al FPDT en la palestra pblica, el movimiento supo rodearse de un apoyo de los movimientos y del pueblo de Mxico, que hizo impagable el costo poltico de una represin contra los pueblos para imponer el proyecto del aeropuerto, tras asestar una derrota poltica contra el gobierno que hizo que el proyecto se cancelara.

De esa primera victoria, Atenco se gan un lugar en el movimiento social, como ejemplo de una resistencia exitosa contra el despojo

II

En el ao 2006 vino la venganza contra los pueblos. Despus de una provocacin montada en Texcoco por una conflicto local que deriv en la detencin de varios integrantes del FPDT, los tres niveles de gobierno (representando a tres partidos polticos) participaron en la madrugada del 4 de mayo en la toma de Atenco, un operativo tpico de la Guerra Sucia,1 marcado por la barbarie y la tortura sexual como mtodo para quebrar al pueblo. Como resultado de aquel operativo, decenas de integrantes del FPDT, organizaciones solidarias e incluso gente del pueblo o que iba pasando, terminaron en la crcel, con procesos fabricados que resultaban en condenas de entre 30 y ms de 100 aos.

La represin tuvo varias razones para ejecutarse, distintos objetivos estratgicos para los enemigos del movimiento:

a) La venganza poltica y la necesidad de dar un castigo ejemplar a una lucha ejemplar, que haba derrotado un megaproyecto y un decreto presidencial y se haba vuelto emblemtica.

b) El uso electoral, la de 2006 fue la eleccin ms cerrada de la historia, y la represin contra Atenco jug un papel, para que los candidatos se pudieran presentar ante los inversores de megaproyectos como los que podran garantizar sus intereses, en contra del movimiento social. Fue, incluso, el primer acto de campaa presidencial de Pea Nieto, quien tambin se apresur a colgarse la medalla de la represin.

c) La necesidad de golpear a una organizacin regional que cada vez se haca ms fuerte, el FPDT y allanar el camino para revivir el proyecto del nuevo aeropuerto.

Junto con el fraude electoral que impuso a Felipe Caldern en la presidencia y la salida violenta que se le dio al movimiento de la APPO, la represin en Atenco es parte del inicio de un periodo de difcil en el que el movimiento se ha visto ante condiciones cada vez ms adversas, en un pas que se hundi en la miseria y la violencia durante los ltimos 12 aos de ofensiva de un neoliberalismo ya descompuesto y decadente.

Si uno de los objetivos de la represin de 2006 era acabar con la organizacin que pudiera hacerle frente al proyecto del aeropuerto, en ese punto result un fracaso. Porque la organizacin no slo no desapareci, sino que se recompuso, logr sacar a todos sus presos de la crcel y el FPDT sigui existiendo como referente importante de lucha en la zona y en el pas

La lucha por la libertad de los presos polticos fue de 4 aos, cuatro aos en que el pas cambi mucho y tambin las condiciones de lucha:

Aunque el movimiento se recompuso, obviamente no contaba con la misma fuerza que antes de la represin. En esa ocasin, la ruta jurdica jug un papel preponderante, la estrategia legal permiti colocar el punto como un tema de deba resolver la SCJN, y no en los juzgados del Estado de Mxico controlados Enrique Pea Nieto.

Para la lucha por la libertad y la justicia, el agrupamiento de nuevos sectores sociales fue vital. Adems de mantener la presencia y el apoyo del movimiento social y de los sectores ligados a la defensa de la tierra, el FPDT dirigi sus esfuerzos hacia otros sectores y se rode del apoyo de organizaciones de derechos humanos nacionales e internacionales y de colectivos de artistas e intelectuales, que permitieron darle proyeccin y visibilidad a la campaa por la libertad de los presos polticos.

Otro elemento muy importante fue el trabajo que el FPDT realiz a nivel internacional, porque la solidaridad que logr cosechar, volvi como una presin efectiva sobre el gobierno mexicano, ejercida por instituciones como la CIDH, AI, HRW. Adems se consigui el apoyo de ONGs internacionales para sostener la lucha, se lleg a involucrar a la embajada venezolana en el conflicto, se logr el pronunciamiento de 11 premios nobel de la paz (encabezados por Jody Williams) que pidieron la libertad de los compaeros, as como el pronunciamiento de figuras como Eduardo Galeano, Noam Chomsky o Evo Morales.

Sin dejar de contar como elemento principal la terca movilizacin, la persistencia en marchas, caravanas, foros, y todo espacio de denuncia al que se tuvo acceso. Esa lnea el movimiento nunca la abandon.

A pesar de las sentencias exorbitantes que eran de facto una cadena perpetua para los compaeros, en el ao 2010 se logr la libertad de todos los presos y perseguidos detenidos en Atenco, la organizacin y la confianza del pueblo se recompuso y se prepar para la nueva batalla. El FPDT derrot una vez ms al Estado. Los pueblos de la orilla del lago remontaron el castigo ejemplar que les quiso dar la oligarqua y, de nuevo, Atenco se volvi el smbolo de una lucha victoriosa.

El smbolo cambi de bando, y la prueba de que el PRI de 68 y de la guerra sucia sigue actuando en el siglo XXI, se reflej en la represin en Atenco. Se convirti en una mancha de sangre en las manos de Pea Nieto, un permanente recordatorio de la historia que acompaa al grupo gobernante que l representa.

El movimiento social y popular de la regin de Texcoco, sigui siendo un smbolo de la lucha contra los megaproyectos, se mantuvo presente en el imaginario de las luchas ligadas a lo comunitario, a la tierra y la tradicin campesina. Pero tambin se volvi un smbolo para nuevos actores, como un movimiento que haba enfrentado a la represin prista que todos veamos volver con el arribo de Pea Nieto a la presidencia. Esto se hizo evidente desde la campaa presidencial, con en el movimiento #Yosoy132, que inici justo con la reivindicacin de Atenco y su lucha contra la represin en la visita de Pea Nieto a la Universidad Iberoamericana. En ambos casos, era un smbolo exitoso: que supo defender la tierra y supo sobreponerse a la represin.

III

Pea Nieto reinici el proyecto del aeropuerto en el ao 2014.

Para entonces, la situacin del movimiento, de los pueblos y del pas era muy distinta a la de 2001. Durante 8 aos el grupo Atlacomulco del PRI (en control del gobierno del Estado de Mxico y despus tambin del Federal), se dedic a golpetear al tejido social de las comunidades que haban resistido, a dividir a los pueblos: Ejecutaron fraudes para imponer pristas que operaran en favor del aeropuerto desde el comisariado ejidal, la presidencia municipal y otros espacios de accin comunitaria; simularon asambleas de ejidatarios para modificar el uso de suelo y permitir la venta de la tierra; utilizaron a CONAGUA para despojar las tierras que despus presentaran como federales; repartieron mucho ms dinero; recortaron las obras gubernamentales y el presupuesto municipal, y aumentaron el caudal de recursos dirigidos, para fortalecer al grupo prista local.

En el nuevo proyecto el aeropuerto no se construira sobre las tierras que estaban directamente bajo control del pueblo, por lo que no se pudo evitar el inicio de las obras. A pesar de los intentos por resistir a la construccin de la barda perimetral y de los caminos para llevar material a la obra, los campamentos de resistencia fueron agredidos por grupos de choque armados. Pea Nieto endureci su posicin hacia el final de su sexenio, y sigui imponiendo su programa a pesar del descontento que creca por todo el pas. Para el movimiento contra el nuevo aeropuerto los espacios de dilogo estaban cerrados, la resistencia viva un momento difcil. La construccin de la obra, sin embargo se atras, tanto por la corrupcin de los mismos impulsores, como por los problemas tcnicos que encontraron en la zona del lago de Texcoco, no apta para ese tipo de construccin.

En ese contexto lleg la coyuntura electoral de 2018.

IV

La ltima coyuntura:

Lpez Obrador siempre se opuso al aeropuerto, desde que era jefe de gobierno del DF. Al inicio de su campaa en 2017, sostuvo una posicin categrica de rechazo, respecto al NAICM, incluso afirmando que al da siguiente de ganar la eleccin, vamos a decirle Pea que se cancela la obra. Esta posicin puso de nuevo el tema del aeropuerto como un punto de debate de la agenda nacional. Incluso el jefe de los magnates, Carlos Slim, tuvo que salir a defender el proyecto del que era el principal inversor. En esa etapa de campaa, el movimiento de resistencia hizo lo posible por influir en el debate, increpando a quienes defendan el aeropuerto para exponer sus argumentos en los medios de comunicacin, pero el foco electoral le quit visibilidad a la voz de los pueblos. Como en muchos otros temas durante la campaa, AMLO se fue recorriendo, suaviz su discurso y asumi una posicin ambivalente. Los empresarios y sectores beneficiados con el aeropuerto ejercieron presin y antes de la elecciones, Lpez Obrador ya se haba replegado a la propuesta de la consulta que definiera el futuro del proyecto aeroportuario.

Tambin en esa etapa, el FPDT, hizo un trabajo muy importante para unir todas las luchas de los pueblos que ya sufran los efectos de la devastacin ambiental por el avance de la construccin del aeropuerto. Ese trabajo fue de vital importancia para acuerpar muchas resistencias dispersas. Fue tambin un trabajo de concientizacin de varios meses, que permiti comprender que el problema particular de cada pueblo estaba relacionado con el problema regional del inicio de la construccin del nuevo aeropuerto. As, una vez ms se ensanch la base de las fuerzas sociales que se organizaban en contra del nuevo aeropuerto y apareci un nuevo sector de lucha que jug un papel central: los pueblos que se sumaron al resentir los efectos de la devastacin ambiental que caus el inicio de la obra.

Tambin se realiz una convocatoria para coordinar esfuerzos con todos los sectores del movimiento y las organizaciones sociales y polticas que vean en la lucha contra el aeropuerto un punto importante de definicin poltica. Sin partidismos, por fuera de la lgica electoral, pero sin sectarismos, dando un lugar en la trinchera a quienes quisieran aportar a la lucha, se sumaron ms fuerzas a la resistencia contra el nuevo aeropuerto.

El triunfo de AMLO en las elecciones, y el anuncio de la realizacin de una consulta para definir el futuro del proyecto aeroportuario, coloc al FPDT y a todo el movimiento de resistencia, una vez ms, frente a un nuevo escenario. No slo nuevo, sino muy peculiar, porque se dio en un periodo de transicin (casi de cogobierno), en que Pea Nieto y Lpez Obrador fueron llegando a acuerdos para tomar decisiones. El tema del aeropuerto apareca como el primero que amenazaba la tersa estabilidad del cambio de poder.

Ante esta coyuntura nueva y peculiar, el movimiento tuvo que recurrir a su tradicin propia, a sus principios y a sus ideas, pero tambin tuvo que innovar formas de lucha.

La ambigedad con que se present en un primer momento la propuesta de la consulta, respecto a sus mtodos, contenidos y alcances, gener incertidumbre en los pueblos y en el movimiento de resistencia. La definicin en torno a la consulta se hizo muy difcil, porque la cantidad de cuestionamientos que surgan, implicaban tambin aprender a lidiar con una nueva poltica, de la cual haba una natural desconfianza.

La consulta sobre el aeropuerto era un procedimiento para legitimar una decisin ya tomada? S y no: S porque estaba toda bajo control de Lpez Obrador y l poda accionar para que se resolviera de una u otra forma, movilizando a sus bases o inclinando la balanza. No, porque an no haba una decisin tomada en las fuerzas polticas que rodean a AMLO respecto al futuro del NAICM.

Se puede intuir que para su proyecto financiero, result muy conveniente la cancelacin del aeropuerto, principalmente porque implicaba cargar con el costo econmico de un proyecto que no era suyo, del que l no vera resultados y que estaba diseado para extraer recursos del erario hacia una mafia ajena y contraria a AMLO. Pero no estaba decidido si el gobierno electo quera cargar con el costo poltico de cancelar el aeropuerto. Casi explcitamente, AMLO dej claro que podra cancelarlo si senta una presin al respecto, un empuje popular que le permitiera enfrentar la reaccin a esa decisin, y lo importante fue que sinti esa presin. El reto era generar una corriente de opinin a nivel nacional en contra del aeropuerto, que pesara en la decisin del nuevo gobierno y que permitiera inclinar la correlacin de fuerzas en contra del aeropuerto en Texcoco que se reflejara en la consulta.

A pesar de la gran cantidad de observaciones y desacuerdos que se tienen con la propuesta de la consulta (que se hicieron saber pblicamente), el movimiento resisti la tentacin de centrar el debate en contra del nuevo gobierno, no se ator en esa discusin. En lugar de poner en el centro del discurso el debate contra el gobierno electo en torno a la consulta, se opt por mantener como el eje principal del debate lo referente a la viabilidad del nuevo aeropuerto, debatiendo contra sus impulsores: el PRI de Pea Nieto y la oligarqua beneficiada del proyecto.

Esa posicin estratgica de mantener a Pea Nieto como el enemigo principal, es muy importante para tener en cuenta en la nueva situacin. Mantener a la oligarqua como el principal enemigo al que haba que derrotar, permita trazar la lnea de definicin poltica que delimitaba el conflicto como un espacio en que se contrapusieron los intereses de los sectores dominantes contra los intereses de los sectores populares y vapuleados de este pas, entre los de arriba y los de abajo, los que realmente se beneficiaran de la construccin del nuevo aeropuerto y los que seran afectados, como un conflicto de clase (que se confirma si uno observa los videos, argumentos y consignas de los asistentes a la marcha en protesta por la cancelacin del NAICM el 11 de noviembre pasado).

En el contexto actual, en que hay una amplia expectativa de un cambio plausible en el pas, definir al enemigo como los que han auspiciado y lucrado con la situacin actual, funcion de modo adecuado. El tema del nuevo aeropuerto se volvi la primera prueba, la primera ocasin en que deba definirse, desde el triunfo de la eleccin de Lpez Obrador, quin va a tomar las decisiones en el pas: si los de siempre (los que logr el movimiento demostrar que son los beneficiados del aeropuerto) o si realmente habra una voluntad de cambio y esta vez se hara valer la voz de los pueblos afectados.

En trminos estratgicos, no se poda despreciar la importancia de la consulta, porque su resultado se revestira de un halo de legitimidad en la lgica del gobierno electo y lo amarrara a hacerlo realidad, sea cual fuere. Por tanto, an cuando el movimiento anunci correctamente que la lucha contra el aeropuerto seguira ms all de la consulta, sin importar su resultado, lo real era que si el proyecto de Texcoco hubiera resultado avalado en ese ejercicio, las condiciones de la resistencia seran muy adversas. Estaramos en una situacin contraria a la actual, en que es una posibilidad real a corto plazo, la cancelacin definitiva del proyecto.

El espacio de lucha estaba definido sobre todo en la capacidad de influir a la opinin pblica, es decir, en la lucha ideolgica contra los impulsores del aeropuerto, pero en una situacin coyuntural extremadamente compleja que se podra resumir as:

Haba que presionar a AMLO sin colocarlo como el enemigo principal. Haba que ganar la consulta, sin avalarla, sin amarrarse al resultado de un procedimiento que no estaba bajo control de los pueblos que seran directamente afectados.

El movimiento resolvi la contradiccin centrando el debate en su principal enemigo: Se hizo el llamado a todo el pueblo a expresar su rechazo al nuevo aeropuerto en Texcoco, a manifestarse ampliamente en contra del proyecto de Pea Nieto en todos los mbitos. Nos propusimos ganar el no al aeropuerto en Texcoco en todos los mbitos de lucha, en las redes, en los medios, en las calles, con las organizaciones, y tambin en la consulta de AMLO. Esa fue la formulacin con la que se evadieron las telaraas del debate y se centraron las fuerzas en los principales objetivos.

En ningn momento durante este proceso hubo un compromiso de AMLO, con el movimiento de resistencia ni con el FPDT, que asegurara el resultado de la consulta. Su propuesta slo abra un espacio de debate y esperaba a ver si se lograba generar una posicin en contra del aeropuerto que ejerciera una fuerza relevante, pero sin esa fuera, el resultado de la consulta bien podra haber sido distinto.

En ese momento, el lanzamiento de la campaa #YoPrefieroElLago fue un gran acierto de parte del movimiento, porque resolva de modo adecuado varios temas del posicionamiento poltico frente a la consulta:

Entre otras virtudes, la campaa permiti no someterse a la dicotoma Texcoco-Santa Luca con la que el movimiento nunca estuvo de acuerdo; poner el tema ambiental, el punto ms dbil en el discurso en favor del nuevo aeropuerto, en el centro del debate y quebrar un discurso hegemnico que centraba la discusin en el progreso necesario o en el dinero ya invertido. La campaa tambin logr demostrar, en trminos econmicos, que el nuevo aeropuerto no era necesario para el desarrollo del pas y que representaba un nuevo despojo de quienes se han enriquecido desviando a arcas privada el dinero pblico; colocar el conflicto como en trminos de la disputa entre la vida y el capital, la madre tierra contra el dios dinero; definir el acto poltico de oponerse al nuevo aeropuerto en Texcoco como una manifestacin en contra de todo lo representado por Pea Nieto y sus mltiples agravios.

La campaa tambin dio organicidad y visibilidad a los argumentos tcnicos y cientficos en contra del aeropuerto en Texcoco, agrupando en la participacin concreta a especialistas de diversas ramas que aportaron argumentos imprescindibles para comprender la gravedad de las consecuencias negativas del nuevo aeropuerto. Una tarea indispensable para echar por debajo la campaa a favor del nuevo aeropuerto.

La campaa permiti agrupar nuevas voces que rechazaron el proyecto aeroportuario, incluyendo a la base social de AMLO, pues se logr identificar de manera masiva el rechazo al aeropuerto con la lgica del cambio que se expres en la pasada eleccin. Una vez ms, se ensanch el apoyo a la lucha contra el nuevo aeropuerto, y fue ese apoyo de muchos sectores a distintos niveles, la cosecha de 17 aos de lucha y solidaridad, el que inclin la balanza a favor de un resultado tan contundente a favor de la cancelacin del aeropuerto en Texcoco. El FPDT no ha transmutado su base de apoyo, sino que la ensanchado constantemente.

V

Entonces, cmo fue que los pueblos de la orilla del lago de Texcoco lograron derrotar al proyecto del nuevo aeropuerto de la Ciudad de Mxico?

El movimiento de resistencia encabezado por el FPDT, en estos 17 aos, ha pasado por las ms dismiles coyunturas, y en cada una ha recurrido a diferentes estrategias y formas de lucha para alcanzar sus objetivos. Flexible en la tctica, firme en la estrategia.

- La primera enseanza de este movimiento es que no hay recetas. En cada coyuntura concreta es necesario que analizar la realidad, observar qu fuerzas se estn moviendo en contra del pueblo, qu intereses persisten y qu fuerzas se pueden agrupar en varo del movimiento, sin prejuicios.

- Otro tema de importancia es eliminar los sectarismos, el FPDT siempre ha tenido una no partidista, pero nunca le ha cerrado la puerta a ningn sector para participar. El movimiento mantuvo durante 17 aos la lnea de agrupar a la mayor cantidad de voces y dar alternativas de participacin a todos los que quisieron apoyar la lucha por la la cancelacin del nuevo aeropuerto.

- No hay procesos lineales, la lucha sufri cadas, desgaste, reveses. Pero lo que permaneci fue la firmeza y la persistencia. La decisin de luchar y la terquedad de mantener en alto la bandera de la cancelacin del proyecto, an en los contextos ms difciles, es la otra enseanza, porque la resistencia es lo que abre la posibilidad de nuevas coyunturas.

Todas las circunstancias deben ser analizadas en concreto. Muchas de las condiciones que se tomaron en cuenta para la definicin que tom el movimiento no se van a repetir en el corto plazo y no son las condiciones en que se desarrollan otros movimientos.

Elementos que se desprenden de la lucha contra el aeropuerto para la los aos que vienen:

El rumbo del gobierno que encabezar Lpez Obrador es maleable, no es un juicio sobre su personalidad o sobre su proyecto, sino sobre su prctica poltica y sobre lo que l mismo ha dejado ver que va a asumir como estrategia de toma decisiones: avanzar donde exista presin interna. Colocar espacios de debate, obviamente tratar de que estn bajo su control, pero eso no significa que no se pueda influir en ellos. La necesidad del nuevo gobierno de legitimar sus decisiones abre un margen de accin para el movimiento social, con el reto de movilizar las expectativas de cambio.

Es maleable tambin hacia posiciones conservadoras, porque ah donde gane la presin de la oligarqua, de la derecha, de los poderes fcticos o de la clase poltica con la que logr un acuerdo de transicin, har lo que a esos poderes les convenga. Por eso es imprescindible para el movimiento influir en los espacios y sectores que pueden ejercer una presin sobre la toma de decisiones. Pero hay que saber cmo hacerlo. Dirigirse a la base social de AMLO (su principal indicador del sentimiento popular).

Es necesario aprender a posicionarse bajo nuevas condiciones, no slo polticas o que no slo tienen que ver con el hecho de que AMLO est en la presidencia, sino con las expectativas de cambio, con la disposicin de lucha, con la sensibilidad y el nivel de conciencia poltica de nuestro pueblo, de nuestros potenciales aliados, de los sectores que debemos organizar. Hay que reconocer que estamos en un nuevo escenario.

Los poderes reales de este pas no han cambiado ni cambiarn con el gobierno de AMLO, la oligarqua tiene amplias posibilidades de salir del sexenio que inicia, intocada. La matriz de produccin capitalista que saquea y empobrece a los mexicanos no est ni de cerca bajo amenaza. La clase poltica criminal y corrupta sigue ah, en el PRI, el PAN, en el PRD y tambin algunos ya alienados dentro de Morena y del nuevo gobierno. Los poderes econmicos que controlan el pas, la oligarqua mexicana, siguen siendo los principales enemigos del movimiento social y el pueblo. Actuarn durante el prximo sexenio para hacer del nuevo gobierno funcional a sus intereses. Pero hay que reconocer que el espacio para disputarles las decisiones ha cambiado, un poco, pero ha cambiado. Ms que apresurarnos a AMLO como el nuevo y ms importante enemigo, hay que verlo ms como una balanza, como un gobierno que se inclinar del lado que logre concitar ms peso poltico.

En esta lgica, es imprescindible no someterse tampoco a los objetivos del gobierno de AMLO. No siempre los intereses del nuevo gobierno van a coincidir con los intereses del movimiento social o de la lucha por la tierra, por lo cual es imprescindible mantener la independencia del movimiento popular, porque slo as es como se pueden mantener posiciones que respondan sin amarres a los intereses de los sectores oprimidos del pas.

Esta caracterstica maleable hace difcil la lectura y caracterizacin del nuevo gobierno, no esperemos ver una lnea poltica coherente en todos sus actos, en todo caso, puede abrirse un escenario poltico que refleje con ms fidelidad la correlacin de fuerzas entre intereses antagnicos. En su afn de conciliar los intereses de todos los sectores de la sociedad, tomar iniciativas contradictorias. Por ejemplo, es previsible que se tomen iniciativas para mejorar la calidad de vida de la gente al mismo tiempo que se busque mantener el margen de ganancias de los dueos del dinero en este pas. En esa contradiccin hay que saber actuar: no echar todo por la borda todos los espacios que el nuevo gobierno puede abrir para la lucha, pero tampoco entronizar al proceso como la va segura de un cambio profundo. Desde el movimiento social, observando la contradiccin inherente del nuevo gobierno, es necesario atacar con firmeza lo que no le guste, llevar ms adelante lo que le parece correcto.

Cualquier proyecto que pretenda conciliar los intereses del capital y de la oligarqua con los intereses populares y del movimiento social, tiene un lmite, porque esa tensin es irreconciliable y la balanza eventualmente se rompe. Pero sealar que Lpez Obrador no es revolucionario y que su proyecto no es anticapitalista es como llamar la atencin de sobre un olmo que no da peras.

Las experiencias recientes de algunos gobiernos latinoamericanos indican que cuando el equilibrio de intereses que pretenden sostener se rompe, la situacin poltica ha retornado a la lgica de a derecha neoliberal. El reto para los movimientos sociales es cmo generar una alternativa de izquierda, que en estas condiciones avance y consolide espacios y conquistas en esta etapa contradictoria, para ser una alternativa real para un pueblo que, en bsqueda de un cambio verdadero, hoy transita una experiencia indita, luego de un triunfo electoral largamente ansiado por millones de mexicanos.

Antes de menospreciar la coyuntura que se abre, o catalogar los sectores que emergen en ella, es importante no colocar al movimiento social fuera de la posibilidad de influir en el rumbo del pas. Debemos observar las expectativas del pueblo y mantener una poltica que ayude a que, ah donde el nuevo proceso genere frustracin para los intereses del pueblo, seamos capaces de convertirlo en organizacin, en grupos de presin, en trincheras para la revolucin, en espacios de poder popular que hagan realidad un cambio profundo en este pas.

El pueblo pondr a prueba a AMLO y sus lmites, y despus buscar nuevas alternativas u horizontes, nuevos referentes. La larga lucha de 17 aos de los pueblos de la orilla del lago de Texcoco, y de todos y todas que de algn modo se sumaron a la lucha contra el nuevo aeropuerto, demuestra que los que se creen dueos del pas no son invencibles. Demuestra que la firmeza y el anlisis de la realidad, los puede derrotar. Tengamos confianza en el pueblo y sobre todo, dmosle a s mismo esa confianza de que puede vencer a los que han hundido a este pas en la miseria y al violencia, para construir uno nuevo, ms justo, ms solidario, del que nos podamos sentir completamente orgullosos.

Nota:

1 Carlos Montemayor. Atenco y la Guerra Sucia: http://www.jornada.com.mx/2006/05/13/index.php?section=politica&article=014a1pol

Gabriel Ramos Carrasco, es candidato a doctor en Estudios Latinoamericanos por la UNAM y he participado en el movimiento contra el nuevo aeropuerto en Texcoco, junto con los compaeros del FPDT.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter