Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-12-2018

Las nias y jvenes sirias se enfrentan a la pobreza y la tradicin al intentar reeducarse en Turqua

Ece Goksedef
Middle East Eye

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.



Como sus familias sufren graves problemas econmicos, muchas nias sirias refugiadas acaban mendigando en la calle o trabajando para ayudar a llegar a fin de mes (AFP)

Cada maana, Maya entra a trabajar en una pequea peluquera situada en la histrica barriada de Eyub, en Estambul. Desde las nueve de la maana a las seis de la tarde, se encarga de llevar a las peluqueras los utensilios que necesitan, de barrer el suelo y de ofrecer agua o caf a las clientas, ningun a de las cuales se da cuenta de que la nia de 12 aos es siria.

Maya ha aprendido el turco rpidamente desde que empez a trabajar en la peluquera hace tres aos, tras pasar un ao mendigando por la calle.

Miles de nias sirias en Turqua no van tampoco a la escuela porque han empezado a trabajar o porque se han visto forzadas a contraer matrimonio a una edad temprana.

Mientras los estudiantes turcos vuelven al colegio esta semana, segn un informe de UNICEF sobre la situacin humanitaria, alrededor de 350.000 nios y jvenes sirios de entre seis y dieciocho aos estn sin escolarizar en Turqua, sealando que la pobreza endmica, las barreras del idioma y el trauma son solo algunos de los o bstculos que se alzan entre los nios sirios y las escuelas turcas.

De Alepo a las calles de Estambul

Turqua acoge al mayor nmero de refugiados, migrantes y solicitantes de asilo del mundo, con una cifra que en abril de 2018 llegaba casi a los cuatro millones. Casi 3,6 millones son refugiados sirios y, de ellos, 1,7 millones son nios.

 Entre ellos estn Maya y su familia -siete hermanos, su padre y sus dos esposas-, que huyeron de la nortea ciudad siria de Alepo hacia Turqua en 2014, mudndose con una ta a un apartamento de Eyup.

Los dos hermanos mayores de la nia quedaron atrs en Siria para unirse a los grupos de la oposicin que combatan contra las fuerzas partidarias de Bashar al-Asad. Posteriormente lleg a Estambul la noticia de que haban matado a los dos hermanos.

Despus de arribar a Turqua, la madrastra de Maya enferm gravemente, por lo que su madre tuvo que cuidar de todos los nios mientras su padre y su hermano trabajaban en la construccin. El dinero era escaso porque la familia luchaba para alimentar a once personas con dos magros salarios.

Fue entonces cuando Maya, de ocho aos en aquel momento, y su hermana Nur, de doce, empezaron a mendigar por las calles de Estambul confiando en poder aportar algo al mantenimiento de la familia.

Despus de un ao viendo a las dos nias mendigando frente a la mezquita del barrio, Buket Erisik, de 60 aos, la duea turca de la peluquera, intervino.

Paso siempre por delante de la mezquita cuando cierro la tienda para ir a casa por la noche, y all vea a estas dos nias cada da, dijo Erisik a Middle East Eye . No quera entrometerme en sus asuntos familiares, pero me senta muy triste cada vez que las vea: dos niitas solas en la calle, Dios sabe qu poda sucederles.

 Una noche estaba nevando y haca tanto fro que iba medio congelada dentro de mi abrigo y an seguan all! Ese fue el momento en el que decid no esperar ms, recuerda.

Erisik meti en su tienda a Maya y Nur, las calent dndoles una sopa caliente, les pregunt por su situacin y decidi dar un empleo a ambas nias para sacarlas de las calles.

Escasas posibilidades de ir a la escuela

 Cuando se reuni por primera vez con los padres de Maya y Nur, Erisik le pregunt a su padre por qu sus hijas estaban mendigando en lugar de estudiar.

No queran que ninguno de sus hijos asistiera a la escuela, haban puesto sobre sus hombros la carga de ganar algn dinero", dijo la duea del saln. Y cuando llegan a cierta edad, obligan a sus hijas a casarse.

Nia siria en una escuela de la provincia de Sanliurfa, Turqua, en diciembre de 2015 (AFP)

Tras hablar con su padre, cuando vi que no haba forma de que las nias fueran al colegio, le pregunt cunto dinero quera por su trabajo. Estoy pagndoles la cantidad que l me dijo, aadi.

Pero estoy muy segura de que pronto van a obligar a Nur a casarse. Tiene ya 16 aos, y la nica razn de que no lo hayan hecho an es porque aqu gana un buen dinero.

Nur declin hablar en profundidad con MEE sobre su situacin.

Aunque la adolescente dijo que no se senta muy atrada por la idea de continuar sus estudios, su hermana menor, Maya, todava suea con volver al colegio.

Cuando plante el tema ante su familia, la madre de Maya le dijo que podra asistir a clase si continuaba trabajando despus de la escuela, una condicin con la que la nia estuvo de acuerdo.

Pero Maya se enfrent a una desagradable sorpresa cuando intent inscribirse por primera vez en Turqua en 2014. Le dijeron que, debido a que tena 13 aos de edad, tena que matricularse en sptimo grado.

El problema es que la nia siria tena solo ocho aos y lo que deba comenzar era el tercer grado. Pero sus protestas fueron en vano.

No se pudo hacer nada, as que empec el sptimo grado, dijo Maya a MEE. Pero estaban enseando unas matemticas muy complejas y algo de historia que yo desconoca. Solo pude seguir las clases durante tres meses.

A la maana siguiente, volv a las calles.

La razn por la que las autoridades turcas crean errneamente que era cinco aos mayor de su edad real era confusa, explic Erisik a MEE.

La mujer turca descubri que, al entrar en el pas, los padres de Maya haban dicho a los funcionarios que todas sus hijas menores eran mayores que su edad real. Sospecha que este engao pudo responder a un intento de eludir las leyes turcas, que prohben el matrimonio de menores de 17 aos.

Segn el Fondo de Poblacin de las Naciones Unidas, el matrimonio precoz se convierte a menudo en un mecanismo econmico de enfrentamiento para las familias de refugiados en una situacin financiera desesperada, aunque con graves consecuencias para las nias, que son ms vulnerables a los abusos, enfrentan mayores riesgos durante el embarazo y, a menudo, se ven privadas de la escolarizacin.

Si bien el alcance del fenmeno del matrimonio precoz en Turqua no se conoce todava bien, a principios de este ao el pas se vio sacudido por la revelacin de que en un hospital en Estambul se haban atendido ms de 100 embarazos de adolescentes, incluidas al menos 39 nias sirias, en el lapso de solo unos pocos meses. Y esto, despus de todo, en una regin en la que el parto fuera del matrimonio sigue siendo raro.

La lucha por llegar a la universidad

Aunque Maya sigue estando decidida a proseguir algn da sus estudios desde el tercer grado, algunas jvenes y mujeres sirias refugiadas han podido seguir con su educacin en Turqua hasta el nivel universitario, a pesar de los numerosos contratiempos. Fatima Abdulrezaq, de 22 aos, es una de ellas.

En 2012 abandon la ciudad siria de Lataquia con su madre y sus dos hermanas, quedando su padre atrs hasta 2015, en que se reuni con su familia en la ciudad fronteriza turca de Gaziantep.

Gaziantep era la ciudad con mayores oportunidades en 2012 para que los sirios ganaran dinero, dijo Abdulrezaq a MEE. Saba que tena que ir al instituto porque haba completado ya la mitad de la enseanza secundaria en Siria. Pero no podamos pensar en nada porque ni siquiera sabamos si nos quedaramos en Turqua o volveramos pronto a casa.

Abdulrezaq cont que a los 16 aos trabajaba doce horas al da como dependienta en una tienda. Tras un ao en Gaziantep, su familia fue consciente del hecho de que la guerra en Siria no iba a terminar pronto.

Como mi madre y hermanas continuaban trabajando, insist en ir al instituto, dijo la joven.

En aquella poca no se admita a los sirios es los colegios pblicos turcos. Abdulrezak se incorpor a un instituto abierto recientemente en Gaziantep que segua el programa educativo sirio, en el cual se gradu.

Como siria turcomana, conoca ya el nivel bsico de la lengua turca, pero necesit aprender el alfabeto y la gramtica para alcanzar el nivel de fluidez necesario para poder ingresar en la universidad.

Tras seguir los cursos turcos, Abdulrezaq fue admitida con una beca en la universidad de Selcuk, en la ciudad de Konya, en la Anatolia central.

Ftima en la universidad de Selcuk tras su graduacin el pasado mes de junio (AFP)

A principios de este ao, Abdulrezaq se licenci en periodismo y ahora trabaja como facilitadora independiente para medios de comunicacin extranjeros en Siria y Turqua, y agradece mucho el apoyo de su familia por haberlo conseguido.

Si hubieran actuado conmigo como muchos sirios hacen con sus hijas, probablemente seguira trabajando en la misma tienda por un salario escaso, dijo. Pero ahora puedo apoyar la causa de los sirios. Puedo ser la voz de los sirios y defender nuestros derechos por todo el mundo. Estudiar fue la nica opcin que tuve para poder sobrevivir fuera de mi pas y poder volver en cuanto sea posible.

El mayor problema para las nias sirias en Turqua es la educacin, aadi Abdulrezaq. Las familias no creen que sea una prioridad a causa de la pobreza en la que viven y prefieren que sus hijas se casen a una edad temprana, incluso antes de los 17 aos. Pero si realmente quieres conseguirlo, hay muchas oportunidades para poder ir al colegio.

La educacin es nuestra arma

Nurhan Alo es otra joven siria que tuvo la suerte de contar con el apoyo de sus padres para continuar con sus estudios tras escapar de Afrin en 2013 a travs de la provincia fronteriza turca de Hatay.

Al abandonar en 2012 la universidad de Alepo -donde estudiaba Econmicas- a causa de la guerra, Alo se uni a una ONG extranjera en Hatay que proporcionaba ayuda a los nios sirios.

En 2014, al comprender de que no podra regresar pronto a su hogar, Alo decidi continuar con sus estudios.

La Universidad Tcnica de Oriente Medio (METU, por sus siglas en ingls) en Ankara, una de las mejores universidades de Turqua, la acept finalmente, siendo una del pequeo grupo de mujeres entre los 30 estudiantes sirios que estudiaban all.

Mis padres me dijeron siempre que la educacin es lo ms importante en nuestra vida, dijo a MEE. Fue tan injusto tener que dejar la universidad y a mis amigos a causa de la guerra. Algunos se fueron tambin, otros murieron.

La universidad debera ser la poca ms interesante y relajada de la vida de alguien, pero no ha sido as para nosotros. Nos han cortado la vida por la mitad, dijo. Por eso quise siempre continuar y licenciarme y me sent muy feliz cuando pude ingresar en la universidad en Turqua.

Mediante su trabajo con la ONG en Hatay, Alo vivi de primera mano los obstculos con que tropezaban muchas de los jvenes y nias sirias que intentaban seguir con su educacin.

Veo a muchas nias sirias que trabajan o se han casado muy jvenes, un montn! Cuando vea a las nias sirias a las que ayudbamos en la ONG -embarazadas con 14 o 15 aos-, me senta muy mal.

Desde luego que los matrimonios tempranos tambin se daban en Siria, pero al llegar a Turqua, sus situaciones econmicas eran tan malas que las nias se han visto forzadas a casarse antes. Para las nias sirias, incluso las normas sociales que eran ya difciles en Siria se endurecen an ms ahora en Turqua al ser extranjeras.

Nurhan Alo enva un mensaje a las nias sirias (Si yo puedo... cualquier nia siria puede) durante su ceremonia de graduacin en METU, Ankara (Foto cortesa de Gazete Duvar)

Alo dijo que crea fervientemente en el poder de la educacin para las nias sirias. Creo que si eres una nia y consigues educarte, esto te empodera, te protege de los matrimonios prematuros y de que utilicen. Incluso te protege de t misma porque te convierte en una persona de mente abierta, dijo. Es tu arma.


Fuente: https://www.middleeasteye.net/news/syrian-refugee-girls-who-cant-go-school-early-marriage-work-turkey-47666467

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar a la autora , a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter