Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-12-2018

20 aos atrs, Chvez venca al bipartidismo: empezaba la revolucin y el sueo nuestroamericano

Aram Aharonian
Rebelin


Hace 20 aos, el domingo 6 de diciembre de 1998, Hugo Chvez Fras logr, de la mano del Movimiento V Repblica (MVR) una contundente victoria sobre los partidos tradicionales unidos y a su candidato Henrique Salas Rmer, con el segundo mayor porcentaje del voto popular en cuatro dcadas (56,2%), sucediendo al conservador Rafael Caldera en la presidencia de Venezuela.

Salas Rmer, fue apoyado por los tradicionales partidos Accin Democrtica y Copei, socialdemcratas y socialcristianos, que haban retirado el aval a sus candidatos propios (Luis Alfaro Ucero y la ex miss Universo Irene Sez, respectivamente) para evitar la victoria de Chvez y decidieron apoyar al gobernador del estado Carabobo, Henrique Salas Rmer, empresario y economista, postulado por un partido fundado por l, Proyecto Venezuela.

Fue bastante enredado todo lo que rode a las elecciones. Desde la jefa de la encuestadora estadounidense contratada por Salas, desesperada dibujando nmeros para convencer a periodistas extranjeros, hasta el clebre "Frijolito", el caballo del candidato del sistema, protagonista de una folclrica cabalgata que la plutocracia de Carabobo hizo en Caracas.

Tribiln (como se lo conoca en la milicia) Chvez le gan las elecciones a Frijolito y todo el pasado, Tena 44 aos, y un discurso social agitado y amenazante que segn la prensa hegemnica espantaba a los inversionistas, ejecutivos locales y elite poltica. Prometi transformar por completo el sistema poltico y legal de Venezuela, as como "revisar" las inversiones extranjeras.

Su figura se hizo popular desde el golpe de estado que coprotagoniz en 1992 (contra el corrupto gobierno de Carlos Andrs Prez), sobre todo por los escasos segundos de televisin cuando fue apresado cuando admiti la derrota, por ahora. Pas dos aos en prisin, y en 1994 fue perdonado por el presidente Rafael Caldera.

Cuando Chvez fue nombrado candidato presidencial por el Movimiento V Repblica (MVR), a mediados de 1997, no alcanzaba ni el 10 por ciento de la intencin de voto, pero tras recorrer ciudades y pueblos del pas, esta situacin cambi radicalmente. Con Chvez manda el pueblo! fue la consigna y sus encuentros eran cada vez ms concurridos. Boinas rojas y el tricolor nacional resaltaban siempre en el ro de gente, donde los nios se disfrazaban de Chvez con sus camisas verdes y boina roja.

De manera acelerada el nacido en los Llanos (Sabaneta de Barinas) aument su popularidad de manera sostenida, pasando por encima de Irene Sez, quien a dos meses de los comicios lideraba las encuestas. La intencin d voto por la ex Miss Universo cay abruptamente cuando Copei anunci el retiro del apoyo.

Chvez gan las elecciones con una ventaja de un milln 60 mil 524 votos, causndole una derrota histrica al bidipartidismo adeco-copeyano, que mantuvo al pas sumido en la miseria por ms de cuatro dcadas, dilapidando sus gobiernos los grandes recursos provenientes del petrleo.

Las elecciones presidenciales de 1998 fueron el comienzo de una Revolucin en el que el pueblo venezolano lleg al poder y Venezuela comenz a transitar un camino de participacin popular, inclusin y justicia social. Empez a escribirse, como lo dijo Chvez en algn momento, "una historia imborrable".

El 2 de febrero 1999, Chvez asumi la presidencia de Venezuela con un juramento que marc el inicio de un profundo proceso de cambios: "Juro delante de Dios, juro delante de la Patria, juro delante de mi pueblo, que sobre esta moribunda Constitucin (la de 1961) impulsar las transformaciones democrticas necesarias para que la Repblica nueva tenga unas Carta Magna adecuada a los nuevos tiempos. Lo Juro!".

La propuesta

En octubre de 1996, Chvez haba escrito: Estamos en plena transicin. Fuerzas desatadas la impulsan, las ms de las veces sin control. Esa transicin se inici a finales de los aos 70, cuando la situacin A (capitalismo de Estado-Pacto de Punto Fijo entre AD y Copei) comenz a dar signos de agotamiento. El reto est hoy en impulsar esa transicin hacia una situacin B deseada, preconcebida. Para impulsarla puede haber varios caminos. Se trata de vislumbrar entonces esos posibles caminos. Y de orientar la transicin para aquel o aquellos que ofrezcan mayor viabilidad.

El 11 de abril de 1998 en La Transicin posible, indicaba que de la crisis-catstrofe haba nacido la necesidad de la transicin, un proceso que ha construido su propio cauce, ha definido su propio rumbo y ha penetrado en el alma misma del colectivo nacional. Hoy es ya un proyecto de transicin, indetenible, democrtico, revolucionario.

All Chavez hablaba de los cinco polos: el macropoltico, cuya lnea central era la asamblea constituyente, para dar paso a una verdadera democracia participativa; la desconcentracin territorial, el desarrollo humano, la transformacin productiva, y la visin internacional y geopoltica

En la campaa electoral del candidato Chvez y en su propuesta electoral: Una Revolucin Democrtica para transformar a Venezuela (1998), fue un ferviente crtico del capitalismo salvaje y de su expresin concreta, el neoliberalismo. Las leyes de seguridad social promulgadas durante la gestin de Caldera, recibieron una buena dosis de crtica y cuestionamiento.

Chvez prometi, entre otras cosas, lanzar dichas leyes al cesto de la basura por ser neoliberales y, por tanto, contrarias a su pensamiento poltico, econmico y social, y, al ideal de proyecto de sociedad propuesto al electorado venezolano.

La propuesta sealaba que Las instituciones de Seguridad Social presentan problemas de ndole diversa, pero el denominador comn corresponde al financiamiento y tipo de gestin administrativa. Los desequilibrios e insuficiencias financieras tienen su origen en mltiples causas, las cuales se sintetizan en una relacin no proporcional entre los ingresos y los egresos.

Los ingresos disminuyen en los programas contributivos como consecuencia de la desocupacin, de los bajos salarios sujetos a cotizacin, del fraude y la mora de los contribuyentes, del envejecimiento de la poblacin y de las polticas de inversin de los recursos financieros y, en los programas asistenciales no contributivos, por la reduccin del gasto pblico y social aplicado a los mismos, tal como se seal en el rea de la salud, aada.

Y puntualizaba que los egresos se incrementan como consecuencia de los elevados costos de la asistencia mdica, farmacutica y protsica, las prestaciones de proteccin a la vejez y al desempleo, los ajustes salariales a los funcionarios, el incremento de los gastos administrativos, el dispendio de los recursos y su malversacin.

Catorce aos que transformaron Nuestramrica

Venezuela y quiz Amrica Latina, la regin ms desigual del mundo, no son los mismos despus de Hugo Chvez, que arroj sobre el pensamiento latinoamericano la percepcin de que las urgentes transformaciones estructurales, ya no solo eran necesarias e imprescindibles, sino tambin perfectamente posibles.

Hugo Chvez, la locomotora que impuls la construccin diaria de la Patria Grande, la de los pueblos, dej hace cinco aos una patria hurfana. Fueron 14 aos que transformaron Venezuela pero tambin Nuestramrica. Simboliza la emergencia del pensamiento regional emancipatorio del cambio de poca, con crticas anticapitalistas de cuo marxista, con una concepcin humanista, que rescat la idea de socialismo como horizonte utpico.

Fue quien tuvo en claro la necesidad de transformar nuestras grandes mayoras -los invisibilizados por las elites y los medios hegemnicos- en sujetos de poltica (y no mero objetos de ella)y se atrevi a lo que muchos consideraban (o creamos) imposibles, como enfrentarse al imperialismo, o romper con las buenas costumbres de la democracia formal y liberal, institucional y declamativa, entendiendo que haba que empoderar a los pobres, dndoles acceso a la educacin, vivienda, salud, para todos.

Chvez comprendi que haba que pasar de la etapa de ms de 500 aos de resistencia a una etapa de construccin de naciones soberanas, de una verdadera democracia participativa, de construccin de poder popular, mediante una revolucin por medios pacficos, avanzando hacia integracin y unidad de nuestros pueblos y no de nuestro comercio-, mediante la complementacin, la cooperacin y la solidaridad, lejos de los dictados del Consenso de Washington.

Entendi bien lo que deca Simn Rodrguez, el maestro de Bolvar: Es necesario crearse un smbolo ideolgico propio. Y Chvez lo pens basado en un Estado eficaz, que regule, impulse, promueva, el proceso econmico; la necesidad de un mercado, pero que fuera sano y no monopolizado ni oligopolizado y, el hombre, el ser humano. En su propuesta de ruptura con el capitalismo hegemnico, aparece un modelo humanista con bases marxistas y esto responde a la pretensin y necesidad de construccin de un modelo ideolgico propio, de verse con ojos venezolanos y latinoamericanos.

La democracia (formal) es como un mango, si estuviese verde hubiese madurado. Pero est podrido y lo que hay que hacer es tomarlo como semilla, que tiene el germen de la vida, sembrarla y entonces abonarla para que crezca una nueva planta y una nueva situacin, en una Venezuela distinta, sola decir.

Desde hace ms de una dcada, en Amrica Latina transitamos un nuevo momento histrico, el de la bsqueda de los caminos para superar el neoliberalismo. Venezuela, de la mano de Hugo Chvez, fue vanguardia y cre condiciones y estimul que otros se animaran.

Sin Chvez-locomotora, el proceso de integracin regional, basado en la complementacin y la solidaridad, que impulsara el gobierno bolivariano, comenz a naufragar, de la mano de la ofensiva del neoliberalismo y la desestabilizacin de fuerzas de ultraderecha con apoyo del terror meditico y el financiamiento externo, pero tambin de los errores de los gobiernos progresistas. Hoy cuesta cada vez ms seguir aquel derrotero.

En octubre de 1999, el presidente brasileo Luiz Inacio Lula de Silva sealaba que Chavez es un mal ejemplo: defiende algunas antigedades como la soberana nacional, el bienestar del pueblo, el combate efectivo de la corrupcin, propone nuevas relaciones entre el mercado y el Estado. Quiere rupturas democrticas () Es un verdadero revolucionario, pensador profundo, sincero, valiente e incansable trabajador.

Los logros de la pacfica, sui generis, irreproducible Revolucin Bolivariana derriban el mito de la pobreza de Amrica Latina y el Caribe. Demostr que para alcanzarlos bastaba destinar a objetivos sociales las riquezas que antes beneficiaban slo a las elites y las empresas transnacionales. Chvez potenci la participacin poltica y social mediante el impulso de la democracia participativa, y articul movimientos sociales con Estado y partidos, a travs de las Misiones.

En 1999, cuando asumi el gobierno, el pas ostentaba un 62% de pobreza y 24% de pobreza crtica, vergonzosos indicadores de desercin escolar, muerte al nacer, mortalidad maternal, desnutricin generalizada. Y, pese a tropiezos y retrasos en aspectos tales como las cooperativas y las comunas, Venezuela logr resultados espectaculares: alcanz anticipadamente seis de las ocho Metas del Milenio, cuyo cumplimiento fij la ONU para el ao 2015. Venezuela ostent con Chvez el menor ndice de Gini (de desigualdad) de la Amrica Latina capitalista.

En menos de una dcada, Venezuela erradic la pobreza extrema; logr que estudien el 95% de los nios en edad para la educacin primaria; avanz ms de 70% en la igualdad de gnero y el empoderamiento de la mujer; combati eficazmente el paludismo, el sida y otras enfermedades, y garantiz la sostenibilidad del medio ambiente (incluso vet una ley que permitira privatizar ros, lagos y lagunas).

Con la Misin Barrio Adentro y otras iniciativas garantiz la atencin mdica en las vastas zonas desposedas y marginalizadas durante dcadas, un sistema de pensiones que cubre a todos los ancianos y garantiz a stos el transporte pblico gratuito. Se trataba de empoderar a los pobres, incluirlos por primera vez en la historia en el acceso a la nutricin, la salud, la educacin, convirtiendo a los ciudadanos en sujetos (y no meros objeto) de polticas, capaz de elegir su propio destino.

Extrao dictador este Hugo Chvez. Masoquista y suicida cre una Constitucin que permite que el pueblo lo eche, y se arriesg a que eso ocurriera en un referendum revocatorio que Venezuela realiz por primera vez en la historia universal., No hubo castigo. Y result la octava eleccin que Chvez gan en cinco aos, sealaba el escritor uruguayo Eduardo Galeano, en agosto de 2004,

Desde abril de 2002 la oligarqua verncula y Estados Unidos insisten permanentemente en un golpe (primero de estado, luego suave, siempre meditico) para arrebatar al pas su principal industria, Petrleos de Venezuela, que aplicaba directamente sus recursos para un gasto social de cerca del 64% del egreso pblico.

Pero no solo eso: el gobierno bolivariano recuper empresas estratgicas (electricidad, telefona, siderrgica y aluminio) privatizadas en la IV Repblica neoliberal. Expropi latifundios y foment cooperativas, empresas recuperadas, comunas y fundos como unidades productivas de propiedad social.

Sin dudas, la actual guerra econmica planificada y ejecutada por la oligarqua mercantil y financiera y sus patrocinantes del exterior- para derrocar la Revolucin Bolivariana y apoderarse de totalidad de la renta petrolera es, sencillamente, una nueva fase de la lucha de clases en Venezuela.

Quiz como lo intentara tres dcadas antes Salvador Allende en Chile, Chvez apost por la va pacfica al socialismo, y ese camino fue continuamente bombardeado desde la derecha verncula, latinoamericana y globalizada con intentos de golpes, desestabilizacin y sabotaje econmico, violencia, permanente terrorismo meditico y magnicidio.

Chvez derrumb al menos tres mitos, el del fin de la historia y de las ideologas (en nuestra regin la historia recin empieza), la incompatibilidad de los militares con la democracia, y el sesentista de que a las masas no les interesa el socialismo. La constitucin socialista de 1999 fue aprobada en referendo por el 72% de los ciudadanos, poniendo en marcha esa democracia participativa, con apenas 17 consultas electorales en menos de tres lustros.

Sealaba Chvez que la base para construir una sociedad socialista est conformada por los colectivos sociales, el Poder Popular, los cuales deben ser capaces de participar protagnica y conscientemente en la construccin de dicha sociedad y -en consecuencia- en las luchas para derrotar la pobreza, la desigualdad y la injusticia social, el individualismo y el egosmo que son los antivalores sobre los cuales se sustenta el sistema capitalista y el despotismo neoliberal.

A diferencia de otros pases latinoamericanos, el ejrcito venezolano es policlasista. Incluso grupos de sus oficiales se unieron a la guerrilla de los aos 1960 y protagonizaron alzamientos revolucionarios. Chvez supo reavivar la conciencia nacionalista de los militares y as impidi que en 1999, con la excusa de la catstrofe natural producida en el estado Vargas, los marines estadounidenses entraran en suelo venezolano. Que tropas gringas pisen la patria de Bolvar ya es una afrenta; la otra, es que despus slo con una guerra podramos sacarlos, avizor.

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana, ante las propuestas antiimperialistas y anticapitalistas impulsadas por Chvez, dio un vuelco histrico para respaldar el proceso, tras el sentimiento de responsabilidad por los hechos funestos del Caracazo del 27 y 28 de febrero de 1989, durante el gobierno de Carlos Andrs Prez.

El gobierno bolivariano, adems, diversific la compra de armamentos para evadir el bloqueo de EEUU, cre una reserva que puede aportar un milln de efectivos.

Chvez, que no tena la formacin de la izquierda tradicional, nunca crey que haba temas prohibidos. Demostr que la desmoralizacin ocurrida tras las derrotas de Jacobo Arbenz, Salvador Allende, Juan Velasco Alvarado, Omar Torrijos y Joao Goulart, entre otros, tena amplias posibilidades de rectificaciones histricas, e inici una diplomacia latinoamericanista con la derrota del Alca, el impulso del Alba, de Unasur y de la Celac y el ingreso de Venezuela al Mercosur. En ninguna de estas instancias participan Estados Unidos y Canad, los verdaderos amos de la OEA.

Fue la Venezuela bolivariana la que potenci el paso del mundo unipolar a uno multipolar: repotenci la Organizacin de Pases Exportadores de Petrleo y puso a valer, nuevamente, el precio de los hidrocarburos; coadyuv al proceso de paz de Colombia y denunci los tratados que subordinaban la soberana nacional a organismos como el Ciadi, la Organizacin Mundial de Comercio y la Comisin Interamericana de Derechos Humanos.

Dej Venezuela como el tercer pas lector en la regin. Erradic el analfabetismo mediante la Misin Robinson. El 82% de los venezolanos lee cualquier material; 50,2% libros; uno de cada tres venezolanos estudia: uno de cada nueve en educacin superior, gracias a que secundarias y universidades bolivarianas gratuitas remedian la exclusin por la crnica falta de cupos o los altos aranceles de las instituciones catlicas y privadas (cifras de 2013).

El 20 de octubre de 2012, en el ltimo consejo de ministros que dirigi, Chvez dej sus instrucciones -El golpe de timn- para el perodo 2013-2019, donde insisti en la necesidad de un poder popular que desarticule la trama de opresin poltica, la explotacin del trabajo y dominacin cultural. La autocrtica es para rectificar, no para seguirla haciendo en el vaco, o lanzndola como al vaco. Es para actuar ya, seores ministros, seoras ministras, seal, instndolos a dar un golpe de timn y terminar con la ineficiencia, la ineficacia y la corrupcin.

Tambin dej preguntas

Chvez seal la necesidad del debate de fondo para afrontar una lgica de la llamada institucionalizacin de la Revolucin y sus efectos de derechizacin y burocratizacin: Alguien debe organizar un gran foro sobre la va al Socialismo. All se discutir, por ejemplo: Se puede ir al Socialismo en contumancia con el capitalismo? Se puede separar la relacin econmica de la formacin de la conciencia del Deber Social, fundamento del socialismo?

Se pueden construir nuevos empresarios capitalistas sin conciencia capitalista, como proponen algunos? La ausencia de discusin nos lleva al fracaso. Ya el Che Guevara haba denunciado los vanos intentos de construir el socialismo con las armas melladas del capitalismo: propiedad privada, mercado, dinero, mercancas, competitividad.

Y Venezuela fue olvidando el necesario cambio de timn que reclam Chvez en su ltimo suspiro. O entendi mal lo que quiso decir.

El soador, a veces ingenuo, perdonavidas, el guerrero, el que siempre quiso ser beisbolista, el de los ojos vivaces, juguetones, cara de pcaro, que sufri tambin la soledad del poder, que supo combinar el pensamiento poltico e ideolgico con lo pragmtico, Tribiln, El araero de Sabaneta, se nos fue de repente, cuando ms lo necesitbamos, dejando hurfanos a Venezuela y toda Latinoamrica y el Caribe.

Sepan perdonar el dejo de nostalgia, pero Hay golpes en la vida, tan fuertes Yo no s!, dira Csar Vallejo.

Aram Aharonian: Periodista y comuniclogo uruguayo. Magster en Integracin. Fundador de Telesur. Preside la Fundacin para la Integracin Latinoamericana (FILA) y dirige el Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE, www.estrategia.la ) 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter