Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-12-2018

G-20: Una declaracin final que esconde la falta de consenso

Claudio della Croce
Rebelin


La cumbre de presidentes del G-20 cerr este sbado con una declaracin conjunta que sirvi para evitar el fracaso explcito del encuentro, aunque dej en evidencia las profundas diferencias que separan a Estados Unidos del resto de las potencias en temas centrales de la agenda global como el comercio internacional y la preservacin del medio ambiente.

Por primera vez desde que se reactiv este foro multilateral hace ya diez aos el texto no incluy una condena explcita al proteccionismo econmico, dejando en claro cmo impacta en los espacios multilaterales el giro que le imprimi Donald Trump a la poltica exterior de su pas.

En la declaracin final incluso se incluy un punto que llama a la reforma de la Organizacin Mundial del Comercio (OMC), entidad que viene siendo duramente cuestionada por Trump. En lo que respecta al medio ambiente, para evitar una ruptura se opt por una decisin salomnica consistente en incorporar un prrafo con la posicin de quienes respaldan el Acuerdo de Pars y otro donde EEUU marca sus diferencias.

El documento consensuado, un catlogo de buenas intenciones, no puede invisibilizar los conflictos del mundo real. Si bien el G20 se autodefine como el principal foro internacional para la cooperacin econmica, financiera y poltica, es el escenario de las principales confrontaciones econmicas, financieras y polticas, entre potencias que coinciden en apoderarse de los recursos, y donde sobresalen la confrontacin comercial de EEUU con China, y la militar con Rusia.

El documento final hace malabarismos diplomticos El comercio y las inversiones internacionales son motores importantes de crecimiento, productividad, innovacin, creacin de trabajo y desarrollo. Reconocemos la contribucin que el sistema de comercio multilateral ha hecho para este fin, pero no convoca a luchar contra el proteccionismo y crtica a la Organizacin Mundial de Comercio (OMC), una de los engranajes de la arquitectura internacional que Trump tiene en la mira.

El sistema actualmente no cumple con sus objetivos y hay espacio para mejorar. Por lo tanto, apoyamos la reforma necesaria de la OMC, seala el texto para optimizar su funcionamiento, revisaremos su progreso en nuestra prxima cumbre.

A pesar de que se crea que el encuentro entre los presidentes Donald Trump y Xi Jinping iba a quedar en un compendio de frases optimistas, finalmente alcanz un acuerdo temporal para aliviar la guerra comercial. EEUU se comprometi a suspender por 90 das la aplicacin de nuevos aranceles a las importaciones de China que entraban en vigor el 1 de enero, mientras que China prometi volver a adquirir productos agrcolas estadounidenses de inmediato.

La amenaza arancelaria de Trump inclua una suba de la barrera impositiva del 10% al 25% a importaciones chinas por valor de 200 mil millones de dlares. La tregua durar 90 das, supeditada a un nuevo acuerdo en ese lapso, anunci la Casa Blanca.

Para los analistas, lo nico claro pareciera ser que el modelo de liberalizacin comercial gradual instrumentado a mediados del siglo XX para dejar atrs el proteccionismo que deriv en las dos guerras mundiales est en rediscusin, y por eso se puso el foco en la reforma de la OMC. Estos escarceos son solo un reacomodamiento dentro del mismo esquema o un punto de quiebre que le abre las puertas a un escenario todava desconocido?, se preguntan.

Los lderes tienen claro que este tipo de reunin tiene algn sentido solo si se llega a un mnimo consenso. Pocos das antes, El presidente francs Emmanuel Macron asegur pblicamente que si no conseguimos acuerdos concretos, nuestras reuniones internacionales se vuelven intiles. La declaracin dej en claro la falta de consenso: no fue chicha ni limonada, pero fue presentada como un triunfo.

Al presidente argentino Mauricio Macr le fue mejor que a Justin Trudeau hace apenas un semestre, cuando Trump dej la cumbre del G7 con insultos al joven anfitrin por sus desacuerdos comerciales; y que a la canciller alemana ngela Merkel, hace un ao, en Hamburgo, cuando no se firm un documento de consenso y se exterioriz la divisin 19 a 1.

En ese momento, Trump se neg a cualquier conciliacin sobre el cambio climtico, como prolegmeno al retiro de su pas del Acuerdo de Pars. Diez das antes de Cumbre, la comisin oficial estadounidense sobre el tema public un informe que enumera las catstrofes ambientales ya producidas y advierte las que se avecinan, en plazos que se acortan en forma dramtica: el calor extremo se generaliza; esto provoca cada vez mayor cantidad de incendios; la elevacin del nivel del mar impondr migraciones masivas y las ciudades costeras no se estn preparando como se debe.

El documento seala que Los firmantes del Acuerdo de Pars, quienes tambin se unieron al Plan de Accin de Hamburgo, reafirman que el Acuerdo de Pars es irreversible y se comprometen a su completa implementacin, aclara enseguida que EEUU reitera su decisin de retirarse del Acuerdo de Pars y afirma su fuerte compromiso para el crecimiento econmico y accesos a energa y seguridad, utilizando todos las fuentes de energa y tecnologas al tiempo que protege el medio ambiente.

Mientras los medios hegemnicas hablan de la cumbre como lanzadora de la reeleccin de Macri, Cecilia Nahn, profesora de la American University y directora de un programa acadmico sobre el G-20, seala que la apuesta a los grandes respaldos internacionales no es nueva, pero no deriv ni en lluvia de inversiones ni en boom exportador, sino en endeudamiento, crisis econmica y un plan de emergencia con el FMI. Los beneficios fueron para unos pocos especuladores, no para la mayora de los argentinos. En el centro del mundo est el G20 y sus bilaterales, no la Argentina, seal.

Para nuestra regin, un elemento importante es que parece haberse firmado el acta de defuncin del Tratado de Libre Comercio entre el Mercosur y la Unin Europea, una de las apuestas del gobierno de Macri, que est a contramano de las actuales tendencias proteccionistas.

La primera ministra britnica Theresa May y Macri hablaron de desarrollar un acuerdo de libre comercio, ms all de las limitaciones legales del Mercosur, que obliga a sus estados parte a negociar en forma conjunta con terceros pases. Analizaron los caminos a seguir para profundizar una relacin bilateral que gira en torno al eje que eligieron eludir: la explotacin hidrocarburfera y pesquera del Mar Argentino y de la plataforma continental que rodea a las Islas Malvinas, sobre cuya soberana el presidente argentino olvid reclamar.

Mientras Trump, con un discurso unilateral, reafirm su alianza regional con Mxico y Canad con el nuevo TLCAN, Argentina lleg sola a la cumbre, con una regin dividida, habiendo debilitado el Mercosur, la Unasur y la Celac, en la falsa ilusin de que subordinndose a Estados Unidos o a Europa se avanzan los intereses nacionales. Pero el mundo de libre comercio que Macri imagina ya no existe ms, aadi Nan.

Entre dos fuegos

Para Macr la doble dependencia de EEUU y de China es un problema complejo que la cumbre puso en claro. Su agenda de apertura y desregulacin choc con el movimiento opuesto de Trump, de cuyo sostn (y su presin para el financiamiento del Fondo Monetario Internacional) precisa para llegar con algn oxgeno financiero al fin de su mandato a fines de 2019.

Pero tambin necesita de las inversiones y los prstamos de China, cuya impetuosa presencia es la principal preocupacin de seguridad nacional de Washington. Trump y Macr acordaron enfrentar la economa predatoria que atribuyeron a China, segn el comunicado oficial de la vocera estadounidense Sarah Huckabee Sanders, pero que los funcionarios argentinos negaron.

La economa predatoria china es la misma expresin que us el jefe del Pentgono, general John Mattis, durante su visita de agosto a Brasil y la Argentina. Advirti que los pases de la regin podan perder ciertos grados de soberana, mediante regalos o prstamos chinos que luego sea imposible devolver y den lugar a condiciones gravosas. A Estados Unidos no le preocupa que esa misma relacin asimtrica sea entablada con el Fondo Monetario Internacional.

China es un socio estratgico integral de Argentina, dijo el embajador de Macri en Beijing, que espera que en la visita oficial del mandatario chino se firmen 37 acuerdos. Bilaterales. De ellos dependen la construccin de dos usinas hidroelctricas en la surea provincia de Santa Cruz (por 4.300 millones de dlares); dos usinas nucleares (hoy paralizadas por las restricciones presupuestarias impuestas por el FMI) y un centro de observacin satelital en Neuqun, que segn EEUU tendra funciones militares.

Cada frase de Trump y sus funcionarios sobre el peligro chino est dirigida en forma directa a la Argentina, seala el analista Horacio Verbitski.

Claudio della Croce. Economista y docente argentino, investigador asociado al Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE, www.estrategia.la)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter