Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Arabia Saud
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-12-2018

Un prncipe manchado de sangre: El genocidio en Yemen y el asesinato de Kashogui

Jorge Elbaum
Rebelin


El prncipe heredero de la monarqua saud Mohamed bin Salman fue el primer mandatario en llegar a la Argentina para participar del G20. Su arribo se vio ensombrecido por la presentacin judicial realizada por Human Rights Watch, que acus penalmente a Salman de crmenes de guerra contra el pueblo yemenita y le atribuy la responsabilidad por el asesinato del periodista Jamal Kashogui, ejecutado dentro del consulado saudita en Estambul.

El 28 de noviembre el fiscal federal Ramiro Gonzlez solicit al juez Ariel Lijo evaluar la denuncia contra el prncipe heredero y este ltimo solicit a la cancillera argentina informacin sobre el status diplomtico del mismo. Segn fuentes cercanas al Palacio San Martn, sede del ministerio de relaciones exteriores argentino, se le comunic al magistrado que no existe ninguna posibilidad de darle trmite a la denuncia dado que eso fue lo acordado con Arabia Saudita en forma previa a la llegada del prncipe, el 28 de noviembre. Human Rights Watch fundament su peticin por considerar el caso como un crimen de guerra y por tanto contar con status de jurisdiccin universal.

La acusacin remite al asesinato de Kashogui y a la participacin criminal del prncipe saud en la guerra civil que se desarrolla en Yemen desde 1990, en la que se enfrentan cuatro grupos: (a) los hutes o zaydes, integrantes del universo religioso de los chiitas, pero con caractersticas especficas que los convierten, ante los ojos de los Ayatolas persas, en una secta carente de pureza.

Este colectivo que es el 40 % de la poblacin yemenita, se identifican como Ansar Allah (Los Partidarios de Dios) y estn apoyados en el terreno por los libaneses chiitas de Hezbollah y las milicias iranes Al-Quds. (b) El DAESH, tambin conocido como Estado Islmico, o ISIS, de tradicin sunita que se integra con combatientes locales y provenientes de diferentes territorios, entre ellos de Chechenia, Medio Oriente y el Magreb. En los dos ltimos aos se han incorporado milicianos provenientes de Siria e Irak, desde donde han sido expulsados. (c) Los sunitas apoyados por el prncipe Mohamed ibn Salman, que tienen su territorio liberado en Adn, al sur del pas, cerca del estrecho de Mandeb, desde donde se planifican las incursiones terrestres contra los hutes, y (d) los grupos tribales secesionistas del sur del pas que pretenden separarse de Yemen y controlar el paso de los buques petroleros.

El conflicto en Yemen se agrav en 2011, luego de la denominada primavera rabe cuando el Presidente que comand Yemen durante 30 aos, de ascendencia huti, Ali Abdullah Saleh, fue obligado a declinar el poder en su vicepresidente, el sunita Abd Rabbu Mansour Hadi. A partir de ese momento, Saleh se constituy en comandante de las milicias hutes que expulsaron a Hadi de la capital, la ciudad de San. Desde 2014, Saleh y los hutes controlaron la capital pero los intentos de este ltimo por llegar a un acuerdo de paz generaron acusaciones cruzadas de traicin (al interior de los chiitas) situacin que finaliz con un enfrentamiento militar y la ejecucin de Saleh el 4 de diciembre de 2017.

La etapa ms cruenta de la guerra civil se haba iniciado con los bombardeos realizados por la Coalicin rabe, bajo la denominacin de Operacin Tormenta de la Firmeza. Su misin prioritaria era aniquilar a las fuerzas hutes, desligndose de la responsabilidad por la poblacin civil. De la coalicin liderada por los sauditas participan fuerzas de Estados Unidos, Turqua, Jordania y las milicias de Al-Qaeda, cuya franquicia en Yemen se denomina AQPA. De la misma manera que en Afganistn en las dcadas del 70 y el 80, llamativamente despus de las torres gemelas, Washington y Al-Qaeda cooperan asociativamente en una trinchera comn.

Ms all de las acostumbradas utilizaciones de ndole religiosa o secesionista para justificar bombardeos a poblacin civil, bloqueos criminales y su posterior generacin de la crisis humanitaria ms grave que existe en la actualidad a nivel mundial, las razones ocultas del conflicto permanecen disimuladas detrs de citas cornicas y ancestrales enemistades tribales [1]. La dos motivaciones centrales de la guerra son el petrleo y las comercializacin de armas: los cuatro grupos pujan por el control de un Estado que se encentra ubicado al sur de la pennsula arbiga y que controla uno de los puntos ms acuciantes de la circulacin de petrleo a nivel mundial. Al oeste de Yemen se encuentra el Estrecho de Mandeb, que separa Asia del Cuerno de frica, y que conecta el mar Rojo con el Golfo de Adn y el Ocano ndico.

Por esa ruta circula el 11 por ciento del petrleo mundial, mayoritariamente proveniente de Arabia Saudita. Esa es justamente la zona controlada por los hutes, aliados de la repblica Islmica de Irn. La otra ruta de los barcos petroleros, que tambin utilizan los sauditas, exige el trnsito por el Estrecho de Ormuz, fiscalizado justamente por quien se ha constituido en el enemigo prioritario de la familia de Mohamed bin Salman, el gobierno de la Repblica Islmica de Irn. El Estrecho de Mandeb es una zona de influencia de los hutes, situacin que ha sido definida por Estados Unidos como un innecesario riesgo para uno de sus socios estratgicos en la regin, que adems es el primer cliente internacional de la exportacin de armas de Washington.

Frente al asesoramiento desinteresado del Pentgono, los Salman no han dudado en bombardear enclaves civiles y producir en los ltimos tres aos, segn clculos de las Naciones Unidas, alrededor de 40.000 muertes, 100.000 heridos y someter a 10.000.000 personas a condiciones de cuasi-inanicin, bloqueo de medicamentos e imposibilidad de migracin. Este reposicionamiento belicista de Arabia Saudita en la regin ha sido impulsado por Washington y asimilado con fervoroso mpetu sagrado por el prncipe heredero, desde que asumi la responsabilidad mxima del Estado en 2017.

Una de las primeras acciones secretas generadas por bin Salman fue al conformacin de los Tiger Squad, encargados de actuar como escuadrones de la muerte para ejecutar opositores dentro y fuera de su pas. Uno de esos grupos fue el comisionado para asesinar en el consulado de Estambul al periodista Jamal Kashogui, el 2 de octubre ltimo. Jamal haba cado en desgracia luego de la muerte de su to y protector, Adnan Kashogui, en 2017, quien haba sido uno de los ms importantes comerciantes de armas en el mundo, que vena siendo desplazado por una relacin directa entre el Pentgono y la familia real saudita.[2]

Adems Jamal haba pertenecido a la cofrada de los Hermanos Musulmanes y particip en la conformacin de al-Qaeda, durante la etapa en que Osama bin Laden luchaba, con el apoyo de la CIA en Afganistn, contra la Unin Sovitica. Una vez ejecutado el saudita que lideraba al-Qaeda, su puesto fue ocupado por el egipcio Aymn al-Zawahir, tambin proveniente de la hermandad musulmana, como Jamal. Adnan, el to del periodista asesinado en Estambul, haba sido el mximo proveedor de pertrechos blicos de Al-Qaeda. Pero la familia de Salman, en connivencia con Washington, le birl el negocio.

El petrleo, el comercio de armas, el narcotrfico y el control de los recursos naturales continan siendo las causas prioritarias de las guerras y el intervencionismo de Estados Unidos y la OTAN. La tragedia de Yemen explica otras derivas internacionales que tienen a las trasnacionales como decisores ocultos, capaces de producir guerras tiles para acrecentar las ventas de armas y debilitar a los pueblos generando sectarismos y divisiones mnimas o artificiales. Los escritorios de los think tanks ligados al Pentgono estn vidos de convertir a Venezuela en Yemen, con el objetivo de controlar lo que hoy les es esquivo e incrementar la venta de armas. Los dos millones de nias y nios en peligro de muerte al sur de la pennsula arbiga debieran hacer comprensible la obviedad del plan: que el capitalismo monoplico no tiene lmites, y que slo los pueblos empoderados, atentos a evitar las divisiones fratricidas internas, pueden detenerlos.

Los nixs de Yemen (video)

Notas

[1] http://bit.ly/2rfp75T

[2] http://bit.ly/2FRmktW

Jorge Elbaum. Socilogo, doctor en Ciencias Econmicas, analista senior del Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE,  www.estrategia.la)

Publicado en cohetealaluna.com y questiondigital.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter