Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-12-2018

A propsito del libro "La evolucin del poder en la Revolucin cubana", Tomo I, de Juan Valds Paz
Que suenen las palabras

Fernando Luis Rojas
La Tizza


A Juan Valds Paz, como a la Carmela de Conducta, le gusta que suenen las palabras. No se trata del martilleo de los dedos de la inolvidable Alina Rodrguez sobre la mquina de escribir, o de la voz grave llena de habla popular del residente en Pogolotti; se trata de lo que hay tras las palabras.

Valds Paz llega, a sus ochenta aos, con la que pudiera considerarse la obra ms importante de su dilatada trayectoria intelectual. La evolucin del poder en la Revolucin cubana (Tomo I, Fundacin Rosa Luxemburgo, 2017) presenta un breve examen de la constitucin y evolucin del poder poltico y social de la Revolucin cubana, que abarca en este primer tomo la etapa de 1959 a1991.

Desde la presentacin, el lector se percata del complejo propsito de Valds Paz, as como de los avatares contradictorios por los que se anda o debe andarse para la lectura y recepcin del texto. El autor de La evolucin del poder declara como objetivo fundamental reinterpretar la historia de la Revolucin cubana desde la perspectiva del poder poltico y social que la hizo posible, y que la ha sustentado hasta nuestros das. Ya aqu, en el primer prrafo del libro, comienza la problematizacin.

Primero, porque cualquier intencin de (re)interpretacin desde diferentes perspectivas digamos, para otros ejemplos, desde la mirada de la mujer, el negro, o el trabajador implica una tensin con la historiografa oficial o total que se ha asentado en buena parte del sentido comn de los cubanos. En segundo lugar, y con esto Valds Paz como nos tiene acostumbrados se sacude el lastre de la objetividad que clama por un purismo ideolgico, se sostiene en todas sus letras la concepcin que, contradicciones y ciclos aparte, entiende el decursar cubano desde 1959 como revolucionario.[1]

El ejercicio de situar en un lugar central la cuestin del poder es fundamental para los anlisis sobre Cuba. Identificarlo as, como poder, permite rebasar uno de los componentes que ha sido jerarquizado desde los discursos polticos como poder del pueblo, y volver a la complejidad y amplitud de las relaciones de poder. Valds Paz no es el primero, ni ser el ltimo, que se baa en esas aguas; l mismo da fe de ello con la amplia bibliografa referenciada en este libro.

Por varias razones, encuentro aportes de La evolucin del poder en el terreno metodolgico. Una, tiene que ver con el privilegio que se da al carcter procesal del anlisis y conectado a ello, las distinciones (y porosidades) entre poder poltico, social, y su relacin con otras formas de poder. Aunque el autor logra abrumarnos con su advertencia sobre el carcter sesgado de la propuesta al no incluir un examen historiogrfico de los periodos, yo particularmente anclado en esta mirada procesal que identifico veo considerado este aspecto. Ah estn las referencias, ciertamente sin una pretensin monogrfica, a sucesos acaecidos entre los sesenta y los ochenta del pasado siglo. Otra razn en el plano metodolgico se encuentra en la sistematizacin de un grupo de categoras relativas al poder, lo que pudiramos llamar para este libro conceptos dominantes (poder, poder poltico, poder social, poder social hegemnico, poder dual, comunidad poltica, hegemona, bloque popular, entre otros), y especialmente su insercin en la narrativa de la constitucin y evolucin del poder poltico y social de la Revolucin cubana.

Una tercera razn en este terreno radica, en mi opinin, en la definicin de un patrn analtico con indicadores comunes para cada periodo. As tendremos, por ejemplo, que 19591963 La constitucin del poder revolucionario, 19641974 La evolucin del poder revolucionario y 19751991 La evolucin del poder revolucionario, pueden leerse a partir de evaluaciones del contexto (interno y externo), el comportamiento del ordenamiento jurdico, de los sistemas poltico, econmico, civil e ideolgico-cultural, ms valoraciones relacionadas con la evolucin del poder revolucionario en el perodo y el estado de la autogestin y autogobierno, entre otros.

Esto merece algunos comentarios generales. La presencia de los indicadores permite un recorrido comparativo, una prctica la de los estudios comparados que todava tiene deudas y mucho que aportar en nuestro pas. Al mismo tiempo, estos indicadores no se convierten en una camisa de fuerza. Para el perodo 19591963 tiene una importancia especial el anlisis del poder prerrevolucionario, las denominadas leyes revolucionarias en el apartado destinado al ordenamiento jurdico, las nuevas instituciones del Estado en el sistema poltico, el proceso de fusin y reorganizacin partidista, la creacin de una esfera empresarial estatal en el sistema econmico; mientras, en el que abarca de 1975 a 1991 cobran fuerza las relaciones con los pases socialistas en general, y la URSS en particular, la presencia cubana en frica, el orden constitucional establecido en 1976, la nueva divisin poltico-administrativa, los congresos del PCC, las causas Uno y Dos de 1989, el proceso de rectificacin, entre otros. En resumen, el empleo de indicadores comunes no sostiene una cmoda y simple lectura cronolgica y homogeneizadora.

Mencion antes la abundante bibliografa referenciada. Un resultado de este primer tomo se encuentra en la Bibliografa general (organizada en libros y publicaciones no peridicas, revistas y publicaciones peridicas, cronologas y documentos) y en la Bibliografa por periodos (con similar organizacin). Destaca para el periodo 19751990 la cantidad de documentos consultados. De manera general, el tambin autor de El espacio y el lmite: estudios sobre el sistema poltico cubano (2009) incorpora investigaciones desde perspectivas diferentes. Es por eso, que el lector podr encontrarse autores situados en posiciones polarizadas o que ocupan sitios diversos en el espectro que recorre esos polos.

En medio de la dificultad que implica resear un libro que supera las 350 pginas, realizar una apurada mencin telegrfica de otros aspectos que despertaron mi inters.

El libro est mediado por el reconocimiento de las tensiones entre poder (como salida o resultados reales) y el proyecto (como recursos ideales).
Valds Paz coincide con otros autores que ubican (ao ms, ao menos) entre 1959 y 1963 el ncleo de los grandes cambios estructurales que caracterizaran a la sociedad de la Revolucin cubana en adelante.
En el epgrafe dedicado al poder prerrevolucionario, el autor parte de la deconstruccin de la buclica idea del pasado mejor y abundante previo a1959.
Al analizar el escenario externo inmediato al primero de enero de 1959, hay un guio a una relativa independencia en las posiciones de Europa occidental respecto a Cuba: Con menor o mayor alineamiento a la poltica de EEUU, y no exento de tensiones, los pases de Europa occidental mantuvieron sus relaciones diplomticas con Cuba, as como sus limitados intercambios comerciales.
Una de las variables que introduce Valds Paz en su anlisis del escenario interno en cada periodo, tiene en cuenta la legitimidad del Gobierno revolucionario, sus niveles de apoyo y oposicin. Por ejemplo, citando una encuesta de Bohemia de febrero de 1959: Si bien en los primeros meses de 1959 el nivel encuestado de apoyo al Gobierno revolucionario sobrepasaba el 90% de la opinin pblica y la oposicin no llegaba al 2%, rpidamente se fue acrecentando una oposicin interna con los desplazados de las posiciones de poder y con las capas afectadas por las medidas de nacionalizacin y expropiacin, as como aquellos alineados a la poltica contrarrevolucionaria deEEUU.
Se sostiene que para 1960 se consumaba en Cuba una opcin no capitalista, consecuencia de la opcin nacionalista radical, y al mismo tiempo se abren variantes de organizacin socialista de la sociedad cubana emergente. Estas, las que maneja Valds Paz, podan ser tomadas de las propuestas de la filosofa poltica en uso o de las experiencias del socialismo real.
En todos los periodos se dedica un espacio a la descripcin del comportamiento de los institutos armados (Fuerzas Armadas, Ministerio del Interior, Milicias Nacionales Revolucionarias, entre otros) que constituyeron desde el primer momento el ncleo duro del poder revolucionario.
El libro est atravesado, con la fortuna de evitar esencialismos binarios, por las dinmicas centralizacin-descentralizacin (en todos los sistemas) y liderazgo-burocracia-funcionariado-dirigentes. Sobre este particular, el autor se acerca al lugar de Fidel Castro, fundamental para estudiar todos los periodos recogidos en este tomo. A propsito, seala en el marco de la unificacin partidista de los primeros sesenta: Particular trascendencia tuvo la ratificacin del liderazgo de Fidel Castro como lder mximo, lder indiscutido o mximo dirigente de la Revolucin. En su mltiple condicin de Comandante en Jefe de las FFAA, Primer Ministro del Gobierno, Presidente del INRA, Primer Secretario de las ORI-PURS y mximo lder popular. Fidel constituy en s mismo un subsistema que operaba como la direccin suprema del sistema poltico, en la medida que lo dotaba, adems de con sus cualidades personales, con una funcin permanente de arbitraje.
Hay una tensin que marca todos los periodos y parece aguijonear a Valds Paz, la existente entre la norma (corporizada en leyes, planes, indicaciones y proyectos) y su incumplimiento (o desviaciones de esa normativa). Aunque la edicin del libro se produjo antes del actual debate popular sobre el Proyecto de Constitucin, este constituye un asunto de trascendental importancia y vigencia.
Algunas de las carencias o problemticas mencionadas y que vienen acompaadas de larga data arrastradas de una forma u otra a la altura de 2018 son las siguientes: la indefinicin de una sociedad civil del socialismo (o caracterizacin de la sociedad civil realmente existente como tal), el asociacionismo civil por orientacin, las tensiones entre pensamiento ortodoxo y heterodoxo, predisposicin ms favorable a un socialismo de Estado que a la socializacin del poder, una poltica cultural (a partir de 1976) ms abierta para las actividades artstico-literarias y regresiva y dogmtica para las ciencias sociales y humansticas, el insuficiente desarrollo de una cultura jurdica en la poblacin.
Al analizar el sistema econmico en el periodo 19641974, especficamente la relacin entre Comportamiento econmico y poder, introduce una vieta que cuestiona el mito de lo militarizado como esencialmente eficiente: Las manifestaciones de militarizacin de la economa, particularmente la agropecuaria Brigada Che Guevara, Agropecuaria del MINFAR y Planes Especiales, Puestos de Mando, traspaso de cuadros militares, etc. si bien parecieron reforzar la autoridad estatal sobre las transformaciones en curso, en realidad no demostraron ventajas sobre la conduccin civil, a la vez que comprometan las misiones defensivas de las instituciones militares. En su criterio, esta dinmica cambiara a partir de lossetenta.
Llama la atencin el cuidado que pone el autor en el equilibrio entre los diferentes aspectos analizados. Digo esto, porque imagino la batalla que libr contra s mismo para no cargar la mano a temas que pudieran resultarle ms cmodos a partir de su historia intelectual, por ejemplo, los relativos a las cuestiones del agro cubano posterior a1959.[2]
Cierro estos telegramas, citando un prrafo en que se valora breve, objetiva y precisamente el papel del Che Guevara en los sesenta y el impacto de su muerte: En el seno de este liderazgo se destac la personalidad del Comandante Ernesto Che Guevara, cuyas ideas y ejecutoria se convertiran en una de las fuentes ideolgicas de las estrategias de transicin implementadas en los aos sesenta. Su muerte dej un vaco intelectual y moral en la direccin revolucionaria y dio inicio a un debate permanente sobre susideas.

Juan Valds Paz tiene ochenta aos. Mi abuela Mara Josefa setenta y seis. Puedo decir entonces que a Juan y a m nos separan dos generaciones. Este primer tomo llega hasta 1991. En ese ao todava mi mam me acompaaba a la escuela primaria en el Micro 7 del Distrito Jos Mart y yo estaba platnicamente enamorado de mi auxiliar pedaggica.

Pese a las distancias evidentes, este material tiene una especial significacin desde mi identidad generacional. Desde hace unos aos, junto a otros compaeros y/o amigos, nos enfrascamos en discusiones para matizar las miradas condescendientes o peyorativas hacia los que nacimos entre los ochenta y los noventa. Las lecturas sobre la crisis de valores que sobrevino en el Periodo Especial, dndola por sentado y con marcas de generalizacin, o el facilismo de resolver las cosas con frases vacas de sentido, o que cuando menos, expresan perogrulladas del tipo los tiempos han cambiado, los jvenes de hoy son diferentes a los de antes; nos hacen un flaco favor. En el fondo, persiste una construccin cultural, aunque debilitada con el tiempo, de concebir los aos anteriores a 1990 como de realizacin moral del socialismo.

Y aqu vuelvo, utilitariamente, a La evolucin del poder en la Revolucin cubana. Dice Valds Paz, como parte de su argumentacin de los sucesivos giros en las estrategias econmicas, que en los aos setenta se tomaron medidas como la eliminacin de algunas gratuidades indebidas. Sobre la disciplina laboral en el periodo 19751991 seala que el creciente deterioro de la disciplina laboral plante, a comienzos de los aos ochenta, la necesidad de regular un sistema de sanciones por violacin de la disciplina laboral. En igual etapa, sobre el control y compulsin al trabajo, da cuenta de un incremento de las actividades delictivas y de la desorganizacin social; a propsito menciona una Reunin Extraordinaria del Bur Poltico y el Secretariado realizada el 22 de mayo de 1986 y presidida por Fidel, en la que se analiz extensamente la problemtica del delito y conductas antisociales. Por ltimo, en su acpite dedicado al sistema de enseanza, aborda el debilitamiento de la cultura histrica nacional entre la poblacin hacia la segunda parte de la dcada del ochenta. Son apenas algunos ejemplos, pero, verde con espinas.

Casi al final mencionar lo que extrao en este libro. Ms all de desacuerdos puntuales y detalles sobre la correccin y edicin del mismo, son tres cosas. Las dos primeras me parecen conectadas. Durante la lectura extra una mayor libertad ensaystica, con la que campeara ese lenguaje y esa subjetividad valdesiana que pone las palabras a sonar. Ello se conecta con el acumulado vivencial del autor, Valds Paz tiene todo para testimoniar la evolucin del poder en la Revolucin cubana desde su biografa. Pero este puede entenderse como un reclamo injusto, porque a un libro no debe pedrsele lo que no se propone, lo que no es.

La otra es una mayor conexin entre las lecturas de los tres periodos que transcurren entre 1959 y 1991 y la contemporaneidad cubana. No obstante, imagino que ello estar incluido en el segundo tomo que estudiar las etapas 19922011 El periodo especial y 20122018 Actualizacin del modelo. Intuyo que al final de este segundo tomo (en preparacin) se presentar una generalizacin de las casi seis dcadas que median entre 1959 y 2018.

Para febrero de 2015, en ocasin de la entrega del Premio Nacional de Ciencias Sociales a Juan Valds Paz dentro de las actividades de la 24 Feria Internacional del Libro, los editores del diario El Caonazo me solicitaron un trabajo breve. En l calificaba la labor intelectual de Valds Paz (1938) como una obra sin remansos posibles. El libro La evolucin del poder en la Revolucin cubana viene a confirmarlo. Es un texto que deba estar al alcance de la gente en las libreras del pas, por constituir una excelente contribucin al conocimiento del decursar de la Revolucin cubana, un paso importante si queremos entenderla, asumirla, defenderla, radicalizarla y revolucionarla.

En su dedicatoria, que coincidi con el primer da de sus ochenta, me escribi Juan: Un recuerdo de nuestro encuentro marxista. Espero que lo leas y comentes o no tendrs el tomo II. Lo tendr entonces?

Notas

[1] En aras de limitarnos al periodo abordado en este primer tomo, diremos que el decursar entre 1959 y 1991, aunque Valds Paz dice en su introduccin () de la Revolucin cubana, a lo largo del proceso revolucionario iniciado en 1959 y vigente hasta nuestros das (resaltado por FLR).

[2] Sobre el tema, Valds Paz ha publicado, entre otros, los libros Procesos Agrarios en Cuba, 19591995 (La Habana, 1997) y Los procesos de organizacin agraria en Cuba 19592006 (La Habana, 2010).

Fuente: http://medium.com/la-tiza/que-suenen-las-palabras-90e343d99004

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter