Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-12-2018

A dos voces
Dilogo imaginario entre Paulo Freire y Roque Azcurraire (La Poderosa) a 50 aos de Pedagoga del oprimido

Mario Hernandez
Rebelin

IV Encuentro hacia una Pedagoga emancipadora en nuestra Amrica. 17, 18 y 19 de setiembre 2018, Centro Cultural de la Cooperacin Floreal Gorini, Buenos Aires, Argentina


Ernani Mara Fiori prologa la edicin de Siglo XXI de Pedagoga del oprimido de Paulo Freire (1970) donde aprender a decir la palabra consiste en su mtodo de alfabetizacin porque la prctica de la libertad solo encontrar adecuada expresin en una pedagoga en que el oprimido tenga condiciones de descubrirse y conquistarse, reflexivamente, como sujeto de su propio destino histrico. Alfabetizar es concienciar.

En el crculo de cultura, en rigor, no se ensea, se aprende con reciprocidad de conciencias; no hay profesor, sino un coordinador que tiene por funcin dar las informaciones solicitadas por los respectivos participantes y propiciar condiciones favorables a la dinmica del grupo, reduciendo al mnimo su intervencin directa en el curso del dilogo.

El mtodo Paulo Freire no ensea a repetir palabras ni se restringe a desarrollar la capacidad de pensarlas segn las exigencias lgicas del discurso abstracto: simplemente coloca al alfabetizando en condiciones de poder replantearse crticamente las palabras de su mundo, para, en la oportunidad debida, saber y poder decir su palabra. Para asumir responsablemente su misin de hombre, ha de aprender a decir su palabra, porque, con ella, se constituye a s mismo y a la comunin humana en que l se constituye, instaura el mundo en que l se humaniza, humanizndolo.

Con la palabra el hombre se hace hombre. Al decir su palabra, el hombre asume conscientemente su esencial condicin humana. El mtodo que le propicia ese aprendizaje abarca al hombre todo, y sus principios fundan toda la pedagoga, desde la alfabetizacin hasta los ms altos niveles del quehacer universitario.

Paulo Freire no invent al hombre; solo piensa y practica un mtodo pedaggico que procura dar al hombre la oportunidad de redescubrirse mientras asume reflexivamente el propio proceso en que l se va descubriendo, manifestando y configurando: mtodo de concienciacin.

Leyendo el excelente prlogo de Ernani record una de mis primeras experiencias como docente de Sociales en el Bachillerato Popular Daro Santilln en el barrio de Barracas de la Ciudad de Buenos Aires. Desde aquellos das siempre les insisto a mis alumnos/as que all no van a aprender matemticas, lengua, historia, etc., sino que eso podrn hacerlo si siguen estudiando en la Universidad o un terciario y como los exmenes en esos mbitos no son solo escritos sino tambin orales, tienen que aprender a expresarse frente a sus compaeros/as y los profesores/as. Generalmente obtengo resultados positivos. Pero en ese primer ao tuve como alumno a Roque Azcurraire que se negaba a hacerlo y hoy, seis aos despus, es capaz de hablar ante centenares de personas en actos pblicos.[1]

Dice Roque (RA): Cuando empec el Bachillerato Daro Santilln me costaba un montn hablar frente a mis compaeros y compaeras porque senta que mi voz, mis palabras no valan, entonces me llevaba a no hablar porque senta que lo que iba a decir iba a estar mal, entonces aunque la voz propia siempre la tuve, nunca me dieron lugar para poder hablar. Delante de mis compaeros y compaeras me costaba por miedo. Era parte de apropiarme de la voz propia y a lo largo del tiempo me fui dando cuenta lo importante que es la palabra en las personas, en cada uno de nosotros y nosotras, que tenemos algo para contar y que es importante hablar, apropiarse de la palabra y los contextos coyunturales y de lo que vivimos en nuestros barrios. Por eso creo que la voz de cada uno y una vale y principalmente mi voz; ms all de que siempre digo que me cuesta hablar cuando arranco no paro. Me pas que cuando venamos de Brasil (se refiere al encuentro de La Poderosa en ese pas en julio 2018)

estbamos con un montn de periodistas y primero empec a sudar, me cost arrancar, pero una vez que lo hice empec a hablar de todo lo que sent en el Foro, en el viaje, lo acompaado y emocionante que estuvo todo. Escuchando a compaeros y compaeras de otros pases, tambin apropindose y contando historias muy zarpadas que no son muy lejanas a nosotros.

La dificultad para hablar surga claramente del lugar donde vivo. Vivo en una villa. Tambin a muchos de mis vecinos les cuesta hablar porque sentimos que nuestras voces no se van a escuchar en ningn lado. Para qu hablar si es al pedo, a nadie le importa. Con el tiempo me fui dando cuenta que nuestra voz la tenemos que hacer valer nosotros, por eso hablo, digo, me expreso. Siempre con honestidad y mirando la realidad que vivimos.

La educacin popular tuvo mucho que ver porque al estar con compaeras y compaeros que nos cedan la palabra y que todo el tiempo nos proponan que hablemos en el grupo, en las asambleas del Bachillerato y tambin entender que somos todos iguales, que no importa de qu pas venimos, que somos todos hermanos y hermanas, eso tambin llev a apropiarme de mi propia voz.

Ahora soy parte de una organizacin, La Poderosa. Fue gracias al Bachillerato y La Poderosa que fui aprendiendo un montn de cosas buenas y tambin aprend a hablar a travs de la fotografa que es lo que hago en La Poderosa.

Claramente en La Poderosa como en el Bachillerato fui tomando conciencia que no estamos solos, que hay gente que nos escucha, que est para ayudar y para luchar juntos y esto de la voz propia, no s si hablar bien o mal, pero mis compaeros y compaeras y muchas personas que no conozco me dicen que emociono hablando y gracias por ensearles.

Creo que ellos son los que me dan fuerzas y ganas de hablar, de contar lo que pasa tanto en mi barrio como en otros.

Nadie libera a nadie, ni nadie se libera solo. Los hombres se liberan en comunin

Paulo Freire (PF): Quin mejor que los oprimidos se encontrar preparado para entender el significado terrible de la sociedad opresora?

Quin sentir mejor que ellos los efectos de la opresin? Quin ms que ellos para ir comprendiendo la necesidad de la liberacin? Liberacin a la que no llegarn por casualidad, sino por la praxis de su bsqueda: por el conocimiento y reconocimiento de la necesidad de luchar por ella.

Nuestra preocupacin, en este trabajo, es solo presentar algunos aspectos de lo que nos parece constituye lo que venimos llamando la pedagoga del oprimido, aquella que debe ser elaborada con l y no para l, en tanto hombres o pueblos en la lucha permanente por la recuperacin de la humanidad. Pedagoga que haga de la opresin y sus causas el objeto de reflexin de los oprimidos, de lo que resultar el compromiso necesario para su lucha por la liberacin, en la cual esta pedagoga se har y rehar.

RA: Estando en La Poderosa nuestro principal objetivo como organizacin es la organizacin de todos los barrios. Nuestro objetivo es entender que todos y todas, no importa de dnde vengamos, tenemos los mismos derechos, tanto en Argentina como en otros pases de Amrica Latina. Por eso la idea tambin es ir replicando Poderosas en cada pas de Amrica Latina y que cada uno luche contra las injusticias que no solo pasan en nuestro pas.

PF: Al defender el esfuerzo permanente de reflexin de los oprimidos sobre sus condiciones concretas, no estamos pretendiendo llevar a cabo un juego a nivel meramente intelectual. Por el contrario, estamos convencidos de que la reflexin si es verdadera reflexin conduce a la prctica.

Por otro lado, si el momento es ya de la accin, sta se har praxis autntica si el saber que de ella resulte se hace objeto de reflexin crtica.

RA: Antes de empezar el Bachillerato mi vida estaba prcticamente perdida. Viva todo el tiempo en consumo, no estaba en todo el da en mi casa, era llegar a mi casa e insultar a mi mam, a mis hermanas y hermanos y hoy todo ese cario que no les pude dar antes, se los doy en estos aos que fui aprendiendo durante la militancia y todo el tiempo se los digo.

Todo el tiempo perdido, ms all que quisiera quedarme ms tiempo porque no pude estar con ellos por el consumo, ellos saben que ahora estoy militando y si no estoy en mi casa y me voy por 3 o 4 das es porque estoy haciendo cosas para cambiar y mejorar esto. Para que no vuelva a pasar ms con ningn pibe de ningn barrio de ac ni de Amrica Latina lo que me pas a m.

Si tuviera que dar un mensaje a los pibes y pibas les dira que no caigan en el consumo, que entiendan que hay otras herramientas que son mejores que estar en consumo o estar haciendo nada o mirando la tele. La herramienta es el poder de la lucha que tenemos cada uno en las calles para reclamar nuestros derechos que nos pertenecen y nos quieren arrebatar. Con el gobierno que est hoy, nuestro pas cada vez viene peor, censurando a medios, reprimiendo en las calles, comprando armas a EE UU. Justamente eso es lo que quieren, militarizar nuestros barrios y encerrarnos y prcticamente matarnos porque sabemos lo que viene despus de militarizar.

Decirles que nadie est solo y estamos para dar una mano. Cada vez que veo a un pibe o piba consumiendo me pone mal porque me hace acordar a esos tiempos feos que he pasado. Me pone mal, pero les hablo aunque s que en ese momento no me pueden responder porque el consumo lleva a eso. Que no caigan, que si necesitan una mano se acerquen a las organizaciones que estamos en los barrios para eso.

Sin embargo, concluye Paulo Freire este dilogo imaginario, el educador bancario no puede creer en nada de esto. Convivir, simpatizar, implican comunicarse, lo que la concepcin que informa su prctica rechaza y teme.

No puede percibir que la vida humana solo tiene sentido en la comunicacin, ni que el pensamiento del educador solo gana autenticidad en la autenticidad del pensar de los educandos, mediatizados ambos por la realidad y, por ende, en la intercomunicacin.

Referencias bibliogrficas

Freire, Paulo: Pedagoga del oprimido, Siglo XXI, Buenos Aires, 1970

Entrevista a Roque Azcurraire realizada por el autor el 2/8/2018 en la Villa 21-24, Barracas, Buenos Aires, Argentina

Nota:

[1] Intervencin de Roque Azcurraire, fotgrafo de La Poderosa, en al acto en la Villa 21-24 de Barracas, zona sur de la Ciudad de Buenos Aires el 1 de junio de 2018, repudiando la represin de efectivos de la Prefectura en la que fue detenido junto a su cuado:

Quiero agradecerles a todos los compaeros y compaeras que estn ac presentes. Contarles que a nosotros nos llevaron como si hubieran ido a buscar a un grupo de narcos, a los peores delincuentes de toda la historia. Entraron a nuestra casa, nos recagaron a palos, manosearon a mi hermana, se llevaron a mi otra hermana presa. Es terrible cmo actuaron y cmo nos torturaron en la garita a donde nos llevaron, tenindonos incomunicados, sin saber qu iban a hacernos. Resignados, con miedo, sin saber qu hacer. Todo lo que nos hicieron no puede quedar as. Nos quisieron inventar causas de todo tipo, todas se las rebotaron. Estamos sobresedos y vamos a lograr justicia y van a tener que dar explicaciones de por qu entraron a mi casa, por qu me llevaron por filmar, por qu manosearon a mi hermana, por qu nos torturaron. No va a quedar as, no nos vamos a callar nunca ms y vamos a seguir luchando como lo hacemos todos los das. Les agradezco el apoyo, los abrazos y el acompaamiento. La verdad es que eso nos da energa para seguir luchando, para que dejen de pasar estas cosas y defender a cada pibe y cada piba de nuestros barrios. Gracias.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter