Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-12-2018

Por la unidad latinoamericana

Cristbal Len Campos
Rebelin


En su discurso de toma de protesta el presidente, Andrs Manuel Lpez Obrador, dijo: Mxico no dejar de pensar en Simn Bolvar y en Jos Mart, quienes junto con Benito Jurez siguen guiando con sus ejemplos de patriotismo el camino a seguir de pueblos y de dirigentes polticos. Estas palabras convertidas en el eje de la nueva poltica exterior, pueden marcar el rumbo de un reordenamiento de las relaciones con nuestros pases hermanos latinoamericanos, y poner fin al distanciamiento que desde el gobierno de Vicente Fox se vivi con el rompimiento de relaciones con Cuba y las constantes declaraciones que desde entonces realizaran los presidentes mexicanos sobre gobiernos de pases como Venezuela y Bolivia, violando uno de los principios caractersticos de la poltica exterior mexicana, el respeto a la autodeterminacin de las naciones, promulgada por Benito Jurez en uno de sus ms celebres discursos el 15 de julio de 1867, al retornar a la ciudad de Mxico despus de haber derrotado al segundo imperio francs y volver a sus funciones de presidente de la repblica: Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz.

La nueva etapa que comienza en la vida poltica del pas, debe pensar a Mxico frente al imperialismo estadounidense, como un pas que ejerce su autodeterminacin como garanta de s mismo, con un gobierno que se gue por el respeto de la soberana nacional y la de otras naciones, y que respete el derecho de los mexicanos a vivir dignamente. Nuestro pas a vivido en franca sumisin poltico-econmica desde los aos ochenta del siglo pasado, con la firma de tratados econmicos que benefician a los productores extranjeros y a unos cuantos burgueses mexicanos, adems de la venta desmedida y la explotacin irracional de los recursos naturales; el incremento de las polticas neoliberales que agudizaron el deterioro del nivel de vida de las clases trabajadoras; la venta de las principales industrias del pas; la apertura total a la inversin extranjera como supuesto remedio del rezago y una entrega a la poltica imperial estadounidense. Ya es tiempo de cambiar el orden de los factores y ponderar la soberana nacional y la autodeterminacin como garantes del desarrollo econmico y social de Mxico.

La presencia de varios presidentes de pases latinoamericanos, en especial de Cuba, Venezuela y Bolivia, es seal de la oportunidad que se tiene de acercarnos al ideal martiano de unidad e integracin de nuestras naciones hermanas, con el ejemplo y las ideas de los prceres independentistas, frenando el avance del imperialismo y la ultraderecha, generando acuerdos de trabajo conjunto que propicien el intercambio cultural, econmico y social de nuestras repblicas, que an hoy, buscan edificar su segunda y definitiva independencia, en un orden social ms justo y equitativo entre pueblos y seres humanos. Poner la mirada en la unidad latinoamericana, es propiciar el rescate y reconocimiento de nuestras races profundas, de la valoracin del origen de nuestra expresin actual, con el reconocimiento y respeto de los derechos de los pueblos originarios en el concierto universal que hoy presenta el mundo, integrarnos como latinoamericanos es reconocer nuestra histrica comn y nuestras particularidades, contribuyendo a la consolidacin de nuestra cultura e identidad frente al constante vasallaje occidental.

La raz del sentimiento nacional en Latinoamrica es el anticolonialismo y el antiimperialismo, los movimientos de independencia tuvieron en esos sentimientos su razn, el surgimiento de los pases y su constitucin ha hecho frente de manera permanente a la constante intromisin imperialista y al continuo retardo colonial que en las estructuras sociales y culturas an pervive, las fuerzas ultraconservadoras siempre evocan en contextos de alta politizacin con sus acciones y pensamientos neocoloniales (racismo, discriminacin, segregacin, sumisin de la mujer, opresin del indgena, sobre-explotacin, entre otros) ese pasado, en el presente latinoamericano es urgente rescatar esa raz y sentimiento emancipador.

Mxico tiene que asumir su lugar en esta nueva poca latinoamericana, debe contribuir a la unidad de nuestros pueblos, reformulando todas las ideas que se generan sobre nuestro presente, es necesario ir superando aquellos pensamientos que siguen ideando nuestro futuro copiando modelos europeos o estadounidenses para pretender el desarrollo nacional, hay que abrir las puertas nacionales a toda Nuestra Amrica, incluir desde la enseanza bsica hasta la universidad, el estudio de la historia y la cultura latinoamericana, para que as, puedan comprenderse los procesos regionales en los que Mxico ha estado inmerso y que por razones de inters hegemnico imperial se han ocultado, alejndonos de nuestra verdadera madre que es nuestra historia. Estamos en el tiempo de luchar por una poltica nacional verdaderamente antiimperialista y anticolonial, y por consiguiente, no regida por los mandatos poltico-econmicos de las potencias del mundo (principalmente Estados Unidos) que buscan controlar y explotar a los pueblos para expandir sus riquezas, pero que esta poltica tampoco busque la imposicin en otros pases, que practique el respeto al derecho que tiene cada pueblo de elegir a su gobierno. Mxico tiene la oportunidad de trabajar a favor del fortalecimiento de la unidad e integracin latinoamericana para el bienestar de nuestros pueblos.

Cristbal Len Campos. Integrante del Colectivo Disyuntivas

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter