Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-12-2018

Renace con AMLO el sueo de la integracin soberana de Amrica Latina y el Caribe?

Javier Tolcachier
Alainet


En un ambiente signado por la esperanza de millones de mexicanos, asumi la presidencia de Mxico Andrs Manuel Lpez Obrador. Esperanza impulsada por la promesa histrica de una cuarta revolucin que mejore las condiciones de vida de las mayoras, que acabe con la violencia y la degradacin institucional en la que sucesivos gobiernos neoliberales, atados al yugo estadounidense, han dejado al pas.

Su mandato pretende inspirarse en figuras seeras de la historia poltica del pas, como lo indica la nueva imagen institucional del Gobierno. En ella estn Miguel Hidalgo y Jos Mara Morelos, prceres en la lucha contra el imperio espaol; Benito Jurez, hijo de indgenas zapotecas y presidente liberal de la Reforma; Francisco Madero, referencia poltica de la Revolucin de 1910 contra la dictadura porfirista y el general Lzaro Crdenas del Ro, quien impuls la reforma agraria, nacionaliz el petrleo y dio asilo a miles de perseguidos luego de la guerra civil espaola.

Sin duda, una herencia de inclusin y derechos sociales, de soberana y dignidad. Un legado de unidad nacional y transformacin valiente que intentar sobreponerse a un horizonte plagado de obstculos.

Silvio Rodrguez, invitado a la finca de AMLO en Palenque a modo de musa inspiradora, trasmiti el desafo del flamante gobierno con un poema de su connacional cubano Nicols Guilln. Para hacer esta muralla, triganme todas las manos, los negros sus manos negras, los blancos sus blancas manos, recit el trovador, en clara alusin a una orientacin de resistencia a los muros racistas y fascistas.

Mientras tanto, en la portea Buenos Aires, otra muralla de gendarmes y vallas blindaban la reunin G20 de jerarcas mundiales y otras especies menores. All, como no poda ser de otro modo, el presidente saliente Pea Nieto ejecutaba su ltimo gran acto de entrega neoliberal, la firma del nuevo tratado comercial T-Mec (USMCA por sus siglas en ingls) entre Mxico, Canad y Estados Unidos, apenas una renovacin forzada del viejo NAFTA.

La esperanza de retomar la senda virtuosa

La presencia de varios presidentes y lderes de izquierda como Evo Morales Ayma, Nicols Maduro, Miguel Daz Canel o Manuel Zelaya, simbolizaron la esperanza con la que revolucionarios y el progresismo latinoamericano miran hoy hacia su propio Norte. Un horizonte de anhelos necesario luego de la dura derrota ante el fascismo en Brasil.

Marca la presidencia de AMLO la posible recuperacin del sueo de soberana de Amrica Latina y el Caribe? Es el posible inicio de una nueva oleada al decir de Garca Lineras de gobiernos alineados con sus pueblos y no con los amos del capital? Podr el nuevo gobierno mexicano tender puentes, marcar nuevamente los trazos de una integracin regional hoy desdibujada por el imperialismo?

Aunque sea demasiado pronto para afirmarlo con certeza, para elucidar parcialmente estos interrogantes bien vale dar una mirada al panorama regional que se avecina, para entender los retos que tendr que afrontar Amrica Latina y el Caribe en su sinuosa marcha hacia la emancipacin.

Lo previsto y lo imprevisto

En la arena de la institucionalidad democrtica, en pocos das se llevarn a cabo elecciones municipales en Venezuela, en las que adems del PSUV y sus partidos aliados, algunos partidos opositores o locales podran obtener un buen resultado. Ms all de eso, el gobierno bolivariano continuar en el intento de volver a la mesa de negociacin con la oposicin, para distensar una guerra econmica que no da tregua. Es evidente que el panorama sigue siendo complicado dado que Estados Unidos ha fortalecido su retaguardia en la regin, contando ahora con una derecha militarista y macartista en el poder en el vecino Brasil.

Como contrapeso a la consolidacin del esquema golpista en Brasil, el xito en la gestin de gobierno de Lpez Obrador y la posibilidad de concertar un ambiente de menor agresividad a travs de una poltica exterior dialoguista, sern un gran aporte.

Si bien la paz regional es el primario, las fuerzas progresistas latinoamericanas debern apoyar tambin con compromiso a la revolucin bolivariana en sus esfuerzos por reconducir la situacin econmica del pas. A la estrategia de sometimiento neocolonial le resulta casi tan til el derrocamiento del gobierno de Nicols Maduro, como culparlo de las penurias econmicas del pas, difamando a Venezuela como un experimento fallido de modelos socialistas para anular la imagen de que hay alternativas a la barbarie capitalista.

Dicho esquema de propaganda no ser tan fcil en Bolivia, pas que junto a Paraguay proyectan el mayor crecimiento econmico para este ao, alrededor de un 4,3% segn la CEPAL. En su ltimo informe Estudio Econmico de Amrica Latina y el Caribe 2018 , la Comisin destac las polticas del gobierno de Evo Morales basadas en la inversin pblica y el consumo interno, sealando adems entre otros factores positivos su bajo nivel de emisin de deuda en relacin a otros pases de la regin.

Pese a ello, los sectores conservadores no cejarn en arremeter en las primarias y generales de este ao contra una nueva reeleccin del binomio Morales-Garca Lineras. Las estratagemas de manipulacin de la oposicin sern todas las conocidas y acaso ms, ya que la situacin objetiva habla a favor del actual gobierno.

Una parada difcil tendr el FMLN en el Salvador para continuar en el gobierno y obtener mayora parlamentaria el 3 de febrero. En apariencia, las mejores posibilidades de triunfo las tienen por ahora el ex alcalde de San Salvador Nayib Bukele, expulsado del FMLN en 2017 en puja contra el candidato del partido derechista ARENA, Carlos Calleja. Esto constituira un nuevo revs para la izquierda en la regin y por supuesto para los bloques de integracin regional soberana.

En Centroamrica estar tambin en juego el poder ejecutivo de Panam (en Mayo) y Guatemala (en Junio). Aunque no es posible an realizar vaticinio alguno, la mayor parte de los contendientes pertenecen a partidos del establishment y a la derecha, lo cual no permite alentar optimismo sobre cambios positivos.

Adems de todo esto, en la vecindad subregional es previsible lo imprevisible. La debilidad del gobierno de Hernndez en Honduras, el desmejoramiento social en Costa Rica, la agresin estadounidense contra Nicaragua, el tema migratorio y la contienda entre China y los EEUU por prevalecer, hacen de Centroamrica un polvorn inestable en el que podra haber variaciones no inscritas en calendario.

Lo mismo podra suceder en Hait, si las manifestaciones y la impopularidad de Moise continuaran subiendo de tono.

Otro momento clave ocurrir en octubre, cuando adems de las elecciones en Bolivia ya mencionadas- se elija un nuevo gobierno en Uruguay y Argentina. En el pas charra, tambin se perfilan dificultades para la continuidad del Frente Amplio, luego de tres ciclos consecutivos en el poder.

En Argentina, el desprestigio del actual gobierno neoliberal de Macri es muy grande, pero la alternancia hacia un gobierno popular de raigambre peronista no est asegurada. Los medios monoplicos y el gobierno de Estados Unidos jugarn all muy fuerte, dividiendo y ensuciando la imagen pblica de la oposicin. Slo un potente movimiento popular unificado lograr contrarrestar all la catstrofe de una nueva victoria del poder concentrado.

Dentro de la inestabilidad regional se inscriben tambin la enorme fragilidad del sistema poltico peruano, apenas mitigado por un Vizcarra navegando entre rocas afiladas y la prdida de legitimidad institucional del gobierno de Lenin Moreno en Ecuador, ocultada por los medios hegemnicos. Si la situacin econmica desmejora por el ajuste iniciado, acabara por encenderse la chispa de la indignacin, lo cual segn la historia de este lugar podra incendiar la pradera velozmente.

Qu suceder con la integracin regional?

Los pueblos del mundo se ven hoy confrontados con la falta de salidas que ofrece el capitalismo, la incertidumbre futura y la inseguridad generalizada. En el trasfondo subjetivo las personas sufren la asfixia de la globalizacin cultural, la extraeza que producen los cambios veloces y la angustia de un modelo de sociedad que promueve la ruptura de lazos, la competencia individualista y el consumo irracional.

A ello se suma en Amrica Latina la desmoralizacin insuflada por las cruzadas anticorrupcin impulsadas por Estados Unidos para eliminar a la competencia poltica y por ende econmica.

En vez de optar por el nico camino posible, una revolucin humanista de los valores y la organizacin social, la emergencia de un nuevo sentido comn que permita redistribucin de riqueza y emancipacin colectiva, un gran sector, acaso el ms vulnerable, opta por la regresin, adhiriendo a modo de tabla de salvacin a morales conservadoras, fundamentalismos religiosos y personajes autoritarios. Todo ello sumamente funcional al poder establecido.

La derechizacin social cuestiona la decadencia sistmica, la opresin globalizadora y de algn modo tambin los fundamentos racionalistas de las sociedades surgidas a partir de las revoluciones del siglo XVIII.

En ese clima adverso, los lentos avances conseguidos en la integracin y la soberana en los ltimos aos se ven barridos hoy por una ola mundial y regional de fragmentacin. En su cada del pedestal de la unipolaridad, los EEUU aspiran a arrasar con toda resistencia en bloque para rehacer al menos en parte su dominancia sobre las naciones al Sur del Ro bravo.

Los gobiernos progresistas de los pases latinoamericanos, comenzando con el nuevo faro mexicano, tendrn que vrselas en todos los casos con fuerzas de choque internas que consumirn la mayor parte de sus energas disponibles, dificultando que parte de esta energa fluya hacia proyectos de integracin compartidos.

Aun as, ya se deja entrever la recomposicin de lazos de pertenencia a un amplio campo popular en el que incubar un futuro ms promisorio, lazos en los que los movimientos sociales de base y sobre todo, las nuevas generaciones y las mujeres debern tomar la palabra.

El fuego de la unidad solidaria y soberana de los pueblos no se apaga. En la hora en que la adversidad poltica institucional la convierte en rescoldo, corresponde su cuidado, hasta que nuevamente vuelva a ser potente llama.

Javier Tolcachier es investigador del Centro de Estudios Humanistas de Crdoba y comunicador en agencia internacional de noticias Pressenza.

Fuente: https://www.alainet.org/es/articulo/196934



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter