Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-12-2018

G20, hipocresa y despus

Gustavo Robles
Rebelin


El G20 demostr una vez ms, por si haca falta, la hipocresa de este mundo nefasto que ha creado la burguesa imperialista.

Los lderes de las naciones ms poderosas de la Tierra no pueden moverse sin que les creen una burbuja que los separe de las masas a las que gobiernan, someten, explotan y saquean.

Pasean su impunidad rodeados de un despliegue infernal de armamento de ltima tecnologa, mientras los pueblos ms all de la burbuja sufren las decisiones de tan oprobioso aquelarre.

Este mundo burgus es tan hipcrita que los seores que siembran guerras, terror, saqueos, miseria, hambre y angustia en todo el orbe, son los que nos quieren presentar como ejemplo de paz, desarrollo, igualdad, justicia y humanismo.

Hay una clara contradiccin entre la institucionalidad que han legitimado con la fuerza de las armas estos caballeros de la injusticia, y las aspiraciones populares: ejemplo claro de ello fue la rebelin de los chalecos amarillos en Francia, especialmente en Pars, que salieron a hacer tronar su descontento mientras Macrn gozaba de los placeres de la burguesa en Buenos Aires.

Fue en Buenos Aires donde los medios de comunicacin le mostraron al pueblo, desde lejos y por tv, las luces y los lujos de los poderosos. Slo la tilinguera barata y mediocre clase-mierdera puede embelesarse con ello.

Lstima que la "oposicin" se mostr domesticada y dcil: el kirchnerismo llam a no movilizarse y la izquierda adoctrinada march por el corralito que le marc la Bullrich, enorgullecindose de su pacifismo. Qu diran Tosco y Salamanca. Qu, el Gallego Soto o Facn Largo. Qu, los miles de obreros que dieron sus vidas para que nosotros pudisemos hoy pelear en un escritorio por mejores salarios, condiciones laborales, aguinaldo, vacaciones, indemnizacin, cobertura social y de salud.

Mientras en Francia la rebelin hizo dar marcha atrs a Macrn en el aumento de combustibles y dej su gobernabilidad seriamente daada, marcando el rumbo que deben tomar los pueblos sometidos, ac los mximos dirigentes de la "oposicin ms dura", clasista y revolucionaria, se jactan de saber controlar a los grupitos de revoltosos.

El mundo le ha abierto las puertas a una restauracin conservadora que quiere llevar a la humanidad a los tiempos aorados por la burguesa, anteriores al siglo 20, cuando los proletarios carecan de derechos. A eso es a lo que aspira el gobierno del lavador offshore Mauricio Macri, que promete "bolsonarizarse" con vista al futuro.

Enfrentar semejante embestida de los explotadores, enseoreados como se los vio en el G20 de Buenos Aires, requerir inteligencia, amplitud, organizacin para la lucha y una revisin del significado y uso de la violencia en el marco de la lucha de clases, concepto que se han arrogado en exclusividad los que siembran injusticias contra todos los pueblos de la Tierra, con la resignada venia de las actuales direcciones del campo popular y revolucionario.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter