Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-12-2018

Lenguaje econmico txico

Fernando Luengo
El Salto

Los trminos en apariencia tcnicos, neutrales y aspticos del discurso econmico convencional contienen un relato de la crisis, de su origen y de la hoja de ruta a seguir para su superacin.


Dinero ardiendo

Es evidente, con el lenguaje se cuelan, muchas veces de manera sutil, diagnsticos. Siempre es as, y la economa no es una excepcin. Todo lo contrario, los trminos en apariencia tcnicos, neutrales y aspticos del discurso econmico convencional contienen un relato de la crisis, de su origen y de la hoja de ruta a seguir para su superacin.

Un ejemplo: el informe publicado por el Banco Central Europeo dedicado a analizar los procesos de convergencia en la zona euro. Entre un buen nmero de asuntos, de indudable inters, que se desgranan a lo largo del texto, selecciono el ltimo prrafo de la pgina 83 y el primero de la 84.

En l se dice en el mercado de trabajo, las rigideces incluyen un alto grado de proteccin al empleo y sistemas de negociacin salarial que no estimulan el ajuste de los salarios. Algo ms adelante se puede leer ...(estas rigideces) aumentaron el coste del ajuste en trminos de desempleo y prdida de renta.

En esa frase hay toda una declaracin de principios e intenciones que pareceran formar parte del sentido comn, que, por supuesto, ningn economista que se precie debera cuestionar, pues hacindolo se situara directamente fuera de la economa.

Se habla, en primer trmino, de mercado de trabajo. Es moneda comn en el debate econmico utilizarlo; tan aceptado se encuentra que figura en el plan de estudios en infinidad de universidades. Pero tenemos que aceptar que la esfera laboral se organiza o se debe organizar con criterios mercantiles? Su funcionamiento es asimilable al de cualquier otro mercado? El trabajo necesario para que funcione el metabolismo econmico se sita en el permetro del mercado?

Estas preguntas, y otras de ndole similar, abren un debate imprescindible, que la economa convencional omite por completo. Entrar en l obliga a situar los procesos econmicos en el espacio ms amplio del mantenimiento y la reproduccin de los ecosistemas y de los cuidados; y tambin obliga a hablar de derechos y de instituciones como piezas bsicas del engranaje socioeconmico.

En la frase encontramos asimismo la expresin rigideces. Su utilizacin tambin apela al sentido comn, pues el opuesto sera la flexibilidad. Enfrentados al dilema de instalarse en la rigidez o avanzar hacia la flexibilidad, creo que la mayora de nosotros se inclinara por la segunda alternativa. Pero ojo! cuando se menciona la rigidez referida a las relaciones laborales, en realidad se est diciendo que es necesaria su desregulacin. Formaran parte del paquete rigidez laboral una negociacin colectiva fuerte y centralizada, una prestacin por desempleo desincentivadora de la bsqueda de empleo, un salario mnimo demasiado elevado, unas retribuciones de los trabajadores que erosionen la competitividad de la empresa, una regulacin protectora de los trabajadores en materia de contratacin y despido... Hablamos, pues, de derechos y de trabajo decente, y se est suponiendo, sin mayor problema, que su preservacin empeora el funcionamiento de la actividad econmica.

Avanzando todava ms en el prrafo, se desliza otro de los argumentos estrella del neoliberalismo, abrumadoramente dominante en las instituciones comunitarias: la existencia de una relacin de causalidad entre las (supuestas) rigideces laborales y el aumento del desempleo o su permanencia en niveles elevados.

Nadie puede negar a estas alturas que el desempleo (y el empleo de psima calidad) es un problema crucial, pero establecer ese nexo e intentar colarlo como evidente es simplemente inaceptable. Existe una abundante evidencia emprica que rechaza ese planteamiento y que, sobre todo, invita a introducir complejidad en la reflexin.

Pero, claro, poner las instituciones laborales en el centro del diagnstico es muy til para consolidar un proceso de acumulacin basado en la sobreexplotacin de la fuerza de trabajo; en una perspectiva ms amplia, la estigmatizacin de lo pblico como ineficiente, abre al camino al todo privado, todo mercado.

Con el lenguaje tramposo e interesado que impregna los textos de economa convencional nos quieren dar gato por liebre. Si lo damos por bueno, si no lo cuestionamos, si pretendemos construir un relato alternativo a partir de esa matriz, nos estaremos equivocando.

@FLUENGOE

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/economia/lenguaje-economico-toxico

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter