Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-12-2018

Cuba y Brasil
La misin mdica solidaria y el retorno digno con un muito obrigado de ntima amistad mutua

Wilkie Delgado Correa
Rebelin


Y lo que debe estar claro para todos, amigos y enemigos, que la Cuba de hoy es heredera fiel de lo expresado por Jos Mart hace 125 aos: Cuba no anda de pedigea por el mundo: anda de hermana, y obra con la autoridad de tal. Al salvarse, salva. Nuestra Amrica no le fallar, porque ella no falla a Amrica.

Es verdad que los acontecimientos, grandes o pequeos, van jalonando la historia de los pueblos ms all de los momentos felices y los avatares que forman parte de sus destinos, construidos durante batallas miles, con sus consiguientes derrotas y victorias inevitables.

Por qu una nacin pequea, de pocos recursos materiales, bloqueada por el imperio ms poderoso y terrible de la historia, pudo proponrselo y logr convertirse en una potencia mdica que no solo garantiz la salud a su pueblo, sino que emple sus escasos recursos para formar personal de salud para muchos pases del mundo y ha contribuido solidariamente, con sus propios mdicos, a mejorar la lamentable situacin de salud que vivan y viven cientos de pases? Por qu Brasil, un enorme territorio de Amrica, que logr su independencia decenas de aos antes que Cuba, que posee enormes riquezas y un desarrollo propio de una potencia mundial, mantiene inferiores ndices de bienestar de salud de su poblacin, en comparacin con Cuba ni garantiza la atencin mdica gratuita a toda su poblacin? Por qu no fue posible que la colaboracin de Cuba con Brasil llegara mucho antes, pues apenas han trascurrido cinco aos desde que la Presidenta Dilma concibiera y aprobara el Programa Ms Mdicos, en conjunto con la Organizacin Panamericana de la Salud y Cuba?

Dejo en la mente de los lectores analizar los intrngulis de este asunto, con sus posibles y mltiples enfoques.

Cuando el presidente recin electo de Brasil demostr su irrespeto, su ignorancia y su falacia sobre el papel de Cuba en el Programa de Mas Mdicos de Brasil, ofenda muchos valores en la historia de la ayuda y la colaboracin de Cuba con otros pases durante un lapso que se inici desde 1963 hasta hoy, como expresin de la poltica internacionalista de la Revolucin Cubana.

En cuanto al prestigio de que goza la Medicina cubana, desconoce que los mdicos de ahora son herederos de un mdico del siglo XIX, Carlos J. Finlay, que descubri que el mosquito era el agente transmisor de la fiebre amarilla, y que como reconocimiento de su aporte trascendente para la humanidad y, por ello, de su inmortalidad, el da de su nacimiento, el 3 de diciembre, fue declarado como Da de la Medicina Latinoamericana. Tambin desconoce que desde hace dcadas los estudiantes de las Ciencias Mdicas forman parte de los Destacamentos Carlos J. Finlay, con el propsito de que se formen en el espritu salubrista y humanitario de tan ilustre predecesor.

Hay que confesar que estamos acostumbrados a las buenas noticias sobre el desarrollo de la medicina cubana en el pas y en el mundo. Y un ejemplo reciente fue la III Convencin Cuba Salud 2018, celebrada desde el 23 al 27 de abril, con ms de 2 800 delegados de ms de 90 pases. En ese evento mundial, se escuch en voz del director general de la OMS y de la directora de la OPS la valoracin y enaltecimiento del modelo de salud desarrollado por Cuba para satisfacer las necesidades propias y la contribucin que ha realizado al mundo, pues Cuba, adems, est siempre presta a cooperar con otros pases en la arena internacional. Tiene mucho que brindarle al mundo, y, sin exagerar puedo decir que es el mejor modelo y ejemplo para mostrar lo que ha hecho en el terreno de salud para todos.

Las intervenciones respectivas de esos altos funcionarios de la organizacin mundial (OMS) y regional (OPS), as como aquellas diversas en las voces de los representantes de las delegaciones de los pases presentes, con rangos de ministros, viceministros, directores, otros funcionarios de los diferentes niveles y delegados simples, reflejaron la unanimidad en la admiracin por las metas alcanzadas por Cuba y el agradecimiento por la cooperacin brindada a travs de brigadas y contingentes de profesores, mdicos, estomatlogos, enfermeros y tecnlogos de la salud, favoreciendo la atencin de millones de personas en esos pases, y trabajando en las condiciones ms difciles y en los sitios ms inhspitos, para atender, generalmente, a las poblaciones ms pobres y desvalidas.

Participar y escuchar las miles de experiencias en todos los campos de la salud, emociona y testimonia, por ejemplo, lo que planteamos en un artculo de fecha 3 de julio de 2013, titulado S, tenemos muchos y buenos mdicos en Cuba, en ocasin de la campaa internacional orquestada contra la participacin de los profesionales cubanos en el proyecto MS MDICOS (Mais mdicos) entre la OPS, Brasil y Cuba. Slo el balance de los numerosos resultados presentados por la parte brasilea en este, servira para validar la experiencia extraordinaria de la denominada cooperacin Sur-Sur.

De modo que los que ayer y an hoy, abroquelados en su formacin elitista, sus intereses gremiales egostas y en sus prejuicios clasistas, atacan a los mdicos cubanos por estas o aquellas razones, junto a aquellos que torpedean los fines nobles de la cooperacin mdica internacional, han sido derrotados en la teora y en la prctica. La experiencia de las misiones mdicas cubanas en muchos pases del orbe les han otorgado, ms que la calificacin de aprobado, un certificado de excelencia a estos profesionales generosos, que tambin han demostrado, dentro y fuera del pas, que saben brillar por sus resultados, su talento, sacrifico. y solidaridad.

Tal vez cabe aadir que tambin es verdad spanlo las clases elitistas y exclusivistas- que en todas partes los pueblos aprenden a diferenciar lo que es bueno y lo que malo, que los pueblos un da despiertan o se cansan y conocen su fuerza y se saben arrolladores, y que un da pueden tocar a las puertas de las universidades, para pintarse de blanco, de negro, de mulato, de indio, de obrero, de campesino, o se quedarn sin puertas, pues los pueblos las rompern y ellos pintarn la Universidad con los colores que les parezca..Y tambin inventarn y fundarn las nuevas universidades que den solucin a sus necesidades.

Mientras tanto, en una coexistencia realista de los modelos de salud imperantes en los diferentes pases, regidos por estrategias universales para garantizar la salud de los pueblos y alcanzar las metas establecidas globalmente, se impone que la cooperacin internacional refleje esa necesaria hermandad entre las naciones, y entre los profesionales de la salud y las personas para que sean atendidas social y mdicamente con espritu generoso, ya sean unas o millones.

Pero Bolsonaro, tan reaccionario como ignaro, carece del espritu unitario y de hermandad que debe presidir las relaciones entre los pases y pueblos de nuestra Amrica y del mundo. Por eso quizs sea conveniente recalcar las ideas que expresara Carlos Manuel de Cspedes, lder de la primera insurreccin independentista del 10 de octubre de 1868, primer presidente de la Repblica de Cuba en Armas y devenido en Padre de la Patria, en el mensaje dirigido, el 18 de junio de 1869, al entonces Emperador de Brasil.

"El pueblo, cuyos destinos dirige Vuestra Majestad Ilustrsima con tanto acierto, reconoci la necesidad y la conveniencia de fundar en Amrica el hecho de su independencia. La proclam en su da, como Cuba ha proclamado la suya. Ambas naciones representan el mismo papel en la gran conquista de la civilizacin del nuevo mundo. Por este y otros motivos de identidad, no dudo que esta naciente Repblica merecer las generosas simpatas de Vuestra Majestad y del territorio imperial; en cuya virtud, deseoso de que a este y aquel estado los una la ms ntima amistad y buena inteligencia.

El patriota cubano, profundamente libertador y republicano, saltaba por encima de las posibles diferencias personales de principios y doctrinarios en aras de salvar el propsito comn de enfrentar el podero de las potencias coloniales de Europa.

La experiencia cubana en la formacin integral de los profesionales de la salud centrada en la competencia mdica, el ejercicio de la medicina familiar y comunitaria, la vocacin de solidaridad e internacionalismo, y la puesta en prctica de altos valores humanos, han sido probadas en miles de escenarios de cientos de pases. Y eso es una realidad y verdad reconocidas, aunque lo nieguen y no lo quieran el seor Bolsonaro, el hijito de Pap, y sus aclitos y congneres.

Los enemigos de la Revolucin Cubana no se detienen ante nada con tal de daar el prestigio y la fortaleza moral que les son intrnsecos, pero, a pesar de todo, estos valores se han afianzado durante la prctica revolucionaria e internacionalista. Los detractores no se cansan de mentir ni calumniar, y ejercitan con fruicin toda la bajeza y felona que animan sus innatas doctrinas y almas.

Existen verdades que es necesario reiterar. La poltica solidaria practicada por Cuba se fundamenta en principios y en valores polticos y humanos que rebasan todo inters material y condicionamientos de cualquier naturaleza. Por tanto, responde a una filosofa y a una prctica revolucionaria, arraigada en convicciones consecuentes en el pueblo cubano bajo la direccin y el magisterio de Fidel Castro.

La solidaridad de Cuba en el campo de la salud con otros pueblos, que ha sido llevada a cabo en ms de un centenar de pases del mundo, y ha tenido una concrecin tangible con la participacin de decenas de miles de mdicos y otro personal de la salud que han brindado sus servicios, generalmente gratuitos, a millones de habitantes de stos, se ha realizado con el objetivo de librar una lucha por la vida y la calidad de vida de esas personas.

Esta ayuda bien que lo conocen amigos y enemigos- se ha ejercido en condiciones de paz y hasta en conflictos y guerras, en los sitios ms apartados de los territorios de esos pases y por tanto en condiciones realmente adversas y que implican gran sacrificio y riesgos para los internacionalistas cubanos; en tiempos climticos normales o durante grandes catstrofes naturales; en situaciones poltico-sociales normales o convulsas; en pueblos cuyos gobiernos han sido amigos o incluso en aquellos cuyos gobiernos no coinciden con el sistema imperante en Cuba. Puede alguien negar estas realidades y verdades?

Para salvar vidas humanas en cualquier parte del mundo se ha ofrecido la generosa colaboracin mdica cubana, as como en otros sectores. Y es que la solidaridad debe llegar en cada instante que se necesite. La solidaridad cubana ha estado pronta y generosa ante la vida y la muerte. Los hechos lo demuestran irrefutablemente desde hace mucho tiempo.

A modo de conclusiones podemos agregar que Cuba ha demostrado que los pobres de todos los pases tambin pueden ser mdicos y ser competentes, pues los miles de profesionales extranjeros graduados en Cuba, gracias a las becas otorgadas, as lo han confirmado. Tambin Cuba ha demostrado que rompiendo la formacin elitista propio del sistema capitalista imperante en muchos pases, cuando se quiere, se pueden formar miles de mdicos en esos mismos escenarios nacionales, como ha ocurrido bajo la asesora y participacin de nuestros profesionales.

Finalmente, debo agregar, que si como consecuencia del retorno digno de los mdicos cubanos ante las ofensivas e insolentes palabras de Bolsonaro sobre ellos y Cuba, no pudiera cubrirse la atencin en todos los sitios que ocupaba el contingente cubano, como haba ocurrido antes de su llegada hasta all, ser responsabilidad nica de este personaje.

Pero en el supuesto caso que ahora o en el futuro puedan cubrirse todas las plazas mdicas en los sitios ms remotos de Brasil, ya sea por mdicos brasileos o por extranjeros, an en esas circunstancias, quedara como un ejemplo y una leccin histrica imperecedera y como un aporte de la pedagoga revolucionaria de Cuba, el papel de los mdicos cubanos, ya que fueron los primeros que demostraron que era posible ejercer la medicina con magnanimidad y amor a la poblacin ms pobre, tanto en los consultorios como en sus domicilios, con un enfoque de promocin, prevencin, curacin y rehabilitacin de salud, pero tambin con un trato humano, afectivo y familiar, que lleg a reciprocarse con un muito obrigado salido de los hondones del corazn de los brasileos. Y esta ser la verdadera recompensa de una misin iniciada y concluida con amor y conviccin, y capaz de fomentar la unin entre nuestros pases y la ms ntima amistad y buena inteligencia entre nuestros dos pueblos. Cuando el prximo ao se cumpla el 150 aniversario de estas ideas del Padre de la Patria sobre Brasil y Cuba, an se mantendrn vigentes y en espera de que otra vez vengan tiempos mejores en nuestras relaciones.

Y lo que debe estar claro para todos, amigos y enemigos, que la Cuba de hoy es heredera fiel de lo expresado por Jos Mart hace 125 aos : Cuba no anda de pedigea por el mundo: anda de hermana, y obra con la autoridad de tal. Al salvarse, salva. Nuestra Amrica no le fallar, porque ella no falla a Amrica.

En las condiciones actuales, con abismales diferencias en el desarrollo de los pases, por razones diversas, s e impone que la cooperacin internacional refleje esa necesaria hermandad entre las naciones y entre los profesionales de la salud y las personas, para que sean atendidas con espritu generoso, ya sean unas pocas o millones.

Wilkie Delgado Correa. Doctor en Ciencias Mdicas. Profesor Titular y Consultante. Profesor Emrito.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter