Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-12-2018

Esperanza y comunin, crnica del primero de diciembre

Aldo Fabin Hernndez Sols
Rebelin


Para Roberto Mendoza Gonzlez

 

Tenemos presidente

La expectacin es mucha, en las calles se percibe la importancia del acontecimiento. Es un da histrico. Desde que sali de su casa Lpez Obrador fue acompaado por miles que le demostraron su cario. Un ciclista en el trayecto se emparej al carro que los transportaba y habl con l, pronto sabramos que le dijo no tienes derecho a fallarnos. En eso reside la fuerza del nuevo presidente, confianza.

Su primer discurso no dejo dudas, es el mismo, le habl al poder con la contundencia que acostumbra en las plazas pblicas. El discurso fue una denuncia a la decadencia neoliberal y una promesa de mejores tiempos. Hay con que, seal el presidente, tenemos pueblo, riquezas y ahora habr un buen gobierno.

Nosotros vemos todo por televisin, con atencin y algo de incredulidad. En el pas de los fraudes electorales, de la democracia vigilada y de elites, por fin, hay un presidente que viene de abajo y forjado en la lucha social. Enfrentado a las elites econmicas y polticas por ms de treinta aos. Se rompieron las lgicas de lo posible, es eso hacer historia?

Cunto tardamos? Depende desde dnde contemos. Pero han sido muchos aos. Tardamos pero llegamos, tenemos presidente.

El Zcalo

La fuerza histrica del Zcalo es inmensa, en lo que refiere al lopezobradorismo ha sido su gran tesoro, su casa. Cuntas veces el movimiento se habr encontrado aqu? Poco a poco se va llenando, las calles son caminos que desembocan en la gran plaza. La representacin es amplia, en la plaza no se discrimina, estamos todos los que podemos caber.

Se respira alegra, hay sonrisas, gritos, es una fiesta. Pronto el Zcalo se encuentra colmado. Entra Lpez Obrador a la plaza, sonriente, detenindose, tomndose su tiempo para saludar y abrazar, como siempre. Una pieza musical con reminiscencia mesoamericana acompaa su trayecto al templete. Inicia la ceremonia de purificacin y entrega del bastn de mando. Sincretismo republicano, amuletos, incienso, buena vibra, una ceremonia de frente al pueblo.

Una ceremonia espiritual, profunda, que no todos entendemos pero conectamos con ella y participamos con gusto y respeto. El silencio de miles es imponente. Levantamos las manos hacia los cuatro puntos cardinales, hacia abajo y hacia el cielo inmenso, nos conmovemos. Hay suspiros, lgrimas, temblores entre nosotros. Se produce una profunda comunin, una unin entre nosotros, el presidente y los representantes indgenas, juntos evocamos un horizonte de justicia, bienestar y paz.

El discurso

An colmados por la magia de la ceremonia, Lpez Obrador da inici a su discurso frente al pueblo. Un discurso largo, ms que el de la maana, que no fue de festejo sino de compromiso. Detall los cien puntos ms importantes de su programa. Pidi confianza y apoyo, los necesito, con franqueza expres no me dejen solo porque sin ustedes no valgo nada o casi nada. Mientras desde el Zcalo creca el grito de no ests solo!, no ests solo! Sabidura popular que comprende que la participacin es necesaria, que lo que viene no ser fcil y que somos parte de la trasformacin. Un grito nuevo se escuchaba, asumiendo el compromiso: A cuidar y apoyar al gobierno popular!

Esta alegra, el gobierno popular y la victoria del 1 de julio, son un proeza de millones, accin colectiva que tiene que continuar. Saber que la lucha no tiene punto de llegada, que se avanza de a poco y que el tiempo se mide por la historia. Despus del discurso vino la fiesta, la msica, el canto y la poesa, que evocan lo mejor de un pas, su cultura. Lo nuestro, lo que somos y lo que podemos ser. La gente re, canta, baila, se abraza, besa, llora y se toma fotos.

Cunto vale la felicidad del pueblo, me pregunto. Lo vale todo.

Falta todo, pero ya empezamos

De regreso, la realidad es la misma, la pobreza est ah lacerante, humillante, como la riqueza desmedida. La violencia contina, las estructuras de poder permanecen. Hay confianza y esperanza, la gente cree en su poder y en que las cosas pueden ser distintas. Me siento orgulloso de Mxico, de nacer aqu y de vivir estos momentos.

Camina una pareja joven con su hija, llevan una bandera de Mxico, ella le expresa a l, falta todo, pero ya empezamos. La cuarta trasformacin empieza, el camino es cuesta arriba, pero se puede hacer historia.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter