Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-12-2018

Entrevista a Clemente Bernad y Carolina Martnez, directores del documental sobre el Monumento a los Cados de Pamplona
"Qu hace la fiscala defendiendo a una hermandad que tiene las manos manchadas de sangre?"

Isabel Cadenas Can
La Marea

Estn acusados de revelacin de secretos por la Hermandad de los Caballeros Voluntarios de la Cruz. El juicio fue suspendido hasta este mircoles.


En 1997, el Arzobispado de Pamplona cedi al Ayuntamiento el Monumento a los Cados de esa ciudad su nombre oficial es Navarra a sus Muertos en la Cruzada, quedndose con el usufructo de la cripta. En aquella cripta, donde estaban enterrados los restos de los militares golpistas Emilio Mola y Jos Sanjurjo hasta que el consistorio los exhum en 2016, celebra misas la Hermandad de los Caballeros Voluntarios de la Cruz el da 19 de cada mes. Se trata de una organizacin creada por excombatientes requets en 1939 para mantener ntegramente y con agresividad si fuera preciso, el espritu que llev a Navarra a la Cruzada por Dios y por Espaa (la frase procede de las Reglas y Ceremonial de la Hermandad de la Cruz). De ah que las misas se celebren los 19 del mes: honran as el 19 de julio de 1936, el da que se perpetr en Navarra el golpe militar o, como prefiere llamarlo la propia hermandad, el alzamiento, hecho histrico insoslayable.

Las misas honran a los muertos por Dios y por Espaa, y a sus miembros fallecidos, a los que lucharon y vencieronen dicha hora. Las comillas son citas de un artculo publicado en 2005 por Jos Fermn Garralda Arizcun, doctor en Historia y miembro de la hermandad. En ese texto habla, tambin, del proyecto de una nueva evangelizacin que no puede partir de cero: por eso es tan importante para ellos proteger la cripta del monumento. El pasado 14 de noviembre, Clemente Bernad y Carolina Martnez (l, fotgrafo documentalista; ella, gestora cultural, ambos fundadores de la editorial Alkibla) se sentaron en un juicio frente a la Hermandad de los Caballeros Voluntarios de la Cruz. Se enfrentan a una pena de dos aos y seis meses de crcel acusados de revelacin de secretos por haber tratado de filmar la cripta. El juicio fue suspendido, por falta de dos testigos (dos curas que la defensa haba llamado a declarar), hasta este 12 de diciembre. Bernad y Martnez responden a esta entrevista en los momentos previos a un acto de apoyo a su causa en el Teatro del Barrio de Madrid.

Esta acusacin tiene origen en A sus muertos, un documental que hicieron entre 2015 y 2016 para las jornadas Qu hacemos con el Monumento a los Cados? Cmo fue la gnesis de ese documental?

Carolina Martnez: En Pamplona hay una asociacin, ZER, donde varias personas del mundo de la cultura (de la edicin, de la historia, de la gestin, del arte) nos preguntamos cuestiones acerca de la ciudad. Desde el principio, el Monumento a los Cados fue una de nuestras mximas preocupaciones: el segundo monumento de exaltacin franquista ms grande del Estado es, tambin, el nico en un entorno urbano, en el centro mismo de la ciudad. As que, para darle forma a ese debate, decidimos hacer unas jornadas para llevar estas cuestiones al espacio pblico y cada persona asumi un papel. Nosotros, porque es nuestro trabajo, decidimos hacer un documental.

Clemente Bernad: Queramos abordar el monumento en su conjunto: el interior, el exterior, su relacin con la ciudad, etc. En 2015, pedimos permiso al Arzobispado para acceder a la cripta y fotografiarla. Firmamos un contrato con ellos y lo cumplimos. A raz de esa visita a la cripta decidimos ir a ms y hacer un documental. No es un documental narrativo, sino un ejercicio de psicogeografa: pasear por entornos urbanos y plantear algunas preguntas a las personas que estn all. Se trata de mostrar cmo funciona el monumento en el marco de la ciudad. Y, en ese contexto, las misas forman una parte imprescindible de la narracin. Las misas han sido denunciadas tanto por el Ayuntamiento de Pamplona como por el Parlamento de Navarra, que inst al gobierno navarro a terminar con ellas.

En algn momento pensaron que estaban cometiendo un delito al tratar de grabar la cripta?

C.B.: Esa pregunta nos la hicieron en el juicio tambin. Y respondimos que, claramente, no. En 2016, pedimos permiso al Ayuntamiento de Pamplona para grabar el interior del monumento y tenamos todos los permisos correspondientes. Un da, baj al stano y vi que una rejilla daba a la cripta, justo delante del altar donde se ubica el cura, en la capilla dedicada a Sanjurjo. Era 18 de marzo y decid instalar una grabadora y una cmara all porque era justo el da anterior a la celebracin de la misa mensual. En ningn momento el Ayuntamiento nos prohibi filmar en ningn lugar del edificio, as que me sent totalmente legitimado para hacerlo.

La polica tard un ao en citarles a declarar, pero despus todo el proceso judicial ha ido muy rpido. Creen que el suyo est siendo un juicio poltico?

C.M.: S, sin duda. La primera vez que nos dimos cuenta de que era un proceso poltico fue con las preguntas del juez de instruccin. Nos pregunt qu opinbamos de las misas, si ramos partidarios de eliminar el monumento, etc. Tambin se refera siempre a ZER como una organizacin en realidad, es una asociacin en un claro intento por presentar nuestro caso como un acto de terrorismo y no de documentalismo. Y sigue siendo as. Lo que ha pasado con la Fiscala va en el mismo sentido: la acusacin parte de un miembro de la hermandad que se presenta como damnificado, alegando que hemos violentado su intimidad. La Fiscala, en lugar de quedarse con la acusacin de ese solo ciudadano, dice que en realidad la damnificada es toda la hermandad y se persona en su nombre.

C.B.: Estamos hablando de una entidad fundada en 1939 por requets y que sigue enalteciendo el golpismo. No hay duda de sus caractersticas. La Fiscala tiene el deber de defender los derechos ciudadanos y el inters pblico. Qu hace defendiendo a una hermandad que tiene las manos manchadas de sangre?

Y cul ha sido entonces la estrategia del Ministerio Pblico durante el juicio?

C.B.: Ha tratado de presentar a la hermandad como gente que solo va a rezar a la cripta, es decir, despolitizar esas misas y presentarlas como unas reuniones entre amigos en las que rezan y hablan de su vida familiar. As, tratan de acusarnos de haber atentado contra la intimidad personal y no la poltica. Pero estos no son ciudadanos corrientes: este es un espacio pblico ocupado por una hermandad de dudosa actividad. Si son solo misas, como ellos dicen, por qu las ocultan? Y como el tema de las misas no era suficiente, han hecho hincapi en el agravio personal: han dicho que se sintieron tristsimos, violentados

C.M.: Yo creo que han sabido jugar su papel de vctimas muy bien. Ellos se sienten vctimas, pero no piensan a cuntas vctimas estn humillando diariamente y a las que violentan cada da con esas misas.

Ustedes tambin han denunciado lo que consideran que son irregularidades del juicio. Pueden poner algunos ejemplos?

C.B.: Para m la irregularidad ms grave es la ausencia del material de la cmara. Yo instal dos aparatos en aquella rejilla: una grabadora de audio y una cmara. La polica ha recuperado solo el material de audio. Del vdeo no hay nada en el sumario, dicen que an no les han dado las imgenes. Esto es extrao, sobre todo teniendo en cuenta que en el sumario hay un informe completsimo sobre el audio de esas grabaciones, s, pero tambin sobre toda nuestra actividad en redes sociales, conversaciones privadas que han recuperado de tarjetas de memoria borradas, etc. Por eso, la ausencia del material de vdeo de esa cmara es sospechosa. Esa cmara grab algo que la hermandad y la polica no quieren que veamos. Creemos que eso es cmo se descubri la cmara, que no estn diciendo la verdad, y que ah hay un misterio intencionado.

C.M.: Adems de eso, no han aceptado ninguna de las pruebas que hemos presentado y uno de los testigos pidi proteccin policial y se la dieron, as que declar como testigo protegido. Y eso ha sido humillante. Es un ejemplo ms de la intencin de presentarnos como gente peligrosa, como terroristas.

No tendra que ser un juicio clsico de ponderacin de derechos, de si prima ms el derecho a la informacin o el derecho a la intimidad?

C.M.: S, es algo muy discutido porque los dos son derechos fundamentales: se recogen en los artculos 18 y 20 de la Constitucin. Solo prima el derecho a la informacin cuando aquello de lo que ests informando es de inters general y est contado de forma veraz.

Y en su caso lo es?

C.B.: Claro. Porque el documental, que es el marco en el que iban a ir esas imgenes, es totalmente veraz. Tambin es prueba de esa veracidad nuestra trayectoria. Yo llevo 30 aos trabajando como documentalista, y esa veracidad est ms que garantizada. Y, sobre todo, no hay duda del inters general: hay una polmica social en torno a este monumento desde hace aos, y en esa polmica est involucrada, en un sentido u otro, toda la sociedad navarra.

Fuente: http://www.lamarea.com/2018/12/11/clemente-bernad-y-carolina-martinez-no-hay-duda-de-que-se-trata-de-un-juicio-politico/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter