Portada :: Espaa :: Rebelin en los cuarteles
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-12-2018

Espaa, un reino en descomposicin (I)

Manuel Ruiz Robles
Rebelin


Del pasado imperial a nuestros das

La historia de Espaa est vinculada a un pasado de opresin sobre otros pueblos, jalonado de sangrientas batallas de liberacin nacional que dieron lugar a nuevos Estados. Su forma de dominacin ha sido seriamente documentada desde al siglo XVII.

En 1620 se publicaba el volumen "Espejo de la cruel y horrible tirana espaola perpetrada en los Pases Bajos por el tirano, el duque de Alba, y otros comandantes del rey Felipe II". Dicho volumen contena dos obras publicadas anteriormente, la primera es una versin abreviada de Origen y evolucin de los disturbios en los Pases Bajos , de Johannes Gysius y la otra, Brevsima relacin de la destruccin de las Indias, del fraile dominico Fray Bartolom de las Casas. Ambas obras relatan en detalle los crmenes y las atrocidades cometidos por Espaa tanto en Europa como en el Nuevo Mundo.

Las misiones militares en el exterior, ya sean en Irak, Libia, u otras zonas del planeta, han seguido alimentando las fantasas imperiales del sector ms reaccionario de nuestra sociedad, en particular de sus Fuerzas Armadas, retroalimentando su ego.

La RAE define el vocablo ego, en su segunda acepcin, del siguiente modo:

ego

2. En la teora del psicoanlisis de Freud, parte parcialmente consciente de la personalidad humana que controla la motilidad y media entre los instintos del ello, los ideales del superego y la realidad del mundo exterior.

El ejrcito colonial africanista constituy precisamente la fuerza motriz del fallido golpe militar del 18 de julio de 1936, que acab derivando en guerra civil y posteriormente en una sanguinaria dictadura. Una dictadura, es preciso recordar, de carcter monrquico-fascista cuyo contenido nacional-catlico, de raz imperial, se prolonga hasta nuestros das, siempre bajo la atenta vigilancia (Art 8.1 de la CE78) del ejercito de Franco y de su monarqua, que ostenta a su vez la Jefatura del Estado (Art 56.1 de la CE78) y de sus Fuerzas Armadas (Art 62.h de la CE78).

La reproduccin de la ideologa imperialista nacional-catlica

Las Fuerzas Armadas espaolas siguen inculcando a sus jvenes militares una ideologa antidemocrtica, intervencionista y nacional-catlica, prueba de ello es el actual himno de la Armada, antao de los alumnos de la muy elitista y monrquica Escuela Naval Militar de Marn, en la que me form, siendo an adolescente, en la primera mitad de los aos 60 del siglo pasado. Alguna de sus estrofas, bien explcita, incita a morir o triunfar en pos de recuperar el aorado imperio perdido:

El imperio vendr a Espaa por los caminos del mar. Hay que morir o triunfar, que nos ensea la Historia

imponiendo a su vez una cosmovisin concreta:

delante, la gloria, la leyenda en pos, debajo las voces de nuestros cados, y arriba el mandato de Espaa y de Dios.

De Espaa y de Dios, de Espaa y de Dios.

Este potaje rancio y toxico que nuestras Fuerzas Armadas obliga a deglutir a jvenes militares en su periodo de enseanza, convenientemente aderezado por el clero castrense, causa estragos en la formacin de los jvenes cadetes y guardiamarinas, muchos de los cuales quedan marcados de por vida por ideologas de extrema derecha.

La fuerte endogamia en nuestras Fuerzas Armadas, especialmente en los cuerpos de oficiales, tiende a perpetuar esta situacin. Los llamados prncipes de la milicia, procedentes de familias de rancio abolengo militar, dominan la cpula de los Ejrcitos y los impregnan de su ideologa nacional-catlica e intervencionista. Una situacin en la que una proporcin alarmante de altos mandos profesan una ideologa franquista, extremadamente clasista, que desprecia a las clases populares y desconfa de ellas, como es pblico y notorio.

La reforma militar impulsada por los gobiernos del PSOE, a lo largo de sus mandatos, no ha dado los frutos esperados, pues la monarqua borbnica, reinstaurada por Franco, no tiene el menor inters en que el franquismo militar se extinga, y con l la inaceptable manipulacin de las conciencias de los jvenes militares por parte del clero castrense.

Manuel Ruiz Robles, es Presidente Federal de Unidad Cvica por la Repblica, Capitn de Navo de la Armada, portavoz del colectivo de militares demcratas Anemoi, antiguo miembro de la UMD

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter