Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-12-2018

Francia
Cuarenta aos de iniquidad

Luis Casado
Kaosenlared

La crisis est llegando a su culminacin. Cmo terminar? El gobierno francs apuesta al cansancio, al fro, a la divisin, a Navidad, a los cuentos chinos. Macron no dijo nada. Peor aun, intenta engatusar a gente ms inteligente que l.


Ya est, Jpiter habl. Los hermeneutas, intrpretes de la palabra divina, tienen dios propio desde la Antigedad griega: Hermes, ms conocido en su versin romana como Mercurio, dios de los mensajeros, los ladrones y los mentirosos.

Los titulares de la prensa son claros: Macron satisfizo las esperanzas de los chalecos amarillos, ergo, el movimiento tiene que acabar. En las radios, un puado de arspices derraman un torrente de palabrera insustancial para hacerle decir a Macron lo que no dijo.

Lo cierto es que Macron no cambia nada, pero arroja algunas monedas. No muchas. tienne de la Botie, all por el ao 1553, haba descrito el cuadro:

Los tiranos eran generosos con un cuarto de trigo, con una medida de vino, con los sestercios, y era terrible escuchar luego los gritos de: Viva el rey! Esos imbciles no se daban cuenta de que con aquella falsa generosidad no hacan ms que recobrar una mnima parte de lo suyo y que el tirano no se la hubiera podido dar si antes no se la hubiese arrebatado.

Tres medidas de efecto mediato fueron enunciadas. La primera muy ambigua: el salario mnimo mensual (SMIC) aumentar en 100 euros, dijo Macron, sin que esta medida le cueste un centavo a las empresas. Un 6%! se pasma una cacata radiofnica. La realidad es otra: el SMIC no aumenta. Se queda igual. Lo que aumenta es la prima de actividad.

Para no afectar a las empresas y ofrecerle una limosna a quienes trabajan, el gobierno precedente cre la prima de actividad en agosto del 2015. Es un incentivo, un complemento de salario no contributivo. Es decir que no cotiza, y por lo tanto no cuenta para el clculo de la pensin. Cunto es el monto de la prima de actividad? La friolera de 132 euros mensuales para un trabajador soltero y sin hijos. La prima es regresiva. Los 132 los recibe quien gana 1.150 euros netos al mes. Si ganas un poco ms, por ejemplo 1.470 la prima de actividad es de 15 euros, o sea 50 centavos al da!

Los 100 euros los pagar pues la Seguridad Social, con fondos que le pertenecen a los trabajadores. El salario mnimo seguir siendo tan miserable como antes. Macron con la cara compungida de quien acaba de tomarse una copa de aceite de ricino practic las fake-news.

Por otra parte, Macron propone eliminar parcialmente el aumento de impuestos que hace poco le aplic a los jubilados (CSG). Un pensionado recibe una fraccin del salario que reciba en su vida activa. As, la pensin representa en torno a un 40-50% del ltimo salario percibido. Gracias a Hollande, y a Macron, las pensiones estn congeladas desde hace ms de un lustro, con la consiguiente prdida de poder adquisitivo. No hay pues aumento de las pensiones, sino restitucin parcial de lo sustrado.

Para justificar el aumento de la CSG, Macron ofreci un argumento que vale su peso en oro: Hay que privilegiar el trabajo, a los activos, por encima de los pasivos. Ahora retrocede, pero con elstico. La supresin del aumento de la CSG concierne las pensiones inferiores a 2 mil euros mensuales.

Dos mil euros equivalen a 1,68 salarios mnimos. Prueba a vivir en Chile con 464 mil pesos mensuales. O en los EEUU con US$ 2.110 (no sube desde el ao 2009). La ventaja de aplastar a los jubilados resida en que no pueden hacer huelga. Pero con un chaleco amarillo pueden paralizar el pas.

La tercera medida es como las dos primeras: un truco. Macron propone exonerar de cotizaciones y de impuestos las horas de trabajo suplementarias. Como hizo en su da Sarkozy, al abrigo de su inolvidable consigna: Trabajar ms para ganar ms. No es pues un aumento de salario. Para los patrones es un regalo de navidad. En vez de contratar ms trabajadores, prefieren aumentar las horas de trabajo de sus asalariados. Sale ms barato.

A poco andar Sarkozy se dio cuenta que el desempleo aumentaba que era un gusto. La Seguridad Social constat la reduccin de las entradas que financian la Salud y la Previsin. El horario de trabajo real, alcanzado en siglos de luchas sociales, pas de 8 horas diarias a diez o doce. No hay aumento de salario, sino una reduccin del costo del trabajo. Quin paga la diferencia? Los impuestos. As llegamos de nuevo a la situacin que origin todo.

Hace 40 aos que dura este chachach, un pasito adelante, dos pasitos atrs, y vuelta a empezar. Bendito neoliberalismo.

Costo global de las medidas anunciadas por Macron: unos seis mil millones de euros, cifra que anunci ayer. Almas generosas suman lo que no se recaudar de impuestos en razn de la anulacin de las alzas previstas (CSG y carburantes). De ese modo llegan a diez mil millones de euros, adicionando lo que nunca recaud el Estado con lo que pagarn los propios trabajadores.

Ahora bien, el Crdito de Impuestos Competitividad Empleo (CICE) es una reduccin de cotizaciones e impuestos que pagan las empresas, ofrecida con la encomiable intencin de facilitar la creacin de puestos de trabajo. Un milln de nuevos empleos anunci en su da, orondo, el presidente de la patronal. Aos despus el resultado es nulo. No hubo creacin de empleo, pero el costo del CICE sigue pesando en las cuentas pblicas: 40 mil millones de euros al ao. Un ofrenda al riquero de 40 mil millones de euros anuales, a cambio de nada.

Quines son los asistidos? Quines viven de la plata del Estado? Las grandes empresas y las multinacionales. Las grandes fortunas no contribuyen ni con un euro al financiamiento de las medidas propuestas por Macron. Aunque le pedir a las empresas que puedan hacerlo (sic), que le paguen una prima de fin de ao a sus asalariados. Tal medida no es obligatoria. Y el monto de la eventual prima depende exclusivamente de la conocida generosidad empresarial.

Macron olvid hablar de los desempleados de los cuales 50% no recibe ninguna indemnizacin, de la juventud, y de los funcionarios, incluyendo a los policas que enva a reprimir a los manifestantes.

En suma, Jpiter no dijo nada susceptible de apaciguar la indignacin de los chalecos amarillos. Al trmino del discurso presidencial la inmensa mayora coincidi en sealar que Macron les toma por imbciles. Mala cosa. Queda por saber cual ser su reaccin. Una vez ms, tienne de la Botie, un muchachito que escribi su obra maestra cuando era aun un adolescente, ofrece una respuesta:

Ahora bien, ese tirano solo, no hace falta ni combatirlo ni matarlo. Cae por su propio peso si el pas rehsa la servidumbre. No se trata de quitarle nada, sino de no darle nada. No es necesario que el pas haga el sacrificio de hacer algo por s mismo, con tal de que no haga nada contra s mismo. Son pues los pueblos mismos los que se dejan, o ms bien que se hacen maltratar, puesto que seran libres con solo dejar de consentir.

Fuente: http://kaosenlared.net/francia-cuarenta-anos-de-iniquidad/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter