Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-12-2018

Francia
Lo que se ha ganado y lo que falta por ganar

Carlos Borrero
Rebelin


Dos das despus de anunciar un moratorio durante seis meses sobre el plan de aumentar el odiado impuesto al combustible, el gobierno de Emmanuel Macron decidi abandonar el impuesto para el ao 2019. Con esta retirada tctica, el gobierno busca comprar ms tiempo y as evitar a toda costa una mayor radicalizacin de las masas.

Mientras que el gobierno est haciendo todo lo posible por limitar la cuestin a una discusin sobre poltica ambiental, crecientes sectores de las masas han llamado para la reimposicin del impuesto sobre la riqueza (Impt de Solidarit sur la Fortune, o ISF), algo que ha sido explcitamente rechazado por el gobierno. No obstante, esto demuestra que ms all de la desconfianza generalizada al gobierno, hay una innegable conciencia entre las masas de la necesidad de que sus demandas trasciendan la chispa inicial que condujo a las protestas a mediados de noviembre.

Reconociendo que la ira popular detrs de las protestas de los chalecos amarillos sigue fuerte, el gobierno de Macron est reforzando su aparato represivo. Este jueves, se anunciaron medidas de seguridad "excepcionales" que incluye la movilizacin de 89.000 efectivos en anticipacin de manifestaciones pautadas para este fin de semana. Como presagio de la represin desnuda que el estado capitalista en Francia est preparando desatar, esta semana el mundo qued horrorizado con las imgenes de estudiantes secundarios en el barrio obrero de Val Fourre del pueblo de Mantes-La-Jolie, quienes se han unido a las protestas con sus propias demandas de un cese a las reformas educativas del gobierno y la plena financiacin de la educacin pblica, puestos por agentes de polica armados de rodillas frente a paredones con las manos detrs de las cabezas.

Esta concesin que la masas rebeldes le impusieron al gobierno representa una victoria importante para ellas en general, y para la clase obrera en particular. De ninguna manera es una victoria final o permanente, pero resaltan varias lecciones sumamente importantes. Primero, la reciente serie de protestas masivas, a veces violentas, precedidas por meses de auto organizacin autnoma por las masas mismas, demuestran que aun para ganar concesiones mnimas, se requiere una movilizacin masiva y sostenida. La tctica de las huelgas limitadas y rotativas impuesta por los burcratas sindicales ha sido totalmente desacreditada. Ahora, en un intento desesperado por recuperar algo de credibilidad, el lder de la CGT, Philippe Martnez, ha convocado una huelga de 48 horas de los trabajadores de la industria energtica el 13 de diciembre en apoyo de los gilets jaunes. Empero, la creciente desconfianza de las bases obreras hacia estos burcratas sindicales es innegable y la superacin de su orientacin tctica constituye un avance sumamente importante.

Segundo, los chalecos amarillos han hecho aicos el argumento de que las demandas de las masas en general, y las de la clase trabajadora en particular, deben permanecer restringidas dentro de los lmites de la dominacin poltica capitalista. Aunque es reconocido por todos que las demandas de los gilets jaunes generadas mediante una consulta popular no constituyen todava un 'programa socialista', su contenido progresista radical se extiende ms all de las demandas programticas de la 'nueva izquierda' en Francia, incluso aquellas de la Francia Insumisa de Mlenchon con la cual el viejo PCF se ha aliado. Por ejemplo, mientras los gilets jaunes han planteado la formacin de asambleas de ciudadanos y la promulgacin de leyes por la ciudadana misma mediante referendos, el hroe de la izquierda moderna en Francia, Mlenchon, busca restringir el radio de accin autnoma de las masas limitando sus demandas polticas a peticiones ante la Asamblea Nacional actual. Por ejemplo, la semana pasada Mlenchon se revel otra vez como el defensor de la dominacin capitalista que es cuando ste propuso la siguiente joya: Enfin, dans le cadre des discussions budgtaires, la rception dune dlgation de gilets jaunes lAssemble Nationale pour que leurs propositions soient entendues par les dputs. Una delegacin de chalecos amarillos ante la actual Asamblea Nacional para hacerle peticiones! No en balde a Mlenchon y todos que le siguen se les ve con gran escepticismo. Queda claro que todos los esfuerzos que est haciendo ese oportunista para destacar puntos de convergencia con las demandas de los chalecos amarillos tienen como motivo capear una ola electorera para ganarse el puesto de primer ministro. La muy criticada reafirmacin del carcter apoltico de los chalecos amarillos, lejos de reflejar una indiferencia poltica, representa en realidad la forma particular en que este movimiento expresa su rechazo a la poltica convencional propia de las formaciones burguesas y pequeo burguesas. Tal rechazo de las formaciones polticas tradicionales es indudablemente positivo.

Pero si las protestas de las ltimas tres semanas han ganado a las masas un respiro temporal de la imposicin del odiado impuesto sobre el combustible, as como la experiencia prctica necesaria para avanzar en su comprensin colectiva de tctica y el contenido poltico de su programa, lo que queda por "ganar" es la formacin de una autntica direccin revolucionaria. Solo en la medida en que las masas sigan actuando con una iniciativa cada vez ms radical, se dar la necesaria convergencia entre los elementos ms resueltos desde dentro y los ms genuinos desde fuera para el surgimiento de una renovada direccin revolucionaria. Ya todos los sectores polticas capitalistas estn en bancarrota poltica y moral. La vieja izquierda, desde los sindicatos burocratizados hasta las formaciones pequeo burguesas radicales, queda desacreditada. Hasta ahora, las masas han librado su lucha sin un estado mayor propio. Sin embargo, para todo lo que falta por ganar, es necesaria la organizacin de una verdadera direccin revolucionaria.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter