Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-12-2018

De la unin nacional al ellos y nosotros

Guillermo Almeyra
Rebelin


Parecera que, como deca Vico, la historia se desenrolla como espiral y pasa varias veces, ms alto o ms bajo, sobre el mismo punto. Ahora, a 50 aos de la Unin Popular chilena, la mayora de las clases dominantes intenta oponer al Poder Ejecutivo el Poder Judicial, dado que el Legislativo se les escap de las manos y tambin en los Estados gobernados por PRI o PAN rechazan la Guardia Nacional y, sobre todo, el nombramiento de coordinadores federales porque ambas cosas debilitaran sus lazos con los militares locales y les controlaran los gastos.

Esa guerrilla institucional defiende sus privilegios, sus enormes ingresos y, sobre todo, el poder de facto que esas clases poseen y que desean seguir cubriendo con un poder legal. No hay que subestimar este sabotaje que recin comienza y que debe ser aplastado antes de que sea peligroso pues quieren anular por la fuerza la victoria electoral popular.

Es necesario defender al gobierno legtimo y cada medida justa y favorable a la mayora y al ambiente encarando una reestructuracin a fondo de las instituciones que fueron construidas para defender la explotacin y los privilegios y apoyar las decisiones legales con una movilizacin popular que imponga la eleccin de los jueces y el juicio por jurados populares seleccionados, como en Estados Unidos.

La objecin de que el nivel cultural es muy bajo y que este sistema desatara ajustes de cuenta y excesos del Mxico bronco subestima a los ciudadanos comunes y la existencia de leyes e ignora que con un bajo nivel de conocimientos formales se puede decidir lo justo (hay muchos Sanchos en potencia capaces de ser buenos gobernadores) y que, por otra parte, la cultura de los estadounidenses medios es deplorable pero cuentan con letrados para asesorarles.

En Mxico se est reconstruyendo hoy un bloque social antioligrquico y potencialmente anticapitalista entre las clases medias pobres urbanas y rurales y los trabajadores de todo tipo que se expres durante el gobierno del general Crdenas. Repblica. Pero, aunque ese bloque pueda tener expresiones electorales coyunturales- como el triunfo de MORENA- no es ni puede ser meramente electoral.

Los triunfos en las urnas son slo el subproducto de las luchas, de las movilizaciones y de la participacin de los ciudadanos. Las clases y los movimientos populares elevan su conciencia y adquieren seguridad combatiendo. En la accin masiva se forma, politiza y organiza una masa obrera que acepta todava hoy el consumismo y las normas y valores capitalistas y ve al mundo como una mera oposicin entre ricos y pobres y no entre explotadores y explotados.

Esa clase que adquiere conciencia de serlo rompe as con la ilusin de la unidad nacional, del somos todos mexicanos que la somete a sus explotadores y la divide de sus hermanos de otros pases y pasa as a tener conciencia de que ellos se oponen a nosotros y con ese salto ideolgico libera sus fuerzas para organizarse y enfrentar a sus enemigos, que estn unidos por el funcionamiento del sistema capitalista que sigue controlando el aparato estatal.

Los Chalecos Amarillos franceses se desarrollaron en el terreno abonado por la rabia popular nacida de las mentiras, las desilusiones, la explotacin creciente y, en 24 das en que pusieron a sus explotadores de rodillas y paralizaron el pas, obligaron al gobierno de los multimillonarios a ceder. Son un ejemplo de que la accin autnoma unida a la autogestin local puede reconstruir la organizacin de la vida cotidiana desde abajo creando confianza, conciencia y poder popular.

Para dar base firme al triunfo electoral hay que asentarlo en la accin popular. Si, por ejemplo, una empresa cierra por razones polticas o porque da menos ganancia al patrn hay que ocuparla y hacerla producir directamente en forma cooperativa porque el derecho al trabajo y a la vida est por encima del derecho de propiedad y, si los acaparadores escondiesen bienes para producir escasez y sabotear, es indispensable distribuir sin indemnizacin lo escondido. All donde haya gente viviendo en pocilgas o en la calle, es necesario ocupar las casas vacas y ubicarla en ellas y si los trabajadores inmigrantes son rechazados, hay que ayudarles y darles abrigo. No hay que esperar del Estado capitalista que sigue condicionando los mrgenes de accin de los gobiernos populares.

De asambleas de comunidad, colonia o lugar de trabajo, deben surgir comits revocables por sus mandantes que prevendrn los delitos, reducirn la violencia familiar y los feminicidios, la corrupcin y los abusos y harn cumplir las leyes.

Al mismo tiempo es posible establecer en cada localidad con qu se cuenta para un desarrollo ambiental durable y cules son las necesidades y prioridades para reorganizar el territorio, defender los recursos naturales y dar trabajo para todos. La soberana nacional reside en el pueblo, que debe crear desde abajo, libremente, un nuevo Estado basado en comunas autnomas federadas. El poder popular evitar la repeticin de la experiencia chilena.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter