Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-12-2018

Detrs de los triunfos de Trump y Bolsonaro

Carlos A. Larriera
Rebelin


En una entrevista [1] la sociloga Esther Solano dice: El ascenso de Bolsonaro se explica por un gran voto de protesta y de rechazo a la clase poltica. En esta ocasin ha habido una renovacin muy grande, histrica. La cuestin es que la derecha es la que propuso esa renovacin con nuevos rostros y nuevos nombres. Entonces, su ascenso no se explica tanto porque sea un tipo de extrema derecha y s porque l ha propuesto una renovacin. Las personas ven algo nuevo, una esperanza, un cambio y luego tambin porque es el que est poniendo fin a un ciclo petista, de izquierda. Dira que es un poco el cansancio con la poltica tradicional y el cansancio con el petismo. Y luego, efectivamente, se han alineado los valores ms conservadores de Brasil, pero sobre todo lo que vimos es un voto de cansancio con la poltica.

De aqu se pueden extraer varios conceptos: un gran voto de protesta y de rechazo a la clase poltica, / La cuestin es que la derecha es la que propuso esa renovacin con nuevos rostros y nuevos nombres / su ascenso se explica porque l ha propuesto una renovacin / pero sobre todo lo que vimos es un voto de cansancio con la poltica.

En pocas de gran crisis, cuando se necesitan cambios profundos, y esta necesidad es percibida por el conjunto de la poblacin, las opciones del centro dejan de tener atractivo y la poblacin busca una opcin poltica que plantee un cambio radical, categrico.

No se puede solucionar la crisis, enfrentando con xito la ofensiva del gran capital mundial, sin lograr una verdadera democracia del pueblo, que sea l mismo quin delibere y gobierne, y sus decisiones se cumplan, y no cmo dice nuestra Constitucin, en lo esencial copia de la de EE.UU., que el pueblo no delibera ni gobierna (subrayado nuestro) sino que s lo haga.

Cabe aclarar que la actual Constitucin ms adelante dice: sino a travs de sus representantes, pero estos representantes son elegidos con los mecanismos restrictivos y condicionantes de la misma Constitucin.

Tanto en EEUU como aqu, este gobierno a travs de representantes, tiene como principal objetivo que las decisiones del pueblo no afecten los intereses de los ms poderosos, los ms ricos. La misma funcin cumple el Senado, porque se dice que la Cmara de Diputados representa al pueblo y los Senadores a las provincias. Qu significa representar a las provincias? En qu se diferencian las provincias del pueblo por qu no es suficiente con la Cmara de Diputados? El verdadero significado de las provincias, en este caso, es el poder econmico de cada provincia. El Senado cumple con la funcin de frenar las iniciativas que sean realmente democrticas de la Cmara de Diputados, que, por ser tales, afectan inevitablemente los intereses de los poderosos.

Para que sea el mismo pueblo quien delibere y gobierne, la historia no ha descubierto nada que no sea organizaciones de democracia directa. Que son algo muy distinto a las actuales instituciones democrticas de la democracia burguesa.

Las instituciones vigentes son las mismas que existieron en el gobierno anterior y que perduran en el actual, pero no han podido impedir que de un gobierno orientado al crecimiento con inclusin social, se pase a otro con la clara finalidad de destruir la estructura social. Esto revela la necesidad de nuevas instituciones que s sean capaces de defender al pueblo. Para muchos la solucin es perfeccionar las actuales instituciones. Ral Zaffaroni dice: Ante el derrumbe, cabe preguntarse cmo es posible que, con las mismas normas, el Estado de derecho haya funcionado durante ms de 30 aos con sus altos y bajos y en menos de tres aos se lo haya demolido en esta medida. / exprimieron los defectos institucionales para demoler vertiginosamente el Estado de Derecho/ ser prioritaria la tarea de renormativizar. [2]

Por su parte Mempo Giardinelli expresa: / elegir una Convencin Constituyente que establezca las bases de un nuevo sistema democrtico participativo y con firmes controles ciudadanos . (subrayado nuestro). [3]

Por ms que se renormativicen y se perfeccionen los controles ciudadanos, no van a tener efectividad si no se cuenta con un poder que garantice su cumplimiento. Y este poder slo puede provenir de organizaciones de democracia directa. No basta cambiar las normas, es necesario contar con organismos que las hagan cumplir.

Para lograr que estas organizaciones surjan y realmente ejerzan el poder de toda la poblacin, en la ms amplia democracia, se necesita el levantamiento general del pueblo. El precedente ms conocido y ms cercano son las asambleas del 2001/2002, pero tendran que tener un nivel infinitamente superior, incluyendo masivamente a la clase obrera, no slo a la clase media.

Y que, adems, implique ir ms all de la consigna que se vayan todos, que se vayan todos y que gobierne el pueblo directamente.

Este levantamiento generalizado es necesario que constituya una verdadera revolucin democrtica.

Eso es lo que se necesita. Que se produzca o no es imposible saberlo. El desnimo y la impotencia que ya afecta a una parte de la poblacin empobrecida o en la miseria slo puede remediarse con este tipo de alternativa.

Para ayudar a que esto suceda deben existir organizaciones y dirigentes que planteen este objetivo como estrategia general, con la suficiente fuerza y conviccin como para generar una adhesin masiva.

Si esto no se produce, inevitablemente el pueblo buscar otra salida, que sea drstica, radical, y la nica propuesta que existe hoy es la planteada por la derecha, y, ante la urgencia y la desesperacin, la poblacin ir tomando cada vez ms esa alternativa.

Ms all de que pueda existir o no algn escrito sobre el tema, el progresismo y/o la izquierda realmente existente no estn haciendo ninguna campaa poltica a favor de la democracia directa.

Por otro lado la derecha, representante poltica del gran capital mundial, tiene todo el apoyo de ste, con su gran aparato meditico, represivo y blico, con su propiedad de todos los medios de produccin, etc. Para los polticos de derecha es fcil hacer planteos extremos, porque estn extremadamente protegidos.

El caso de Trump tiene connotaciones con lo que decimos. Parafraseando a Michael Moore: [4]

Una parte importante de los votos a Trump se debe a que prometi crear empleo para los desocupados del Centro Oeste de Estados Unidos. un hombre me par por la calle. Mike, me dijo, tenemos que votar a Trump. TENEMOS que cambiar las cosas. Eso fue todo. Para l, era suficiente. Cambiar las cosas. De hecho, es lo que Trump hara.

Aqu tambin el sentimiento generalizado en los trabajadores era la necesidad de cambios profundos.

En Octubre de 1934 en Francia [5] deca Trotsky : El partido radical [francs] es el partido con cuya ayuda la gran burguesa mantena las esperanzas de la pequea burguesa [la clase media] en un mejoramiento progresivo y pacfico de la situacin. Ese rol de los radicales slo fue posible mientras la situacin econmica de la pequea burguesa segua siendo soportable; tolerable; mientras no sufra una ruina masiva y mientras guardaba esperanzas en el porvenir. Por cierto, el programa de los radicales fue siempre un pedazo de papel. Los radicales no han realizado ninguna reforma social seria en favor de los trabajadores y no podran realizarla: no le hubiera sido permitido por la gran burguesa, en cuyas manos estn todas las reales palancas del poder: los bancos y la Bolsa, la gran prensa, los altos funcionarios, la diplomacia, el Estado Mayor. Pero algunas pequeas limosnas que obtenan los radicales de tanto en tanto, en beneficio de su clientela, sobre todo en el marco provincial, mantenan las ilusiones de las masas populares. As fue hasta la ltima crisis. En la actualidad, para el campesino ms atrasado [la clase media del campo] se hace claro que no se trata de una crisis pasajera ordinaria, como hubo no pocas antes de la guerra, sino de una crisis de todo el sistema social. Son necesarias medidas firmes y decisivas. Cules? El campesino no lo sabe, nadie se lo ha dicho, como l necesitara. / Pg. 17: El capitalismo no slo no puede dar a los trabajadores nuevas reformas sociales, ni siquiera pequeas limosnas: se ve obligado a quitarle las que le dio antes. Toda Europa ha entrado en una etapa de contra-reformas econmicas y polticas. / La decadencia de los partidos democrticos [democrtico burgueses] es un fenmeno universal que tiene sus razones en la decadencia del propio capitalismo.

/ Pg. 18: Quin presentar primero, ms ampliamente y con mayor fuerza, a las clases medias el programa ms convincente, y lo ms importante conquistar su confianza, mostrando con palabras y hechos que es capaz de eliminar todos los obstculos en el camino de un porvenir mejor: el socialismo revolucionario o la reaccin fascista? De esta cuestin depende la suerte de Francia por muchos aos. No slo de Francia: de Europa. No slo de Europa: del mundo entero.

Las palabras entre corchetes son nuestras. Cabe aclarar que en ese momento en Francia los campesinos eran una parte importante de la clase media. En nuestro pas la mayor parte de la clase media es urbana. Pero lo importante a tener en cuenta es que en ambos casos son clase media.

Las comparaciones son siempre parciales e imperfectas. En nuestro pas gran parte de la dirigencia de los radicales se parece en muchas cosas al partido radical francs. No as el kirchnerismo, que aunque tambin se lo puede considerar del centro poltico, ms bien de centroizquierda, lo que consigui durante el gobierno anterior no fueron limosnas sino grandes reformas que beneficiaron al pueblo. Un eje importante a rescatar en el escrito es que en pocas de crisis extremas del capitalismo, tanto en Francia en 1936 como en la actualidad, las esperanzas de un mejoramiento progresivo y gradual desaparecen inevitablemente. Se extiende la sensacin de que son necesarias medidas firmes y decisivas.

Evidentemente, en Europa el fascismo y el nazismo aparecieron frente a las masas como teniendo una mayor fortaleza, poder y determinacin, mientras la socialdemocracia y el comunismo stalinista, ambos transformados ya irremediablemente en reformistas, no podan ofrecer una alternativa revolucionaria y no lo hicieron. Por esa razn el triunfo de la derecha tena despejado el camino.

Hoy en da se repite el mismo problema en todo el mundo. Obviamente hay que adaptarlo a las formas de la sociedad actual. Pero lo esencial se repite. El gran capital realiza una feroz ofensiva en todo el planeta, con distintas metodologas. En Amrica Latina ha adoptado la estrategia de destruir gradualmente, pero en poco tiempo, toda la estructura social en la que se apoyan tanto la clase media como la clase obrera. Es la construccin de la dictadura y el desarrollo de un genocidio utilizando la confianza en las instituciones democrtico burguesas que est instalada desde hace tiempo en las mentes de la poblacin. Han quedado grabadas las palabras de Alfonsn: con la democracia se come, se vive,, obviamente se refera a la democracia burguesa, la forma ms perfecta de dominacin del capital. Al llamar a la democracia burguesa simplemente democracia, la poblacin se mueve dentro de ese marco, que es demasiado estrecho.

Los tiempos en que van a acontecer las cosas, si es que stas llegan a suceder, son imposibles de predecir, en el mejor de los casos slo se puede tener una evaluacin aproximada del rumbo general que van tomando los acontecimientos.

Desde el punto de vista del pueblo, ms all de sus dirigentes, estamos muy lejos de una posibilidad objetiva del surgimiento de organizaciones de democracia directa. Si bien hay sntomas de un crecimiento de la conciencia sobre su necesidad, todava se est muy lejos de comprenderse plenamente. Hay s manifestaciones a favor de una profundizacin de la democracia burguesa y de una gran reforma constitucional, como las de Ral Zaffaroni, Mempo Giardinelli, la declaracin de La Cmpora de la necesidad de instituciones de democracia semidirecta, y muchas otras. Existe un lento desarrollo de la conciencia de la necesidad de una profundizacin de la democracia, pero todava es un proceso muy embrionario y es imposible saber la dinmica que ir teniendo.

Los verdaderamente progresistas, los demcratas consecuentes, no querrn ir ms all de una revolucin democrtica, sin la cual no se pueden crear organizaciones de democracia directa. Se conformarn con intentar controlar al gran capital mundial. Los verdaderos socialistas creemos que la nica posibilidad de derrotar la ofensiva de ste es expropiarlo. Pero en cualquiera de los dos casos es imprescindible la voluntad conciente de todo el pueblo, de manera que cualquiera de los dos proyectos necesita inevitablemente desarrollar las organizaciones de democracia directa.

Por lo tanto si queremos lograr este objetivo comn la unidad de accin entre ambos es imprescindible.

Es muy grande el esfuerzo que hay que hacer, todos los pasos que hay que dar, todas las innumerables tareas que hay que realizar para ayudar a que la conciencia de toda la poblacin asuma esa necesidad objetiva.

La unidad de todas las fuerzas del pueblo, incluso la unidad ecumnica de muchas religiones, en la manifestacin a Lujn de octubre de este ao, de la cual se dice que fueron alrededor de 1 milln de personas, revela el extraordinario crecimiento en la poblacin de la necesidad de unidad de accin y de aumento de la participacin ciudadana en la creciente resistencia en curso.

Del lado del pueblo, a pesar de todas las medidas de fuerza, declaraciones y movilizaciones, todava se est muy lejos de la posibilidad de concretar una verdadera democracia.

Del lado del gran capital y sus representantes existe indudablemente una ofensiva final contra todos los derechos sociales de la poblacin, sus ingresos, su educacin, la atencin a su salud, su vivienda, su organizacin sindical, social y poltica, etc., con el objetivo concreto de provocar una derrota estructural [6] que sumerja en la pobreza y la miseria a la inmensa mayora de la poblacin. [7]

Llamamos precisamente derrota estructural a lo que Natanson llama implosin social [8]. Se puede decir que la dictadura militar fue una bomba de explosin, un genocidio que hizo eje en la desaparicin de personas como el principal medio para derrotar al pueblo. La poltica del gobierno actual es como una bomba de implosin, se va generando silenciosamente hasta que de repente se desploma para adentro.

El actual gobierno intenta la destruccin general de la sociedad en forma duradera. La dictadura hizo desaparecer por lo menos a 30.000 personas, pero no destruy toda la estructura social. El gran capital ha aprendido, y ahora busca esa destruccin, quitarle todo sustento de vida a la poblacin, el trabajo, la vivienda, la atencin de la salud, la educacin, el poder adquisitivo real, sumiendo a todos en la impotencia y el abatimiento. Un derrumbe para adentro, al perderse toda base de sustentacin. Con la ventaja que es menos estruendoso. Silenciosamente se van carcomiendo todas las bases de la organizacin social de la vida, lentamente se va produciendo una implosin. Cuando esta estalle, ya no habr manera, ni fuerzas, ni elementos para la recuperacin. La derrota ser estructural, duradera por mucho tiempo, y el gran capital tendr el terreno despejado para su saqueo, quedndose con el territorio, los recursos naturales, la economa, etc.

Esta ofensiva slo puede ser frenada con una verdadera revolucin democrtica, que por ahora est muy lejos de producirse. Como siempre nuestra lucha corre detrs de la ofensiva de la derecha. Podemos decir que el pueblo no est desarrollando ninguna revolucin, pero el gran capital s est ejecutando una contrarrevolucin como nunca antes.

Por todo esto se necesita plantear como estrategia necesaria, el surgimiento de organismos de democracia directa que emerjan como poder alternativo frente a las instituciones pseudo democrticas instaladas como democracia por el capital, nico camino por el cual se podr derrotar su ofensiva.

Es imposible saber si se llegar a tener esta estrategia, en todo caso llevar mucho tiempo y esfuerzo de todos, con la unidad de accin de todos los sectores del pueblo como requisito indispensable. Pero el tiempo que llevar no es un tiempo cronolgico, sino el de la cantidad de tareas y pasos intermedios que hay que realizar para lograr una verdadera democracia. La ofensiva final del gran capital no nos deja otra alternativa que seguir ese camino con la mayor energa, rapidez y eficacia que podamos.

Notas:

[1] https://www.nodal.am/tag/esther-solano/, Esther Solano, sociloga especialista en poltica brasilea: Hay un gran voto de protesta y de rechazo a la clase poltica, 8 octubre, 2018, Entrevista a Esther Solano, sociloga especialista en poltica brasilea, Por Carla Perell, de la redaccin de NODAL.

[2] El desguace del Estado de Derecho, Ral Zaffaroni, Suplemento Especial de Pgina 12 35 aos de democracia, Los logros, las deudas. Pgina 12, Lunes 10.12.2018.

[3] Mempo Giardinelli, El Manifiesto Argentino, Historia de un desafo colectivo, Editorial Planeta, agosto de 2015, Captulo 12, El Cuarto Manifiesto Argentino y la prefiguracin del final, pg. 135.

[4] http://contrahegemoniaweb.com.ar/las-5-razones-las-gano-trump-segun-michael-moore/, Las 5 razones por las que gan Trump, segn Michael Moore, Michael Moore , noviembre 10, 2016, A finales de julio, el documentalista Michael Moore public en su pgina web las 5 razones por las que Trump ganar.

[5] Leon Trotsky Adnde va Francia?, Ediciones Pluma, Buenos Aires, 1975, pgs. 16 y17.

[6] No estamos preparados contra la estrategia de derrota estructural, en el blog nudos gordianos, Carlos A. Larriera, 4.9.2018.

[7] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=249980&titular=implosi%El F3n-social-

10.12.2018, Implosin Social, Jos Natanson, Rebelin, Editorial Le Monde Diplomatique,

nota con muchos datos y reflexiones importantes, pero tambin con muchos errores de concepto. En particular es importante su referencia al aumento del desnimo en la poblacin, si bien el grado de su extensin y profundidad es incierto.

[8] dem.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter