Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-12-2018

Universidades pblicas y transformacin de Mxico

Imanol Ordorika
La Jornada


Las instituciones de educacin superior pblicas de nuestro pas han sido baluartes de las luchas contra el autoritarismo gubernamental y en favor de la democratizacin y el cambio social en Mxico. A sus contribuciones permanentes en los mbitos de la generacin y transmisin de conocimientos y de extensin de la cultura, se suman intervenciones de carcter poltico que han venido marcando la historia de Mxico desde las luchas por la autonoma en 1929.

Recordemos slo algunas de las ms importantes. Desde los aos cuarenta se dieron las luchas encabezadas por la Federacin de Estudiantes Campesinos de Mxico (FECSM), en las normales rurales y las del Instituto Politcnico Nacional en resistencia contra el desmantelamiento de la educacin superior popular. En los sesenta, las estudiantiles universitarias de Sonora, Michoacn, Sinaloa, Oaxaca y Puebla en defensa de las universidades, apoyo a luchas sociales y contra la represin, casi todas reprimidas por el Ejrcito.

Destaca por supuesto el movimiento estudiantil por las libertades democrticas de 1968 y la dispora de movimientos sociales y proyectos democratizadores y revolucionarios a los que dio lugar. Desde su seno se gestaron organizaciones independientes de trabajadores, campesinos y movimientos populares; iniciativas para la creacin de medios libres; proyectos insurreccionales, as como organizaciones y partidos polticos de oposicin de izquierda, entre otros muchos atrevimientos polticos y culturales.

Entre ellos estuvieron tambin los intentos de democratizacin de escuelas, facultades y universidades en los aos sesenta, entre los que sobresalen el proyecto social de arquitectura de autogobierno en la Universidad Nacional Autnoma de Mxico (UNAM) y la Universidad Pueblo, extendiendo su accin social a las zonas ms pobres y marginales del estado de Guerrero. Tambin en los aos setenta, la construccin de sindicatos democrticos e independientes del corporativismo mexicano en casi todas las universidades del pas; el apoyo a luchas sindicales y movimientos campesinos; y, por supuesto, las luchas por la defensa de los derechos humanos, contra la represin, la tortura, las desapariciones forzadas y los asesinatos polticos.

Una de las primeras acciones de resistencia contra el ajuste estructural y las incipientes polticas neoliberales se dio en la UNAM, con el movimiento del Consejo Estudiantil Universitario, en defensa de la gratuidad, la ampliacin del acceso y la permanencia de los estudiantes en la universidad. Se cuestion el uso de conceptos empresariales como la excelencia, discurso que dio marco a las polticas eficientistas y privatizadoras en el mbito de la educacin superior.

La participacin masiva de los universitarios ha marcado los procesos electorales, desde 1988 en apoyo a Cuauhtmoc Crdenas, as como en las elecciones de 1994 y 2000. Las preferencias electorales de estudiantes y profesores otra vez fueron masivas a favor de Andrs Manuel Lpez Obrador en 2006, 2012 y de manera especialmente contundente en 2018. En este contexto se dieron tambin nuevas luchas en pro de la gratuidad, en 1999, y por la equidad electoral, con el #yosoy132, en 2012.

Es necesario dar cuenta de las grandes luchas contra la represin en Iguala y la exigencia de la presentacin de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, que ha tenido su base principal en las normales rurales y las universidades pblicas. Muy recientemente tenemos los movimientos en la UNAM y en otras universidades en contra de la violencia y la inseguridad, por la equidad de gnero, por la democratizacin de las universidades y en favor de la ampliacin de la matrcula universitaria.

Desde los aos ochenta las universidades pblicas han sido objeto de fuertes presiones y limitaciones presupuestales impuestas por los gobiernos neoliberales. Con la excepcin de la Universidad Autnoma de Ciudad de Mxico no se ha creado ni una sola universidad pblica autnoma. Se castigaron los salarios de los acadmicos y se instalaron sistemas de pagos por mritos (estmulos y SNI) que han estratificado profundamente a las plantas de profesores y han generado efectos perversos en la actividad acadmica..

Las universidades pblicas mexicanas no han sido nunca espacios homogneos y monolticos. En ellas se ha reproducido el autoritarismo y la antidemocracia que ha caracterizado al sistema poltico mexicano. Muchas han sido controladas durante dcadas por grupos de poder y familias bien identificables. Histricamente a su interior se han dado disputas permanentes por la democratizacin, la rendicin de cuentas, la transparencia y el acceso a la informacin, con avances diferenciados en cada una de las instituciones. Miles de universitarios hemos levantado estas exigencias y hemos luchado por transformar a las universidades desde adentro, haciendo un pleno ejercicio de nuestra autonoma y exigiendo slo el cese de la complicidad o la intervencin gubernamental.

Por todo esto resulta, por lo menos sorprendente, cuando no francamente agresivo, que al seno de la coalicin triunfadora del pasado proceso electoral y ahora gobernante existan posturas extendidas de desprecio y descalificacin de las universidades pblicas. Con ligereza y superficialidad se las caracteriza como instituciones corruptas y privilegiadas. Se generaliza la responsabilidad de autoridades universitarias especficas, involucradas en hechos recientes de corrupcin, a las instituciones en su conjunto, a sus profesores, trabajadores y estudiantes. Se hace caso omiso de la exigencia de los propios universitarios de realizar auditoras y castigar a los directivos responsables de abusos financieros y corrupcin. Esta concepcin se ha visto ahora reflejada en los recortes al subsidio federal que ha sufrido la educacin superior pblica, en el proyecto de presupuesto de egresos de la federacin 2019, recin presentado a la Cmara de Diputados.

Con todas sus contradicciones internas, las universidades pblicas mexicanas, los estudiantes y profesores que las hacemos posibles hemos sido precursores y actores permanentes del cambio democrtico en Mxico. No es posible olvidar que cualquier intento de transformacin del pas tiene que apoyarse en estas universidades. Por un lado, es necesario revertir la contencin neoliberal impulsando proyectos de expansin de la matrcula universitaria, pblica y autnoma, en las instituciones existentes y en otras nuevas, que ofrezcan a miles de jvenes ms las mejores condiciones y los ms altos niveles de formacin. Por otro lado, es importante asumir que las universidades pblicas autnomas son hoy unas de las instituciones ms slidas, preparadas y progresistas del pas. Que tiene que aprovecharse su potencial para hacer propuestas y construir alternativas, pero sobre todo aceptar y promover su enorme capacidad crtica, fundada en el conocimiento que genera y transmite y tambin en la gran autoridad que la sociedad mexicana les confiere.

Fuente: http://www.jornada.com.mx/2018/12/19/opinion/014a1pol



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter