Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-12-2018

Cmo terminar con la diplomacia de la chequera en la ONU

Thalif Deen
IPS


Los grandes donantes de la ONU [1], encabezados por Estados Unidos, han sido muy cuestionados por el trfico de influencias o por el uso indebido de su poder econmico, no solo para quedarse con altos cargos del foro mundial, sino tambin para usar el recorte de fondos como amenaza para promover intereses domsticos.

El gobierno estadounidense de Donald Trump plante reducir su cuota de 22 por ciento del presupuesto regular de la organizacin, una contribucin obligatoria, lo que llev a que se volviera a plantear una reforma del sistema de financiacin, como haba planteado en 1985 el fallecido primer ministro sueco Olof Palme.

La propuesta no abandonaba la frmula basada en la capacidad de pago, pero sugera un mximo de 10 por ciento para cada pas, como forma de evitar la excesiva dependencia de Estados Unidos y de un puado de donantes.

En la actualidad, adems del 22 por ciento de Estados Unidos, contribuyen Japn, 9,7 por ciento, China, 7,9 por ciento, Alemania, 6,4 por ciento, Francia, 4,9 por ciento, Gran Bretaa, 4,5 por ciento, Italia, 3,7 por ciento y Rusia, 3,1 por ciento.

Los pases ms pobres del mundo, aportan 0,001 por ciento del presupuesto del foro mundial, mientras los pases menos adelantados, considerados los ms pobres entre los pobres, tienen un mximo de 0,01 por ciento cada uno.

Kul Gautam, ex secretario general adjunto y director ejecutivo del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), es un gran defensor de la propuesta de Palme para evitar el chantaje de las grandes potencias.

Por ejemplo, record en dilogo con IPS, que el ex secretario general Ban Ki-moon (2007-2016) tuvo que cambiar un informe que cuestionaba duramente a Arabia Saudita por atacar a civiles en Yemen, despus de que este pas de Medio Oriente amenazara con retirar fondos al presupuesto de la ONU.

Asimismo, en 2005, el ex secretario general Kofi Annan (1997-2006), tuvo que ceder ante el pedido de George W. Bush (2001-2009) de nombrar a un estadounidense como director ejecutivo de Unicef en un plazo de 72 horas, sin una investigacin adecuada de la junta ejecutiva de ese organismo.

Un ejemplo claro de trfico de influencia y de diplomacia de la chequera, seal Gautam.

Una mejor distribucin de las contribuciones evaluadas reflejar mejor el hecho de que esta organizacin es el instrumento de todas las naciones, arguy Palme.

Entonces, la ONU atravesaba una gran crisis por el atraso de Estados Unidos en el pago de su cuota, y Palme ofreci una solucin poco convencional.

Numerosos pases coincidieron, y el gobierno alemn le dijo a Washington que tena que pagar lo adeudado o aceptar pagar una evaluacin inferior.

Pero el secretario de Estado (canciller) de Estados Unidos, George Schultz, rechaz la propuesta, record James Paul, autor del libro Of Foxes and Chickens: Oligarchy & Global Power in the UN Security Council (De zorros y gallinas: oligarqua y poder global en el Consejo de Seguridad de la ONU).

Washington quiso mantener el control. Y lamentablemente, otros pases prefirieron no aumentar sus cuotas, aadi.

En 2001, Estados Unidos cambi de rumbo y acept pagar a la ONU la mayor parte de su deuda si su aporte se reduca de 25 por ciento a 22 por ciento del presupuesto regular. As mantuvo su dominio sobre el foro mundial.

Podrn cambiar las cuotas en el futuro?

El proceso que llev al cambio de 2001 prob que con las condiciones correctas, se puede persuadir a otros Estados miembros para que realicen un aporte mayor, analiz Paul.

Martin Edwards, profesor adjunto y director del Programa de Estudios de la ONU, de la Facultad de Diplomacia y Relaciones Internacionales de la Universidad Seton Hall, dijo a IPS: Dado que la Casa Blanca nos devuelve a la poca de moras, con el deseo de recortar sus contribuciones, es un momento auspicioso para proponerlo.

El desafo ser vender la idea, pues a la ONU le interesa diversificar su cartera y reducir la influencia de los donantes, apunt.

Pero tenemos una embajadora de Estados Unidos relativamente inexperiente como es Heather Nauert, quien tendr que hacer frente a la competencia de contrapartes veteranos. Habra que ofrecrselo a ella y ver si se lanza y logra una rpida victoria para su patrn, opin Edwards.

Por su parte, Anwarul Chowdhury, ex secretario general adjunto, dijo a IPS: Debo decir con orgullo que como representante permanente adjunto de Bangladesh en la ONU, abogu pblicamente en 1985 y posteriormente para que ningn Estado miembro tuviera que pagar ms de 10 por ciento del presupuesto regular de la ONU.

Cualquier dficit derivado de la reduccin del aporte de Estados Unidos a la ONU, lo pueden paliar los pases de la Organizacin para la Cooperacin y el Desarrollo Econmicos (OECD) y el gran nmero de economas emergentes de medianos ingresos, sin sobrecargar a los pases de bajos ingresos y menos adelantados.

Recuerden que en el contexto de la economa mundial de 77 billones (milln de millones) de dlares y un presupuesto militar mundial de 1.700 billones de dlares al ao, el presupuesto del sistema de la ONU y el gasto en asistencia humanitaria, cooperacin para el desarrollo, operaciones de paz, asistencia tcnica y otras funciones normativas esenciales, representan 48.000 millones de dlares al ao, puntualiz.

El gasto anual del sistema de la ONU es menor al presupuesto de defensa de India o de Francia, y menos que el gasto mensual del de Estados Unidos, apunt.

En la actualidad, los recursos para el desarrollo cambian con rapidez. Muchas actividades de la ONU cuentan con la participacin del sector privado y de fundacin filantrpicas.

Muchas organizaciones no gubernamentales apuestan a la externalizacin de tareas y al micromecenazgo, as como a muchas modalidades de asociacin entre pblicos y privados. Vale la pena explorar esas posibilidades para liberar al foro mundial de la amenaza permanente de un recorte arbitrario por parte de grandes donantes, opin Gautam.

Obviamente, el primer ministro sueco se inclinaba hacia un sistema fiscal que requera la participacin de los ms ricos de forma progresista, dijo Paul a IPS.

Por eso su voz era tan influyente, l buscaba un equilibrio entre ese principio y otros que l consideraba de mayor importancia, como la viabilidad de la ONU y su proteccin frente a presiones de los grandes actores.

Se podr aplicar el concepto de Palme en la coyuntura actual?

Vale la pena intentar, opin Paul.

Puede llegar a constituir una revisin urgente de los acuerdos que siguieron al fin de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y al orden mundial que estaba detrs de ellos. Otros Estados miembros tendrn que aceptar una mayor participacin en las cuotas de la ONU para cubrir la reduccin de Washington, apunt Paul.

Ser lo ms probable si el cambio ocurre en un perodo extendido, digamos de 10 de aos. Lograr una participacin justa en cargos ejecutivos podra ser un incentivo para los otros Estados miembros, al igual que una mayor democratizacin en la toma de decisiones en la ONU, aadi.

Las quejas de que los presupuestos nacionales estn desbordados no pueden tomarse en serio, pues las cuotas de la ONU son muy pequeas en comparacin con ellos, desde los pases ms pobres a los ms ricos. La asequibilidad no es la cuestin principal, asegur.

Washington podra oponerse a ese cambio, para mantener su influencia econmica, pero ya es hora de que el resto del mundo se levante y defienda los cambios necesarios para fortalecer a una institucin que necesitan y quieren.

El mundo cambi desde 1945, y Estados Unidos ya no puede pretender ser el lder del mundo.

La adopcin de la propuesta de Palme puede llegar a ser el primer paso hacia los cambios tan necesarios para fortalecer a la ONU y hacerla ms efectiva para los prximos aos, subray Paul.

Traduccin: Vernica Firme

Fuente: http://www.ipsnoticias.net/2018/12/terminar-la-diplomacia-la-chequera-la-onu/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter