Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-12-2018

A pesar de que Trump lo asegura, la batalla de EE.UU. contra el ISIS est lejos de haber terminado

Ali Younes, Trevor Aaronson y Murtaza Hussain
The Intercept

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


A pesar de las garantas del presidente Donald Trump de que el Estado Islmico ya no tiene nada que hacer , la batalla liderada por los Estados Unidos para expulsar al grupo militante de su ltimo bastin sirio se ha intensificado en las ltimas semanas.

En medio de duros combates entre las Fuerzas Democrticas Sirias, lideradas por los kurdos y apoyadas por Estados Unidos, y los curtidos combatientes del Estado Islmico, decenas de civiles y prisioneros han muerto asesinados a causa de los ataques areos estadounidenses en la provincia oriental de Deir ez-Zor, segn fuentes sobre el terreno.

Aviones de combate estadounidenses que formaban parte de esa campaa bombardearon un hospital en la aldea de Al Shafah a finales del mes pasado, matando a pacientes y a las familias del personal mdico que all trabajaba. El hospital qued reducido a un montn de escombros, con un enorme crter en el medio, dijo un combatiente del ISIS en una entrevista.

Dos altos diplomticos estadounidenses con buen conocimiento de la lucha contra el ISIS y que nos hablaron a condicin de mantener anonimato, confirmaron el ataque areo sobre el hospital. Uno de ellos sostuvo que estaba justificado y era legal, alegando que los soldados de ISIS estaban disparando desde el hospital contra las fuerzas de la coalicin, convirtindolo as en un objetivo legtimo.

El mircoles Trump anunci la retirada de las tropas estadounidenses de Siria y tuite: Hemos derrotado al ISIS en Siria, mi nica razn para estar all durante mi presidencia. Cul es el significado real del anuncio de Trump para la campaa area contra el ISIS es algo que contina sin estar muy claro. El jueves por la maana Reuters informaba de que los ataques areos estadounidenses contra el ISIS estaran llegando prcticamente a su fin, citando a funcionarios estadounidenses no identificados. Sin embargo, la portavoz del Pentgono, la comandante Rebecca Rebarich, declar en un comunicado: Mientras haya tropas estadounidense sobre el terreno, llevaremos a cabo ataques areos y de artillera en apoyo de nuestras fuerzas. No vamos a especular sobre futuras operaciones.

Sin embargo, la realidad de la desaparicin de ISIS es mucho ms compleja. Es cierto que el grupo militante, que una vez control una amplia franja de territorio que se extiende desde Siria hasta Iraq, se ha debilitado significativamente. Pero an controla algunas zonas en el este y noreste de Siria, y durante las ltimas semanas ha librado feroces batallas contra las fuerzas apoyadas por Estados Unidos mientras se enfrentaba a las apariciones por el cielo de los aviones de combate estadounidenses. Adems, los combatientes del ISIS en Siria confan en que estn an dirigidos por Abu Bakr al-Baghdadi, el autodeclarado califa y lder del ISIS, de cuya muerte informaron medios de comunicacin iraques , rusos e iranes . Es poco probable que los militantes renuncien a su lucha si Baghdadi sigue an en el poder.

Mltiples fuentes nos han hablado de recientes ataques areos en el este de Siria que han matado a las familias de los miembros del ISIS, as como de un bombardeo a finales de noviembre que mat a los prisioneros kurdos y a los disidentes detenidos por el ISIS. En octubre de 2017, cuando el ISIS comenz a perder el control de su capital de facto, Raqqa, varias cadenas de noticias estadounidenses y britnicas describieron la batalla como la ltima posicin del grupo. Pero fue en gran medida algo orquestado. Como parte de una retirada negociada de Raqqa, el gobierno sirio proporcion autobuses para transportar a los combatientes del ISIS y a sus familias hasta los pueblos de Deir ez-Zor, una provincia cerca de la frontera con Iraq que en ese momento estaba, en gran parte, bajo el control del ISIS.

Las Fuerzas Democrticas Sirias capturaron Hajin la pasada semana, la nica zona urbana an bajo control del ISIS en Siria. Las bolsas restantes del territorio controlado por el ISIS son las aldeas de Deir ez-Zor a lo largo del ro ufrates. Estas reas estn en gran parte sitiadas por las fuerzas del gobierno sirio por un lado y las fuerzas kurdas por el otro.

Desde hace semanas ya, los mercados de estas ciudades y aldeas han ido agotando sus existencias, sufriendo los civiles locales la escasez de alimentos. Las cosas aqu son muy difciles ahora, dijo en una entrevista un excombatiente del ISIS que result herido en un pueblo al sur de Hajin.

Los aviones estadounidenses han estado arrojando pasquines sobre las zonas an controladas por el ISIS en Siria. Los combatientes del ISIS y los residentes de esas reas rompen a menudo los pasquines y los arrojan a los lados de la carretera. En una de las caras de un pasqun, aparece un soldado con uniforme mirando victorioso hacia el desierto mientras dos aviones de combate vuelan por el el horizonte. La otra cara muestra una bandera del ISIS hecha jirones mientras un combatiente del ISIS tira su arma y emprende la retirada. Las Fuerzas Democrticas de Siria estn llegando, se lee en rabe en el panfleto.

 

Fotos obtenidas por The Intercept

La situacin humanitaria se ha agravado tras la campaa area estadounidense que tuvo lugar del 25 de noviembre al 1 de diciembre como parte de la Operacin Roundup, que atac la zona comprendida entre el Valle del Ro ufrates Medio y la regin fronteriza entre Iraq y Siria. En un comunicado de prensa del 5 de diciembre, el Mando Central de EE. UU. revelaba los bombardeos de vehculos blindados, rutas de suministros, posiciones de estacionamiento y una instalacin de almacenamiento del ISIS, entre otros objetivos militares. Pero estos ataques areos tambin se han dirigido contra mercados al aire libre y otras reas civiles muy transitadas, segn mltiples fuentes en el terreno.

El ataque perpetrado a finales de noviembre sobre el Hospital Al Yarmuk, en el pueblo de Al Shafah, cerca tambin de Hajin, form parte de esa operacin. El hospital tena pacientes en el primer piso, incluidos los combatientes kurdos capturados; las familias de los mdicos vivan en el segundo piso. Segn fuentes sobre el terreno, el hospital fue alcanzado con un ataque denominado de doble impacto (una bomba, seguida pocos minutos despus por el lanzamiento de una segunda sobre el mismo lugar). El observatorio Airwars inform , tomando en consideracin los relatos locales, que haban muerto entre 10 y 45 civiles.

El bombardeo intencional de hospitales y zonas civiles durante un conflicto armado es una violacin del derecho internacional. El CENTCOM ha dicho que se ha comprometido a evitar y en todos los casos minimizar las vctimas civiles en las campaas de bombardeos contra el ISIS. Mientras un funcionario estadounidense declaraba que el hospital estaba siendo utilizado como lugar de ataque del ISIS, un combatiente del grupo ofreca una narrativa alternativa en una entrevista. Aunque admiti que entenda que los combatientes de ISIS estaban utilizando el hospital como punto de encuentro, declar que el grupo haba estado negociando con las Fuerzas Democrticas de Siria para liberar a los combatientes kurdos bajo su custodia a cambio de abrir la nica carretera principal que sale de la regin, que se utiliza para conseguir suministros, durante un tiempo mximo de nueve meses. El combatiente del ISIS, que conoce las negociaciones pero no estaba involucrado en ellas, dijo que el grupo cree que EE. UU. no quera que se concretara el acuerdo y haba bombardeado el hospital a fin de matar a los prisioneros kurdos, eliminando as la moneda de cambio de que dispona el ISIS para negociar.

No pudimos verificar de manera independiente las afirmaciones del funcionario estadounidense ni las de las personas en el terreno. El funcionario evadi las preguntas sobre la presencia de civiles en el hospital. Un portavoz del Departamento de Defensa no respondi a las preguntas sobre el bombardeo del hospital.


Abu Qatada, predicador radical vinculado a Al Qaeda, en el centro, escucha al famoso idelogo yihadista Abu Muhammad al-Maqdisi, a la izquierda, en Amman, el 24 de septiembre de 2014.

Foto: Mohammad Hannon/AP

El poder de lucha del ISIS

A medida que el ISIS ha sufrido derrotas en el campo de batalla, ha ido quedando cada vez ms dividido por conflictos internos sobre cuestiones de ideologa, as como por acusaciones de corrupcin de sus lderes, segn tres fuentes conocedoras de las divisiones y comunicaciones internas que revisamos. Algunos eruditos religiosos en ciudades y aldeas que el grupo controla han cuestionado el liderazgo y la doctrina ideolgica del ISIS, segn dichas fuentes.

Debido a su autoridad religiosa, estos eruditos representan una amenaza convincente para el control del ISIS sobre la regin. Reconociendo esta amenaza, el servicio de seguridad secreto del ISIS haba encarcelado a varios de estos disidentes en un gran edificio ubicado al sur de Hajin, segn tres fuentes estrechamente relacionadas con el ISIS. Tambin estn retenidos en esa prisin los combatientes kurdos capturados en el campo de batalla. Segn fuentes sobre el terreno, una misin estadounidense de bombardeo, en un ataque areo a finales de noviembre, arras la prisin donde los crticos del ISIS y los combatientes kurdos se hallaban detenidos. El Departamento de Defensa no respondi a las preguntas respecto a los informes sobre dichos bombardeos.

Entre los que se dice que murieron en el ataque se encontraban un famoso militante austraco llamado Mohamad Mahmud al-Namsawi, que haba sido visto en videos participando en ejecuciones, y Yusef Simrin, un jordano tambin conocido como Abu Yacub al-Urduni, anteriormente alto funcionario religioso del ISIS. A pesar de sus antecedentes sangrientos, estos hombres se haban convertido en crticos teolgicos internos del grupo.

Otros hombres asesinados en el reciente ataque areo de la prisin eran antiguos miembros de alto rango del liderazgo religioso y militante del ISIS. Segn las fuentes, los exlderes encarcelados fueron acusados ​​ de apostas a por oponerse a algunas de las prcticas extremistas del grupo, como excomulgar a los musulmanes por no seguir los estrictos edictos religiosos del ISIS. Otros fueron encarcelados por su supuesta relacin con el jordano Abu Muhammad al-Maqdisi, considerado uno de los eruditos religiosos clave del yihadismo salafista militante moderno, una ideologa extremista asociada con grupos como Al Qaeda e ISIS.

Maqdisi era mentor del militante jordano Abu Musab al-Zarqawi, que algunos aseguran sent las bases del ISIS. Maqdisi ha criticado tambin el extremismo del ISIS y el asesinato injustificado de occidentales y musulmanes no combatientes. La oposicin de Maqdisi al ISIS y su pronta negativa a las propuestas para unirse al grupo, incluidas las del propio Baghdadi, hizo que el grupo lo calificara de apstata.

Aun as, muchos militantes del ISIS veneraban a Maqdisi por sus conocimientos e historia en el movimiento yihadista global. Los servicios de seguridad del ISIS acusaron a muchos de estos combatientes de comunicarse en secreto con Maqdisi tras las derrotas del ISIS en Raqqa y Mosul. Estos hombres se encontraban entre los prisioneros que murieron en el ataque areo estadounidense, segn tres fuentes estrechamente relacionadas con ex miembros de alto rango del ISIS.

El liderazgo del ISIS est tambin plagado de rumores de corrupcin, segn esas tres fuentes, que tambin dijeron que Baghdadi haba tomado al menos una docena de mujeres como concubinas. Esta narrativa encaja con las afirmaciones de que Baghdadi mantuvo a la trabajadora humanitaria estadounidense Kayla Mueller como esclava sexual antes de su ejecucin en 2015. Mientras los territorios del ISIS van cayendo, segn las fuentes, se cree asimismo que Baghdadi y otros personajes de su crculo se aferran a las pequeas fortunas acumuladas a travs del contrabando de petrleo y los fraudes y extorsiones llevados a cabo durante el ascenso del grupo.

A medida que la situacin empeora para los civiles en las ciudades y pueblos ocupados por el ISIS en Siria, los militantes parecen estar retrocediendo. Durante semanas, algunos de los combatientes del grupo estuvieron viajando a la frontera iraqu con dinero en efectivo para llevar a cabo sobornos, segn el combatiente del ISIS. El plan es pasar al mayor nmero posible de combatientes del ISIS a Iraq antes de que el territorio que les queda en Siria caiga ante el gobierno sirio o las fuerzas kurdas, dijo la fuente.

Pero aunque los ltimos elementos del ISIS se deslicen por el desierto que se extiende entre Siria e Iraq, es poco probable que este sea el final de todos ellos. Mientras la regin est plagada de sectarismos, dictaduras y gobiernos colapsados, ser inevitable que el ISIS regrese, segn el analista de seguridad nacional Peter Bergen. El problema real en la regin no es el ISIS en s mismo, dijo Bergen, sino las condiciones subyacentes que lo produjeron.

 

Ali Younes es un destacado periodista de Al Jazeera .

Trevor Aaronson es colaborador de The Intercept y director ejecutivo del Florida Center for Investigative Reporting. Es asimismo autor de The Terror Factory: Inside the FBIs Manufactures War on Terrorism. Ha sido finalista en dos ocasiones de los Premios Livingston, y ha ganado los premios Molly National Journalism, Data Journalism y John Jay College/Harry Frank Guggenheim Excelence in Criminal Justice Reporting. Sus trabajos para The Intercept han conseguido menciones honorficas en los Premios Online Journalism.

 

Murtaza Hussain es un periodista cuyos trabajos se centran en temas de seguridad nacional, poltica exterior y derechos humanos. Ha trabajado con anterioridad en el New York Times, The Guardian y Al Jazeera English.

 

 

Fuente:

http://theintercept.com/2018/12/20/syria-civil-war-isis-us-airstrikes/  

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar a los autores, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter