Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-12-2018

La nueva lectura de Marx de Michael Heinrich (VII)
Marx y el marxismo

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Estamos en el primer captulo del libro de MH. Capitalismo y marxismo es su ttulo. En el tercer apartado: Marx y el marxismo.

 

Algo ms extenso, pginas 53-60, que el resto de los apartados de este captulo. Bsicamente son apuntes sobre la vida de Marx de un autor que est escribiendo una monumental biografa (se ha publicado ya el primer tomo) del revolucionario de Trveris (traducido ya al portugus, se ha anunciado la traduccin castellana para 2019).

Copio algunos de sus comentarios, los menos conocidos:

1. Fue redactor entre 1842 y 1843 de la Rheinischen Zeitung[La Gaceta renana] que como rgano de la burguesa liberal renana se opona a la autoritaria monarqua prusiana (que entonces dominaba tambin Renania). Critic en sus artculos la poltica prusiana, utilizando como modelo en su crtica la concepcin hegeliana de la esencia del Estado, concretamente la realizacin de una libertad racional situada por encima de los intereses de clase. En su actividad periodstica, fue entrando progresivamente en contacto con cuestiones econmicas, con respecto a las cuales comenz a parecerle dudosa la filosofa hegeliana del Estado.

2. En 1845, Marx y Engels redactaron conjuntamente La ideologa alemana, un escrito (publicado de manera pstuma) que pretenda romper no solo con la radical filosofa neohegeliana, sino tambin, como Marx escribi despus, con nuestra anterior conciencia filosfica. Aqu se criticaba especialmente del mismo modo que en las Tesis sobre Feuerbach escritas por Marx poco tiempo antes, la concepcin filosfica de una esencia humana y la teora de la enajenacin. En vez de eso, se deben investigar las relaciones sociales reales en las que viven y trabajan los hombres. Posteriormente nunca vuelve a aparecer en Marx el concepto de una esencia humana (genrica), y de enajenacin habla muy raramente y de manera imprecisa. Sin embargo, se ha discutido con frecuencia acerca de si Marx ha abandonado de hecho la teora de la enajenacin o simplemente ya no la coloca en primer plano.

Esta es la cuestin, apunta MH, de la que trata fundamentalmente en la disputa sobre la existencia de una ruptura conceptual entre los escritos del joven Marx y los del Marx maduro. Althusser fue uno de los marxistas que escribi en torno a esa ruptura conceptual.

Para conocer la documentada opinin de Manuel Sacristn sobre este punto, vase: El trabajo cientfico de Marx y su nocin de ciencia, un excelente trabajo de filosofa de la ciencia y de, por as decirlo, filologa marxiana. En Sobre Marx y marxismo, Icaria, Barcelona, 1983, pp. 317-367 (es el primer volumen de sus Panfletos y materiales). Est anunciada una nueva edicin de este texto, una edicin de El Viejo Topo que incluye el coloquio y notas complementarias de edicin.

3. El MC haba surgido ms bien de una intuicin genial que de un conocimiento cientfico profundo (algunas afirmaciones, como la tendencia a una depauperacin absoluta de los trabajadores, fueron revisadas posteriormente). Es cierto que Marx ya se haba ocupado de la literatura econmica en los aos 40, pero fue en Londres donde realiz por primera vez un anlisis cientfico amplio y profundo de la economa poltica.

Convine releer el prlogo sobre el MC que escribi Francisco Fernndez Buey para la edicin del clsico en El Viejo Topo. Puede verse actualmente en FFB, Marx a contracorriente, Barcelona, El Viejo Topo, 2018.

4. Esto le llev a finales de los aos 50 al proyecto de una crtica de la economa poltica que deba desarrollarse en varios libros y para la que fue elaborando a partir de 1857 [SLA: Marx no tena entonces an 40 aos] una serie de manuscritos muy extensos, pero que quedaron inconclusos y no fueron publicados por l (entre ellos la Introduccin de 1857, losGrundrisse de 1857/1858 y las Teoras sobre la plusvala de 1861-1863). Marx trabaj hasta el final de su vida [1883] en este proyecto [unos 25 aos] pero solo pudo publicar una parte del mismo: en 1859 apareci como comienzo la Contribucin a la crtica de la economa poltica. Primer cuaderno [existe traduccin al castellano], un pequeo escrito sobre la mercanca y el dinero que no tuvo continuacin. En lugar de ello se public en 1867 el primer libro de El Capitaly en 1872 apareci la segunda edicin corregida del mismo.

Los libros II y III fueron publicados por Engels tras la muerte de Marx, en 1885 (dos aos despus de su fallecimiento) y en 1894 (11 aos despus, 27 aos despus del primer libro) respectivamente. Manuel Sacristn, uno de los grandes marxlogos espaoles, tradujo los libros I y II (editados) y la mitad del libro III (no publicado).Tambin escribi presentaciones y anotaciones. Todo lo anteior est recogido en M. Sacristn, Escritos sobre El Capital (y textos afines), Matar (Barcelona), El Viejo Topo, 2004 (edicin de Salvador Lpez Arnal).

5. Marx y Engels constituyeron para los partidos socialdemcratas una especie de think tank: mantuvieron correspondencia con muchos lderes de partido y escribieron artculos para la prensa socialdemcrata. Se solicitaba su opinin sobre las ms diversas cuestiones polticas y cientficas.

MH recuerda que el resumen del A-D engelsiano, El desarrollo del socialismo desde la utopa hasta la ciencia (las traducciones castellanas suelen usar otro ttulo), forma parte de los escritos ms ledos en el MO antes de la I Guerra Mundial. En cambio, EC fue conocido solo por una pequea minora.

MH sostiene que dado que Engels no solo critic a Dhring sino que mostr en diversos apartados las posiciones correctas del socialismo cientfico, sent las bases de un marxismo ideolgico que fue acogido favorablemente por la propaganda socialdemcrata y que se fue simplificando cada vez ms. Para MH, este marxismo simplificado encontr su ms destacado representante en la obra de Karl Kautsky.

Tambin Sacristn tradujo al castellano el Anti-Dhring. Su presentacin -La tarea de Engels en el Anti-Dhring- ha sido uno de sus textos ms influyentes, material de formacin de varias generaciones de estudiantes y activistas. Puede verse ahora en M. Sacristn, Sobre dialctica, Matar (Barcelona), El Viejo Topo, 2009.

6. Los rasgos ms destacables de ese marxismo popular eran un burdo economicismo (es decir, la ideologa y la poltica se reducen a una traduccin directa y consciente de intereses econmicos), as como un marco determinado histrico (el fin del capitalismo y la tevolucin socialista se consideran acontecimientos que van a suceder por necesidad natural).

Ese marxismo ideolgico -economicismo + determinismo- fue el que se propag en el interior del MO, sostiene MH, no propiamente la crtica de la economa poltica de Marx. Ese marxismo actu como generador de identidad: mostrada a donde se perteneca como trabajador y socialista, y explicaba todos los problemas del modo ms simplificado posible.

MH no se queda ah. Desde su perspectiva e interpretacin, una continuacin y simplificacin ulterior de ese marxismo no marxiano de carcter ideolgico tuvo lugar en el marco del marxismo-leninismo. Lenin desarroll, en su opinin, un pensamiento profundamente enraizado en ese marxismo. Cita para justificar o ayudar a su afirmacin uno de los peores textos del revolucionario sovitico: La doctrina de Marx es todopoderosa porque es verdadera. Est concluida en s misma y es armoniosa, les da a los hombres una visin del mundo unitaria.

La escisin del MO es descrita por MH en estos trminos: un ala socialdemcrata que se aleja de manera creciente de la teora de Marx y de la meta de la superacin del capitalismo, y un ala comunista que usa terminologa marxista y retrica revolucionaria pero que, en la prctica, se limita a justificar lo giros polticos en poltica exterior y en poltica interior de la URSS. Ejemplo dado por el filsofo alemn: el pacto Hitler-Stalin. Puestos a hablar de simplificaciones, no hay mucha simplificacin en este comentario de MH? S, en mi opinin.

MH sostiene que a da de hoy (principios del siglo XXI) las ideas hoy universalmente difundidas sobre el supuesto contenido de la teora de Marx se basan en ese marxismo ideolgico. Afirma que para la mayor parte de lo que en el siglo XX firma como marxismo o marxismo-leninismo, sigue siendo vlido lo que Marx manifest a su yerno Paul Lafargue, cuando este le inform sobre el marxismo francs: Si eso es marxismo, entonces yo no soy marxista (MEW 35, p. 388).

Sin embargo, nuestro autor apunta otro escenario alternativo, el marxismo con el que l simpatiza, el no ideolgico ni leninista: en los aos 20 y 30 se desarrollaron distintas variantes de distinta amplitud de una crtica marxista, esta s, al marxismo ideolgico. Estas concepciones, estn asociadas a los nombres de Gramsci, Korsch, Lukcs o la Escuela de Frankfurt, normalmente agrupada bajo la denominacin marxismo occidental.

Destacadamente, todos estos autores fueron traducidos al castellano por Manuel Sacristn. Especialmente, Gramsci y Lukcs (el autor que ms tradujo, unas 5.000 pginas traducidas). De su Gramsci, recordemos su Antologa (reeditada por Akal recientemente) y El orden y el tiempo (Trotta, 1998, edicin de Albert Domingo Curto). De hecho, su ltimo escrito largo fue la presentacin del undcimo Cuaderno de la Crcel del revolucionario sardo (traducido por su amigo y discpulo Miguel Candel).

Este marxismo se limit a criticar los fundamentos filosficos y terico-histricos del marxismo tradicional ideolgico, el Diamat y el Hismat, en opinin de MH. Fue en los aos 60 y 70 cuando se alcanz a ver por vez primera que en el marxismo tradicional la crtica de la economa poltica haba sido reducida a una alternativa economa poltica marxista, perdiendo el alcance del concepto de crtica en Marx. Volveremos a este punto esencial.

Como consecuencia de movimiento estudiantil y de la lucha contra la guerra del Vietnam, surgieron nuevos debates sobre la obra de Marx. MH cita los nombres de Althusser y sus colaboradores. Adems de El Capitalestuvieron presentes los Grundrisse (Rosdolsky fue uno de sus grandes estudiosos).

En los debates que surgieron en Alemania sobre la construccin y la estructura de la crtica de la EP, tuvieron un papel central los escritos de Backhaus, as como un libro de Reichelt de 1970. Supusieron un impulso para una nueva lectura de Marx.

La denominacin nueva lectura de Marx, seala MH en una nota a pie de pgina, la utiliz por vez primera Hans-Georg Backkaus en el prlogo a la obra citada. Otros autores de esta corriente: Elbe, Brentel, Behrens, Rakowitz, Milios, Dimoulis, Economakis, Postone. Entre nosotros, Clara Ramas San Miguel.

Vayamos a continuacin al captulo II.

 

PS. Un asunto que tal vez sea de su inters. Lo es del mo.

Las hijas de Karl Marx: correspondencia familiar (1866-1898) . Edicin de la correspondencia entre las tres hijas de Karl Marx, nunca editada en castellano y olvidada en sus ediciones francesa e inglesa. https://www.verkami.com/locale/es/projects/22260-libro-las-hijas-de-karl-marx-correspondencia-familiar-1866-1898

 

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter