Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-12-2018

El Gobierno aprob papa y trigo transgnicos para consumo masivo
Peligro en las mesas argentinas

Daro Aranda
Pgina/12

En base a estudios confidenciales, y luego del visto bueno de una comisin que tiene ntimos vnculos con las empresas que venden las semillas genticamente modificadas para producirlos, el Estado dio va libre a la comercializacin de productos cuestionados.


Los argentinos sern los primeros en comer papa y trigo transgnicos. Dos alimentos de consumo masivo que fueron aprobados por el Gobierno en base a estudios confidenciales y luego del visto bueno de una comisin tcnica-cientfica dominada por las mismas empresas que venden las semillas. Denuncias por la forma en que se aprueban los transgnicos, el mayor uso de agrotxicos y la profundizacin de un modelo a medida de las empresas.

El 4 de noviembre la empresa Bioceres (que cuenta entre sus accionistas a Gustavo Grobocopatel y Hugo Sigman, entre otros millonarios argentinos) present en Pergamino el trigo HB4. La publicidad corporativa seala que es tolerante a la sequa y al agrotxico glufosinato de amonio, ms cuestionado por su toxicidad que el famoso glifosato.

No se metan con nuestro pan haba sido la consigna de una decena de organizaciones sociales que denuncia la nueva avanzada del agronegocio y los riesgos para la alimentacin. Sabemos que los transgnicos son una amenaza para la biodiversidad, para el ambiente y la salud de todos. Sabemos que las aprobaciones y los controles son, en la Argentina, muy poco serios, advirtieron la Ctedra de Soberana Alimentaria de la UBA (Facultad de Medicina), Accin por la Biodiversidad, Naturaleza de Derechos, Huerquen Comunicacin, Foro Ecologista de Paran y BePe, entre otras, al tiempo que exigieron: No queremos trigo ni pan transgnico.

El trigo abarca en el pas 5,6 millones de hectreas y es el principal componente del pan. No hay ninguna ley que obligue en Argentina a identificar qu producto contiene transgnicos, como s sucede en los pases de la Unin Europea, adems de Rusia, India, China y Australia, entre otros.

Los estudios de inocuidad son realizados por las mismas empresas que producen los transgnicos y los expedientes son confidenciales. La Comisin Nacional de Biotecnologa (Conabia), dirigida por Martn Lema, est controlada por las empresas: de 34 integrantes, 26 pertenecen a las empresas o tienen conflictos de intereses. En tres aos, aprob 16 transgnicos (51 desde 1996).

Carla Poth es investigadora de la Universidad Nacional de San Martn y en su tesis doctoral investig la Conabia. Los integrantes de la Conabia son juez y parte en la liberacin de transgnicos. Y eso incluye a los tres sectores que la integran: privados, funcionarios estatales y el sector cientfico. Todos hablan el mismo idioma, el de las empresas tecnolgicas, donde slo importa la ganancia econmica.

Fernando Frank, de la Asociacin Campesina del Valle de Conlara, explic que otro agravante es que el trigo transgnico puede fecundar al trigo convencional. Alerta que si las empresas logran la nueva ley de semillas (Cambiemos dio dictamen en la Comisin de Agricultura de Diputados y planea aprobarla el primer semestre), las cosechas convencionales podrn contener transgnicos, por simple contaminacin, y los productores podrn ser obligados a pagar a las empresas.

El Gobierno tambin present la primera papa transgnica, ya liberada para su comercializacin y llegada a verduleras y a la mesa familiar. En el acto, el 10 de diciembre, estuvieron el secretario de Ciencia, Lino Baraao, y el de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere. La compaa beneficiada es Tecnoplant, del Grupo Sidus, en trabajo conjunto con el Conicet a travs del Instituto de Ingeniera Gentica y Biologa Experimental (Ingebi). La publicidad empresaria afirma que el transgnico es resistente al virus PVY (potato virus). Uno de los responsables del proyecto es Alejandro Mentaberry, quien era jefe de gabinete del Ministerio de Ciencia al momento de aprobarse la papa modificada genticamente. Desde su cargo tena incidencia en el Conicet y en la Conabia. El investigador Fernando Bravo Almonacid (del Ingebi-Conicet) forma parte del desarrollo de la papa transgnica y tambin form parte de la Conabia al momento de aprobar la nueva semilla. Del Grupo Sidus tambin form parte Lino Baraao, que impuls desde all la clonacin de animales. As, la aprobacin de la papa favorece a los ex empleadores del secretario de Ciencia.

El Parlamento Andino (rgano deliberativo de Bolivia, Colombia, Ecuador, Per y Chile) prohibi la papa transgnica en 2006. Resalt la inestabilidad del cultivo y alert que una vez que se libera una variedad transgnica es imposible frenar la contaminacin gentica. Elizabeth Bravo, doctora en ecologa de microorganismos e integrante de la Red por una Amrica Latina Libre de Transgnicos (Rallt) afirm que la papa transgnica no resolver problemas agronmicos. Los virus mutan. Y el virus PVY puede desarrollar resistencia a la papa transgnica. Alert que es un gran problema adicional que esta papa se utilice para consumo humano directo.

Fernando Frank apunt al fondo: No pueden afirmar que el transgnico no va a tener consecuencias malignas en la salud. Ni siquiera tenemos acceso a los supuestos estudios de inocuidad. El llamado avance tecnolgico no implica ninguna mejora para los consumidores. El objetivo es el avance de la agricultura industrial y la consolidacin del control corporativo del sistema agroalimentario, manipulando el poder de decisin de agricultores y consumidores acerca de qu cultivar y consumir.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/164186-peligro-en-las-mesas-argentinas

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter